«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

domingo, 17 de agosto de 2014

Sobre la tesis antimarxista de la aceptación de la existencia de clases explotadoras en el socialismo

Mao Zedong y Chou En-lai en los 60

«De acuerdo con los teóricos chinos, «la teoría de la continuación de la revolución en las condiciones de la dictadura del proletariado», tiene su base en la aceptación de la existencia de clases antagónicas en el socialismo, que existen objetivamente hasta el comunismo. ¿Cuál es la verdad sobre esta cuestión y qué muestra nuestra experiencia?


Se sabe que las clases explotadoras han aparecido en la historia junto a la aparición de la propiedad privada sobre los medios de producción, y que existen mientras exista esta propiedad. En el socialismo, con la liquidación de la propiedad privada y el establecimiento de las relaciones socialistas de producción en la ciudad y el campo, las clases explotadoras como tales son liquidadas, y junto con ellas también desaparece la explotación del hombre por el hombre. Durante un tiempo sólo perduran sus remanentes individuales, pero no llegan a constituir una clase en sí misma, ya que ahora están privados de todo poder político y de los medios de producción.

En el socialismo existen algunas condiciones y factores objetivos que facilitan el surgimiento de una nueva clase burguesa. Aparte de los factores ideológicos y de la presión burguesa desde el exterior y el interior, existen también el «derecho burgués», el principio de distribución según el trabajo, que esconde en sí mismo una especie de desigualdad entre las personas y que todavía permite la existencia de diferencias entre la ciudad y campo, entre el trabajo manual e intelectual, etc. Sobre esta base, incluso en el socialismo, surgen nuevos elementos burgueses, mas no siempre se convierten en una nueva clase burguesa. Se convierten en una clase de este tipo, como lo muestra la experiencia de los países revisionistas, sólo si la nueva burguesía usurpa el poder; si se viola el principio de la remuneración según el trabajo y se permiten grandes diferencias de ingresos; si no se lucha contra las distintas deformaciones de las relaciones socialistas de producción y contra las influencias extrañas en la ideología proletaria y en la política del partido. Todas estas son posibilidades permanentes, no fatalidades. Este peligro es evitable si se toman medidas ideológicas y políticas, organizativas y económicas. Esto está demostrado por la experiencia del socialismo en Albania, donde no sólo las viejas clases explotadoras se han liquidado hace mucho tiempo, sino que no se ha permitido la aparición de nuevas clases explotadoras.

Los defensores del «pensamiento Mao Zedong» afirman que «si no existieran clases antagónicas en el socialismo no habría necesidad de la dictadura del proletariado hasta la etapa del comunismo». La existencia de la dictadura del proletariado hasta la instauración del comunismo no está necesariamente vinculada con la existencia de clases antagónicas. Sobre este punto, los revisionistas jruschovistas declararon la liquidación de la dictadura del proletariado en la Unión Soviética, como consecuencia de la liquidación de las clases explotadoras.

La necesidad de que exista la dictadura del proletariado incluso hasta después de la liquidación de las viejas clases explotadoras, como lo ha explicado el Partido del Trabajo de Albania, está relacionada con la continuación de la lucha de clases hasta el comunismo, y la continuación de esta lucha hasta ese período está relacionada con una serie de distintos factores y no necesariamente con la existencia de clases antagónicas. Estos factores, que existen en el interior del país, son los restos del capitalismo, que no pueden ser eliminados de inmediato, sino que persisten durante un tiempo relativamente largo y se manifiestan en muchos ámbitos de la vida, especialmente en el campo de la ideología y en el llamado derecho burgués, en las diferencias entre la ciudad y el campo, entre el trabajo manual e intelectual, etc.; fuera del país, en el mundo revisionista y capitalista, existe una importante fuente ideológica, política, económica y militar extraña al socialismo que no pasa sin tener su impacto en nuestro pueblo. Se necesita la dictadura del proletariado, precisamente, para reprimir a los enemigos del socialismo, que surgen como resultado de estos factores, para evitar el peligro de la restauración del capitalismo, para garantizar el desarrollo ininterrumpido de la revolución socialista hasta el triunfo del comunismo a escala mundial.

«La teoría de la continuación de la revolución bajo la dictadura del proletariado», presentada por Mao Zedong y sus seguidores, es de hecho un intento de autorizar la equivocada línea oportunista que ha sido seguida en China y que ha dado lugar no sólo al fracaso en la liquidación de las viejas clases explotadoras, sino incluso a la aparición de la nueva burguesía; clase ésta que comparte el poder en china». (Foto ÇamiContradicciones, clases y lucha de clases en el socialismo, 1980)

16 comentarios:

  1. Anónimo, te eliminamos el comentario porque no estamos interesados en debates insustanciales o subjetivos, mucho menos en degradar el espacio; si tiene alguna un crítica objetiva que hacer pues hágala y en ese sentido responderemos… Por cierto, nos gustaría saber cuáles son las contradicciones que refiere…

    ResponderEliminar
  2. La Sociedad Albanesa Socialista ,era una Totalidad única, sin burgueses. Bien poco costó restaurar el capitalismo en una sociedad sin burgueses...(risas)

    ResponderEliminar
  3. Te dejo este documento que te puede aclarar algunos puntos.

    De cómo el PTA se alejó de sus posiciones marxista-leninistas

    Como ya hemos afirmado en este espacio, la restauración capitalista en Albania fue precedida de algunas elementos, desviaciones dentro del partido que resultaron fundamentales para esa restauración. Y es que cuando Albania se encontró acosada por dos frentes, por un lado las potencias revisionistas surgidas a la sombra del XXº Congreso del PCUS, del otro lado las potencias capitalistas occidentales; el PTA, con Enver Hoxha al frente, llevó a cabo una lucha ideológica acertada al exterior como al interior, pero con su desaparición el partido empieza a relajarse en sus posiciones políticas abrazando tesis de la revisión; con ello el partido abre sus filas dejando implícitamente de ser un partido de clase obrera, la burguesía encuentra un espacio para tornarse en objetiva luego de haber sido liquidada como clase, lo que implicó negar la lucha de clases que se agudizaba y por extensión la dictadura del proletariado. O lo que es lo mismo, se negaron las bases fundamentales y leyes generales del marxismo-leninismo.

    Así, el glorioso PTA que condujo con acierto el desarrollo del socialismo en el segundo país más atrasado -anclado en una economía precapitalista-feudal- de cuantos desarrollaron socialismo, se vio liquidado debido al concurso de los revisionistas-burgueses y vacilantes que dormían en sus filas.

    Esta debe de ser una enseñanza para todos marxista-leninista, una enseñanza que arroja evidencias sobre la imposibilidad de llevar una política que implique o pretenda encontrar en la burguesía a un aliado; y sobre todo sobre la necesidad manifiesta de luchar contra todo desviacionismo, revisionismo, servilismo, oportunismo, corrupción -por mínima que resulte- dentro de las filas del partido de vanguardia. Sin olvidar la necesaria formación político-ideológica de las militancia, y de la masas, para hacer frente a estas eventualidades...

    El documento:

    http://bitacoradeunnicaraguense.blogspot.com.es/2013/10/de-como-el-pta-se-alejo-de-sus.html

    ResponderEliminar
  4. Dos años después de muerto Hoxha se restauró el capitalismo en el país,sin bombardeos de la OTAN y,casi total pasividad de la población.Eso en un país sin burgueses, suena a milagro...

    ResponderEliminar
  5. Las clases sociales no se eliminan por fundamentación jurídica. Franco también lo ensayo ,eliminó la lucha de clases por decreto. La existencia del Estado es la CONSECUENCIA de la luchas de clases y no al revés. En el Estado Socialista hay una lucha a muerte entre la concepción revolucionaria y la burguesa,dos concepciones del Mundo.

    ResponderEliminar
  6. ¿Pero has leído el documento de Nexhmije que te he dejado en el enlace? En cualquier caso y aunque no me gusta repetirme por que hay documentación extensa sobre eso en el blog, la eliminación de la clase social se da en términos de objetividad, si la clase burguesa ya no tiene en su poder los medios de producción esta deja de existir objetivamente, no así sus factores de reproducción como la intelectualidad, el burócrata, el campesinada que aún no ha sido asimilado etc...

    ResponderEliminar
  7. E mismo tema:

    http://bitacoradeunnicaraguense.blogspot.com.es/2013/10/la-restauracion-del-capitalismo-en.html

    ResponderEliminar
  8. Mientras exista la división social del trabajo ,la estructura de la sociedad seguirá siendo clasista.División social del trabajo sin existencia de SOCIEDAD CLASISTA,eso es revisionismo Hoxhista:Impotencia por desarrollar Socialismo. Hablar de lucha no antagónica de clases en el "Socialismo" es sentar las Bases para la restauración del capitalismo, abrir las puertas de par en par.

    ResponderEliminar
  9. ¿Dinos dónde en el post –o en cualquier otro- se niega que en socialismo se está inmerso en una sociedad clasista?

    Si se expropia a la clase burguesa entonces se efectúa una desaparición objetiva de la clase burguesa -que lleva aparejada la desaparición del proletariado para dar paso a la nueva clase obrera socialista-, pero esto hace que la lucha de clase ahora se concentre en la eliminación de sus factores de reproducción, en ese sentido y al no haber clases explotadoras –propietarias de los medios de producción- la lucha es no antagónica, pero al exterior sigue manteniendo el más absoluto antagonismo que además influye dentro de esos factores de reproducción burguesa…

    ResponderEliminar
  10. Nº1

    «La clase de los terratenientes, como es sabido, fue ya suprimida gracias a la victoria obtenida en la guerra civil. En lo que respecta a las demás clases explotadoras, han compartido la suerte de la clase de los terratenientes. Ya no existe la clase de los capitalistas en la esfera de la industria. Ya no existe la clase de los kulaks en la esfera de la agricultura. Ya no hay comerciantes y especuladores en la esfera de la circulación de mercancías. Todas las clases explotadoras han sido, pues, suprimidas.

    Queda la clase obrera.

    Queda la clase campesina.

    Quedan los intelectuales.

    Pero sería un error creer que estos grupos sociales no han sufrido ningún cambio en este intervalo, que siguen siendo lo mismo que eran, por ejemplo, en el período del capitalismo.

    Tomemos, por ejemplo, la clase obrera de la URSS. Frecuentemente se la llama proletariado, por tradición. ¿Pero qué es el proletariado? El proletariado es una clase privada de instrumentos y medios de producción en un sistema económico donde los instrumentos y medios de producción pertenecen a los capitalistas y donde la clase de los capitalistas explota al proletariado. El proletariado es una clase explotada por los capitalistas. Pero, como se sabe, en nuestro país la clase de los capitalistas ha sido ya suprimida, los instrumentos y medios de producción han sido quitados a los capitalistas y entregados al Estado, cuya fuerza dirigente es la clase obrera. Por lo tanto, ya no hay una clase capitalista que pueda explotar a la clase obrera. Por lo tanto, nuestra clase obrera no solamente no está privada de los instrumentos y medios de producción, sino que, por el contrario, los posee en común con todo el pueblo. Así, por esa razón, y por haber sido liquidada la clase de los capitalistas, queda descartada toda posibilidad de explotación de la clase obrera. ¿Podemos, después de esto, llamar a nuestra clase obrera proletariado? Claro que no. Marx decía que para que el proletariado pueda emanciparse tiene que aplastar a la clase de los capitalistas, quitar a los capitalistas los instrumentos y medios de producción y destruir las condiciones de producción que engendran el proletariado. ¿Puede decirse que la clase obrera de la URSS ha alcanzado ya estas condiciones de su emancipación? Indiscutiblemente, puede y debe decirse. ¿Y qué significa eso? Significa que el proletariado de la URSS se ha transformado en una clase completamente nueva, en la clase obrera de la URSS, que ha destruido el sistema económico capitalista, ha consolidado la propiedad socialista sobre los instrumentos y medios de producción y lleva la sociedad soviética camino del comunismo.

    SIGUE...

    ResponderEliminar
  11. Nº 2

    Como veis, la clase obrera de la URSS es una clase completamente nueva, liberada de la explotación, una clase obrera como no conocía hasta ahora la historia de la humanidad.

    Pasemos a la cuestión de los campesinos. Suele decirse que los campesinos son una clase de pequeños productores, cuyos miembros están atomizados, dispersos por todo el país, que hurgan aisladamente la tierra en sus pequeñas haciendas, de técnica atrasada; que son esclavos de la propiedad privada y explotados impunemente por los terratenientes, los kulaks, los comerciantes, los especuladores, los usureros, etc. Y, en efecto, los campesinos, en los países capitalistas, hablando de su masa fundamental, son precisamente una clase así. ¿Puede decirse que nuestros campesinos de hoy, los campesinos soviéticos, se parecen, en su conjunto, a esos campesinos? No; no puede decirse. Ya no existen tales campesinos en nuestro país. Nuestros campesinos soviéticos son campesinos absolutamente nuevos. Ya no existen en nuestro país terratenientes ni kulaks, ni comerciantes ni usureros que puedan explotar a los campesinos. Por lo tanto, nuestros campesinos son campesinos emancipados de la explotación. Además, nuestros campesinos soviéticos son, en su aplastante mayoría, campesinos koljósianos, es decir, campesinos que no basan su actividad productora ni su patrimonio en el trabajo individual y en una técnica atrasada, sino en el trabajo colectivo y en una técnica moderna. Por último, la economía de nuestros campesinos no se apoya en la propiedad privada, sino en la propiedad colectiva, que se ha desarrollado sobre la base del trabajo colectivo.

    Como veis, los campesinos soviéticos son campesinos completamente nuevos, como no los conocía hasta ahora la historia de la humanidad.

    Pasemos, por último, a la cuestión de los intelectuales, a la cuestión de los ingenieros y demás personal técnico, de los trabajadores del frente cultural, de los empleados en general, etc. También han cambiado mucho durante el período transcurrido. Ya no son los antiguos intelectuales osificados, que trataban de colocarse por encima de las clases, cuando en realidad servían en su masa a los terratenientes y capitalistas. Nuestros intelectuales soviéticos son intelectuales completamente nuevos, cuyas raíces todas están vinculadas con la clase obrera y con el campesinado. En primer lugar, ha cambiado la composición social de los intelectuales. Los descendientes de la nobleza y de la burguesía constituyen un pequeño porcentaje de nuestros intelectuales soviéticos. El 80 ó 90% de los intelectuales soviéticos proceden de la clase obrera, del campesinado y de otras capas trabajadoras. Y, por último, ha cambiado el carácter mismo de la actividad de los intelectuales. Antes se veían obligados a servir a las clases ricas, pues no tenían otra salida. Ahora tienen que servir al pueblo, pues ya no existen clases explotadoras. Y precisamente por ello son miembros con plenos derechos de la sociedad soviética, donde, en común con los obreros y campesinos, hombro a hombro con ellos, llevan a cabo la edificación de una nueva sociedad, de la sociedad socialista sin clases.


    SIGUE...

    ResponderEliminar
  12. Nº 3

    Como veis, se trata de una intelectualidad nueva, de una intelectualidad trabajadora, como no la hay en ningún otro país del mundo.

    Estos son los cambios que se han producido en el período de que tratamos en la estructura de clase de la sociedad soviética.

    ¿Qué evidencian estos cambios?

    Evidencian, en primer lugar, que las líneas divisorias entre la clase obrera y los campesinos, así como entre estas clases y los intelectuales, se están borrando, y que está desapareciendo el viejo exclusivismo de clase. Esto significa que la distancia entre estos grupos sociales se acorta cada vez más.

    Evidencian, en segundo lugar, que las contradicciones económicas entre estos grupos sociales desaparecen, se borran.

    Evidencian, por último, que desaparecen y se borran, igualmente, sus contradicciones políticas.

    Esos son los cambios que se han producido en la estructura de clase de la URSS». (Iósif Vissariónovich Dzhugashvili, Stalin; Sobre el proyecto de constitución de la URSS; 1936)

    ResponderEliminar
  13. Por supuesto, decir que existe la burguesía o cualquier otra clase explotadora después de despojar los medios de producción es hablar de cualquier cosa menos de marxismo.

    Que los chinos como dice Enver Hoxha jamás eliminaran la burguesía nacional, porque la consideraban aliada para pasar al socialismo (algo contradictorio en sí), y que hablaban de "transformación pacífica" mediante las técnicas no coercitivas (de contradicciones en el seno del pueblo,), algo reflejado en las empresas mixtas (dónde mantenían su poder económico), es su problema, ahí si es correcto decir que existen las clases explotadoras, pero desde luego no que existe el socialismo, si a eso le suma la creación de una nueva amplía capa de nueva burguesía por las relaciones de producción capitalistas registradas en el libro: "Manual económico de Shangai" de 1974, por supuesto que existían clases explotadoras en China.

    En cuanto al burro ese que decía que los albaneses tipificaban el socialismo como el fin de la lucha de clases, pues que se lea el libro de Nexhmije Hoxha, dónde habla de la necesidad de la lucha de clases como motor principal de la sociedad para lograr el tránsito al comunismo:

    «La contradicción antagónica fundamental es siempre la contradicción entre el socialismo y el capitalismo, entre el camino socialista y el camino capitalista, esto no se ha movido. Esta contradicción, como toda la experiencia de los programas de lucha revolucionaria ha mostrado con claridad, se resuelve poco a poco, de acuerdo con las etapas de la revolución, primero en el plano político con la toma del poder político por la clase obrera, con su partido a la cabeza, en el nivel económico con la construcción de la base económica del socialismo en la ciudad y el campo, y en el plano ideológico con el triunfo completo de la ideología del proletariado sobre la ideología burguesa, de la moral comunista sobre la moral burguesa.

    Ahí queda la cuestión clave a estudiar, la llamada victoria en el campo ideológico no se logra inmediatamente después de la toma del poder y el establecimiento de las relaciones socialistas de producción.

    La amarga experiencia de la Unión Soviética ha mostrado que mientras la contradicción fundamental no ha sido resuelta en el campo ideológico también, la contradicción fundamental en los campos políticos y económicos no puede ser considerada como solucionada definitivamente, es decir, que el triunfo de la revolución socialista no puede considerarse como completa y final. Por lo tanto, ni con la toma del poder, ni con la construcción de la base económica del socialismo se soluciona aun la cuestión sobre «¿quién va a ganar?» finalmente; en otras palabras, la contradicción fundamental entre el camino socialista y el capitalista no se ha resuelto finalmente. Esta contradicción fundamental se mantiene durante todo el período de transición al comunismo». (Nexhmije Hoxha; Algunas cuestiones fundamentales de la política revolucionaria el Partido del Trabajo de Albania sobre el desarrollo de la lucha de clases, 1977)

    http://bitacoradeunnicaraguense.blogspot.com.es/2013/11/algunas-cuestiones-fundamentales-de-la.html

    Lucha de clases en todos los campos, no sólo el ideológico, sino también el económico y político dónde ahora la lucha de clases se expresa de formas diferentes. Decir que los marxista-leninistas albaneses no aplicaron la lucha de clases en el campo económico tras la destrucción de las clases explotadoras, es no ver las luchas de los años 70 por ejemplo, contra el influjo de teorías pro industria ligera, descentralización, pro autogestión, etc. Medidas ampliamente aplicadas en la China revisionista desde los 50.

    ResponderEliminar
  14. Los revisionistas chinos, calumniadores por excelencia de Stalin y Enver Hoxha, hablan estupideces de que ambos declararon el fin de todas las clases sociales, o el fin de la lucha de clases (a veces incluso lo mismo contradicciéndose en su crítica), pero basta un vistazo a las obras de estos para desmontar tal idiotez. Tanto la constitución soviética de 1936 como la albanesa de 1976 pueden afirmar con toda justeza que ha desaparecido como clases sociales, las clases explotadoras. Nadie descartó nunca la lucha de clases por ello, he aquí hablando de evitar propagar teorías como el fin de la lucha de clases cuando las clases explotadoras pierdan su poder económico y político:

    «Nosotros debemos demoler y rechazar la teoría podrida según la cual, a cada paso lo que hacemos adelante, la lucha de clases, en nuestra casa, debería, como pretenden, apagarse cada vez más; que a medida que nuestros éxitos sean mayores, el enemigo de clase será cada vez más dócil. Esta no sólo es una teoría podrida, sino que es una teoría peligrosa, porque adormece a nuestros hombres, los hace caer a la trampa y le permite al enemigo de clase volver a empezar en la lucha contra el poder de los soviets. Al contrario, cuanto más avanzaremos, cuanto más nos colmemos de éxito con más furor los restos de las clases explotadoras derrotadas se lanzaran a atacarnos, más rápidamente recurrirán a las formas más agudas de la lucha, más perjudicarán el Estado soviético, más se agarrarán a los procedimientos de lucha más desesperados, como el último recurso de los hombres consagrados a su inminente derrota». (Iósif Vissariónovich Dzhugashvili, Stalin; Por una formación bolchevique; informe al Comité Central del Partido Comunista (bolchevique) de la Unión Soviética, 3 de marzo, 1937)

    ¿Acaso Mao Zedong que hizo cuando vio declaraciones de este tipo? Repetir calumnias burguesas y sobre todo de carácter jruschovista:

    «Después de la eliminación de las clases explotadoras, no se debe seguir acentuando la lucha de clases como si ésta se estuviera intensificando, tal como lo hizo Stalin, con el resultado de que el sano desarrollo de la democracia socialista se vio obstaculizado. El Partido Comunista de la Unión Soviética tiene razón en la corrección de estos errores de Stalin». (Renmin Ribao; Una vez más sobre la experiencia histórica de la dictadura del proletariado, 29 de diciembre, 1956)

    No nos sorprende estas críticas, recordemos que Mao Zedong hablaba de Stalin como Tito:

    «Antes de mi encuentro con Stalin, yo no tenía buenos sentimientos hacía el. No me gustaba leer sus obras: he leído solamente «Sobre los fundamentos del leninismo», un largo artículo criticando a Trotski, y «Los éxitos se nos suben a la cabeza», menos aún me gustaban sus artículos sobre la revolución china». (Mao Zedong; Conversación con la delegación de la Liga Comunista de Yugoslavia, entre los días 15 y 28 de septiembre, 1956)

    No se entiende como todavía hay gente que cree propaganda maoísta de las estupideces de que las clases sociales explotadoras siguen existiendo como clases en el socialismo cuando lo que les permite ser esa clase social (los medios de producción) no está en su propiedad, es una teoría antimarxista del revisionismo chino más para justificar su inoperancia en la lucha de clases, como lo es el multipartidismo en el socialismo.De hecho no podía ser de otra forma, si justificas los partidos, justificas la existencia de distintas clases sociales, lo que significa abiertamente que los chinos no hicieron su trabajo: por eso la teoría de que todas las clases (explotadas y explotadoras) perviven en el "socialismo" y todos los partidos también, ha sido una teoría revisionista copiada por los eurocomunistas, los socialistas del siglo XXI, y copiada por Deng Xiaoping y la actual dirigencia china para sus teorías:

    http://bitacoradeunnicaraguense.blogspot.com.es/2014/04/hua-kuo-feng-y-deng-xiaoping-heraldos.html

    Aprendan de marxismo y de ortografía por favor.

    ResponderEliminar
  15. Dogmatismo revisionista hoxhistas, jajajajajajaja, es muy típico, sino la gano la enredo… Hasta donde llegas que incluso niegas la evidencia histórica…

    Lo cierto es que hasta el momento no has mostrado ni la menor aproximación a la comprensión del desarrollo dialéctico según el momento histórico dentro del socialismo… Claro solo alguien que cree que la burguesía se mantiene en el socialismo, como efectivamente hace el revisionismo maoísta, puede creer que hay antagonismo dentro de la sociedad socialista… y es normal que lo crea, pues con sus teoría de conciliación entre clases antagónicas efectivamente es lo que consiguen…

    Entre tanto, nosotros, los marxistas-leninistas nos concentramos en la eliminación de sus factores de reproducción, puesto que ya no existe objetivamente la clase burguesa… No así en el caso de los revisionistas maoístas de hondo influjo idealista:

    «A Stalin se le escapó la conexión existente entre la lucha y la unidad de los contrarios. La mentalidad de ciertas personas en la Unión Soviética es metafísica; es tan rígida que, para ellas, esto es esto y lo otro es lo otro, sin que reconozcan la unidad de los contrarios. De ahí sus errores en lo político. Nosotros, por nuestra parte, nos atenemos firmemente al concepto de la unidad de los contrarios y adoptamos la política de: «que se abran cien flores y que compitan cien escuelas». Cuando se abren flores fragantes, es inevitable que aparezcan hierbas venenosas. Esto no tiene nada de temible y hasta es provechoso en determinadas condiciones». (Mao Zedong; Discursos en una conferencia de secretarios de comités provinciales, municipales y de región autónoma del partido; Obras escogidas, Tomo V, discurso del 27 de enero, 1957)

    Supongo que habría que explicar que Mao está obsesionado con el equilibrio entre antagónicos, y por eso entiende a la burguesía nacionalista como aliada en la construcción del socialismo…; vamos una negación absoluta de la dialéctica materialista, y de hecho es una manifestación idealista premarxista del equilibrio presente en todas las tendencias filosóficos y teosóficos de orientes. En fin, sino comprendes eso, no puedes comprender absolutamente nada.

    ResponderEliminar
  16. Segunda advertencia… y te eliminamos el comentario porque no estamos interesados en debates insustanciales o subjetivos, mucho menos en degradar el espacio con troll; si tiene alguna un crítica objetiva que hacer pues hágala y en ese sentido responderemos…

    ResponderEliminar

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»