«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

jueves, 31 de enero de 2013

Derechos Humanos


«Considerados fundamentales e inherentes a todos los seres humanos, sin distinción de origen nacional o étnico, nacionalidad, lugar de residencia, sexo, color, religión, lengua, ideología, etc; están interrelacionados, además de ser interdependientes e indivisibles; y son asumidos como fuente de derecho. La mayoría de las constituciones de los Estados burgueses los recogen, no obstante, solamente los países que suscriben los Pactos Internacionales de Derechos Humanos están obligados jurídicamente a su cumplimiento. En la práctica son relegados y subordinados a la superlegalidad determinada por los intereses de los poderes fácticos soberanos y suprasoberanos; por ejemplo: el Artículo 25 de la declaración de derechos humanos indica que «toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud, el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica…», esto no se cumple por la marginalidad creada por el sistema y que este requiere para su perpetuación; o por ejemplo la discriminación explícita contra determinados colectivos —es el caso de la discriminación a los rumanos recogida en las leyes de buena parte de los Estados de la Unión Europea—; también es el caso de los inmigrantes; e incluso lo que se conoce como el «Derecho Penal del Enemigo» aplicada bajo la quimera del «antiterrorismo». Vale saber que los derechos humanos surgieron como respuesta a los crímenes de los poderes de los Estados contra los civiles, especialmente de sus aparatos castrenses y policiales, es decir, están pensados para proteger a los civiles no a cuerpos militares o paramilitares». (Bitácora (M-L); Terminológico, 2013)

miércoles, 30 de enero de 2013

La OTAN en Libia


El 17 de marzo de 2011, el Consejo de Seguridad de la ONU, a través de su resolución 1973, autorizaba la OTAN a intervenir «para proteger la población y las zonas civiles ante la amenaza de ataque en la Jamahiriya Árabe Libia».

Las siguientes cifras dan la medida del éxito de la misión de la OTAN:

En 2010, en territorio libio había:

1) 3’8 millones de libios,

2) 2’5 millones de trabajadores extranjeros.

3) Es decir; 6’3 millones de habitantes.

Hoy:

1) 1’6 millones de libios en el exilio,

2) 2’5 millones de inmigrantes han huido del país para escapar a las agresiones racistas.

3) Quedan en Libia unos 2’2 millones de habitantes.

Las personalidades y los medios de difusión que hablan del «éxito» de la OTAN en Libia no se refieren por lo tanto a la misión que le asignó el Consejo de Seguridad de la ONU sino de la verdadera misión, no mencionada, que era derrocar a Gadafi conforme los designios que impone el imperialismo para luego apropiarse de los recursos del país norteafricano.

Con información de Red Voltaire

martes, 29 de enero de 2013

Liberalismo


«Es una expresión del idealismo filosófico y sólo puede ser burgués (…) Es un conjunto de doctrinas filosóficas, económicas y políticas salidas del siglo de las luces que tienen por objeto la defensa de todos los aspectos de lo individual en detrimento de lo colectivo, su inicio lo encontramos en la revolución francesa y su consolidación en las guerras napoleónicas, en el colonialismo, el esclavismo, el imperialismo, la explotación obrera y el saqueo y genocidio del «Nuevo Mundo». Está íntimamente ligado al republicanismo, la división de poderes y al laicismo aunque en la práctica se ha asociado a regímenes monárquicos y la división iglesia estado ha sido más bien nominal. Al contrario de lo que expresa la oficialidad que asocia liberalismo a «democracia» representativa gracias al «sufragio universal», el liberalismo ha sido un fuerte opositor de la democratización de los poderes y solo incorporó ciertos principios «democráticos» cuando fue capaz de controlar el ejercicio de esos aspectos mediante la intoxicación cultural, y los incorporó con la finalidad de evitar un estallido social en el momento de mayor expresión de las luchas obreras; obsérvese que el poder siguió estando en manos de la clase social liberal dominante —la burguesía— a través de mecanismo no directos. Reconoce un conjunto de derechos políticos que pueden ser resumidos en la «igualdad», «solidaridad» y «fraternidad»; pero al no reconocer la «libertad económica» estos no pueden ser disfrutados por las clases sociales empobrecidas; por ejemplo: Todos los estados burgueses recogen en sus constituciones que los ciudadanos son iguales ante la ley, o que tienen derecho a una vivienda digna. En la práctica sencillamente no se cumple, pues como ya expresamos en el apunte de lumpenproletariado, la desigualdad es consustancial a la sociedad burguesa. El liberalismo en sus fundamentos económicos persigue la completa desregularización de la economía, en tanto contrario a todos los aspectos de las economías planificadas como la socialista, y junto al protestantismo da la justificación del orden social que conocemos como capitalismo que ha terminado por fagocitarlo. La intencionalidad última del liberalismo es la desaparición del estado en favor de los aspectos privados e individualizante de la sociedad». (Bitácora (M-L); Terminológico, 2013)

lunes, 28 de enero de 2013

Alienación


«Aunque concebida por muchas corrientes de pensamiento como una característica positivista. El marxismo-leninismo la entiende como una deshumanización, desvalorización, inferiorización y negación progresiva de sí mismo, como una expresión de la realidad cultural en la que los sujetos se encuentra inmersos, y determinada por las relaciones sociales existentes que inducen a la deformación de la conciencia individual y colectiva así como a la «objetivación» de los seres humanos por su condición de servidumbre a los bienes que este crea y que otros se apropian —incluida la cultura—; y aunque podemos asumir que su primera expresión es individual, tiene una profunda incidencia en la conciencia colectiva a través de lo que conocemos como «sentido común». Compréndase que la actividad productora no aliena por si misma como pudo haberse entendido, sino que es una característica propia de la actividad productora contemporánea; de hecho es un fenómeno íntimamente ligado a los procesos de industrialización capitalistas. La manipulación alienadora impide que los sujetos elijan libremente, pues la finalidad de esta es «orientarlos» hacia la posesión de…, lo que lo convierte invariablemente en una mercancía perfectamente integrada en los procesos de intercambio. En esta la postrimetría del capitalismo, los sistemas productivos no solo crean productos, sino que fabrican conductas para posibilitar la existencia de la sociedad de consumo que le es inherente, lo que implica la pérdida de las características propias de cada sujeto y del colectivo en favor de una condicionalidad que se ha desplazado hacia la supremacía; por ejemplo: la cultura neoliberal». (Bitácora (M-L); Terminológico, 2013)

domingo, 27 de enero de 2013

Dialéctica; Terminológico, 2013


«En la antigüedad se llamaba dialéctica a la capacidad de descubrir la verdad dejando en evidencia las contradicciones en el discurso y argumentación del contendiente. Tiempo más tardes se denominó así a un método de estudio y comprensión que se basa en la confrontación de las características de una situación o sistema a las contradicciones que este genera a su interior. El contenido dialéctico de alguno de los filosóficos anteriores nunca pudo alcanzar este estricto rigor científico hasta la aparición del marxismo, que conjugaba junto al método dialéctico, el método materialista de análisis. El marxismo tenía su método materialista-dialéctico, que contemplaba a la naturaleza como un mundo interconectado, en el explica que hay un proceso continuo de pugnas y renovación; del mismo modo considera a la naturaleza como algo sujeto a constantes cambios, siempre en movimiento; observa su desarrollo desde el criterio de que las transformaciones parten de la acumulación de unos cambios cualitativos –inadvertidos y graduales–, a cambios radicales, cualitativos, la cantidad así se transforma en calidad; que los objetos y fenómenos siempre cuentan con su lado de caducidad y de desarrollo progresivo–. Todo esto que tiene la intencionalidad de explicar el continuo movimiento de los procesos históricos desde una metodología científica; una de las leyes fundamentales de la dialéctica marxista es la que expone que siempre hay una tesis afirmación y la antítesis negación para superar las contradicciones establecidas entre ellas mediante la obtención de una «síntesis superadora», lo que ha venido a denominarse como «negación de la negación» de las viejas contradicciones de la realidad, esta nueva síntesis establecerá a su vez nuevas contradicciones, una nueva tesis que habrá de ser superada mediante el mismo método; por ejemplo: para que el capitalismo exista necesita de una tesis burguesía, clase explotadora propietaria de los medios de producción que se apropia de la plusvalía y de una antítesis proletariado, que vende su fuerza de trabajo y a la que extraen la plusvalía; el resultado de la confrontación de estos dos elementos dará lugar a una síntesis superadora el socialismo que presupone la toma de poder del proletariado, eliminará las clases explotadoras y pondrá fin a la explotación asalariada, quedando solo los trabajadores en un nuevo modelo económico de propiedad social, esta síntesis convertida en nueva tesis tendrá que ser confrontada por una antítesis las contradicciones que el socialismo genere, por ejemplo la herencia de la anterior sociedad como la diferencia entre el campo y la ciudad, la vieja y nueva burocracia, la concepción patriarcal o el misticismo, la presión exterior y otros temas que deberá ser superados para así obtener una nueva síntesis superadora: el comunismo, que presupone el fin de todas las clases sociales y que ahora si puede dar satisfacción material a todas las exigencias de la sociedad tras haber superado las reminiscencias económicas-culturales de la vieja sociedad». (Bitácora (M-L); Terminológico, 2013)

sábado, 26 de enero de 2013

Filosofía


«Es el estudio, la reflexión metódica, sistemática y articulada del conocimiento y sus límites, un intento por comprender y dar respuesta a las grandes cuestiones de la existencia, así como a los flujos y reflujos de los modos del ser. Es el resultado de someter el pensamiento a la razón, con algunas dosis de empirismo y subjetivismo como instrumentos del saber. Es la búsqueda del saber por el saber, por la curiosidad sobre los fundamentos de la realidad, es una actitud intrínseca a la condición humana. A efecto de estos apuntes, diremos que filosofía es la «ciencia» del pensamiento crítico». (Bitácora (M-L); Terminológico, 2013)

Eso que llaman CELAC


«CELAC la unidad convertida en una quimera en donde las manos y los pies para el trabajo lo ponen los pueblos, y la cabeza que dirige sigue sentada en las sillas de poder construida por y para la oligarquía-burguesía. CELAC esa organización pensada para crear una idea de Patria Grande sin EEUU pero cuya influencia se deja sentir en cada milímetro de poder de la mayoría de Estados que la conforman, de ese subimperialismo que se filtra por cada poro de la américa criolla, que hiere la piel de la américa mestiza y clava las garras asesinas en los pueblos indígenas y sus milenarias formas de vida. CELAC esa cosa construida sobre las formas económicas del capitalismo que «renuncia» —al menos en lo teórico— al sometimiento impuesto desde los Estados Unidos durante decenio, pero que no duda en invitar y someterse a los que vienen de la vieja, la imperial, la colonial Europa; ¿acaso es otra cosa la inversión transnacional? CELAC esa organización promocionada como una nueva forma de poder, pero que no es más que un reducto del mismo poder para el que sólo es un instrumento económico, un nido de enemigos de toda idea revolucionaria». (Bitácora (M-L), 2013)

viernes, 25 de enero de 2013

Izquierdismo


«En la teoría marxista-leninista se asimila como la tendencia dentro de organizaciones comunistas a exaltar lo subjetivo por encima de lo objetivo, e incluso confundirlos; esto hace que se pierde de vista la realidad histórica en la que se desenvuelve y que se malinterprete el ánimo revolucionario de la vanguardia con el de las masas, o al contrario, que la vanguardia no sepa percibir ni canalizar la voluntad revolucionaria de las masas. En esencia, el subjetivismo hace que los «tempos» no sean interpretados apropiadamente llevando al colapso de lo estratégico. Este error en la estrategia se profundizará si se carece de una línea política adecuada, es decir, que no refleje las condiciones políticas del proletariado; pues además de las condiciones objetivas es necesario crear las condiciones subjetivas que sólo se construirán con la necesaria preparación y formación político ideológica de las masas; acumulación de fuerzas. Fuera del marxismo-leninismo, izquierdismo se entiende como relativo a la izquierda». (Bitácora (M-L); Terminológico, 2001)

Distorsiones y falsedades del “trotskista” Eastman, en su libro “Since Lenin Died”

En 1922, el periodista norteamericano Max Eastman, cuyo periódico financió en 1917 el viaje de John Reed a Rusia y publicó por entregas lo que sería el libro "Diez días que estremecieron al mundo", viajó, él mismo, a Rusia. Permaneció en la tierra de los Soviets hasta mediados de 1924, estableciendo amistad con Trotsky, desposando a una comunista rusa, participando en las reuniones de la Internacional y asistiendo además al XIII Congreso del Partido bolchevique, donde se conoció el "testamento" de Lenin. Apenas salido de Rusia, escribió y publicó en 1925 el libro "Since Lenin died", donde expone de manera distorsionada y falaz la lucha interna en el Partido bolchevique. En ese mismo libro revela la existencia del "testamento" de Lenin, pero deforma su contenido. El objetivo del libro es presentar a Trotsky como el sucesor de Lenin y como una víctima de la dirección del Partido bolchevique. Por "coincidencia", meses antes de la publicación del libro de Eastman, Trotsky había publicado sus "Lecciones de Octubre" en el que atacaba nuevamente a la dirección del Partido y al Partido mismo, e intentaba reescribir la historia de la revolución rusa, provocando la indignación y la respuesta inmediata del Partido y sus militantes bolcheviques. En 1926, en una actitud nada revolucionaria, Eastman le "dio" al New York Times una copia del "testamento" de Lenin. Nuevamente, esto coincidía con la campaña de la oposición unida, de oportunistas, contra el Partido y su dirección leninista. Eastman era el colaborador de Trotsky fuera de Rusia y el traductor al inglés de sus obras. En la década de 1930, abandonaría las ideas "socialistas" y en 1941, mientras la URSS era víctima de la agresión nazifascista, Eastman se convertía en uno de los editores de Reader's Digest ("Selecciones"), medio emblemático de desinformación del imperialismo norteamericano. Luego se convertiría en abierto anticomunista, apoyando en algún momento a McCarthy y asociándose también con los ideólogos del liberalismo burgués Hayek y Mises.

El libro de Eastman es la primera exposición sistematizada de la versión trotskista sobre la lucha interna en el Partido, posterior a la muerte de Lenin. Ahí se encuentra, en bruto, todo el arsenal que después de su expulsión de la URSS, Trotsky utilizaría en su lucha contra el Partido bolchevique y la URSS. En la siguiente carta, Stalin exige que Trotsky -la fuente de las afirmaciones de Eastman- se pronuncie sobre el contenido del libro en cuestión y lo denuncie por falsear los hechos. En la carta, Stalin desmiente la versión -que hasta hoy utilizan intelectuales burgueses, trotskistas y hasta comunistas desinformados- que dice que el "testamento" no fue leído en el Congreso, a la totalidad de los delegados. La "Carta al Congreso" de Lenin, si bien no se publicó en la prensa, fue conocida por los delegados que luego se encargarían de transmitirla en sus respectivas organizaciones partidarias. Trotsky, ante la espada y la pared, tuvo que pronunciarse contra las falsedades de Eastman, que él mismo había alimentado.

El documento:

Stalin, Lenin y Kalinin

Carta a los miembros del Buró Político del Comité Central y del Presídium de la Comisión Central de Control del PC (b) de Rusia

(17 de junio de 1925)

[...] Al leer el libro de Eastman me convencí de que no fue escrito inocentemente, que su propósito es desacreditar al gobierno de la URSS y al Comité Central del Partido Comunista de Rusia, y que con ese propósito Eastman se permite decir una variedad de calumnias y distorsiones apoyándose en la autoridad de Trotsky, en su “amistad” con Trotsky y en algunos documentos secretos que aún no han sido publicados. En particular me sorprendieron las referencias de Eastman a sus “charlas” con el camarada Trotsky sobre el llamado testamento de Lenin y sobre las “principales figuras del Comité Central”. También me sorprendieron sus afirmaciones acerca de que la autenticidad [de su texto] del llamado testamento de Lenin fue confirmada por “tres comunistas confiables de Rusia” a quienes “yo (es decir, Eastman) entrevisté por separado y quienes habían leído la carta recientemente, repitiendo de memoria sus pasajes más importantes”.

Libertad


«Es conciencia de la realidad objetiva, sus necesidades y posibilidades. Al contrario que el idealismo que considera que la libertad es inherente a la condición humana; el materialismo dialéctico entiende que la libertad no es innata, sino que se ha de desarrollar en la medida de que se va interactuando con el medio y por ende conociéndolo; y en consecuencia adquiriendo conciencia de las necesidad; es decir, la libertad no puede existir si el sujeto, o los sujetos, no tienen conciencia de la necesidad como producto del desarrollo histórico. Sin la conciencia de la necesidad la libertad se convierte en una actividad meramente subjetiva». (Bitácora (M-L); Terminológico, 2013)

jueves, 24 de enero de 2013

Lumpem proletariado; Terminológico, 2013


«El lumpem proletariado o también llamado subproletariado es la población obrera situada socialmente por debajo del proletariado y fuera de los procesos de producción, y socialmente marginados desde el punto de vista de su realidad político-económica. Supone un ejército industrial de reserva creado por el capitalismo e íntimamente ligado a la pauperización de la población; crece directamente proporcional a la concentración de capitales; o lo que es lo mismo, lo que en un polo es acumulación de riqueza, en el polo contrario, significa acumulación de miseria, de ignorancia, degradación moral, etc. Este margen funcionará como elemento indispensable para el sistema, para evitar el colapso del sistema, pues estos «obreros» al verse incapaces de vender su fuerza de trabajo son empujados a aceptar condiciones laborales que en otras condiciones no aceptarían, convirtiéndose de facto en enemigos de su clase y de sus propios intereses, cuando dedicándose a trabajos moralmente repudiables para sobrevivir como son los sicarios, rateros, estafadores, matones, timadores, traficantes, chivatos, dueños de burdeles, etc. En tanto no son prescindibles o una secuela indeseada como el sistema hace suponer, sino una pieza fundamental en el engranaje funcional del sistema productivo capitalista y de hecho son los que permite mantener las relaciones sociales inamovibles. La marginalidad es consustancial a la sociedad capitalista. Los hechos anteriores aunado a la alienación de este sector social mediante la cultura, la caridad, la beneficencia, los servicios sociales, etc; hacen que el lumpem proletariado adolezca de conciencia de clases, en tanto vulnerable a los dictados del sistema, y es esa la razón de que los vemos defendiendo el sistema económico que les explota y posicionados en contra del proletariado. Debe de comprenderse que este sector no se caracteriza por su inadaptación como se cree comúnmente, sino por lo contrario, una adaptación absoluta al sistema que le hace aceptar las contradicciones existentes como inherentes a la condición humana». (Equipo de Bitácora (M-L); Terminológico, 2013)

martes, 22 de enero de 2013

Lumpemburguesía


«Término introducido por los denominados «neomarxistas». Se refiere a esa clase dominante desnacionalizada que manipula al sistema político para que toda la actividad humana de la nación —sociales, políticas, económicas, tecnológicas, culturales, etc.— se encamine a la producción de capitales que tendrá como único fin la primitiva concentración de la riqueza en manos de esa clase; o lo que es lo mismo; de todas las deformaciones posible que sufre la burguesía-oligarquía como poseedora de los medios de producción, esta es la más grave e involutiva. Entiéndase que la lumpenburguesía insertada en el capitalismo periférico se comporta como lumpenburguesía al interior y como cipayo de la burguesía suprasoberana al exterior; en el caso de la lumpenburguesía central, las de las metrópolis, tiende al fascismo como instrumento útil para sus fines. Para el marxismo-leninismo se trata de categorizaciones e intentos de los revisonistas por hacer creer que hay una burguesía «buena y otra mala», pero como la historia y la dinámica capitalista ha demostrado, la burguesía siempre expresa esa naturaleza porque siempre busca el «máximo beneficio» que es el pilar fundamental de su sistema: el capitalismo». (Bitácora (M-L); Terminológico, 2013)

domingo, 20 de enero de 2013

Revisionismo


«Se trata de un reflujo de las concepciones «socialistas» premarxistas cuyos planteamientos teóricos y prácticos son vertidos desde la pertenencia a organizaciones «marxistas», incluso se definen como marxistas aún cuando defienden la funcionalidad de lo que denominar «democracia liberal», negando con ello las contradicciones elementales existentes entre liberalismo, democracia —burguesa— y marxismo. En general se caracteriza por hacer propio muchos elementos del idealismo transcendental kantiano y neokantiano —introducen la idea de que el marxismo no es necesariamente materialismo—, y específicamente por la negación de la «lucha de clases» como elemento fundamental de las relaciones sociales derivado de las fuerzas económicas activas y pasivas que condicionan el flujo de los acontecimientos históricos e intentan explicar las contradicciones existentes al interior de las clase proletarias —derivada de la condicionalidad cultural capitalista y la alienación o contradicciones no antagónicas— en la lucha de clases, es decir, definen la lucha de clases como una fuerza que se proyecta hacia afuera y hacia adentro de la clase; o lo que es lo mismo, intentan rebatir el fundamento elemental del marxismo-leninismo, la «dictadura del proletariado» como extensión de la lucha de clases. Igual que los reformistas, defienden que las transformaciones sociales deben de ser conquistadas por un proceso «evolutivo» no revolucionario cuyo instrumento transformador ha de ser el sufragio universal dentro de sistemas partidocráticos, cuyo objetivo último habrá de ser la creación de un «capitalismo incluyente»; para ello se valen en sus tesis económicas de la descentralización y la ley del valor, a la que perpetúan como necesaria y fundamental en el socialismo, no existe campo donde no nieguen de forma más o menos enmascarada la aplicación de la lucha de clases y apuesten por un acuerdo intermedio que responda a sus intereses inmediatos». (Equipo de B. N.; Terminológico, 2013)

Marxismo y revisionismo



Es bien conocido el aforismo que dice que si los axiomas geométricos afectasen los intereses de la gente, seguramente habría quien los refutase. Las teorías de las ciencias naturales, que han chocado con los viejos prejuicios de la teología, provocaron y siguen provocando hasta hoy la oposición más enconada. Nada tiene de extraño, pues, que la doctrina de Marx, que sirve en forma directa a la educación y organización de la clase de vanguardia de la sociedad moderna, que señala las tareas de esa clase y demuestra la sustitución inevitable -- en virtud del desarrollo económico -- del régimen actual por un nuevo orden, haya debido luchar por conquistar cada uno de sus pasos.

Inútil es decirlo, esto aplicado a la ciencia y la filosofía burguesas, oficialmente enseñadas por profesores oficiales para embrutecer a las nuevas generaciones de las clases poseedoras y "adiestrarlas" contra los enemigos exteriores e interiores. Esta ciencia no quiere oír hablar de marxismo y lo proclama refutado y aniquilado; Marx es atacado con igual celo por los jóvenes doctos que hacen carrera refutando el socialismo, como por los decrépitos ancianos que conservan la tradición de toda suerte de anticuados "sistemas". Los avances del marxismo y la difusión y el afianzamiento de las ideas marxistas entre la clase obrera provocan inevitablemente la reiteración y agudización de esos ataques burgueses contra el marxismo, que sale más fuerte, más templado y vitalizado de cada uno de sus "aniquilamientos" por la ciencia oficial.

El racismo en América Latina y la nación mapuche en Chile

Esa ‘palestina’ latinoamericana que es consumida por la voracidad del sub-imperialismo, y curiosamente todos callan, nada importa que sean gobierno de presunta "izquierda" o de derecha, su silencio los convierte en cómplices de la barbarie, pseudo-izquierda enquistada en la construcción de esa quimera llamada ‘unidad’ y que sigue costando sangre, mucha sangre de pueblo, de indígena, de negro, de pobre..., de excluido, de aquellos que al parecer no merecen ni atención ni revolución porque sencillamente son sacrificables, números al fin.

Parece que nuestros gobernantes y dirigentes ya son inmunes al sufrimiento de los pueblos, y la verdad es que tengo dudas de que haya sido diferente en algún momento.

Y no solo es Piñera, es la política sistemática del Estado chileno ¿Cómo olvidar a aquella presidenta –Bachelet- que fuera represaliada por la dictadura y que luego aplicara la ley antiterrorista del dictador contra el pueblo mapuche?

La verdad amigos míos, es que lo que ocurre a los Mapuches no es una excepción respecto a lo que ocurre a los demás pueblos originarios del continente, nuestros indígenas siguen siendo discriminados casi en cada tema concebible –lo de Bolivia es un caso aislado gracias a que ese movimiento indígena de retaguardia fue capaz de alcanzar el poder y crear nuevas condiciones sociales que sin ser las deseables son inmensamente mejores- y en los mismo términos que durante las colonias, esa es la realidad. Luego nos decimos orgullos de tener esas raíces.

En mi caso estoy orgulloso de que por estas venas corran siglos de resistencia indígena. Soy el indio “PATA RAJADA”.

El documento:


Por Marcos Roitman Rosenmann


Los negocios son los negocios y ser racista en Chile no supone un problema ni ético ni menos político. Muerte al mapuche

Chile sufre el mal de las sociedades trasplantadas, aquellas nacidas a partir de la conquista de los pueblos originarios. Nunca los conquistadores han reconocido la primigenia posesión de los territorios a los pueblos originarios. Por el contrario, los han despojado de cuanto tenían y emprendido una política de exterminio. Han cometido etnocidio y genocidio. El imperio español no fue el primero. En su expansión de ultramar articuló las nuevas Leyes de Indias para garantizarse la continuidad de la mano de obra y regular las condiciones del trabajo forzado en minas y obrajes para no estancar la producción de oro y plata. No hubo humanidad en ellas, sólo interés. El resto es discusión filosófica.

El racismo moderno forma parte del capitalismo colonial del siglo XVI, donde la esclavitud se convierte en el núcleo del proceso de acumulación de capital. Tras la independencia, en América Latina no hubo cambios; los criollos convertidos en los nuevos amos de los países y territorios, tomaron el relevo del peninsular. Tampoco hubo paz ni libertad para los pueblos indios, sólo sangre y exterminio. Eso sí bajo el eufemismo de "guerras civilizatorias". Así se expandió la frontera agrícola y el poder de las oligarquías terratenientes. La sociedad monoétnica dominante, con su cultura y su mundo, impuso el yugo de la explotación adoptando la fórmula del colonialismo interno, condición sine qua non para seguir esquilmándoles sus riquezas y patrimonio.

El mito de la superioridad étnico racial vigente en Chile y América Latina se expresa cotidianamente. Aún no se conocen los límites del capitalismo racial. Mapuches, mayas, cunas, aymaras, tupi-guaraní son considerados enemigos del progreso y la patria. En pleno siglo XXI se ven enfrentados a políticas de exterminio neoliberal. La ampliación de la frontera agrícola, el monocultivo transgénico de la soja, las plantaciones de eucalipto, los megaproyectos mineros, hidráulicos, cuyo destino es la vieja Europa y China, incrementa la violencia y las ansias de las transnacionales por apropiarse de los últimos espacios a los cuales fueron relegados a fines del siglo XIX.

Contra los pueblos originarios se ha declarado una guerra a muerte. Los recursos naturales en sus territorios los convierten en presa de los nuevos amos del mundo. El agua, los minerales, la flora y la fauna, equivalen al oro y la plata del siglo XVI. Asistimos a una versión actualizada que nada tiene que envidiar a la practicada por sus homólogos en el siglo XIX. La diferencia la encontramos en el despliegue de fuerzas, la tecnología de guerra y las formas legales que justifican el exterminio. Una comunidad internacional sorda, muda que prefiere mirar hacia otro lado completa el cuadro del etnocidio. Al fin y al cabo, todos obtienen beneficios en el mediano y largo plazos. Especuladores, multinacionales y terratenientes.

En el sur de Chile se practican todas y cada una de las directrices para acabar con el pueblo mapuche. El gobierno de Piñera ha incrementado las políticas de hostigamiento con vuelos rasantes, allanamientos, desalojos e incendio de tierras comunales, manteniendo la militarización en las regiones del sur; a la par, profundiza en la desarticulación de organizaciones, criminaliza sus reivindicaciones, consiente la tortura y encarcela a los dirigentes. Para justificar estas tropelías se parapeta en las leyes antiterroristas del régimen pinochetista y en la aplicación de estrategias de contrainsurgencia. Para los dirigentes políticos que han gobernado el país tras la salida de la dictadura, sean demócratacristianos, socialistas o la derecha pinochetista, los mapuche son un estorbo, cuya existencia debe reducirse a unas cuantas páginas de los libros de historia y antropología.

La guerra de exterminio que lleva siglos ha presentado al mapuche como piltrafa, un desalmado sin sentido patrio, traicionero, borracho, violento y peligroso. Mejor acabar con ellos de una vez para siempre. Pinochet lo intentó durante 17 años quitándoles sus tierras y ofertándolas a empresas y latifundistas que se frotaban las manos con sus nuevas adquisiciones. La represión sobre Lonkos supuso la desarticulación de décadas de luchas y reivindicaciones sobre sus territorios que el gobierno de Salvador Allende reconoció en sus tres años de mandato.

El pueblo mapuche sufre las consecuencias de una sociedad, la chilena en su conjunto, que los desprecia. No hay nada peor que el paternalismo colonial, trato constante al que han sido sometidos. El ex presidente socialista Ricardo Lagos llevó esta situación al paroxismo inaugurando la "política del nuevo trato a los mapuches". En resumen, debían aceptar las condiciones que ofrece el Estado o sufrir las consecuencias en caso de rechazarlas. No faltó tiempo, poco después se incremento la violencia de Estado contra el pueblo mapuche, la que hoy impera y mantiene.

Para los chilenos, la solución es clara: dejar vivos unos cuantos para exponerlos ante los turistas. Exhibir maniquíes con sus vestimentas coloridas, sus ponchos e instrumentos musicales en museos antropológicos y etnográficos, como expresión del pasado salvaje de los habitantes originarios. En algún caso, sería conveniente, para completar el cuadro, traer alguna momia para que los visitantes aprecien la calidad de los embalsamamientos. Los negocios son los negocios. Tampoco deben faltar las visitas guiadas para comprar objetos de plata, tótem y figuritas varias. En definitiva, los indios son seres raros, no se les entiende cuando hablan, viven hacinados, huelen mal y quieren destruir la civilización occidental y los valores católicos, apostólicos y romanos. Los negocios son los negocios y ser racista en Chile no supone un problema ni ético ni menos político. Muerte al mapuche.


La Jornada
La Haine

Rusia ratifica respaldo a resolución de la ONU sobre Malí

Como ya hemos afirmados en otro momento. No esperemos que los "Posius" capitalistas del estilo de Putin sean el baluarte que defenderá la soberanía de los pueblo. He aquí un ejemplo, otro más que añadir a esa lista en el que el último país añadido había sido la Libia. Al fin, la Rusia de Putin no es la URSS de Stalin, y esa Rusia solo lucha por sus intereses, verdadera razón de su posición respecto a esa línea roja trazada en Siria... Obsérvese lo hipócrita de la posición de Lavrov que argumenta como ‘legitima’ la intervención por el hecho de que los entreguistas del gobierno maliense solicitaron la intervención del imperialismo francés.

Esta es la lucha de clases en expresión norte-sur; y me temo amigos míos que en esta ocasión el mundo carece de un hombre con la determinación, con la estatura suficiente para llegarle a la suela de los zapatos al camarada Iósif Stalin…

El documento:


Rusia ratificó hoy el respaldo a la resolución 2085 del Consejo de Seguridad de la ONU en relación con la situación en Malí y constató un acercamiento de enfoques con Francia, según divulgó la Cancillería.

Durante una conversación telefónica sostenida entre el canciller Serguei Lavrov y su par francés Laurent Fabius se comprobó una proximidad en las posiciones dentro del Consejo de Seguridad respecto a la crisis maliense, puntualiza el Ministerio de Asuntos Exteriores en un comunicado publicado este sábado.

Se constaron las posiciones de los dos países y el apoyo a la resolución del Consejo de Seguridad sobre Malí, adoptada el 20 de diciembre de 2012, refiere el texto de la Cancillería rusa, en torno a la aprobación del envío de una misión conjunta africana a ese país, para presumiblemente restablecer la paz.

Esta semana Rusia no puso reparos ante la intervención militar de Francia en el conflicto interno de la nación africana, pero mostró confianza en que el despliegue de cientos de infantes y paracaidistas galos tenga un carácter provisional.

El vicanciller Guennadi Gatilov declaró a la agencia Interfax que la operación militar francesa se enmarca dentro del derecho internacional, partiendo "de que fue a petición de las autoridades oficiales malienses".

Subrayó, sin embargo, que Moscú espera que la medida tenga "un carácter limitado y provisional".

Con anterioridad, el canciller ruso Lavrov advirtió que los esfuerzos de las organizaciones regionales africanas y de la ONU deben ajustarse a las resoluciones correspondientes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

En una condena a las acciones de insurgentes tuaregs y de islamistas en el norte de Malí, que calificó de terroristas, Lavrov llamó la atención a la huella del conflicto libio y sus consecuencias para la región, sobre todo reflejadas en el descontrol, el caos y la proliferación de armas.

También para el enviado especial del Kremlin en los asuntos de África, Mijail Marguelov, esa nación ha sufrido doblemente las consecuencias del conflicto libio, con el incontrolable trasiego de armamentos saqueados de los arsenales del gobierno de Gaddafi, los armados que retornan de Libia, y en adición, los problemas económicos y el descontento de los tuaregs en el norte.

El además senador observó, de otro lado, que la operación militar desplegada por Francia no ha sido de la que hablaron en el Consejo de Seguridad de la ONU, aunque no le restó legitimidad, según declaró a la radioemisora La Voz de Rusia.

Reiteró que la posición de Rusia es invariable en cuanto a que el pueblo maliense tiene que recibir un apoyo legítimo contra los extremistas, bajo la égida de la ONU y de la Unión Africana.

Desde nuestra más profunda convicción, los problemas de África los pueden y deben resolver los mismos africanos. El Consejo de Seguridad solo tiene que brindar apoyo, sentenció el enviado especial ruso.

Prensa Latina

sábado, 19 de enero de 2013

Reformismo


«Conjunto de teorías, acciones y organizaciones políticas que se autoproclaman de «izquierda» al tiempo que se caracterizan por la renuncia explícita o implícita a las transformaciones revolucionarias de la superestructura del Estado y en consecuencia de la organización y las relaciones sociales existentes; entienden su funcionalidad desde su inserción e institucionalización dentro del capitalismo y pretenden la construcción de una suerte de «capitalismo blando» –hablan de la «integración del capitalismo en el socialismo»–, no renuncian a la economía de mercado y por ende a las contradicciones que esta genera. El epíteto de «izquierda» es una construcción derivada de la manipulación ejercida desde los canales de (des)información del sistema, especialmente los medios de (in)comunicación. En realidad se trata de una suerte de discurso entendido como de «izquierda» –gracias a la «intoxicación» cultural que sufren la militancia y las masas– que pretende que las contradicciones elementales al interior de una sociedad capitalista pueden seguir un proceso evolutivo hacia formas superiores de relaciones sociales de forma espontanea». (Equipo de B. N.; Terminológico, 2013)

Las personas tienden a defender al sistema, aunque sea injusto o corrupto

Esta propensión se da sobre todo bajo cuatro condiciones: la amenaza, la dependencia, la imposibilidad de escape o el escaso control personal.

Según una teoría de la psicología cognitiva conocida como “justificación del sistema”, los seres humanos tienden a defender los sistemas en los que están inmersos, aunque éstos sean corruptos o injustos. Una investigación realizada por psicólogos estadounidenses ha revelado que esta actitud se da principalmente bajo cuatro condiciones: cuando el sistema está amenazado, cuando se depende del sistema, cuando resulta imposible escapar al sistema o cuando los individuos pueden ejercer un escaso control personal. Los resultados de este estudio explicarían porqué las poblaciones, a menudo, no se alzan contra situaciones que dañan sus propios intereses.

El documento:


Por Yaiza Martínez

¿Por qué los seres humanos tienden a mantenerse fieles a los sistemas o instituciones en los que están inmersos -ya sean estos un gobierno, una empresa o un matrimonio- aunque no se sientan satisfechos con ellos? ¿Por qué las personas se resisten a cambiar los sistemas, aunque éstos sean corruptos e injustos?

Un artículo reciente, aparecido en la publicación Current Directions in Psychological Science, editada por la Association for Psychological Science (aps) de Estados Unidos, arroja luz sobre las condiciones que determinan la tendencia de los individuos a defender su status quo, aunque éste no les merezca la pena.

Esta tendencia humana a proteger los sistemas ha sido descrita en el marco de la llamada “Teoría de justificación del sistema” (SJT) de la psicología social. La SJT propone que la gente tiende a afanarse por defender y sostener su situación, esto es, por verla como buena, legítima y deseable, aunque no lo sea.

De esta forma, los seres humanos no sólo mantienen actitudes favorables hacia sí mismos (justificación del ego) y hacia su propio grupo social (justificación del grupo), sino que también lo hacen hacia órdenes sociales mayores (justificación del sistema).

La necesidad de creer

Uno de los autores del artículo, el psicólogo de la Fuqua School of Business de la Universidad de Duke, en Estados Unidos, Aaron C. Kay, añade en un comunicado de la aps que la justificación del sistema es un “proceso pro-activo: cuando alguien justifica su status quo, llega a verlo como éste debiera ser”.

Kay y su colaborador, el estudiante de graduado de la Universidad de Waterloo, en Canadá, Justin Friesen, revisaron estudios nacionales y de laboratorio para tratar de comprender las situaciones que fomentan la justificación del sistema.

Aunque la gente “no justifica sus sistemas sociales siempre, sí que hay una mayor propensión a hacerlo en ciertas circunstancias”, escriben los investigadores. Estas circunstancias son: la amenaza del sistema, la dependencia del sistema, la imposibilidad de escapar al sistema, y un escaso control personal.

En primer lugar, los científicos constataron que, efectivamente, cuando los seres humanos se sienten amenazados, se defienden a sí mismos, y también a sus sistemas.

En este sentido, Kay y Friesen ponen un ejemplo muy claro: antes de los atentados de las Torres Gemelas de Nueva York, el 11 de septiembre de 2001, las valoraciones de las encuestas populares sobre el entonces presidente de Estados Unidos, George W. Bush, estaban por los suelos.

Pero cuando los aviones se estrellaron contra el World Trade Center, enseguida aumentaron las valoraciones sobre el presidente. Según los investigadores, esto se debe a que, en tiempos de crisis, la gente quiere creer que el sistema funciona.

Dependencia e imposibilidad de escapar

En segundo lugar, las personas también tienden a defender los sistemas si dependen de ellos. Esto quedó demostrado en uno de los experimentos revisados por Kay y Friesen, en el que se hizo que una serie de estudiantes se sintieran dependientes de su universidad.

Una vez alcanzada esta situación, los estudiantes defendieron las políticas de financiación de sus universidades, a pesar de que desaprobaron las mismas políticas cuando éstas provenían del gobierno, situación que no les afectaba directamente.

En tercer lugar, si sentimos que no podemos escapar de un sistema, nos adaptamos, aseguran los investigadores. Para hacerlo, desarrollamos sentimientos de aprobación hacia situaciones que, de otra manera, consideraríamos indeseables.

Para ilustrar este punto, los autores hacen referencia a un estudio en el que se dijo a una serie de participantes que los salarios de los hombres en su país eran un 20% superiores a los de las mujeres.

En lugar de reconocer esta situación como injusta, aquellos participantes que sentían que no podían emigrar del país o cambiar de situación señalaron que la diferencia salarial tenía su origen en diferencias innatas entre los sexos, no en una deficiencia del sistema.

Control personal y sumisión

Por último, en cuanto al control personal, los investigadores afirman que cuanto menos control tenga un individuo sobre su propia vida, más apoyará a su sistema y a sus líderes, porque éstos le aportarán un sentido de orden.

La investigación sobre la justificación del sistema podría explicar porqué las poblaciones a menudo no se alzan contra situaciones que dañan sus propios intereses.

En este sentido, Kay señala que “si se pretende comprender cómo conseguir que se produzcan cambios sociales, se deben entender las condiciones que hacen que la gente se resista a esos cambios, y los factores que podrían hacer que la gente admitiese que dichos cambios son necesarios”. Sin dejar de tener en cuenta que, cuando la gente tiene que soportar un sistema y cuanto peor se encuentra dentro de éste, más propensa es a justificar hábilmente sus deficiencias, en lugar de rebelarse.

Recientemente, hemos hablado en Tendencias21 de los resultados de otra investigación de Aaron C. Kay, en la que se constató que las personas menos informadas sobre temas sociales clave, como el cambio climático o la crisis económica, se sienten felices con esta actitud. Según el estudio, estas mismas personas serían además las más propicias a confiar en que los gobiernos pueden solucionar este tipo de problemas.

Tendencias Sociales

viernes, 18 de enero de 2013

Teología de la liberación


«Es un conjunto de ideas de justificación «teosóficas» surgidas en el seno de la iglesia católica, y fundamentalmente entre los jesuitas, se trata de un intento por hacer del cristianismo una respuesta más tangible para los desposeídos en los planos políticos, económicos y sociales. Entiende a la pobreza como un pecado social en el que hay ejecutores y víctimas. Se caracteriza por adolecer de una estructura ideológica propia que considerar; y podemos asumir que es el resultado de la mezcla de dos corrientes filosóficas completamente contrapuestas: por un lado el idealismo propio de las religiones judeocristianas encarnado en la «caridad elemental», y del otro el materialismo dialéctico como fuente de las ideas más avanzadas de emancipación social. En algún momento, ante las contradicción elemental entre el idealismo y materialismo filosófico, así como la interacción con los movimientos emancipadores latinoamericanos, los militantes de la teología de la liberación abrazaron el marxismo-leninismo; y cuando se produjo el colapso del «bloque» migraron al postmodernismo neoliberal, con poquísimas excepciones, lo que ha venido a demostrar lo ya referido, la carencia de bases ideológicas firmes y propias». (Bitácora (M-L); Terminológico, 2013)

jueves, 17 de enero de 2013

Hayekianismo


«Teoría en el campo de las ciencias económicas y sociales propuestas por Friedrich August von Hayek, precursor teórico fundamental del neoliberalismo en sus formas más básicas —«thatcherismo» y «reaganismo»— y que luego se constituiría en las bases teóricas de lo que hoy conocemos como la «escuela de chicago». El hayekianismo se caracteriza por su defensa absoluta del libre mercado y de la completa atomización de la sociedad en la que ha de primar el derecho individual sobre el colectivo; y por supuesto, detractor de las teorías económicas basadas en la planificación como la socialista; niega las «libertades económicas» (…) La máxima aspiración de esta corriente de pensamiento es reducir o desaparecer el Estado en favor de los intereses de los «mercados» (...) Hayek proponía —no podría asegurar si lo hacía sinceramente— que el libre mercado daría la «libertad» individual y por ende colectiva allá donde se aplicara; entendía que liberado el mercado la «ley» y la «moral» surgirían de manera espontanea. La realidad es muy distinta, las teorías económicas surgidas del hayekianismo solo han sido aplicadas y profundizadas gracias a dictaduras, represión, políticas del Shock, etc; y sus resultados económicos son catastróficos y muy distantes de lo que llamar paz o libertad para los pueblos. Recuérdese que el libre mercado es el motor del imperialismo-neocolonialista que busca la apropiación sistemática de recursos». (Bitácora (M-L); Terminológico, 2013)

Krupskaya refiriéndose a Trotsky y al trotskismo

Tómese en consideración que quien escribe los documentos además de ser una de las máximas dirigentes bolchevique, es además la artífice de la alianza que atrajo a Trotsky al lado de los revolucionarios en los momentos que circundaron a la revolución de octubre…

El documento:

En setiembre de 1924, Trotsky inició abiertamente su campaña de revisión del leninismo (desde afuera) y de la historia del Partido y la revolución rusa. La publicación de su folleto “Lecciones de Octubre” abrió un nuevo periodo de discusión en el Partido, que trataba de resolver los problemas de la economía y la recuperación. La abrumadora mayoría del Partido bolchevique respondió a ese desafío. La historiografía burguesa y trotskista ha presentado el evento como la campaña de la troika (Stalin, Kamenev y Zinoviev) para apabullar al supuesto “sucesor” de Lenin (fallecido en enero de ese año) que ya había sido derrotado en la XIII Conferencia de mayo de 1924.

Muchos de los más conocidos líderes del Partido escribieron artículos o pronunciaron discursos para contragolpear el intento revisionista de Trotsky. A continuación, el artículo de la viuda de Lenin:


Lecciones de Octubre


Hace dos años, en una reunión plenaria del Soviet de Moscú, Vladimir Ilich dijo que ahora estamos siguiendo el camino del trabajo práctico, que ya no estamos tratando al socialismo como un simple icono que se describe en colores brillantes. “Debemos seguir el camino correcto”, decía, “es necesario someter todo a prueba. Las masas y la población en su conjunto deben poner a prueba nuestros métodos, y decir: ‘Sí, este orden de cosas es mejor que el anterior’”. Esta es la tarea que nos planteamos.

miércoles, 16 de enero de 2013

Idealismo Filosófico


«Conjunto de corrientes filosóficas que entienden que la realidad material es una emanación de la idea; o lo que es lo mismo, conciben la realidad material como un elemento carente de toda actividad, inerte, inmutable incluso; y que sólo puede ser transformada desde la voluntad de la «idea» que le es superior, por ejemplo «dios» (…) Tiene dos ramas coyunturales: objetivista que defiende que las ideas existen por encima de la realidad material, por ejemplo: el platonismo, el neoplatonismo, el tomismo —el judaísmo, el catolicismo, el islam son expresiones—; del otro la subjetivista que entiende que la idea existe en la conciencia de cada sujeto, es altamente «individualizante», y dio valides al protestantismo, y en su conjunto formaron la «base moral» de lo que hoy conocemos como capitalismo (…) En general, las religiones, el creacionismo, el liberalismo —y sus deformaciones: neoliberalismo y neoconservadurismo— son buenos ejemplos (…) Se trata pues de una visión subjetiva de la realidad. No confundir con la actitud personal idealista o idealismo moral». (Bitácora (M-L); Terminológico, 2013)

La “locomotora alemana”, al borde de la recesión


El problema de Alemania es más elemental… Digamos que la unión europea es un todo capitalista que concentra toda la realidad posible generada por el sistema, incluyendo eso que llamamos capitalismo periférico; es decir, esas capas sociales y zonas geográficas en las que se concentran la profundas contradicciones del sistema pero que constituyen el mercado de la industria del capitalismo central, cuando el capitalismo periférico de la Unión Europea ha entrado en crisis este no puede mantener el consumo de los bienes que el capitalismo central produce para ellos y esto se traduce inevitablemente en recesión en primera instancia para los periféricos y ahora para la economía más ‘robusta’, por otro lado, dependiente de sus exportaciones… Otro efecto de las políticas económicas fondomonetaristas…

El documento:


El PIB de Alemania, la mayor economía de Europa, cayó bruscamente un 0,5% en el último trimestre de 2012, según estimaciones preliminares de la Oficina Federal de Estadística.

La contracción del PIB se debe al agravamiento de la crisis de deuda, así como al débil crecimiento de las exportaciones y de la inversión. En 2011 el aumento del PIB de Alemania fue del 3%. Los datos exactos para el año 2012 todavía no se han publicado.

La reducción del PIB pone a Alemania al borde de la recesión.

“No debería haber una recesión técnica”, dijo Christian Ott, economista de Natixis Securities en Frankfurt citado por ‘Bloomberg’. “Esperamos algún nivel de crecimiento económico en el primer trimestre ya que la demanda interna compensa un poco el débil comercio exterior. Al mismo tiempo, la recuperación del comercio mundial será muy lenta. Si cae por completo, entonces no lograremos evitar la recesión”.

Alemania no es el primer país entre las grandes economías abocado a la recesión en el último trimestre de 2012. Según el Banco de Francia, la economía del país entró en una recesión moderada. Así, el Banco Central estima la caída del PIB en el cuarto trimestre en un 0,1%.

Un país entra en recesión después de disminución de crecimiento económico durante dos trimestres consecutivos.

RT

martes, 15 de enero de 2013

Diversionismo


«Discurso y práctica destinados a desviar la atención de las masas sobre los problemas sociales fundamentales; esto implica que desde los medios de (in)comunicación y demás órganos de poder se asumen o fabrican otros variados «objetivos» que en la práctica son menores pero gracias a esta maniobra de alienación se convierten en ejes sociales, lo que deja al margen los problemas fundamentales. Por ejemplo: Invocar al nacionalismo y patriotismo en tiempo de crisis. El deporte profesional como exaltación de principios nacionalistas. Regalar juguetes por navidad a los menores, pero nula acción encaminada a terminar con la pobreza y trabajo infantil; más aún, olvidar que el problema radica en los minúsculos salarios que determinan un bajísimo nivel adquisitivo y en última instancia en la economía de libre mercado». (Bitácora (M-L); Terminológico, 2013)

El fascista Fraga tendrá su busto en el Senado español con el apoyo del PSOE

¿Qué les parece amigos míos…, el PSOE y el PP aprueban la instalación de un busto del fascista Fraga en el congreso mientras las víctimas del franquismo siguen durmiendo a miles en las cunetas del estado español? La verdad es que nosotros hemos vivido recientemente algo similar en Nicaragua, cuando la asamblea , la bancada ‘sandinista’, promovió y aprobó un día para la contrarrevolución nicaragüense muy a pesar de que estos fueron condenados por delitos de guerra y terrorismo por un tribunal internacional en el que también condeno a EEUU por financiarlos… Pasa lo mismo con la reivindicación de ese cardenal, Obando y Bravo, que se ocupaba de recabar apoyo económico para esos criminales…


La Mesa de la Cámara Alta aprobó por unanimidad el pasado 18 de diciembre la instalación del busto en recuerdo de Fraga a propuesta del grupo popular, que ha sido el que ha costeado la escultura, y con el respaldo de todos los miembros del máximo órgano de gobierno de la institución.

El busto de Fraga será instalado en el pasillo de acceso al hemiciclo, donde acompañará a la escultura del que fuera presidente del PSOE y senador socialista, Ramón Rubial.

Además de los de Fraga y Rubial, la Cámara Alta alberga más bustos de senadores ilustres, como el del canario Fernando de León, situado en los jardines de la plaza de la Marina Española, frente al Palacio del Senado y junto a la estatua de Antonio Cánovas del Castillo.

Insurgente

lunes, 14 de enero de 2013

Superlegalidad


«Es un principio de legitimidad superior a la ley y a la propia constitución empleado por la clase dominante; para aplicarlo invocan el bien del Estado, la nación, o la patria; o lo que es lo mismo, es una intensificación de la validez de determinadas normas o principios respecto de las normas «simples» u «ordinarias». Podemos determinar que se trata de la garantía última de que no se cuestionarán las relaciones y condiciones sociales existentes y con ello al sistema imperante (…) Por ejemplo: en tiempo de crisis económicas las políticas implementadas se destinan a salvaguardar al sector financiero —lo macroeconómico— en detrimento de las economías familiares —lo microeconómico— invocando la estabilidad económica del país, contraviniendo leyes fundamentales de la Carta Magna». (Bitácora (M-L); Terminológico, 2013)

domingo, 13 de enero de 2013

Oligarquía


«No es más que un minúsculo grupo social que se proyecta hacia el control de todos los aspectos del poder ya sea abiertamente o de manera encubierta; para conseguirlo tiene bajo control directo o indirecto a un gran segmento de los medios de producción similitud con la burguesía, además de una supuesta justificación «moral» en el linaje de sangre que les ha permitido crear y mantener una relación directa a lo largo de la historia entre los aspectos económicos y políticos que justifican sus motivaciones similitud con la monarquía y la nobleza. Con la aparición de grandes aparatos económicos ligados a la burguesía tales como las corporaciones, monopolios, oligopolios, etc.; el centro del control del poder se ha desplazado hacia un sector compartido con la burguesía. Podemos considerar que el sector bancario-financiero es el gran bastión que le ha posibilitado a esa clase perpetuarse artificialmente». (Bitácora (M-L); Terminológico, 2013)

Burguesía


«Se trata de la clase social que tiene en propiedad los medios de producción, es la compradora de la fuerza de trabajo del proletariado lo que le permite determinar las relaciones sociales y laborales con el mismo, y lo hace bajo intereses opuestos. Sin la fuerza de trabajo sus medios de producción serían estériles; esto arroja una verdad incontrovertible, el trabajo es el que genera la riqueza (Plusvalor) y no los medios de producción; pero el poseedor de los medios —el burgués— al determinar las relaciones laborales se permite la apropiación de los excedentes para sí y sólo una mínima parte se convertirá en salarios». (Equipo de B. N.; Terminológico, 2013)

sábado, 12 de enero de 2013

Proletariado


«Es aquella clase social que al verse desprovista de los medios de producción, se ve obligada a vender su fuerza de trabajo para subsistir. «Y que –en palabras de Marx– es arrojado a la calle apenas resulta superfluo para las exigencias del crecimiento del valor del capital».» (Bitácora (M-L); Terminológico, 2013)

viernes, 11 de enero de 2013

Brasil: ¿Por qué la expropiación de tierras está parada por el gobierno de Dilma?

¿Les suena la musiquita? Es el reformismo-revisionismo santo y seña de eso que llaman socialismo del siglo XXI…

En Realidad el entrevistado se equivoca en un punto… lo que pasa al PT y a Dilma son cosas distintas, para el primero el secuestro sufrido por la financiación empresarial privada recibida a cambio de… Para Dilma la cosa es distinta, ella es una tecnócrata…

El documento:


Concepción Alexandre, Coordinador Nacional del ‘Movimiento de los Sin Tierra’ (MST) de Brasil, analiza la cuestión agraria durante el gobierno de Dilma Rousseff en una entrevista concedida al diario ‘Folha do Sao Paulo’.

¿Cómo valora históricamente el número de expropiaciones y asentamientos? La cantidad de familias asentadas y las expropiaciones van cayendo desde 2008/2009.

Desafortunadamente, en los últimos dos años del gobierno de Lula y ahora con el gobierno de Dilma, se ha abandonado la política de expropiación de latifundios. Eso es una falta de respeto a la Constitución, que determina que todo latifundio improductivo debe ser expropiado y dividido para quien lo quiera trabajar. En Segundo lugar, la política del gobierno favorece la concentración de propiedades de tierra en todo el país y los latifundistas lo agradecen.

¿Cómo valora el desarrollo de la reforma agraria durante la gestión del Partido de los Trabajadores (PT, en el gobierno), desde el 2003?

Los gobiernos de Lula y Dilma no son gobiernos ni del PT ni de izquierdas”. Son gobiernos de un frente político que agrupa un amplio elenco de clases sociales brasileñas. Desde la burguesía del agronegocio a la clase media, la clase trabajadora, los campesinos y los más pobres. La naturaleza de su composición le da estabilidad política y amplios márgenes de apoyo en la opinión pública, pero impide reformas estructurales que afectarían a los intereses de las clases privilegiadas.

Así, en este gobierno, está bloqueada no solo la reforma agraria, también la tributaria, la reforma política, la reforma judicial, la reforma de la industria, la reforma urbana y la de la educación. El gobierno no consigue aprobar siquiera la reducción de la jornada de trabajo a 40 horas semanales, una cuestión de civilización que los países del capitalismo industrial ya adoptaron.

¿Cómo valora el gobierno de Dilma Rousseff de estos dos años, con apenas 76 fincas expropiadas?

¡Una vergüenza! el gobierno de Dilma es rehén de esta alianza con la agroindustria, que es el latifundio modernizado, aliado con las empresas transnacionales. El Gobierno se enmascara con la protección que los grandes medios de comunicación dan a esa alianza y con los saldos de la balanza comercial.

Pero se olvida que ese modelo lleva a la concentración de la tierra y de los ingresos, desemplea a mucha gente, destroza el medio ambiente, mediante el uso de venenos agrícolas, que producen cáncer. 500.000 nuevos casos de cáncer por año aparecen como consecuencia de los alimentos. El cáncer es democrático porque afecta a todo el mundo. Es un modelo depredador del medio ambiente y solo aumenta los índices de desigualdad en los municipios donde es hegemónico. La historia le pasará factura a este gobierno. Pero entonces será tarde…

¿Cómo cambiar este escenario en el 2013? ¿Qué pretende hacer el MST o que espera del gobierno federal?

El MST continuará luchando y ocupando latifundios improductivos para forzar las expropiaciones y, al mismo tiempo, tejer alianzas que nos lleven a un Nuevo proyecto de país. Sin embargo, la reforma agraria no es solo el aumento del número de expropiaciones, esa es una obligación constitucional. La reforma agraria es necesaria para cambiar el modelo agrícola, dejar el agronegocio de lado y reorganizar la agricultura basada en la producción de alimentos para el Mercado interno. Reforma agraria para reorganizar el sector agroindustrial basado en cooperativas y no en grandes empresas trasnacionales como ahora. Adoptar una matriz tecnológica de agroecología, preservar el medio ambiente y frenar el éxodo rural a las grandes ciudades. Pero para eso es preciso un nuevo proyecto para Brasil. Ese proyecto depende de la construcción de las alianzas de clase que van más allá de las bases sociales y la fuerza política del movimiento campesino.

MST / Folha do Sao Paulo
Libre Red

martes, 1 de enero de 2013

Poema a la Clase Media



Clase media
medio rica
medio culta
entre lo que cree ser y lo que es
media una distancia medio grande.

Desde el medio
mira medio mal
a los negritos
a los ricos
a los sabios
a los locos
a los pobres.

Si escucha a un Hitler
medio le gusta
y si habla un Che
medio también.

En el medio de la nada
medio duda
como todo le atrae
(a medias)
analiza hasta la mitad
todos los hechos
y (medio confundida)
sale a la calle con media cacerola
entonces medio llega a importar
a los que mandan
(medio en las sombras)
a veces, sólo a veces, se da cuenta
(medio tarde)
de que la usaron de peón
en un ajedrez que no comprende
y que nunca la convierte en Reina.

Así, medio rabiosa
se lamenta
(a medias)
de ser el medio del que comen otros
a quienes no alcanza
a entender
ni medio.


Daniel Cézare