jueves, 1 de abril de 2021

Estudio histórico sobre los bandazos oportunistas del PCE(r) y las prácticas terroristas de los GRAPO; Equipo de Bitácora (M-L), 2021

[Enlaces de DESCARGA del texto en PDF al final del documento]

«Los jóvenes que apoyan esto demuestran su desconocimiento sobre qué eran estas bandas más allá de la propaganda que ellas mismas y sus simpatizantes proclaman. Cualquier rapero de este tipo lo único que consigue es seguir contribuyendo a mantener el mito de estas organizaciones. Hasél no ha crecido y madurado políticamente, ha pasado de sus simpatías por Izquierda Unida a los GRAPO, de admirar a Anguita a beber los vientos por Arenas, y ahí se ha estancado, pero el resto de la juventud no tiene por qué seguir su deriva, puede y debe progresar, formarse ideológicamente, para sí poder discernir entre lo que es y no debería de ser reivindicable: diferenciar blanquismo y anarquismo de marxismo; populismo, trotskismo y eserismo de leninismo; aventurerismo y terrorismo del marxismo-leninismo». (Equipo de Bitácora (M-L); Estudio histórico sobre los bandazos oportunistas del PCE(r) y las prácticas terroristas de los GRAPO, 2021)


Preámbulo

Este documento no será una mera crítica al Partido Comunista de España (reconstituido) y a su brazo armado los Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre, sino que será un ataque directo a la médula del propio maoísmo. Elegimos la historia de este grupo ya que es quien mejor ha condensado la demagogia de esta corriente, pero sépase que hubo infinidad de grupos y hoy varios de sus sucesores vuelven a la carga, de ahí la imperiosa necesidad de relanzar este importante documento escrito originalmente en 2017. 

Ha de saberse que la historia del PCE (r)/GRAPO y sus líderes es el relato de unos mentirosos compulsivos que ocultan sus documentos y falsifican su propia historia; artífices de sofismas continuos, de una hipocresía de campeonato pensada para justificar sus constantes bandazos ideológicos. La historia del PCE (r)/GRAPO es como la de cualquiera organización oportunista: parten de un guion de poca monta basado en mitos endebles, y en cuanto estos son investigados sale rápido a la luz sus incontables incongruencias. A partir de ahí sus protagonistas intentan relativizar todo esto para poder continuar con su show. 

Debido a que este documento alcanza casi las mil páginas, consideramos necesario realizar una introducción clara para que el lector sepa que va a encontrarse en cada bloque:

1) El líder histórico de la organización, el «camarada Arenas», intentó engañar al público diciendo que «nunca han sido maoístas» pero que valoran a Mao como un «gran marxista-leninista». Lo cierto es que desde la fundación del PCE (r) nos han bombardeado con las clásicas diatribas del «Pensamiento Mao Zedong». En este primer capítulo se analizaran algunos mitos de la historia del maoísmo que su dirección asumió sin rechistar: las relaciones entre el Partido Comunista de China (PCCh) y la Internacional Comunista, la estrategia militar maoísta, la política del PCCh en torno a la cuestión nacional, las relaciones sino-soviéticas, etc.

2) En este bloque se analizará cómo el PCE (r), al igual que tantos otros grupos de aquellos años 70, adoptó las recetas de Pekín en cuanto a filosofía, organización, arte, economía, cultura, etc., especialmente los nacidos al calor de la «Revolución Cultural» (1966-76). Al defender a capa y espada todas y cada una de las desviaciones del revisionismo chino –como de hecho continúan haciendo en los puntos fundamentales– ha sido esta y no otra es la razón principal de sus estrepitosos fracasos –aunque estaría al mismo nivel de su falta de honestidad personal–, pero a pesar de que ello, siguen sin querer desprenderse del todo de sus «ídolos de barro» por miedo a quedar «desacreditados», aunque hace largo tiempo que ese barco zarpó.

3) Aquí se comprobará cómo para configurarse el PCE (r) copió todos y cada uno de los dogmas maoístas para su estructura partidista: «lucha de dos líneas», «unidad-crítica-unidad», «línea de masas», y un infinito etcétera. Examinaremos tanto lo que significaban estos conceptos en la teoría como lo que significaron en realidad en la praxis, ya que algunos aún no han aprendido a distinguir entre propaganda y realidad, y para tal ejercicio no solo podemos valernos de la documentación de los protagonistas, sino también de la externa a los propios implicados.

4) En su día los jefes del PCE (r) nos hablaban con vehemencia «de la necesidad de la lucha contra el revisionismo y el imperialismo» pero ellos han sido los mayores agentes de la burguesía en el seno del «movimiento revolucionario», se han comportado como gratuitos abogados de Mao, Deng, Brézhnev o Gorbachov. Ahora hasta han rehabilitado a Thälmann, Beria, Kim Il Sung, Guevara, Perón o Putin. La lista de despropósitos sería interminable.

5) Antiguamente mantenían que «a iniciativa del PCE (r) y bajo su dirección fueron creadas numerosas organizaciones» entre las que «cabe destacar a los GRAPO». En cambio, ahora juran que «el PCE (r) no fue creador de los GRAPO» y atacan a quién no crea tal cambio de parecer. Clamaban «no somos blanquistas, anarquistas, ni terroristas», cuando su línea de acción ha sido el terrorismo individual sin conexión con las masas, pero son tan idealistas que como creen que su lucha era justa eso exime a sus acciones de su carácter objetivo; ¡no era terrorismo sino «resistencia armada»! Aquellos que cayeron presos por promocionar y practicar el aventurerismo son, según ellos, «presos políticos por el único delito de ser comunistas». Ya que uno de los mayores puntos de demagogia de ha concentrado en estos puntos, se hará un repaso histórico entre las nociones y actividades militares del PCE (r)/GRAPO para desenmascarar sin piedad su discurso.

6) La dirección del PCE (r) que alardeaba de las «previsiones científicas» de sus análisis y todavía hoy nos sigue vendiendo que España «sigue siendo un Estado fascista», sin más justificación que su cabezonería. Su grupo lanzó la absurda tesis que dice que «cuando el capitalismo alcanza el grado monopolista su forma de dominación es el fascismo», y que, por tanto, no puede volver jamás a formas de dominación demócrata-burguesas. Para para inri, llaman «fascista» a cualquier que no siga sus esquemas irreales. Y por si no hubieran hecho suficientemente el ridículo, resulta que ante cualquier conato de crisis se profetiza cada dos por tres «el inminente fin del sistema tal y como lo conocemos». En esta sección constataremos además que las peregrinas ideas que el PCE (r) ha difundido siempre, con las nefastas connotaciones que esto ha tenido para su propia estrategia política: no participación en las elecciones, sindicatos, desprecio del uso de la legalidad existente y demás.

7) Nos juraban que como «vanguardia» indiscutible iban crear y aplicar «un programa revolucionario». ¿Y bien? Pese a que ni ellos ni sus aliados tenían ni tienen poder para plantear nada sobre cómo será o dejará de ser el proceso, aún siguen defendiendo un esquema mecánico donde, al igual que otras formaciones de la «izquierda radical», se lamentan de que la «revolución socialista» no está madura en España, por lo que concluyen que será necesaria una etapa intermedia, una «república popular» con un gobierno de coalición y mil peros más que anticipan de antemano. En relación a lo anterior, analizaremos las estrategias y tácticas centrales del PCE (r): su programa pequeño burgués, su concepción de las huelgas, su concepto de «presos políticos», etc. Temas en los cuales pese a ser su principal dedicación tampoco lo han sabido enfocar debidamente.

8) En cuanto a problemática nacional en España, mantienen una proclama de que la independencia de la nación oprimida es per se beneficiosa para la «causa revolucionaria», sin mucho más análisis de fondo. Algo que, mezclado con su influencia marginal en el panorama político, han sido suficientes razones de peso como para ir adaptándose al discurso del nacionalismo vasco y catalán, yendo a remolque de la «izquierda abertzale» y la «esquerra independentista», sin duda una fórmula desesperada que ha tenido como único fin intentar ganar algo de influencia en dichas zonas. 

9) En esta penúltima parte registraremos como Olarieta y otros mantienen desde las tribunas del PCE (r) una peligrosa postura sobre el cambio climático, muy similar a la de los representantes del imperialismo, especialmente a la llamada «derecha alternativa». Hablamos de la misma esencia analítica de tipo conspiranoica y especulativa que hoy han reproducido en torno a la cuestión del COVID-19. Será menester, pues, ver qué relación tiene la cuestión ecológica con el análisis y método marxista, combatiendo tanto a los llamados «ecosocialistas» como a los negacionistas del cambio climático.

10) En esta última sección, y no por ello la menos importante, observaremos cómo algunas de estas ideas han calado en algunos artistas: siendo el «haselismo»: postureo, gansterismo, comentarios machistas, metáforas sobre el consumo de drogas, embellecimiento de la república burguesa, admiración por los líderes del nacionalismo catalán, fascinación generalizada por los jefes del tercermundismo, etc. El capitalismo español ha usado al haselismo y sus estúpidas declaraciones como un espantapájaro contra el marxismo. También realizaremos echaremos una mirada histórica al rock vasco ochentero del entorno etarra para observar hasta qué punto el haselismo es comparable en cuanto a influencia y destreza de lo que debería ser un «arte combativo».

Notas

[1] Lectura Online AQUÍ [Scrib] ó Descarga en PDF AQUÍ [MEGA].

[2] Todos los documentos del autor en este Blog AQUÍ.

[3] Todos los documentos en PDF editados por el equipo del Blog en el apartado BIBLIOTECA.

3 comentarios:

  1. Hola, he estado leyendo artículos anteriormente. He revisado diferencias entre el marxismo-leninismo y el maoísmo, y así he visto que hay un desprecio por el trabajo de partido y una exaltación de la lucha armada a diferencia del trabajo partido. Esto es, se le da primacía a la insurrección y la emoción, aunque eso retrasara la emancipación proletaria. Por lo tanto, sería una desviación.

    Pero los recientes acontecimientos, de la criminalización de Pablo Hasél, me han hecho dudar. Entendería que la crítica aplicara si los fiscales y jueces hubieran condenado por la exaltación del terrorismo, bandas armadas e incluso insultos directos hacia la monarquía...

    Sin embargo, podemos ver que lo que es juzgado no pasa de lo meramente socialdemócrata, los tweets en cuestión, por ejemplo los que podemos ver aquí:

    "21.01.2016
    Uno de CUP hablando claro contra la monarquía mientras IU anda de risitas con esta en la Zarzuela."

    "25.01.2016
    Mientras llaman terrible tiranía a Cuba donde con menos recursos no se desahucia, ocultan los negocios mafiosos del Borbón con Arabia Saudí."

    "04.04.2014
    Dos años desde que Iñigo Cabacas fue asesinado por la policía sin que haya habido condenados por ello."

    Fuente: https://www.publico.es/sociedad/estos-son-64-tuits-y-cancion-sido-condenado-rapero-pablo-hasel.html

    Me pregunto entonces, si ya van a condenar por proclamas centristas.

    1. ¿De qué sirve la moderación y el "antiterrorismo" en el discurso aparte de ser condenados como mártires y abrir más ojos?

    2. ¿Ha hecho el desarrollo de las compañías transnacionales cambiar la naturaleza del imperialismo, llegando hasta el punto de no tolerar acciones y discursos socialdemócratas en el punto en el que estas organizaciones se vuelven relativamente (todavía pequeñas) famosas?

    3. ¿Es realmente el estado español todavía fascista, al adoptar la vía reformista en vez de la rupturista en la transición?

    4. Que el estado levante a estas personas, ¿no es solamente una teoría de la conspiración? ¿Por qué le ofrecieron si no a Hasél el exilio ahora, mientras que antes se lo negaron, y ahora ha decidido quedarse (según él) para hacer más daño al estado deslegitimándolo?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. No entiendo tus "dudas".

    1. "Lo que es juzgado no pasa de lo meramente socialdemócrata".

    Creo amigo que no has leído la obra al completo. Olvidas que Hasél o Valtonyc fueron ya juzgados en su momento por letras y tuits no solo contra la monarquía, sino de enaltecimiento del terrorismo, y amenazar a personajes y cargos públicos (como varios usuarios de Twitter). La diferencia es que mientras periodistas como Losantos solo le caen a lo sumo multas, a Hasél se le aprieta mas. Lo mismo que a una banda nazi no se la juzga igual que a una banda anarquista cuando ambas son sorprendidas con armas. Esta información está en el documento de 2017 (aunque estamos reeditándolo y ampliándolo). Comprenderás que no podemos resumir un documento de 1.000 páginas en dos líneas.

    2. El problema del maoísmo va más allá del terrorismo, aventurerismo, etc. que tiempo después se suele tornar en reformismo (Nepal, Perú y demás).

    3. El carácter "fascista" de España, según Hasél, es el mismo que le permite ir de plató en plató, andar con una camiseta de la CCCP por la calle, dar charlas con los ex presos del GRAPO, etc. Un chiste vaya. Eso es reírse en la memoria de antifascistas fusilados como Lorca o Companys, y de miles de comunistas que comieron cárcel por repartir un panfleto en el franquismo.

    El resto de cuestiones son demasiado oscuras y confusas que comentar como para entenderlas y darte respuestas. Puedes reformularlas y te responderemos encantados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 1. Supuestamente a Hasél lo han estado multando hasta el punto de tener deudas que no puede pagar, denegado una cuenta del banco e incluso trabajo. Y ya no queda otra que la cárcel.

      Entiendo que se juzgue contra la monarquía, por enaltecer el terrorismo, por apoyar a grupos armados incluso aunque no sean terroristas, etc... Simplemente me sorprendió que los fiscales cogieran los tweets para criminalizar... entre ellos unos de los más socialdemócratas, como el que he puesto de las CUP o sobre la venta de armas a Arabia Saudí (noticias en periódicos), y no cojan otras canciones que realmente sí apoyan a los grupos armados citados y a otros grupos maoístas exteriores. No digo que no hayan juzgado por esto también, digo que los fiscales han preferido coger en tweets socialdemócratas cuando tienen un repertorio bastante grande para coger del aventurismo de izquierda que se denuncia aquí.

      2. De acuerdo.

      3. Ellos dicen que (creo también que es verdad)... que en la transición se adoptó la vía reformista y no la rupturista (a partir de aquí ya no estoy de acuerdo): como las estructuras del estado no han eliminado a los franquistas de dentro, los cuerpos siguen siendo los mismos fascistas y que puedas llevar una camiseta es maquillaje si luego no puedes expresarte ni básicamente actuar en una manera significativa.

      Por eso mi comentario: me ha hecho dudar no que condenaran a Hasél por apoyar a los grupos armados, atacar políticos en las canciones o insultar al rey; sino por esa selección de tweets socialdemócratas con noticias de hasta periódicos como El País.

      Pero como no estoy de acuerdo con que estamos en un estado fascista... por ejemplo en Alemania también hay infiltración de la extrema derecha en los cuerpos policiales y en el estado, salió hace un tiempo el caso en periódicos. Esto muestra que los estados burgueses se sirven de los fascistas como herramienta para mantener su poder, entonces no es nada raro.

      El resto de cuestiones que te refieres, simplemente estaba especulando si las cadenas globales de valor, si la internacionalización, la inversión extranjera directa en los últimos años ha hecho que el capitalismo se haya vuelta más inflexible hasta el punto de ser una especie de semi-fascismo...

      Pero he leído este artículo que habéis escrito: https://bitacoramarxistaleninista.blogspot.com/2018/09/el-error-de-relacionar-automaticamente.html

      Esto me indica que ya en años anteriores se reprimía a comunistas simplemente por existir o por temas relacionados con libertad de expresión que pueden considerarse (considero) solamente inofensivas manifestaciones socialdemócratas. Entonces si anteriormente existía este tipo de represión, vosotros tenéis razón y no Hasél. Hasél estaría exagerando de forma idealista la benevolencia de los estados burgueses y creyéndose sus falsos derechos respecto a los comunistas.

      Escribo esto ya para que me entendáis, y concluyo que he resuelto mis dudas y que vuestro blog es lo mejor que he encontrado (y me encanta).

      Eliminar

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»