«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

jueves, 7 de mayo de 2015

Sobre el oportunismo en lo económico del revisionismo maoísta

Imagen de Hua Kuo-feng y Mao Zedong durante 1976

«En esencia, todos los procesos y todas las metamorfosis que la economía china ha experimentado en su camino de desarrollo capitalista muestra que tanto en la teoría como en la práctica, los revisionistas chinos se han escudado bajo las conocidas tesis oportunistas para oponerse a las tesis marxista-leninistas: han preferido siempre; «la integración gradual de la economía capitalista en la economía socialista», negación del principio de la absoluta necesidad de la «expropiación de la burguesía por el proletariado y la socialización de los medios de producción», han dejado paso a las leyes capitalistas de espontaneidad, anarquía y competencia capitalista disfrazadas bajo el lema de «el desarrollo de la economía a pasos», ignorando la «ley del desarrollo armónico proporcional de la economía», se han precipitado y han introducido la tesis revisionista sobre la «ventaja de los créditos, los préstamos y la tecnología avanzada» abriendo paso a los grandes monopolios de los países capitalistas desarrollados, sin prestar atención «al principio socialista de la autosuficiencia», etc. De esta manera, como el camarada Enver Hoxha señaló, nunca los revisionistas chinos, en ningún momento histórico, pusieron su economía en el camino del desarrollo socialista. El ruido que han hecho y continúan haciendo acerca de los «grandes» resultados que alegan que han logrado en el campo de la construcción del socialismo no es otra cosa sino que forma parte de su propaganda astuta para hacerse pasar por revolucionarios a fin de implantar de modo más sencillo su pérfido trabajo, obra que siempre va e irá en detrimento de los intereses vitales del proletariado y las masas trabajadoras de China, como los celosos servidores de la burguesía capitalista que son». (Tomor Cerova; Los procesos de desarrollo capitalista de la economía china, 1980)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»