«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

martes, 10 de noviembre de 2015

Hysni Kapo hablando del partido comunista, la dictadura del proletariado y la lucha ideológica en el socialismo


«En segundo lugar, la nueva Constitución debe presentar las verdaderas características del socialismo, que la distinguen de las distorsiones y falsificaciones de los revisionistas modernos. Construido sobre la base de la teoría marxista-leninista del socialismo científico, la nueva Constitución de nuestro Estado será una nueva afirmación de los principios fundamentales formulados por los clásicos del marxismo-leninismo, especialmente en el campo de la teoría de la dictadura del proletariado, así como de la defensa y aplicación creativa de estos principios en nuestro país. Esto es de gran importancia en las condiciones de la lucha de hoy en día, para la exposición de todas las distorsiones y falsificaciones de la teoría y la práctica del socialismo científico perpetradas por los revisionistas modernos. Como el camarada Enver Hoxha señaló:

«Por eso tiene particular importancia para los revolucionarios el establecer una frontera y una clara línea de demarcación entre los países verdaderamente socialistas y los que lo son sólo de nombre». (Enver Hoxha; Informe en el VIº Congreso del Partido del Trabajo de Albania, 1 de noviembre de 1971)

Esto es indispensable. El tratamiento de los problemas desde las posiciones de clase proletarias claras que caracterizará la nueva Constitución, será otro golpe asestado por la Albania socialista a la traición de los revisionistas modernos liderados por la Unión Soviética, que están tratando de negar el contenido de clase del Estado socialista y su sociedad en conjunto, con el fin de encubrir su dictadura burguesa y su política contrarrevolucionaria. Por lo que refleja la realidad de un país verdaderamente socialista, como la de nuestro país, nuestra nueva Constitución ayudará a desarrollar la correcta comprensión del socialismo. En esta dirección, se sancionan en la Constitución de nuestro Estado tales principios fundamentales del socialismo científico como el principio de la dirección por el partido marxista-leninista de la clase obrera, el de la dictadura del proletariado, así como el principio de la ideología revolucionaria de la clase obrera y su partido, asumiendo una importancia especial.

Considerando que los revisionistas modernos atacan las enseñanzas del marxismo-leninismo sobre el partido del proletariado, a través de su predicación del «sistema multipartidista en el socialismo», del «papel meramente ideológico del partido comunista en el socialismo» negando su rol del liderazgo, del «partido de todo el pueblo», etc., en la nueva Constitución de nuestro Estado, por el contrario, el principio marxista-leninista del rol dirigente del partido marxista-leninista en el socialismo se afirma y se proclama como una norma constitucional. Con esto, la realidad histórica y la práctica básica de nuestra sociedad socialista y el Estado son sancionados, mientras que se declara, al mismo tiempo, que no puede haber socialismo sin el liderazgo indivisible del partido proletario, el cual es una expresión concentrada del rol de liderazgo de la clase obrera en la sociedad socialista y una condición indispensable para la existencia misma de la dictadura del proletariado.

Considerando que los revisionistas modernos niegan que la dictadura del proletariado es un fenómeno enteramente indispensable durante todo el período de transición del capitalismo al comunismo y pretenden que con la eliminación de las clases explotadoras se transforma en un «Estado de todo el pueblo», en la nueva Constitución de nuestro Estado, por el contrario, el principio marxista-leninista de que durante el período de transición del capitalismo al comunismo:

«El Estado puede ser otro que la dictadura del proletariado» (Karl Marx; Crítica al programa de Gotha, 1875) 

Se afirma y proclama por tanto esto como una norma constitucional. Con esto, nuestra realidad histórica de la existencia y fortalecimiento incesante de la dictadura del proletariado queda sancionado, mientras que declara al mismo tiempo, que sin la dictadura del proletariado no hay construcción del socialismo y el comunismo, que el carácter proletario del Estado, el papel dirigente de la clase obrera, no tiene sentido sin el partido del proletariado y el Estado proletario, donde encuentra su expresión concreta.

Considerando que los revisionistas modernos abogan por «la libre circulación de ideas y culturas» y la difusión de las ideas no proletarias en el socialismo, nuestra nueva Constitución, por el contrario, va a afirmar el principio marxista-leninista del papel de la ideología revolucionaria del la clase obrera y su partido, y proclamarán como norma constitucional que en nuestro Estado y la sociedad, el marxismo-leninismo, la ideología revolucionaria de la clase obrera y su partido, es la ideología dominante, que todo nuestro orden social socialista se organiza y se desarrolla en la base de sus principios. Con esto la realidad alcanzada durante la realización de nuestra revolución socialista en el campo de la ideología y la cultura queda sancionado, mientras que se declara al mismo tiempo, que el socialismo no puede construirse sin basarse en la teoría marxista-leninista, que en esta, también, el papel dirigente de la clase obrera y su partido revolucionario en la sociedad socialista encuentra una de sus principales formas de expresión.

Visto desde este ángulo, la nueva Constitución de nuestro Estado socialista comprenderá una nueva y valiosa contribución hecha por el Partido del Trabajo de Albania a la teoría y la práctica del socialismo científico revolucionario, a la lucha histórica del marxismo-leninismo contra el revisionismo moderno, una lucha que nuestro partido siempre ha considerado como su deber internacionalista elevado». (Hysni Kapo; Importante paso para el perfeccionamiento de la dictadura del proletariado,  17 de noviembre de 1975)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»