«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

miércoles, 11 de noviembre de 2015

La lucha de clases en los tres frentes: el político, económico e ideológico


«Defendiendo estoicamente el punto de vista de que en el socialismo la lucha de clases se desarrollo de una manera integral, entrelazada con sus tres principales frentes –el político, económico e ideológico–, el partido se opone a la tesis de que, con la liquidación de las clases explotadoras, la lucha de clases se desarrollo solo o principalmente en el frente ideológico. La experiencia nos muestra, que en esta etapa, también, la lucha de clases sobre el frente político se mantiene siempre en el centro de la lucha de clases. Esta lucha toma decisiva importancia porque ella es una lucha por el poder estatal, una lucha sobre la cuestión de si la dictadura del proletariado debe ser mantenida y fortalecida, o si ella degenera y es liquidada. Independientemente del hecho de que en las diferentes etapas particulares formas de la lucha de clases se agudizan, la lucha de clases debe ser librada de manera simultánea en los tres frentes: político, económico e ideológico. La decaída en alguno de estos tres frentes encarna una desviación de la teoría marxista-leninista, porque trae consigo el debilitamiento de toda la lucha de clases.

En el pensamiento teórico del Partido del Trabajo de Albania y del camarada Enver Hoxha el argumento sobre el posicionamiento marxista-leninista de la lucha sobre el frente ideológico ocupa un lugar principal. La gran conclusión que extraen de la experiencia histórica es que las victorias de la revolución en los campos de la política y la economía no pueden ser consideradas garantizadas sin el triunfo también de la revolución en el campo ideológico.

El librar con éxito esta lucha tiene una importancia decisiva, ya que, en última instancia, tiene que ver con la cuestión de si el socialismo y el comunismo se construirán y la restauración del capitalismo es evitada, o si las puertas se abren de golpe a la propagación de la ideología burguesa y revisionista y el retorno al capitalismo será permitido.

Los teóricos revisionistas, incluso cuando están obligados a hablar de la necesidad de la lucha ideológica en la sociedad socialista, lo tratan de una manera académica y de forma unilateral, como una lucha que se libra solo en medio del pueblo en contra de algunas sobras sin importancia de ideologías extrañas que no constituyen una amenaza para el orden socialista. Sin embargo, la infravaloración de la lucha contra los restos extraños y su incrustación en la conciencia del pueblo trabajador ha tenido catastróficas consecuencia en la Unión Soviética y en otros países. Nuestro partido y el camarada Enver Hoxha han señalado que este es el frente más amplio y complejo de la lucha de clases, porque se desarrolla en los ámbitos económicos, sociales y políticos, tanto contra los enemigos y como entre el pueblo, tanto en medio de la clase obrera como dentro su partido. La contrarrevolución pacífica revisionista comienza, por regla general, en el campo ideológico y conduce luego al derrocamiento de la dictadura del proletariado y a la degeneración capitalista de todo el orden socialista». (Jorgji SotaSobre la dictadura del proletariado y la lucha de clases en Albania, 1983)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»