«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

lunes, 10 de julio de 2017

Las distintas agencias «juches» que actúan alrededor del mundo; Equipo de Bitácora (M-L), 2015


«Anteriormente dijimos que los revisionismos generalmente utilizan dos tácticas a la hora de implantar su nueva doctrina de cara a los demás países: primero tímidamente aluden a que se respete su revisionismo bajo la coartada de que se saltan los axiomas fundamentales del marxismo-leninismo debido a la «aplicación de las condiciones específicas nacionales»: lo que implica insultar la inteligencia del marxista-leninista que no sea de ese país, y de hecho así lo hacen, y le acusarán de «dogmático», «mecanicista», «sectario», de tener una visión esquemática, eurocentrista, asiocentrista, americocentrista, que no comprende las situación concreta de dicho país, etc; en caso de que no acepte tal premisa. Como segundo paso, una vez aceptado en el interior y medianamente en el exterior, promulgan que tal herejía es marxismo-leninismo y para los menos instruidos un no puro marxismo-leninismo pero sí un «marxismo-leninismo mezclando con peculiaridades nacionales»; con posterioridad se pasará a proclamar que la nueva doctrina revisionista local es superior a toda doctrina precedente, incluido el marxismo-leninismo, aquí como dijimos se acusará a todo hijo de vecino de «conservador», «contrarrevolucionario», de «fósil encallado en el pasado», sino se acepta la nueva doctrina. La primera es una etapa claramente defensiva y a la segunda una de tipo ofensiva.

En ese sentido, el revisionismo coreano se vale del uso de ciertas herramientas para conseguir llegar a esta última etapa ofensiva, para la propagación de su ideología en el exterior por medio de: diplomáticos, prensa y radio, delegaciones de partidos, delegaciones de gobierno, asociaciones de amistad, partidos afines a la doctrina, partidos no afines a la doctrina pero simpatizantes, páginas webs, etc. Estas verdaderas agencias se instalan tanto en países afines y aliados al régimen revisionista-capitalista como en los países no afines, donde igualmente se introducen y fomenta poco a poco el revisionismo coreano entre sus gentes:

«Los pueblos revolucionarios y progresistas del mundo que visitan Corea no sólo estudian y siguen la idea Juche sino que activamente lo difunden y propagan a través de varias formas y métodos». (Kim Han Gil; Historia moderna de Corea, 1979)

Todos estos medios mediante los cuales grupos de personas o personas a título individual propagan la línea ideológica del revisionismo Juche conforman un frente de batalla muy bien tejido que incide directamente no solo entre las masas trabajadoras sino entre los propios cuadros de los partidos: por lo que a los marxista-leninistas les toca batallar contra tales injerencias ideológicas revisionistas entre las masas trabajadoras sino quieren que su trabajo con ellas se eche a perder; y en base precisamente a realizar dicho trabajo de lucha y refutación de este neo-revisionismo evitarán que dentro de su propio partido surjan tesis propagadas por el revisionismo en cuestión:

«No podemos vivir aislados del mundo exterior, cuya influencia ejercida a través de medios diversos de información y de propaganda, que en el presente son más masivos y están más perfeccionados que nunca, así como a través de contactos que no se pueden evitar, penetra en nuestro país y en nuestra gente a través de numerosos canales. Por esta razón el partido ha recalcado en muchas ocasiones que, paralelamente a la seria preparación militar y económico contra cualquier imprevisto, se deben adoptar todas las medidas y movilizar todas las fuerzas para desbaratar también la agresión ideológica del enemigo. En esta lucha a vida o muerte debemos tener presente que la presión ideológica es permanente, que contra ella no se lucha y se vence de una sola vez, sino que es preciso hacerlo cada día, cada mes, cada año». (Enver Hoxha; Profundicemos la lucha ideológica contra las manifestaciones extrañas al socialismo y contra las actitudes liberales ante ellas, 1973)

Por supuesto, la eficacia de todo este engranaje que construyen los revisionismos en otros países depende de cómo cada revisionismo se mueve en el interior de los países donde se monta tal operativo, y de cómo una vez instalados en estos países sepan «vender» su estafa ideológica entre la población. Estos métodos no distan mucho de lo que puede hacer un revisionismo local en su país, pero claro, tienen sus peculiaridades inherentes al hecho de que su Estado Mayor Central no está en dicho país.

Este dispositivo está montando para varios fines pero el primordial es buscar apoyos y seguidores para el gobierno revisionista en cuestión, y también a futuro con vistas a objetivos más ambiciosos como captar a seguidores para que sigan su doctrina y proclamen que está por encima de cualquier otra:

«Los pueblos revolucionarios y progresistas de muchos países del mundo están alabando muy notablemente las idea Juche como el principal espíritu de nuestro tiempo, diciendo que la idea Juche es la idea más perfecta y progresista de la humanidad en la presente era y la cada vez más victoriosa idea que muestra el camino de la lucha encabezada por el pueblo». (Kim Han Gil; Historia moderna de Corea, 1979)

Analicemos con sus propias citas de forma más profunda este aspecto:

1) Las delegaciones entre gobiernos o partidos afines a su ideología o simpatizantes, es un buen método para lograr sus objetivos, en estos encuentros bilaterales la dirigencia siempre puede presionarlos mejor, y en el transcurso de sus encuentros ver hasta qué punto han logrado recalar sus apoyos y hasta qué punto pueden extenderse su seguidismo. En estos encuentros, como los que monta el Partido Comunista de los Pueblos de España o el Partido Comunista (Acción Proletaria) de Chile, los revisionistas coreanos se encargan de obtener un comunicado conjunto u otros materiales de este tipo donde se tipifique que la delegación aprueba su línea política e incluso a veces que proclamen que compran su «modelo de socialismo» por así decirlo:

«Numerosos revolucionarios y figuras sociales del mundo están pagando por visitar Corea y estudiar la idea Juche y aprender las experiencias de Corea. (…) Cada año Corea acoge a cientos de delegaciones extranjeras, entre ellas las de gobierno y libre voluntad. Sólo en 1975, recibió la visita de más de 8.000 invitados extranjeros de unas 1.000 delegaciones. Los huéspedes remarcan al unísono: Nosotros queremos construir un socialismo como el de Corea, todos los éxitos y experiencias del pueblo de Corea nos proveen un excelente ejemplo que debemos seguir en la construcción del socialismo después de la victoria en la lucha revolucionaria». (Kim Han Gil; Historia moderna de Corea, 1979)

2) La propagación escrita de las obras de los autores revisionistas: Kim Il Sung, Kim Jong Il, y ahora Kim Jong-un es una parte fundamental de los métodos para acomodar a sus grupos en el exterior. Dichas obras se traducen y expanden por todo el globo. De esto por supuesto se encargan sus seguidores agrupados en distintas organizaciones así como organizaciones que no están directamente ligadas al Juche pero que simpatizan con el mismo. Estas publicaciones se realizan con la intención de suplantar la lectura de los clásicos del marxismo-leninismo por la de los clásicos del revisionismo coreano, con el claro objetivo de formar ideológicamente a la gente en el Juche y no en el marxismo-leninismo; dicho de otro modo, intentan repetir la estrategia desarrollada en el interior de Corea del Norte en donde el estudio y lectura de Marx, Engels, Lenin y Stalin ha sido suplantado por el estudio de las doctrina de la «familia Kim»; de otro modo los revisionistas saben que corren el riesgo de que la gente a la que pretenden engañar reclame la incompatibilidad entre el marxismo-leninismo y el revisionismo coreano:

«Los libros clásicos del gran líder el Camarada Kim Il Sung y su brillante y revolucionaria historia están siendo extensamente publicados en Japón, Birmania, Pakistán, Líbano y otros países, en Francia, Italia, Finlandia, Noruega y otros Europeos, y en Argelia, Madagascar, Togo, Sudán y otros de África y Latinoamérica, para propagar ampliamente su idea inmortal Juche, la teoría revolucionaria, de grandes hazañas y nobles virtudes. En 1975 solamente, los libros clásicos del gran líder el Camarada Kim Il Sung fueron traducidos y publicados en 50 idiomas. Cientos de tipos de publicaciones extranjeras, se han llegado a imprimir 2.500 millones de copias hasta 1977». (Kim Han Gil; Historia moderna de Corea, 1979)

3) Los llamados grupos, escuelas y seminarios de estudio son otro punto fundamental. Este método junta las dos anteriores: es decir las reuniones bilaterales privadas entre los propagandistas del Juche y los miembros captados, sumado al componente de las obras escritas de los autores del revisionismo coreano. Los grupos de estudio permanentes lo podemos encontrar en casi cualquier país con un partido prorevisionismo coreano como en Francia o en países con partidos simpatizantes; estos seminarios pueden ser vislumbrados en casi cualquier país en donde estos partidos lo organizan, o donde pidan la ayuda a Corea del Norte para organizarlo a lo que ellos responden mandando a sus representantes, este es el caso de los seminarios celebrados en Nepal, México y similares:

«Los grupos de estudio de la idea Juche del gran líder el Camarada Kim Il Sung y sus clásicas obras se han establecido en las diferentes regiones y países del mundo. En muchos países de Asia, África, y Latinoamérica han aparecido los «Grupos del estudio de las ideas revolucionarias de Kim Il Sung», «Grupos por el estudio de las obras de Kim Il Sung», «Grupos por el estudio de la historia revolucionaria de Kim Il Sung», y otros grupos de estudio de diferentes nombres. (...) Los seminarios sobre la idea Juche, la revolucionaria idea del gran líder el Camarada Kim Il Sung, se celebran ampliamente. Seminarios en todo el país se celebran a menudo en Japón y muchos otros países. Por otra parte, sobrepasar los límites de un solo país, que han llegado a tener lugar en una escala regional o continental o mundial». (Kim Han Gil; Historia moderna de Corea, 1979)

Actualmente se han puesto de moda las conferencias de Alejandro Cao de Benós sobre Corea del Norte en España, Venezuela, Chile y un gran número de países. En estos foros, por supuesto, Alejandro nos agrede con aburridos a la vez que fantasiosos discursos sobre la «verdadera realidad de Corea del Norte». Aprovechando la carencia de formación ideológica marxista-leninista de la mayoría de sus oyentes suelta un par de frases que suenan revolucionarias y anticapitalistas y enardece a un público que cree que está ante un revolucionario, ante un marxista-leninista. Pero cualquier revolucionario con algo de conocimientos del marxismo-leninismo, detecta en sus discursos la misma charlatanería que encontramos en los escritos de las figuras norcoreanas de Kim Il Sung y Kim Jong Il, las cuales siempre acompañan a Alejandro con sus patéticos pines de los «Líderes» al pecho. Es cuestión de leerle o escucharle un rato para detectar su pseudomarxismo latente: en estas conferencias no es extraño verle defender la idiosincrasia antimarxista de la ideología «Juche», verle decir cosas tan «marxistas» como que es normal que en su país «socialista» su partido «revolucionario» se estructure en base al caciquismo-patriarcal que se ejerce desde la figura del Líder sobre el resto de miembros de partido; que el ejército como institución, sea eje de la sociedad por encima del partido; que existan partidos socialdemócratas y religiosos; y por supuesto defiende que su doctrina revolucionaria «Juche» mantenga en su seno gran parte de las ideas reaccionarias de las religiones que han dominado a Corea a lo largo de los siglos, de hecho como ya vimos critica a todo el que no acepte esta herencia religiosa como un dogmático, sectario o eurocentrista.

Claro es que estas conferencias corresponden a la difusión de ideas que causan confusión entre el proletariado y el resto de masas trabajadoras; por esto este tipo de conferencias deben de ser denunciadas por los marxista-leninistas de cada país puesto que son simples plataformas en las que se incurre en oprobios en nombre del marxismo-leninismo cuando no, directamente se ataca abiertamente al marxismo-leninismo poniendo al Juche por delante como doctrina superadora: sin esta labor, los marxista-leninistas dejan vía libre a la degeneración de todas las capas de la sociedad, especialmente a la juventud:

«La liberación de la conciencia del proletariado y de los pueblos de las influencias paralizantes del revisionismo, la difusión del marxismo-leninismo, que señala el único camino correcto para la lucha y la victoria, es hoy una tarea primordial para impulsar el proceso revolucionario en cada país y a escala mundial. (…) Los esfuerzos de todos los enemigos se orientan a alejar a las masas de la revolución. La burguesía, la socialdemocracia, los revisionistas modernos y los oportunistas de todo tipo hacen todo lo posible para engañar a la clase obrera y a las masas, para sembrar la confusión ideológica y la división». (Enver Hoxha; Informe en el VIIIº Congreso del Partido del Trabajo de Albania, 1 de noviembre de 1981) (Equipo de Bitácora (M-L); El revisionismo coreano: desde sus raíces maoístas hasta la institucionalización del «Pensamiento Juche», 2015)

2 comentarios:

  1. Gustaría que el responsable por el blog hiciese un post sobre la situación de la izquierda brasileña después de el impeachment de Dilma Rousseff hasta hoy.

    Atenciosamente,
    Felipe Vasconcelos Carneiro
    Petrópolis, RJ
    Brasil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos apuntes ya hechos al respecto: http://bitacoramarxistaleninista.blogspot.com.es/search/label/Brasil

      Eliminar

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»