«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

sábado, 2 de mayo de 2015

Y cuanto más se acercan las elecciones generales, Podemos recula más y más en su programa y discurso [Recopilación de documentos]; Equipo de Bitácora (M-L), 2015

El siguiente compilado de documentos del periódico El Confidencial reparte una serie de críticas desde una óptica no comunista pero que revelan el desarrollo del partido revisionista Podemos, el cual como ya adelantamos el solito está perdiendo la credibilidad de la población española:

«Sabemos que Podemos, y todos los partidos revisionistas de esta tipología, consideran las elecciones parlamentarias burguesas como el objetivo final de su política y el «caballo de batalla» donde miden si su política de engaño surte efecto. Mientras se acercan las elecciones generales, Podemos cada vez va destapando su naturaleza oportunista de «ganar a toda costa» y como decimos esto va incidiendo en su popularidad, influencia, credibilidad, etc. Expliquemos alguno de los fenómenos que va demostrando su «destape» paralelo a la pérdida de credibilidad de Podemos entre la población trabajadora más combativa, más consciente de la realidad que le rodea». (Equipo de Bitácora (M-L); El desgaste paulatino de la credibilidad de Podemos, 23 de marzo de 2015)

Este proceso de pérdida de credibilidad y del «volantazo» a la derecha del partido parece ahondarse por los siguientes temas:

1) Cuanto más se aproximan las elecciones municipales de mayo, pero sobre todo con el ojo en las generales de diciembre de 2015, Podemos retrocede más si cabe en el programa y el discurso, desde el tema más candente hasta el más olvidado, desde el más importante hasta el más banal: en cualquiera de estos lares desde 2014 que apareciera ha retrocedido en su programa y discurso en cuestiones como: la renta básica, edad de jubilación, tauromaquia, república, desprivatización, «¡incluso en su apariencia chavista!». Esto es algo inherente a los partidos de tipo revisionista y reformista, que temen perder el voto «moderado», reflejando su miedo en eliminar estas propuestas ya de por sí insuficientes:

«Todo su programa, si se puede llamar a esto un programa, se reduce a algunas reivindicaciones puramente reformistas, que, lejos de amenazar el orden burgués, pretenden salvarlo de las profundas conmociones que lo amenazan y hacer este programa más aplicable en las nuevas situaciones que se crean». (Enver Hoxha; Informe en el VIIº Congreso del Partido del Trabajo de Albania, 1 de noviembre de 1976)

Este es el desarrollo general de estos partidos como decimos:

«El complemento natural de las tendencias económicas y políticas del revisionismo era su actitud hacia la meta final del movimiento socialista. «El objetivo final no es nada; el movimiento lo es todo»: esta expresión proverbial de Bernstein pone en evidencia la esencia del revisionismo mejor que muchas largas disertaciones. Determinar su comportamiento caso por caso, adaptarse a los acontecimientos del día, a los virajes de las minucias políticas, olvidar los intereses cardinales del proletariado y los rasgos fundamentales de todo el régimen capitalista, de toda la evolución del capitalismo, sacrificar esos intereses cardinales en aras de las ventajas verdaderas o supuestas del momento: ésta es la política del revisionismo». (Vladimir Ilich Uliánov; Marxismo y revisionismo, 1908)

2) Después de titubeos en la cuestión nacional donde eludían definirse –en incluso declarando una veces una cosa y otra la contraria, por fin Podemos se ha pronunciado y su posición definitiva no nos ha sorprendido: ha decretando que su programa no incluirá –pese a la petición de varios jefes de partido– el derecho a la autodeterminación de las naciones del Estado español, y se han retirado de sus listas los candidatos que no aceptaban tal línea. Esto nos deja aún más claro que Podemos al igual que los partidos nacionalistas –como ERC, BNG, PNV, PCN o Bildu– no sirve para solucionar la cuestión nacional, ya que si bien los partidos nacionalistas solo reconocen la cuestión nacional y no el problema de la lucha de clases –o la reconocen para utilizarla en beneficio de la pequeña o gran burguesía–, Podemos por contra, además de apagar la lucha de clases ni siquiera reconoce el problema de la cuestión nacional:

«El problema nacional no es una abstracción, no es una entidad aislada. El problema nacional es parte indisoluble del problema general de la revolución. Hemos, pues, de verlo a la luz de la lucha de clases, de su desarrollo y de su objetivo histórico. (...) Para la clase obrera la cuestión nacional no es una mercancía de especulación. Forma parte principal del conjunto de problemas básicos de la revolución democrática. De ahí que en ningún caso, por aguda que sea la crisis histórica, la clase obrera no puede vacilar, no retrocederá, no traicionará unos principios a cambio de una conjura con la clase explotadora que debe aniquilar y reemplazar, para servir un Estado que debe aniquilar para construir encima de sus escombros su propio Estado, el Estado de los proletarios y de la masa popular». (Joan Comorera; Carta abierta a Reyes Bertal, 1948)

Esta seria la posición correcta marxista-leninista respecto a este tema:

«La clase obrera, claro, tiene una concepción propia de la cuestión nacional, una concepción opuesta, inconciliable a la del reaccionario nacionalismo burgués. Nosotros profesamos la teoría nacional staliniana, los principios básicos son: el problema nacional es inseparable de la lucha por el aniquilamiento de la explotación capitalista; el derecho de autodeterminación de los pueblos es inalienable; la nación, en ejercicio democrático de su derecho, puede constituirse en Estado separado, puede unirse a uno u otro Estado, puede federarse con el Estado al que históricamente pertenece, y el respeto de esta voluntad nacional libremente expresada es obligatorio; todos los pueblos son iguales en derechos y los pueblos más avanzados tienen el deber de ayudar a los más atrasados a elevarse al mismo nivel; la unión libre de los pueblos iguales en derechos elimina toda posibilidad de opresión nacional, pone la nación al servicio de la humanidad y asegura la convivencia fraternal de los pueblos, la construcción de una vida pacífica, de bienestar progresivo y de libertad verdadera». (Joan Comorera; Carta abierta a Reyes Bertal, 1948)

3) Una vez más los propios revisionistas trotskistas de Izquierda Anticapitalista reconocen –ahora llamado simplemente Anticapitalistas: ellos fueron los impulsores del actual partido de Podemos, algo que era del todo evidente por los propios documentos internos de Izquierda Anticapitalista y las declaraciones de sus propios dirigentes en esos días, pero sobre todo por la propia integración del partido y sus integrantes en Podemos. Ahora los revisionistas trotskistas de Anticapitalistas en Podemos dicen orgullosos:

«Quienes componemos IA fuimos promotores fundadores de Podemos, somos Podemos y los ataques sectarios de los que hemos sido objeto, no nos desaniman ni van a lograr la marginación de las ideas que defendemos». (Anticapitalistas; Tesis políticas aprobadas por el IIº Congreso de Izquierda Anticapitalista celebrado en Madrid los días 17 y 18 de enero de 2015)

Muchos de los presuntos marxista-leninistas, antitrotskistas, apoyaron el nacimiento de Podemos al igual que negaban el influjo de Izquierda Anticapitalista en este proyecto. Nosotros desde siempre hemos denunciado el matiz trotskista –entre las mil tendencias de este partido– de esta plataforma política:

«Precisamente Teresa Rodríguez fue miembro del partido socialdemócrata-trotskista Izquierda Anticapitalista –partícipe de la IV Internacional trotskista–, partido que sería la plataforma y columna vertebral de Podemos en su fundación. Este hecho nos recuerda a SYRIZA y su nacimiento, para el cual en su fundación integró al trotskista Izquierda de los Trabajadores Internacionalista, con la diferencia que este partido no es su columna vertebral para su fundación como si lo fue Izquierda Anticapitalista en Podemos. Los Miguel Urban, Iñigo Errejón o el veterano trotskista Jaime Pastor eran parte de Izquierda Anticapitalista y ahora ocupan puestos clave en Podemos, pero de igual modo aunque Juan Carlos Monedero y Pablo Iglesias no han militado en tal partido sí es cierto que han colaborado con él y siempre se han manifestado cercanos al trotskismo». (Equipo de Bitácora (M-L)El desgaste paulatino de la credibilidad de Podemos, 23 de marzo de 2015)

Y comprendimos rápido pese a la euforia inicial el cariz de este proyecto burgués:

«Pese a lo que digan los ilusos, Podemos no puede servir para proponer o hacer nada que no se haya visto en otros partidos de corte reformista, sus propuestas no se salen de los límites del sistema actual». (Equipo de Bitácora (M-L); Crítica al artículo: «Podemos» irrumpe con fuerza en el panorama político español, 27 de mayo de 2014)

Por tanto quién tras conocer el origen del partido, sus miembros, las teorías que barajan y el desarrollo mismo de Podemos, sigue machaconamente intentando colarnos a este partido como panacea de los problemas españoles, solo puede ser denunciado como un oportunista, y quién encima lo hace encubriendo su carácter efectivamente trotskista, solo puede ser llamado filotrotskista, «al pan pan, y al vino vino», señores.

4) Ya se evidencian los primeros síntomas de lucha entre fracciones revisionistas, de peleas internas que puede incluso dinamitar el proceso antes de toma el poder, de enviar a Podemos al basurero de la historia antes de lo esperado y no permitirles siquiera disfrutar de su momento de gloria como primera o segunda fuerza política. Esto lo vemos con las recientes pugnas programáticas entre Iñigo Errejon y Pablo Iglesias. O con la reciente dimisión del número tres del partido, Juan Carlos Monedero. Esto confirma nuestros análisis una vez más cuando hablábamos hace poco de las tiranteces de Podemos en Andalucía:
 

«Pero como la andaluza Teresa Rodríguez reconoce, Podemos «está abierto a todos» y toda ideología es bienvenida desde el trotskismo, el feminismo burgués, el anarquismo, la socialdemocracia, o los nacionalismos o regionalismos burgueses y pequeño burgueses; esto confirman, que igual que los griegos de SYRIZA, son un partido de «multitendencia» ideológica. De aquí que tampoco resulte extraño, como ocurre ya en el seno de Podemos, que se sucedan incluso en momentos de éxito y ascenso de la agrupación las disputas entre miembros por diferencias ideológicas o por mero arribismo, tarde o temprano a Podemos el surtido de ideologías acabará por pasarle factura por tal concepto de «partido moderno y no dogmático», sea por una mala praxis en el gobierno o por sucesivas derrotas que le condenen a la oposición de por vida. Precisamente en este tema del triunfo o derrota electoral azuzan las contradicciones internas del partido, tanto una victoria puede desatar la lucha arribista por los puestos y cabezas de listas, y después por los puestos de gobierno, como de divergencias a la hora de gobernar entre las distintas fracciones pudiendo llegar a la expulsión de líneas y fracciones o miembros concretos del mismo modo. Y una o varias derrotas podrían activar el buscar culpables y eliminar del mismo modo a varias corrientes internas». (Equipo de Bitácora (M-L)El desgaste paulatino de la credibilidad de Podemos, 23 de marzo de 2015)

No hay que ver la dimisión de los cargos de dirección de Monedero equivocadamente; no significa que se haya acabado la «única posibilidad que había de que alguien comandara Podemos para que este deviniera en una organización marxista o mínimamente aceptable para los intereses del proletariado», ¡no!, como decimos, Monedero ha sido víctima de sus propias convicciones, decisiones y desviaciones por meterse en un partido basado en la libre proliferación de principios liberales de organización y de libre eclecticismo ideológico, y en este mar de fuerzas revisionistas ha resultado perdedor en este choque de olas de las distintas tendencias, pero Monedero no es ningún referente marxista del panorama español, no hay que ver más que su reivindicación de Eduardo Galeano conocido trotskista y antistalinista ahora llorado por los revisionistas, su asesoría al gobierno venezolano del socialismo del siglo XXI, su asesoría al ex coordinador de Izquierda Unida Gaspar Llamazares más derechista si cabe que el viejo revisionista de Julio Anguita  o su propagación «machacona» de la teoría de Pablo Iglesias del «precariado» –teoría degenerada que niega al proletariado como tal– demuestran que estamos ante una de las figuras más despreciables del revisionismo contemporáneo español. No dudamos que si este partido u otro de la burguesía le da la oportunidad, le volverán a aupar para seguir trabajando en primer plano en el engaño de las masas trabajadoras.

El documento:

Podemos rectifica para vender moderación: jubilación, renta básica, república, toros…

Los economistas Vicenç Navarro y Juan Torres, junto a Pablo Iglesias. (EFE)

La moderación del mensaje que los dirigentes imprimirán a la campaña de las autonómicas, para ganarse el centro, estará respaldada por una suavización de las propuestas programáticas

 Iván Gil; 15.04.2015 – 05:00 H

La estrategia de moderación del mensaje que Podemos seguirá de cara a las próximas elecciones irá acompañada de la eliminación o suavización de varias medidas programáticas con las que se dio a conocer la formación. Propuestas estrella que se colaron en la agenda pública generando encendidos debates, pero que ahora desaparecerán del programa marco del partido o se quedarán reducidas a la mínima expresión. Podemos apuesta por un programa de corte socialdemócrata en lo económico, por presentarse ante el electorado (de centro) como una alternativa prudente y realista, y por desprenderse de los clichés que identifican sus medidas con la izquierda clásica.

La irrupción de Ciudadanos, que amenaza con disputarle el votante menos ideologizado pero reacio al bipartidismo, junto a la “campaña del miedo” que asocia a los dirigentes del partido con el chavismo, son algunas de las razones de que Podemos se desdiga en cuestiones cruciales un año después de defenderlas a capa y espada.

Edad de jubilación: de los 60 a los 65 años

La reducción de la edad de jubilación a los 60 años fue una de las medidas más comentadas del programa con el que Podemos concurrió a las elecciones europeas. La propuesta se concebía como un mecanismo para “redistribuir equitativamente el trabajo y la riqueza”, pues se entendía que con una tasa de paro juvenil en torno al 50% era preciso anticipar la jubilación para abrir las puertas del mercado laboral a los desempleados más jóvenes.

En la propuesta económica de Juan Torres y Vincenç Navarro, presentada el pasado mes de noviembre, se pasó de reducir la edad de jubilación a “restablecerla” a los 65 años, “con carácter general pero flexibilizando dicho criterio en función de la naturaleza del trabajo realizado”. En este documento base sobre el que pretenden pivotar las líneas del programa económico de Podemos, se hace hincapié en la consideración de la jubilación como un derecho, y se propone también la derogación de las últimas reformas del sistema de pensiones.

Auditoría: de la quita a la reestructuración

La auditoría de la deuda, que en estos momentos roza el 100% del PIB, fue una de las propuestas que más horas de debate televisivo y páginas de periódico llenó. En consonancia con las organizaciones de la sociedad civil que habían trabajado en esta cuestión, Podemos se comprometió en las elecciones europeas a llevar a cabo una “auditoría ciudadana de la deuda pública y privada. El objetivo era delimitar qué partes de la deuda podían considerarse ilegítimas y, basándose en ello: “Tomar medidas contra los responsables y declarar su impago”.

El epígrafe dedicado a esta cuestión añadía que se realizaría una reestructuración con la parte de la deuda que no se considerase ilegítima, y se derogaría el artículo 135 de la Constitución española con el objetivo de garantizar los derechos sociales frente a los intereses de los acreedores y los tenedores de la deuda. En el documento económico antes citado desaparece la palabra auditoría, que tampoco usan ya los dirigentes en sus intervenciones públicas, y se restituye por reestructuración a secas.

“Es preciso plantear en Europa que la reestructuración de las deudas, especialmente de los países de la periferia, no es una propuesta caprichosa sino el resultado de una estrategia cooperativa que resulta mucho más favorable que la impuesta hasta ahora y que puede terminar con una crisis mucho más grave y generalizada”. Es decir, negociar, y plantear estas negociaciones en el marco de la UE, en lugar de llevar a cabo una quita por decisión propia.

El secretario general, Pablo Iglesias, planteó estos mismos términos en el “otro debate del estado de la nación”, el pasado mes de febrero, con el añadido de que la reestructuración debe asociarse al crecimiento económico. Si la economía española crece, se paga; de lo contrario, hay que revisar los intereses o ampliar los plazos de pago. Lejos de las pretensiones iniciales.

De la nacionalización a la desprivatización parcial

Podemos planteaba el pasado verano la recuperación del control público en los sectores estratégicos de la economía, como son las telecomunicaciones, la energía, la alimentación, el transporte, el sanitario, el farmacéutico y el educativo. Un objetivo que se pretendía llevar a cabo mediante “la adquisición pública de una parte de los mismos, que garantice una participación mayoritaria pública en sus consejos de administración y/o creación de empresas estatales que suministren estos servicios de forma universal”.

En la propuesta económica presentada casi a final de año no se encuentran ya las palabras “nacionalización”, “recuperación del control público” o “desprivatización”. Lo que sí se incluye es la consideración de que “no basta con incrementar el gasto público, sino que es preciso lograr que nuestras administraciones públicas gasten con el más alto grado de eficiencia, cosa que hoy día no ocurre. Y para ello es preciso someterlas a una profunda modernización que garantice que los servicios que proporcionan se disfruten al menor coste posible, con la mayor eficiencia y eficacia y con la máxima satisfacción ciudadana”.

Por otra parte, se plantea la “creación de banca pública y bancos ciudadanos de interés público sujetos a condiciones estrictas que garanticen su sometimiento al anterior principio y al control ciudadano para evitar la corrupción que se ha generalizado en los últimos años”.

En la entrevista televisiva que Pablo Iglesias concedió el pasado 23 de febrero en Telecinco, el líder de la formación introdujo la idea de “desprivatizar” algunos sectores estratégicos “por una cuestión de eficacia”, poniendo el foco únicamente en el energético y el sanitario. “Hay una serie de sectores que tienen que tener controles por parte del sector público. Por ejemplo, las compañías eléctricas se han burlado del Gobierno. Un Gobierno responsable no puede permitir que a un español se le deje sin luz”, señaló para criticar que “sectores como la sanidad" tampoco pueden convertirse en un “espacio de privatización”.

Renta básica: de universal a renta de inserción

De la renta básica universal que se prometía en el programa de las elecciones europeas, se pasó a la renta básica para personas que no dispongan de ingresos procedentes del trabajo o excluidas socialmente (similar a la renta de garantía de ingresos del País Vasco) y, ahora, a la renta mínima de inserción actual. Esta será la propuesta final que Podemos plasmará en su programa marco para las elecciones autonómicas.

República: "Ahora mismo no interesa"

Tras la abdicación del monarca, el líder de Podemos afirmó que la monarquía española estaba asociada al “pasado” y a la “corrupción”, al tiempo que exigió al PSOE de Alfredo Pérez Rubalcaba que “no traicionase” a sus electores evitando apoyar la ley orgánica que reguló la sucesión. Aunque los dirigentes de la formación asumen que la sensibilidad republicana es una realidad mayoritaria entre sus filas, Podemos no quiere abrir el melón del modelo de Estado, al menos de momento. “Es un debate que aún no se ha abierto en el seno de la formación”, según confirmó hace un mes el secretario de Organización, Sergio Pascual. Según interpretan los responsables de Podemos, “no es un asunto que interese ahora mismo a la ciudadanía española”. El partido también ha rehusado sumarse a la manifestación unitaria por la III República, coincidiendo con la celebración del 14 de abril por parte de los colectivos republicanos.

Tauromaquia, de entrada, no

La formación abogaba en su primer programa electoral por la “prohibición de la tauromaquia”, así como del tráfico de especies exóticas o en peligro de extinción, en el capítulo de protección animal. Una medida que iba acompañada de la regulación de la caza mayor y de especies protegidas, además de la “promoción de las Asociaciones Protectoras como vigilantes garantes de que las administraciones públicas están cumpliendo con su trabajo de amparo y protección de los derechos animales”. En cambio, el candidato madrileño José Manuel López, negó este lunes el Fórum Nueva Economía que fuese a abolir los toros, matizando que “si se mantiene con sus propios ingresos, no sería entonces un problema”. Podemos no subvencionará las corridas de toros, pero tampoco las prohibirá, como pretendía en un principio. 

El Confidencial

Podemos busca economistas nórdicos para romper con su imagen chavista

Encuentro entre el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y el responsable de Economía, Nacho Álvarez, con representantes de Economistas Frente a la Crisis. (EFE)

Dentro de la estrategia de moderación del discurso y programa, Podemos respaldará su "plan de rescate ciudadano" con las firmas de economistas nórdicos de corte socialdemócrata

Ivan Gil; 16.04.2015 – 05:00 H

La formación liderada por Pablo Iglesias respaldará su ‘plan de rescate ciudadano’, un paquete de medidas sociales para implantar en los cien primeros días de gobierno, con la firma de economistas nórdicos de corte socialdemócrata. Los nombres de los asesores que darán su visto bueno a estas propuestas, validando su viabilidad y pertinencia, o incluso contribuyendo a desarrollarlas, todavía están en el aire. Sin embargo, Podemos espera cerrar estos “fichajes” en los próximos días y hacerlos públicos a principios de la semana que viene, coincidiendo con la presentación del programa marco para las elecciones autonómicas y la celebración de unas jornadas sobre “rescate ciudadano”.

La propuesta económica encargada a los catedráticos Juan Torres y Vicenç Navarro ya pivotaba sobre las tesis de la socialdemocracia, en las que cada vez se sienten más cómodos los dirigentes de la formación. El propio secretario general manifestó públicamente su coincidencia ideológica con estas posturas, más moderadas con respecto a las que defendía hasta poco antes de fundar el partido y alejadas de las plasmadas en el programa colaborativo con el que Podemos se presentó a las elecciones europeas.

El nuevo golpe de efecto de cara a los comicios autonómicos tiene que ver más con las formas que con el fondo. Aunque las medidas propuestas en el plan de emergencia no supondrán cambios de calado con la línea de los últimos meses, se busca relacionarlas con académicos nórdicos. Una cuestión de imagen, en consonancia con las referencias discursivas a “las democracias nórdicas” con las que Podemos pretende equiparar sus medidas. Un giro estético e ideológico para huir de las referencias bolivarianas, colocando un tupido velo sobre todo lo que pueda asociar al partido o a sus dirigentes con el socialismo del siglo XXI enarbolado por el expresidente venezolano Hugo Chávez.

Cambiar las negativas referencias con el movimiento bolivariano por las positivas connotaciones del Estado del bienestar en los países nórdicos es uno de los objetivos que se ha propuesto el partido en este ciclo electoral. Como telón de fondo, la posibilidad de promover pactos postelectorales con el PSOE, tema de conversación en la reunión secreta mantenida el pasado mes de diciembre entre el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero e Iglesias (con la presencia también de José Bono e Íñigo Errejón), según reveló este último en su programa Fort Apache de HispanTV.

Aplacar la pérdida de potenciales votantes con un anclaje ideológico débil o de centro, ante la “campaña del miedo” y la irrupción de Ciudadanos, es una de las principales metas que se buscan a corto plazo con esta estrategia de moderación. Con ello también se tratará de calmar a los mercados. Una pretensión en la que se enmarcó el encuentro mantenido este miércoles entre el responsable del área de Economía, Nacho Álvarez, y la secretaria de Análisis Político, Carolina Bescansa, con inversores extranjeros clientes del Bank of America Merrill Lynch.

Los representantes de Podemos han expuesto las principales líneas de sus propuestas económicas y escuchado las preocupaciones de los inversores, en una reunión solicitada por estos últimos, según ha comunicado el partido. “Los distintos representantes de los grupos de inversión plantearon preguntas sobre el programa de Podemos en un escenario de triunfo electoral y así lo hicimos”, ha explicado Bescansa, quien calificó el encuentro de gran interés para ambas partes”.

La formación ya ha mantenido más encuentros en esta misma línea con inversores extranjeros y nacionales, la anterior con clientes de Kreab, una consultora estratégica de comunicación que sirve de puente entre diferentes formaciones políticas y empresarios de todos los ámbitos. Entre las empresas que acudieron a esta cita destacaron representantes de FCC, Google o HSBC.

Bescansa y Álvarez también fueron los encargados en esta ocasión de representar al partido y trasladar su diagnóstico económico y social, así como las propuestas de la formación para afrontar la situación actual que atraviesa el país. Un discurso que se centró en demostrar la ineficacia de las políticas de austeridad llevadas a cabo por el Gobierno, “más allá de los costes sociales dramáticos y la desigualdad que han provocado”.

El Confidencial

Podemos censura las filias nacionalistas de sus candidatos en Navarra y País Vasco

Laura Pérez, candidata de Podemos Nafarroa-Ahal Dugu. (EFE)
La formación promoverá un programa marco desde Madrid con una propuesta de modelo territorial que "tenderá puentes entre comunidades" y cerrará la puerta a la autodeterminación

Ivan Gil; 18.04.2015 – 05:00 H

El modelo territorial que defenderá Podemos en el programa marco para las elecciones autonómicas del próximo 24 de mayo se definirá desde Madrid y cerrará la puerta a cualquier pretensión nacionalista. La ejecutiva navarra, liderada por Laura Pérez, también candidata en esta comunidad, había elaborado un borrador programático en el que se incluía la promesa de promover una consulta sobre la “anexión a Euskal Herria”, además de mostrarse favorable a los pactos poselectorales con Bildu. Ninguna de estas pretensiones, que también defiende la corriente crítica en el País Vasco, tendrá el visto bueno de la ejecutiva estatal.

“Entre un programa y otro no puede haber contradicciones. Vamos a velar por el diálogo con los compañeros de otras comunidades autónomas para que estén engrasados y sean coherentes porque tenemos que hablar con el mismo tono y llevar las mismas propuestas en todos los territorios”, ha apuntado el responsable del comité electoral Íñigo Errejón.

Preguntado por las diferencias con la candidata navarra respecto al modelo territorial, el número dos del partido ha solventado cualquier tipo de duda: “No vamos a enarbolar las identidades de un sitio o de otro para enfrentar a los ciudadanos entre sí, sino a recuperar los derechos colectivos. El problema es haber perdido el control de los derechos, algo que entiende poco de regiones”. En lugar de modelo territorial, Errejón prefirió utilizar la expresión de “anclaje territorial”.

El secretario de Política del partido ha explicado también que la intención de la campaña electoral pasa por “romper con la dinámica cantonalista o de regionalización extrema, que dice que los problemas hay que abordarlos de manera aislada cuando nosotros entendemos que se puede llegar a acuerdos”. Para ello, la formación celebrará actos electorales conjuntos, en los que participarán candidatos de diferentes comunidades autónomas, que plantearán propuestas de unidad.

os comicios autonómicos se enfocarán en clave nacional, como antesala de las elecciones generales de otoño. Bajo el lema unitario “Es ahora”, en consonancia con el enarbolado con la marcha del cambio del pasado 31 de enero, que fue el pistoletazo de salida de la campaña del ciclo electoral del 2015, Podemos buscará “nacionalizar la campaña”, en palabras de Errejón.

Tender puentes entre comunidades

Madrid, Valencia, Aragón y Asturias serán, por este orden, las principales prioridades del partido, en coherencia con el número de afiliados, las posibilidades electorales reflejadas en las encuestas y, sobre todo, la respuesta de los simpatizantes a la hora de financiar la campaña a través de microcréditos. La cantidad recaudada mediante este novedoso mecanismo, cuyo objetivo es evitar la dependencia económica de los bancos, ya superaba ayer los 700.000 euros en el conjunto de todas las comunidades.

El acto final de campaña unitaria se celebrará en Madrid, con la presencia del secretario general Pablo Iglesias. Asimismo, compartirá atril con Pablo Echenique en Zaragoza, con Antonio Montiel en Valencia, Emilio León en Oviedo y Ada Colau en Barcelona.

Con ese plan de "tender puentes entre comunidades", Podemos sale a ganar en todas las plazas, pero se volcará en los territorios en los que se ve con más posibilidades: el eje de la A-3, Madrid-Valencia, dos territorios que, según Errejón, han sido “iconos” de un modelo de país “injusto, despilfarrador y corrupto”.

El Confidencial

Los padres de Podemos alertan del fin prematuro del partido si no se refunda

El número tres de Podemos, Juan Carlos Monedero en el centro, acompañado de Pablo Iglesias e Iñigo Errejon (EFE)

El abandono de Juan Carlos Monedero de los órganos dirigentes esconde su desencuentro ideológico y estratégico con la deriva del partido hacia el centro, que ya sólo defiende Errejón

Sara de Diego & Ivan Gil; 30.04.2015 – 13:17 H.ACTUALIZADO: 18:31 H

“Miembros de la cúpula están de acuerdo con que Podemos debe seguir siendo un partido-movimiento con un papel protagonista de los círculos. Sin embargo, dicen que hay que esperar a noviembre, a ver qué pasa en las elecciones generales. Es decir, convertir a Podemos en una máquina electoral y, luego, si no se gana, ya se hablará de refundación”. Así explica el trasfondo de la crisis de Podemos Jaime Pastor, uno de sus fundadores y dirigente de Anticapitalista, la corriente interna, antes partido (Izquierda Anticapitalistas), que dio cobertura orgánica y preparó el camino para el lanzamiento de la formación.

El abandono de Juan Carlos Monedero –otro de los fundadores del partido– de los órganos dirigentes esconde precisamente su desencuentro ideológico y estratégico con la deriva de la agrupación hacia el centro. El politólogo dará ahora la batalla desde abajo, junto a las bases, que al igual que lo expresado por él estos últimos días, desean que Podemos vuelva a sus orígenes, se abra a la participación de la militancia y mantenga la coherencia con sus principios.

El politólogo y consejero autonómico de Podemos en Madrid, Jaime Pastor, también advierte sobre las negativas consecuencias de la deriva hacia el centro, una estrategia en la que se ha quedado solo Íñigo Errejón: “Si caemos en el reformismo no vamos a acabar con la casta. No todo vale para ganar, y las expectativas están disminuyendo”. Durante una charla-debate en la librería asociativa Traficantes de Sueños, con motivo de la presentación del libro Por qué fracasó la democracia en España de Emmanuel Rodríguez, también miembro de Podemos y de diversos think tanks 'quicemayistas' (Fundación de los Comunes u Observatorio Metropolitano), se alertó abiertamente sobre los peligros para el futuro del partido derivados de su giro hacia el centro.

Para Rodríguez, el cambio político que enarbola Podemos “no será posible sin la presencia de la clase obrera tradicional y el ‘precariado’”. Entre la autocrítica y la resignación, explica que “si nos quedamos sólo en las nuevas clases medias lo único que habrá será un recambio. Esto, además, ya no sólo ralentiza cambio, sino que no impide que siga creciendo la fractura social”, argumenta. En definitiva, “la dirección se ha amoldado a unas categorías politológicas, como el centrismo, que el 15M había hecho estallar”. Un giro basado únicamente en el “oportunismo”, criticado también desde las bases, cada vez más desencantadas por las incoherencias en las que habría caído el proyecto, tanto programáticas como discursivas.

La desmovilización actual es otro de los factores que, según Pastor, impiden llevar a cabo un cambio en la política española. “Difícilmente Podemos podrá volver a articularse con los movimientos sociales”, como ocurrió en un principio y gracias a lo que el partido se convirtió en un partido de masas adquiriendo apoyos de diversos sectores de la sociedad civil. Los círculos fueron el nexo que permitió al partido alcanzar esta notoriedad, “pero ahora no está nada claro que puedan volver a tener un papel protagonista, evitando así la dinámica actual, que sigue una lógica meramente electoralista, e imponiendo una lógica más de movimiento”.

Cambio de estrategia en plena campaña

El debate que llevaba varios meses implantado en las bases, recelosas por su falta de participación, ha saltado ahora a la cúpula. En un gesto inédito, los dirigentes de la formación han manifestado públicamente sus posiciones, rompiendo así por primera vez el celoso silencio que reviste las discusiones efectuadas en los órganos de poder del partido. Tanto el secretario general, Pablo Iglesias, como el recién dimitido número tres, Juan Carlos Monedero, se han inclinado por ponerle freno a la estrategia de moderaciónemprendida tras las elecciones andaluzas.

Monedero ha explicado abiertamente que se debe recuperar la esencia del partido, mientras que Iglesias ha sido más comedido expresando que Podemos no debe caer en una ideología centrista. Sin embargo, en unos líderes que calibran al milímetro sus intervenciones públicas, y que tratan de cerrar con la mayor premura posible cualquier atisbo a la confrontación interna, como sucedió con las diferentes posiciones entre Madrid y Sevilla sobre la investidura de Susana Díaz, comentarios de este tipo adquieren un notable significado.

Errejón, jefe del comité de campaña junto a Carolina Bescansa, se ha quedado solo en la defensa de la estrategia electoralista, diseñada meramente para el corto plazo, y basada en llevar al partido hacia unos postulados centristas, el mismo terreno en el que pretende moverse Ciudadanos, y que según las encuestas estaría obteniendo mayores réditos. El diseño de un plan B, más centrado en el largo plazo, es una tarea inminente que ha cogido al partido a las puertas de las elecciones autonómicas. 

El Confidencial

Auge y caída del 'verso suelto' de Podemos
Juan Carlos Monedero dimite y abandona la dirección de Podemos (EFE)
Los fontaneros de Podemos siempre señalaron la fuerte personalidad de Monedero como su principal punto débil. Protagonista de las grandes crisis del partido, repasamos su trayectoria y su futuro

Ivan Gil; 01.05.2015 – 05:00 H

¿Conservar la esencia del partido o virar hacia el centro para ganar más votos? La dimisión de Juan Carlos Monedero ha abierto una crisis de identidad en el seno de la formación a escasas tres semanas de las elecciones autonómicas. El exnúmero tres del partido se repliega para ser un militante más, pero el mayoritario apoyo de la milintacia a sus opiniones sobre “recuperar el frescor del 15M” y abrir el partido a la participación de las bases, con un mayor protagonismos para los círculos (era el nexo de facto entre la dirección y los círculos), han profundizado la división entre afiliados y cúpula dirigente.

La encrucijada no es fácil de afrontar por la cercanía de los comicios, y aunque Pablo Iglesias compartía parte de los análisis de Monedero, ha decidido apostar la estrategia diseñada y que enarbola Íñigo Errejón, jefe de campaña junto a Carolina Bescansa. Las divisiones siempre son castigadas por el electorado. Monedero se vuelve con los de abajo, pero ha dejado una bomba de relojería a los pies de la dirección. El “verso suelto” de Podemos ha vuelto a ser el protagonista de la segunda gran crisis que afronta el partido, después de su caso con Hacienda.

El verso suelto de Podemos, como reconocen sus compañeros de filas de puertas hacia adentro, es también el más cuestionado por propios y extraños. No solo por la dudosa procedencia de los fondos con los que financia proyectos en la órbita del partido o sus encontronazos con Hacienda, sino también por su fuerte personalidad, poco dada a sucumbir a la estrategia marcada por el resto de la dirección. Tanto es así que no dudó en postularse por su propia cuenta y riesgo a la alcaldía de Madrid, o que en plena campaña de desprestigio hacia Podemos por sus vínculos con el chavismo, espetase a un periodista de ‘El Confidencial’ al inicio de una entrevista: “Por cierto, he venido en una bici que me compró Chávez, eso lo puedes poner”. Maneras de ser, no en vano, es el dirigente de la formación que más confrontación despierta entre ‘haters’ y ‘believers’.

Los fontaneros de Podemos siempre señalaron la fuerte personalidad de Monedero como su principal punto débil. Las salidas de tono eran previsibles y el plan para sortear la hemeroteca chavista había funcionado, pero las artimañas fiscales de dudosa ética no habían formado parte de su análisis DAFO de debilidades y fortalezas. Como solución de urgencia, el recurso de la vieja política: negar la mayor y cerrar filas cuando aparecen las pruebas. Esta fue la primera prueba, o el primer tiro en el pie de la formación.

Cuando "le robaron el alma"

Las explicaciones aportadas entonces por el dirigente de Podemos, Juan Carlos Monedero, para acallar las acusaciones sobre un posible fraude al Fisco, dejaron varias incógnitas abiertas. El docente no aportó el contrato firmado con el Banco del ALBA, por cláusulas de confidencialidad y ofreció unafactura redondeada, de 425.000 euros, en lugar de los 425.150 que ingresó. El que era número tres de Podemos también aseguró ante las preguntas de la prensa que la parte contratada era su empresa Caja de Resistencia Motivados2 S.L. Una sociedad constituida, según figura en el Registro Mercantil, el 23 de octubre de 2013. La factura aportada por la empresa de la que es administrador único está fechada el 31 de octubre de 2013, por lo que el lapso de tiempo entre ambos hitos es tan solo de una semana. Un extremo factible, pero que contradice la versión oficial de que el alto montante recibido respondía a que dichos trabajos se desarrollaron durante los tres últimos años.

Más allá de las incoherencias y contradicciones, la agencia tributaria sigue investigando si su regularización con el Fisco, tras el pago de los 200.000 euros que Monedero realizó el jueves 29 de enero a la Agencia Tributaria, correspondientes al IRPF de sus ingresos en 2013, lo exime de un posible delito fiscal. Luego diría, sobre la "caza de brujas" a la que fue sometido, que la prensa y los adversarios políticos intentaron "robarme el alma".

Tras la asamblea de Vistalegre, fue nombrado Secretario de Proceso Constituyente y Programa, siendo el más veterano de la guardia de corps de Pablo Iglesias (Madrid, 1963) aunque también el más docto en lo que a asesoría política se refiere. A parte de su periplo por distintos despachos de gobierno venezolano (Presidencia, Ministerio de Planificación y Centro Internacional Miranda), el politólogo asesoró al excoordinador federal de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, entre los años 2000 y 2005, ocupando también el puesto 73 de la lista que presentó al Consejo Político del partido.

Sus pasado como asesor del Gobierno venezolano de Hugo Chávez nunca ha dejado de acompañarlo, ni siquiera el resto de la formación decidió correr un tupido velo con esta experiencia y volcarse por vender una imagen que se relacionase con las socialdemocracias nórdicas. “En Venezuela también sufrí un fracaso: tuve una gran discusión con el presidente Hugo Chávez. Solamente dos años después, ya enfermo, me reconoció que había tenido razón, pero mi sensación era que había fracasado porque no había sido capaz de llevar a buen puerto los dos o tres grandes objetivos que me había marcado: crear el Instituto Nacional Bolivariano de Administración Pública, ayudar a montar un Estado más eficaz y capaz de luchar contra la corrupción, que fuera más eficiente, y haber sido capaz de formar cuadros, para que hubiera no un Chávez sino cien o mil Chávez y, a poder ser, más de la mitad mujeres”, reconoce en la obra en la obra Conversación con Juan Carlos Monedero (Turpial), recientemente publicada por el periodista Ramón Lobo. 

"A mi amigo Pablo" 

Hace algunas semanas, comenzaron a surgir las primeras diferencias con el secretario general, con quien mantiene una gran amistad desde hace años, pero que no ha impedido su confrontación en el plano estratégico. Como el mismo apunta en el libro de conversaciones antes citado: “Puedo discutir intelectualmente con Pablo (Iglesias) sobre cosas, y de hecho lo hago. Si alguien lee los últimos libros en los que hemos colaborado se va a encontrar con que tenemos concepciones diferentes de la política: él tiene una concepción de la política más vinculada a lo que llamamos nosotros la autonomía de lo político, que viene de Maquiavelo, es decir, que la política tiene unas reglas propias que hay que cumplir, mientras que yo pertenezco a una tradición que entiende que no existe la política al margen de lo social y que, por lo tanto, no puedes analizar la política sacándola de lo social, al igual que hacen los economistas o los juristas, y en el caso de que lo hagas para tu análisis luego tienes que reintegrarla”.

El portazo se ha resuelto sin ofrecer una rueda de prensa, ni junto al secretario general ni en solitario. Ni siquiera se dirigió a las bases para comunicarle sus intenciones ni explicar sus argumentos. Toda la información ha sido una pregunta a Pablo Iglesias previamente pactada por la prensa, coincidiendo con su presencia en un acto del candidato autonómico. Por parte de Monedero, la cuestión se zanjó con un tuit en el que se podía leer, en menos de 140 caracteres: “Le he presentado a mi amigo Pablo la dimisión en la dirección. Siguen firmes mi amistad con alguien tan grande y el compromiso con Podemos”.

El punto y final de Juan Carlos Monedero solo es un capítulo más. Replegarse para volver a dar la batalla cuando la situación sea más favorable a sus intereses. Al menos, eso es lo que se desprende de la carta abierta "Para mi amigo Pablo" que publicó, ya de madrugada, en su blog personal: "Hoy he dejado los cargos de dirección de Podemos con una sola intención: empujar con mucha más fuerza este proyecto. Sin los frenos de los órganos colegiados; sin las penurias de las organizaciones (también, y eso me lo pierdo, sin sus grandezas); sin el dogal de las urgencias electorales. Sin la ponzoña de los medios ni sus enredos que envilecen. Recupero una voz que sólo me representa a mí mismo. Que no compromete sino a quien esté de acuerdo con mis errores y con mis aciertos, y que le quita a los que viven del infundio la posibilidad de achacar a nadie que no sea yo mismo mis opiniones.   


El Confidencial

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»