«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

lunes, 23 de noviembre de 2015

El FSLN en la «Internacional Socialista»; Equipo de Bitácora (M-L), 2015

Daniel Ortega Saavedra en el encuentro del «Comité de la Internacional Socialista para América Latina y el Caribe»; Managua, 9 y 10 de octubre de 2006

«El Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) pese a que incluso se incorporó a la Internacional Socialista, todavía tiene a «socialistos» que insisten en proclamar que su agrupación es marxista-leninista o que tienes marxista-leninistas dentro. Analicemos sin prisa esta cuestión.

Es interesante que entre cierta parte de la dirigencia del FSLN se siguió manteniendo que el FSLN era marxista-leninista; en realidad es bastante gracioso que se apele a figuras como Lenin para justificar sus posiciones políticas oportunistas. Fue el presunto FSLN «leninista» quién en los 90, se incorporó sin complejos a la «Internacional Socialista», del mismo modo que antes lo había hecho al «Movimiento de Países no Alineados» en los 70.

Hasta ahí seguro que todo parecerá en orden para el militante del FSLN carcomido por su propaganda, pero si se ve en detalle se verá que la Internacional Socialista no es más que la heredera ideológica de la II Internacional, precisamente la organización internacional contra la que lucharon Lenin y los bolcheviques y que fruto de esas luchas nació la III Internacional conocida como Internacional Comunista –Komintern por su acrónimo en ruso– en 1919:

Hagamos un repaso al término socialdemócrata: ¿quién se quedaría con tal denominación?

«El término socialdemócrata es un término que ha evolucionado desde hace siglos, antiguamente se autocalificaban socialdemócratas o socialistas tanto los reformistas –que pensaba en llegar al socialismo por medio de reformas progresivas de la sociedad socialista–, los revisionistas –que reconocían y decían basarse en Marx y Engels pero revisaban injustificadamente la parte cardinal de sus tesis centrales acercándose a corrientes antimarxistas–, como los marxistas revolucionarios –que era propiamente marxistas y que sólo actualizaban las tesis de Marx si la época lo requería, sin alterar la esencia revolucionaria del marxismo–». (Equipo de Bitácora (M-L); Terminológico: Socialdemocracia, 29 de enero de 2015)

¿Cómo evolucionarían las internacionales de los socialdemócratas?

«Durante el cisma entre los socialdemócratas revolucionarios encabezados por Lenin y los socialdemócratas socialchovinistas encabezados por Karl Kautsky durante la Primera Guerra Mundial, los primeros rechazaron seguir identificando a sus partidos como socialdemócratas y los denominarían en adelante como partidos comunistas, más tarde también llamados marxista-leninistas. A partir de entonces el término socialdemócrata quedaría pues en manos de autodenominados «marxistas» que revisaban a Karl Marx y volvían a los conceptos de los autores reformistas y de otras corrientes ajenas al marxismo, se agruparon en la Internacional Obrera y Socialista de 1923-1939. Posteriormente el término sería usado por los partidos de la Internacional Socialista fundada en 1951». (Equipo de Bitácora (M-L); Terminológico: Socialdemocracia, 29 de enero de 2015)

De hecho si uno lee los epítetos de Lenin en la fundación de la Komintern, se verá como describiendo a la pasada II Internacional y a sus representantes, pareciera que esta criticando los pilares del pluralismo político y democracia para todos del FSLN de Daniel Ortega y compañía, quienes concluyeron en rechazar la instauración de la dictadura del proletariado y la democracia soviética:

«La importancia histórica universal de la III Internacional, la Komintern, reside en que ha comenzado a llevar a la práctica la consigna más importante de Marx, la consigna que resume el desarrollo secular del socialismo y del movimiento obrero, la consigna expresada en este concepto: dictadura del proletariado. (...) La bancarrota de los jefes ideológicos de la II Internacional, como Hilferding y Kautsky, en ninguna otra cosa se ha manifestado con tanta evidencia como en su total incapacidad de comprender la significación de la democracia soviética o proletaria, su relación con la Comuna de París, su lugar en la historia, su necesidad como forma de dictadura del proletariado.. (...) La II Internacional en bancarrota está agonizando y se pudre en vida. De hecho, desempeña el papel de lacayo de la burguesía internacional. Es una verdadera Internacional amarilla. Sus jefes ideológicos más destacados, como Kautsky, cantan loas a la democracia burguesa, calificándola de «democracia» en general o –lo que es más necio y burdo todavía– de «democracia pura». La democracia burguesa ha caducado, lo mismo que la II Internacional». (Vladimir Ilich Uliánov, Lenin; La Komintern y su lugar en la historia, 15 de abril de 1919)

¿Cuál era de hecho los rasgos de los partidos de la Internacional Socialista, heredera directa de la II Internacional? En el plano interior:

«a) renunciaban tanto al leninismo como al marxismo oficialmente, declarando a ambos como obsoletos e inservibles, optaban por el socialdemocratismo reformista concretizado de los últimos años;

b) fijaban como base central de su pensamiento la «armonía entre clases» en detrimento de la lucha de clases marxista-leninista;

c) negaban la revolución apostando por reformas; dicho de otro modo, renunciaban a la toma del poder a través de la revolución violenta en favor de la vía pacífica a través del parlamento burgués;

d) creían que el Estado no es la herramienta de una clase determinada para imponer su dictadura, sino que es una herramienta para «mitigar las contradicciones entre las clases sociales y armonizarlas», creían que no era necesario derribar y destruir el viejo aparato del Estado burgués para llegar al socialismo, sino que defendían que el aparto del Estado burgués y la democracia burguesa era la democracia de todas las clases sociales y podía dar el socialismo al proletariado aprovechando el sistema parlamentarista burgués, a diferencia del concepto marxista-leninista de que la democracia burguesa es expresión de la dictadura de una clase determinada, la burguesía, y que no existe pues democracia para todos, ni existen medios a través de sus instituciones para transitar al socialismo, debido a que mantiene su poder económico y tal estructura de Estado responde además a salvaguardarlo, por tanto es necesario derribarlo a través de la toma del poder político, crear el nuevo poder de las masas populares; los soviets, y acabar con el poder económico de las clases explotadoras, para que el proletariado ejerza su dictadura, su democracia de clase en alianza con las masas populares;

e) pensaban que nacionalizando ciertas empresas, creando una «economía mixta», se podría crear una cierta planificación, «acabar con las crisis del capitalismo», e incluso llamar a tal sociedad «socialista», por otro lado los marxistas-leninistas veían en esto tan solo la creación del capitalismo de Estado –propiedad colectiva de los capitalistas– frente a la abierta propiedad privada –propiedad individualizada de uno o varios capitalistas– y un intento vano de reprimir fallidamente la acción de las leyes capitalistas que por otro lado no se eliminaban y seguían operando dentro de empresas nacionalizadas, no solucionando las crisis económicas;

f) teorizaban que el arte, la educación, la música, la literatura, toda la cultura en general era neutral en la sociedad capitalista-burguesa, negando la explicación marxista de que la cultura como parte de la superestructura está determinada por la base económica del Estado que es burgués, en tanto no es ni puede ser neutral;

g) rehabilitaron a la religión, y concebían la posibilidad de unir la ideología socialdemócrata y la ideología religiosa y de lograr una sociedad socialista plena sin eliminar la religión, contrariamente a los marxista-leninistas que educaban a sus cuadros en el ateísmo científico, y veían incompatible el marxismo-leninismo y su materialismo-dialéctico con el idealismo-metafísica de la religión, y ligaban la cultura de la sociedad socialista al triunfo del ateísmo sobre la religión en sus miembros;

h) en sus partidos no exigían unidad ideológica y de acción, dejando vía libre al eclecticismo ideológica y a las fracciones, tampoco tenían especial interés en mantener una composición social sana, ello les diferenciaba de la línea monolítica, de férrea unidad ideológica del partido marxista-leninista, y de su preocupación por agrupar a los elementos más avanzados del proletariado y del resto de clases populares que mantuvieran una ideología proletaria». (Equipo de Bitácora (M-L); Terminológico: Socialdemocracia, 29 de enero de 2015)

Y en el plano exterior:

«a) Anteponían los intereses nacionales a costa de los intereses internacionalistas, es decir, abandonaron el internacionalismo proletario por el socialchovinismo;

b) creían que en esta época del capitalismo era posible un mejor reparto de las riquezas entre países, a diferencia de los marxistas-leninistas que concluían que en la época imperialista del capitalismo, de la monopolización, lejos de ocurrir esto, hacia más voraz a los países capitalistas imperialistas en su carrera por conquistar nuevas tierras, nuevos mercados, etc.;

c) creían que la cuestión nacional y colonial era algo secundario o incluso artificial, y apoyaban las teorías chovinistas e imperialistas y de opresión nacional, frente al marxismo, que reconocía este problema y buscaba darle solución». (Equipo de Bitácora (M-L); Terminológico: Socialdemocracia, 29 de enero de 2015)

¿Estás descripciones de los clásicos partidos socialdemócratas en su línea interior y exterior coinciden o no coinciden con los del FSLN? Coinciden a la perfección, de hecho la mayoría de puntos parecerían los estatutos del FSLN y sobre todo su praxis.

Esto nos da como resultado que por un lado tenemos que el FSLN se dice marxista-leninista pero teoriza, y hace suyas, teorías revisionistas que le acercan a las ideas socialdemócratas y en la práctica las lleva a cabo, adhiriéndose además a una internacional socialdemócrata. ¿A alguien le pueda quedar duda respecto a que si el FSLN tiene o no contenido marxista?

Para ilustrar podemos agregar algunos nombres de partido que acompañan al FSLN en esa organización burguesa de miembros imperialistas y proimperialistas llamada Internacional Socialista, el ejercicio nos servirá para echar por tierra el supuesto antiimperialismo, el supuesto socialismo, el supuesto internacionalismo del FSLN del que se enorgullece en la propaganda; veamos:

1) Partido Socialista Obrero Español (PSOE): Culpable de la adhesión de España a la OTAN y a la Unión Europea, conocido por las medidas de desindustrialización, terrorismo de Estado, y conocidos casos de corrupción en los 80 y 90. En la actualidad conocido por sus políticas neoliberales en sus últimos gobiernos. Recordemos además que en 1986 Felipe González, entonces dirigente máximo del PSOE y presidente del Estado español, consintió el uso del espacio soberano del país por parte de EEUU durante los desarrollos de la operación «El Dorado Canyon» dirigida contra Libia; este último país era benefactor y aliado primordial del FSLN.

2) Partido Laborista de Israel (HAVODA): En la actualidad neoliberal. Es responsable directo del genocidio al que es sometido el pueblo Palestinos, así como de la ocupación de sus territorios. Entre sus miembros destaca el sionista-imperialista-supremacista «Shimon Peres».

3) Meretz: Partido político judío de corte socialdemócrata –neoliberal en la actualidad– que se autodenomina como sionista-socialista, vaya usted a saber qué es eso.

4) Partido Liberal de Colombia: En la actualidad neoliberal. Además de ser responsable directo de asesinato, corrupción, desplazamientos, genocidios, paramilitarismo, narcotráfico, etc., que ha sufrido el pueblo colombiano; es además el partido del que emerge el criminal proimperialista y responsable directo de los falsos positivos, Álvaro Uribe Vélez.

5) El Partido Socialista (Francia): Actualmente también bajo lineamientos neoliberales. Contrario a la independencia de Vietnam o Argelia y todos los crímenes del Ejército Francés en las colonias. Favorable a la entrada de Francia en la Comunidad Económica Europea. Promotor bajo mandado de François Mitterrand de la reconversión industrial y de políticas que lanzaron a miles de obreros a la calle en los 80. Culpable directo proponiendo o indirecto apoyando todas las operaciones de Francia y la OTAN en el mundo entero. Bajo el gobierno del socialdemócrata Hollande se dio la intervención imperialista neocolonial francesa en: Siria, Argelia, Malí, Sierra Leona, República Centroafricana, etc.

6) Partido Revolucionario Institucional (México): En la actualidad neoliberal. Es uno de los partidos políticos responsable de la destrucción a la que se enfrenta el Estado mexicano, es uno de los responsable de la privatización forzada de los recursos de ese país, es responsable de que el narcotráfico esté jugando a la política, es responsable de los miles de muertos que se suceden en México, es responsable de la corrupción galopante que sufre ese Estado.

Esto demuestra la degeneración de por si de un movimiento oportunista reformismo socialdemócrata:

«Con el devenir de los años, y los acontecimientos históricos, la socialdemocracia viró hacia la derecha. (…) La socialdemocracia siguió en su deriva ideológica, así en los últimos años, entrado el siglo XXI, los partidos socialdemócratas han sufrido una agudización del proceso de derechización hasta extremos insospechados; de hecho, estas agrupaciones no llegan a cumplir en sus programas y acciones ni siquiera con los viejos esquemas programáticos de socialdemocratismo de mediados del siglo pasado; de hecho, los partidos socialdemócratas en el poder han liderado gran parte de las medidas más reaccionarias de los gobiernos del mundo, son directos representantes y defensores del gran capital, de la gran burguesía, de la oligarquía más insultante, de la reacción, aliado de los monopolios e imperialismo –cuando no los lideran–; y en grandes ocasiones forman parte de la vanguardia teórico-práctica del capitalismo neoliberal. Incluso, en la actualidad es extremadamente difícil diferenciar a un partido socialdemócrata de un partidos considerado de «derecha», o conservadores, o liberales, o neo-liberales, fascistas, etc». (Equipo de Bitácora (M-L); Terminológico: Socialdemocracia, 29 de enero de 2015)

Podríamos continuar enumerando miembros pero con esos pocos se puede apreciar y demostrar el oportunismo vacilante del FSLN en el plano internacional que ha desembocado en la afiliación en una organización política de carácter imperialista –también en otras como: la COPPPAL, el Foro de Sao Pablo, o el ALBA–, y neoliberales en lo que se refiere a lo económico. En tanto ya no solo estamos ante una organización revisionista que tira hacia el socialdemocratismo y que construyó el actual Estado burgués nicaragüense; sino que estamos ante una organización aliada con partidos políticos que se caracterizan por sus carácter imperialista, sus medidas coercitivas, antiobreras, neoliberales, chovinistas, anticomunistas, filofascistas, etc.; y además nos permite ver con claridad la falsedad manifiesta de la dirigencia del FSLN, de su propaganda, y el engaño de que ha sido víctima el pueblo nicaragüense en general y en particular la militancia frentista.

Recapitulemos:

«[El FSLN] está recuperando las teorías antimarxista-leninista de la «Segunda Internacional» cuyo ideólogo fundamental sería el tristemente célebre Karl Kautsky; de hecho hoy el Frente pertenece a la heredera de ese organismo, la «Internacional Socialista» –que no es ni internacional, en el sentido obrero, y menos socialista– fundada en 1951 que entonces ya hacía gala de un hondo carácter antisoviético, y hoy decididamente anticomunista, antisocialista, antiobrero. Entre los compañero de «hermandad» del Frente encontramos: al «Partido Laborista Inglés» responsable directo del genocidio sufrido por Irak en tiempos de Tony Blair; el Partido Socialdemócrata de Alemania en cuyas filas milita el sátrapa antiobrero Schröeder; al PASOK –Movimiento Socialista Panhelénico– responsable directo de la catástrofe económica que en la actualidad está viviendo el pueblo Griego; también el Partido Socialista Obrero Español –PSOE–, etc. Entonces, si se pertenece a una organización de este tipo, con este tipo de miembros, es porque se comparte sus tendencias ideológicas; las de la Internacional Socialista son: socialdemocracia, Progresismo –burgués por su puesto–, Socialismo democrático –que vaya a saber que es–, Estado de Bienestar –que ha resultado ser una estafa–, Laborismo, Keynesianismo, Socioliberalismo; Tercera vía. Y mira lo que son las cosas, este es el mismo ideario político del Movimiento Renovador Sandinista; solo hay que ver sus programas y estatutos para corroborarlo». (Lorenzo Gaitán Bravo; El Frente Sandinista ayer y hoy, 2014)

O lo que es lo mismo, el FSLN, en el plano internacional y no solo en el doméstico, actúa legitimando al capitalismo. Y eso no podía ser de otra forma, pues no es más que la interconexión dialéctica entre la política interior y la política exterior oportunista de los partidos revisionistas:

«El revisionismo históricamente, y sus partidos en particular, no erraban sólo en cuanto a las relaciones y problemas de su política interior, sino que en la política exterior, y esto incluía las relaciones con otros partidos, los partidos revisionista han incluido y se han caracterizado siempre en sus acciones por el apoyo o reconciliación con partidos revisionistas de otras ramas, aunque a veces estas no tuvieran mucho en común o tuvieras serias contradicciones por intereses contrapuestos, de aquí que digamos que son oportunistas y que digamos que los revisionistas casi siempre van en paralelo para destruir y remplazar el marxismo-leninismo. ¿Lo dudan? Sírvanse leyendo durante el documento y vean por ejemplo las relaciones bilaterales entre el revisionismo coreano y el revisionismo español, Kim Il Sung y Santiago Carrillo para entender lo que afirmamos». (Equipo de Bitácora (M-L); El revisionismo coreano: desde sus raíces maoístas hasta la institucionalización del «pensamiento Juche», 2015)

La única diferencia esta vez sí podemos decir «específica», es que el FSLN, siendo una organización revisionista, ha preferido ser tan descarado como para dejar que varios de sus últimos jefes actuales como Tomas Borge o Carlos Fonseca Terán se autodenominen marxista-leninistas mientras su organización está en una Internacional de carácter socialdemócrata. Lo normal hubiera sido que se hubiera agrupado al FSLN en alguna internacional de carácter revisionista como el Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros, para guardar las apariencias «revolucionarias». (Equipo de Bitácora (M-L); ¿Qué fue de la «Revolución Popular Sandinista»?: Un análisis de la historia del FSLN y sus procesos, 19 de julio del 2015)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»