«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

martes, 22 de enero de 2013

Lumpemburguesía


«Término introducido por los denominados «neomarxistas». Se refiere a esa clase dominante desnacionalizada que manipula al sistema político para que toda la actividad humana de la nación sociales, políticas, económicas, tecnológicas, culturales, etc. se encamine a la producción de capitales que tendrá como único fin la primitiva concentración de la riqueza en manos de esa clase; o lo que es lo mismo; de todas las deformaciones posible que sufre la burguesía-oligarquía como poseedora de los medios de producción, esta es la más grave e involutiva. Entiéndase que la llamada lumpenburguesía insertada en el capitalismo periférico se comporta como lumpenburguesía al interior y como cipayo de la burguesía suprasoberana al exterior; en el caso de la lumpenburguesía central, en las de las metrópolis, tiende al fascismo como instrumento útil para sus fines, a lo cual también recurre normalmente la cipaya de la periferia.

Para el marxismo-leninismo este término se trata de categorizaciones e intentos de los revisonistas por hacer creer que hay una burguesía «buena y otra mala», pero como la historia y la dinámica capitalista ha demostrado, la burguesía siempre expresa esa naturaleza porque siempre busca el «máximo beneficio» que es el pilar fundamental de su sistema: el capitalismo, para ello se dota de todas las formas de dominación política, económica y cultural posibles para sus capacidades. Ha de anotarse, que no es el lumpen quién influencia culturalmente a la burguesía, sino que los vicios y forma de vida decadente de la burguesía influencian al lumpen, de otra forma estaríamos invirtiendo como hacen los revisionistas la influencia de la ideología en la superestructura, estaríamos dando libertad total de actuación a la cultura y al pensamiento, colocándose con total libertad de actuación, sin reconocer que viene precedido de la base económica y de la clase que detenta el poder: la burguesía. El lumpen por supuesto de nuevo por su posición económica vive en una esfera social y un ambiente diferente al de la burguesía, en un submundo mucho más difícil, esto es así más allá de que algunos puedan llegar a mantener un nivel de vida aceptable o incluso lleguen a hacerse ricos por sus fechorías veáse los famosos gangsters o los proxenetas que acaban convirtiéndose en grandes y «empresarios respetables»; pero generalmente el lumpen de los bajos fondos no puede hacerse eco de la forma de vida extremadamente frívola de la burguesía como el disfrute de los artículos de lujo y el vivir de las rentas, en cambio para «trabajar» –a veces a su servicio otras por su cuenta, precisamente se fija en cambio en el robo, la calumnia, el chantaje, la intimidación, el soborno, las drogas, la explotación sexual, el tráfico de influencias, el tráfico de armas y otras formas de actuar legales o legales, abiertas o solapadas de la burguesía en mundo político-económico, unas que usa para justificar su forma de pensar y actuar, alegando que debe proceder emulando esas formas no solo como medio para subsistir sino concluyendo que es to es lo lógico y normal dentro de una sociedad, que forma parte de la cultura colectiva, cuando en realidad estos defectos son inherentes a una clase y a un sistema social de explotación determinado. El lumpen y su cultura, recoge por tanto lo peor de la cultura burguesa». (Bitácora (M-L); Terminológico, 2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»