«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

domingo, 16 de febrero de 2014

Georgi Dimitrov sobre como debe regir la disciplina ideológica en un partido marxista-leninista

Vesselin Tomov - «Georgi Dimitrov entre los trabajadores»

«En el partido debe regir igualmente una disciplina consciente y voluntaria, pero de hierro; disciplina que se basa y deberá basarse sobre nuestra unidad de pensamiento, sobre nuestras tareas y objetivos comunes, y sobre nuestra ciencia marxista, que nos conduce hacia el triunfo. Tal unanimidad y disciplina son esenciales para que nuestro partido pueda cumplir su misión histórica. De ello se deduce que no se pueden colocar los intereses y deseos personales por encima de las tareas y fines del partido. Lo personal en nosotros, miembros del partido, independientemente del puesto que ocupemos, debe estar supeditado a los intereses del partido, a los intereses de nuestro pueblo. (Aplausos) De ello se deduce, que en nuestras organizaciones de partido, y en este Pleno, no puede haber lugar para grupos distintos, para fracciones y, en general, para nidos hostiles al partido. Allí donde éstos se manifiesten deben ser extirpados implacablemente y, si fuera necesario, el bisturí del partido debe entrar en acción. No puede existir ninguna clase de complacencias ni liberalismos para con aquellos elementos del partido que pretenden desorganizar y desmoralizar sus filas, que se convierten en conductores de influencias extrañas y perjudiciales». (Georgi Dimitrov; Discurso en la conferencia regional del Partido Obrero (de los comunistas) de Sofia, 1946)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»