«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

jueves, 30 de junio de 2011

Las invasiones de EEUU en Irak y Afganistán ya han costado 2,7 billones de dólares


El costo económico de las invasiones emprendidas por Estados Unidos en Irak y Afganistán es de unos 2,7 billones de dólares de acuerdo con la investigación “Costos de Guerra”, del Instituto Watson para Estudios Internacionales de la Universidad de Brown, informó Reuters.

El estudio difundido este miércoles informa que en la última década la invasión norteamericana a Afganistán ha alcanzado un gasto que oscila entre 2,3 y 2,7 billones de dólares.

Para los investigadores de la Universidad de Brown, la cifra seguirá en ascenso pues se han marginado costos como, por ejemplo, las obligaciones a largo plazo para veteranos heridos y gastos de guerra previstos desde 2012 hasta 2020.

Entre 224.000 y 258.000 personas han muerto a causa de las agresiones de la nación norteamericana a esos países. En esta lista se incluyen 125.000 civiles asesinados en Irak.

Además, 365.000 personas han sido heridas y 7,8 millones desplazadas.

Libre Red

lunes, 27 de junio de 2011

EEUU amenaza a la ONU con cortarle fondos si aprueba creación de Estado Palestino


La embajadora norteamericana en la ONU, Susan Rice, dijo que no hay mayor afrenta a la contribución y los fondos que Estados Unidos entrega a la ONU que el apoyo de los estados miembros a la existencia de un Estado Palestino, según revela en su edición dominical el diario británico The Telegraph.

El presidente palestino Mahmoud Abbas, planea presentar a la Asamblea General de la ONU, que comprende a las 192 naciones miembros, una propuesta de reconocimiento del Estado Palestino en la sesión anual del organismo que comienza en septiembre en Nueva York.

Estados Unidos e Israel se han opuesto tenazmente a esta iniciativa. El presidente Barack Obama ha amenazado con vetar la propuesta en el Consejo de Seguridad, donde debe analizarse en el mes de Julio.

Pese a la oposición norteamericana, funcionarios palestinos confían en la posibilidad de lograr el voto de dos tercios de los estados miembros de la ONU que les permita invocar el poco usual mecanismo llamado “Uniting for Peace”, por el que pudieran contrarrestar el veto de Estados Unidos, aunque no lograrían la membrecía plena en Naciones Unidas.

Libre Red

viernes, 24 de junio de 2011

El número de soldados estadounidenses muertos en Irak ya supera al de Vietnam


En la guerra del Golfo han muerto más soldados que en la guerra de Vietnam. Quizás esta noticia sea nueva para ti, pero la verdad se ha ocultado gracias a tecnicismos. Por este motivo aquí están las cifras:

Las cifras de Vietnam son bastante simples de comprender. Si un soldado moría en combate era una baja de guerra. Hay 58’195 nombres grabados en el monumento fúnebre de la guerra de Vietnam en Washington, DC.

Algunos de esos hombres murieron en la jungla de Vietnam, mientras que otros lo hicieron en las unidades médicas de campaña (conocidas como ‘Medivac’) o en hospitales de Japón y Estados Unidos. Un soldado muerto puede entregar su vida en cualquier lugar mientras presta servicio a su país. No importa donde ocurra la muerte; el lugar de la muerte de un soldado realza su sacrificio por su país.

Pero con la guerra de Irak ha ocurrido algo extraño. El gobierno de Bush hizo algo deshonroso que tuvo como consecuencia una mentira que se mantiene desde que la guerra empezó, –y continúa a día de hoy–. Decidieron informar de las bajas de guerra en Irak únicamente si el soldado moría con las botas puestas, en el campo de batalla y en una situación de combate. ¿Cuál es la diferencia? te preguntarás.

Los combates en Vietnam se producían en zonas rurales, muy alejadas de los centros sanitarios. Los soldados heridos eran atendidos por un sanitario de campaña. La mayoría morían en el campo de batalla antes de que los pudieran evacuar. Muchos morían en el camino o eran declarados muertos en las instalaciones sanitarias. La situación en Irak es tremendamente distinta.

Los combates en Irak se producen especialmente en zonas urbanas. A los soldados heridos los evacua personal armado o helicópteros. Es un sistema mucho más eficiente de lo que era posible hacer en Vietnam, pero para los que han sido heridos de gravedad eso significa que la muerte es más posible que ocurra mientras los trasladan o están en las instalaciones sanitarias de campaña.

Con el nuevo sistema de informar sobre las muertes de soldados, aquellas muertes que ocurren en el traslado o tras la evacuación no se cuentan como muertes en combate. Este es el motivo por el cual los números parecen tan inusualmente bajos –algo más de cuatrocientos hasta 2009.

Las cifras reales se han escondido a la opinión pública estadounidense al igual que el regreso, los féretros envueltos en la bandera han sido censurados para la prensa. Pero las cifras ahora están disponibles y lo único que podemos esperar es que el pueblo estadounidense se sienta indignado cuando sepa cómo le han engañado.

Según el Departamento de Asuntos de los Veteranos, hasta mayo de 2007, el sistema de información de los veteranos de la guerra del Golfo revelaba estas sorprendentes cifras:

Muertes en combate de soldados estadounidenses en la Guerra del Golfo: 73’846.

* Muertes entre los soldados desplegados: 17’847

* Muertes entre los soldados no desplegados: 55’999

Las cifras de los heridos no mortales son igualmente sorprendentes:

Total “Enfermedades no diagnosticadas” (UDX en sus siglas en inglés) 14’874

Número total de solicitudes de reconocimiento de discapacidad: 1’620’906

* Solicitudes entre los soldados desplegados: 40’911

* Solicitudes entre los soldados no desplegados: 1’212’995

El porcentaje de tropas de combate que han solicitado el reconocimiento de discapacidad es de un 36%.

Quizás piense que esto es otra teoría conspiratoria, yo lo hice la primera vez que me enteré de esto, por lo que rogaría que se dirijan al informe original [1].

Más muerte y miseria.

Más de 1.820 toneladas de basura nuclear (por ejemplo, uranio empobrecido) han estallado sólo en Irak en forma de revestimiento de munición y de búnqueres. Esto representa el peor desastre ecológico jamás creado por el hombre. En la bomba de Hiroshima se utilizaron 64 kilos de uranio. El holocausto nuclear estadounidense en Irak representa más de 14.000 veces el de Hiroshima.

La basura nuclear estadounidense que han lanzado en Oriente Próximo seguirá matando durante cientos de años. Esto es debido a que las partículas de polvo radiactivo seguirán transportándose en el aire y terminarán en los pulmones o serán ingeridas por las personas. Los científicos estiman que en Irak hay suficiente material radiactivo para eliminar a un tercio de la población actual en el mundo.

En Irak jamás se encontraron armas de destrucción masiva, así que las hemos llevado nosotros. Las malformaciones congénitas entre los recién nacidos iraquíes ascendían a un 600% antes de la guerra (de 2003). Las malformaciones son las típicas que produce la exposición a venenos radiactivos y eso le ocurre a la población civil iraquí, a esas personas a las que supuestamente íbamos a liberar.

Visité Irak en 2001, cuando Saddam Hussein estaba en el poder. Naciones Unidas había impuesto un embargo sobre todas las importaciones en un intento por castigar a Irak por haber invadido Kuwait. Recuerdo a la buena gente de Irak que me trataron con amabilidad y hospitalidad, incluso sabiendo que era estadounidense. A pesar del embargo de productos vitales como medicamentos y material sanitario, los mercados estaban abastecidos con productos locales. Los niños jugaban a su antojo por las calles y se oían sus risas. Ver lo que esta guerra ha hecho en Irak es especialmente doloroso y habla alto y claro de la inmoralidad de lo que han hecho padecer a ese pueblo inocente. Y ver cómo ahora esta misma inmoralidad se extiende al pueblo estadounidense en forma de ocultación y mentiras, es demasiado.

Vivo en una pequeña ciudad de Nueva Inglaterra. Hemos tenido noticias de muchas muertes en Irak, demasiadas. Sin embargo, las cifras de las que informan los medios parece que las muertes son escasas. ¿Solo alrededor de 4’000? ¿Cómo puede ser? Simplemente no puede ser.

¿Qué hace falta para que la gente reaccione y se indignen lo suficiente como para exigir responsabilidades a nuestro gobierno por estas mentiras? Una democracia sólo es buena si el pueblo está informado. ¿Quién más puede tomar las decisiones sobre lo que es mejor para nosotros? Si nos ocultan la verdad somos una nación de setas [...].

Notas

1. Disponible en: http://www1.va.gov/rac-gwvi/docs/GWVIS_May2007.pdf Aviso: A veces este enlace no está acitvo, por lo que hemos colgado el informe original y puede verlo aquí: pdf file on viewzone]

Gary Vey
Traducción Paloma Valverde
IraqSolidaridad.wordpress

jueves, 23 de junio de 2011

Feminismos, error de planteamiento y otras especias; Equipo de Bitácora (M-L), 2011


El mayor obstáculo para desarrollar una lucha por la conquista de cualquier derecho, no es en realidad del enemigo ideológico que se posiciona en contra de las transformaciones, sino y en mayor medida el elemento cultural y la base económica que ha hecho posible que esas deformaciones tóxicas de las relaciones sociales se perpetúen. Un fenómeno que es extensivo incluso a los que nos encontramos movilizados en las luchas, no olvidemos que al ser educados inmersos en un sistema de naturaleza excluyente, terminamos reproduciendo antivalores que son difíciles de disipar de nuestro comportamiento, al punto que nos toma años de lucha contra esa realidad intrínseca a nosotros mismo, partiendo del necesario reconocimiento de esos elementos ligado a la personalidad de cada sujeto.

Partiendo de esta realidad, se hace evidente que la lucha planteada por los movimiento feministas en general, y en particular los radicalizados, son el resultado de un planteamiento equivocado de las causas de la eterna discriminación de la mujer como sujeto social, y al hacerlo, obvian los elemento coyunturales que han originado y perpetuado esa realidad, pues parten de la idea de que los miembro del sexo opuesto son el enemigo y de hecho el sujeto a batir, y que la exclusión y falta de derechos del gremio se debe exclusivamente a la implicación directa de los hombres en general, o al menos eso es lo que se desprende de sus acciones, documentos, eslóganes, etc. Como apunte: resulta imprescindible que apuntemos que la violencia doméstica, aunque mayoritariamente se ensaña contra la mujer, hay un 5% de esta cuyo ejecutor es una fémina, e incluso, que al contrario de los que se apunta, el feminicidio no es el efecto siempre de una conducta misógina [1], sino más de una conducta potenciada por la cultura patriarcal transmitida por todas las esferas sociales.

Así, el machismo es una elemento cultural que se nutre de otros componentes de la cultura –la religión por ejemplo-, que hacen que el mismo haya y sea observado como la única forma de relación entre los dos colectivos dado su carácter hegemónico, al punto que cualquier desviación o reinterpretación de estas relaciones son consideradas como una subversión de un «orden superior», incluso divino, por un amplísimo sector social, de este modo se convierte en el factor determinante que origina la discriminación en cuestión; sin embargo, debemos de entender que el machismo es transmitido indistintamente por todos los sujetos sociales –hombres y mujeres–, especialmente en el núcleo familiar, en donde individualmente asistimos por primera vez al reparto del desempeño social, allí se nos determina qué cosas son socialmente aceptables y esperables de cada sujeto en relación a su condición sexual.

En el aspecto social de la necesaria lucha por la plena igualdad, ese planteamiento feminista erróneo ha llevado a que se proyecte la lucha desde la creación de leyes de discriminación positiva –conducta importada desde las «democracias burguesas» occidentales–, que resulta en el mecanismo efectivo para la creación de nuevos grupo de discriminado, el colectivo masculino en este caso, y en crear una realidad que también resulta excluyente. Sin menospreciar la ley como elemento regulador de las relaciones sociales colectivas e individuales, este modo de entender la lucha por la igualdad también tiene otras carencias, y es que no olvidemos que las mismas son un mecanismo de aprendizaje negativo, pues se limita al castigo de una conducta para procurar una corrección de la misma, y que por lo demás ha demostrado ser ineficaz; por cuanto esta nunca debe de ser sustituir al aprendizaje positivo que resulta de la educación como único elemento de anticipación a la discriminación de cualquier índole. Claro es que aún cuando se plantee una respuesta a este problema desde lo educativo, el machismo y en consecuencia la discriminación de la mujer subsistirá pues su base fundamental se haya en las relaciones de producción capitalista; por consiguiente, la igualdad objetiva –la real, no la que plantea el feminismo– entre hombres y mujeres solo pueden ser alcanzadas a través de la realización del socialismo y la transformación de esas relaciones de producción tal y como plantea el marxismo-leninismo, que de hecho este es el único que plantea una respuesta a este problema que es el núcleo de todas las contradicciones al interior de la sociedad capitalista. En ese sentido, el planteamiento feminista es un bluff que no atiende a este problema fundamental y se queda en meras demandas superficiales.

Debemos pues comprometernos con el desarrollo y conquista de nuevos valores culturales, unos que permitan impulsar una nueva sociedad que crea en la igualdad como ingrediente indisoluble del desarrollo humano y social; esto significa que tal sociedad solo puede ser alcanzada a través del marxismo-leninismo y la solución que este problema de las contradicciones que general las relaciones de producción capitalistas. Solo entonces estaremos en condición de construcción una sociedad para todos y de todos.

Notas 

[1] Es la aversión u odio a las mujeres. No consiste en ser partidario del predominio del hombre sobre la mujer, sino en derivaciones de pensamientos más extremos como que el hombre debe liberarse de cualquier tipo de dependencia del género femenino. La mujer, y como consecuencia la concepción y la familia, son consideradas como aberrantes y rechazables, o un mal necesario para el misógino, que es impuesto por la norma social.

Pedro Madrigal Reyes 

Nota: este artículo si bien es fruto del trabajo personal del camarada Pedro en aquellos días, el Equipo de Bitácora (M-L) en la actualidad subraya todos sus pensamientos.

martes, 21 de junio de 2011

En medio de duros recortes sociales España ha gastado 43 millones de euros en la guerra de Libia


Este domingo miles de ciudadanos “indignados” salieron masivamente a las calles de distintas ciudades españolas para mostrar su rechazo a los duros recortes sociales que está aplicando el Gobierno y para exigir un cambio de sistema económico, político y social.

En medio de este contexto de crisis sistémica y recortes en sanidad y educación, el Ejecutivo español ha aumentado considerablemente el gasto militar debido al apoyo que está brindando el Ejército a los ataques de la OTAN en Libia.

España se ha gastado, hasta ahora, 43 millones de euros en la guerra de Libia. La prórroga indefinida de la misión española en la operación militar acarreará más de 14 millones al mes, según los últimos datos del Ministerio de Defensa.

Desde que comenzó la misión el pasado 19 de marzo, España aporta a la invasión cuatro cazas F-18 y dos aviones de abastecimiento para el control del espacio aéreo libio. Además, tiene desplegados un avión de vigilancia marítima, una fragata y un submarino para el embargo naval de armas.

Para la titular de ese ministerio, Carme Chacón, no importan los “daños colaterales” ni las decenas de muertos que la OTAN ha dejado a su paso en la invasión por Libia.

Libre Red