«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

lunes, 1 de junio de 2015

Las líneas socialistas para Checoslovaquia anunciadas en el programa del IXº Congreso del Partido Comunista de Checoslovaquia de 1949


«
[10] El IXº Congreso del Partido Comunista de Checoslovaquia fue celebrado entre los días 25 y 29 de mayo de 1949. Fue uno de los congresos que sellaban irremediablemente el programa del partido y con ello del país hacía el socialismo. He aquí un resumen de lo esgrimido en el informe de Klement Gottwald sobre los deberes del país para tal fin:

«1) Debemos realizar el plan quinquenal de la economía no sólo en su aspecto cuantitativo, sino también en el cualitativo. Nuestra industria nacionalizada debe producir más, de mejor calidad y más barato que con los capitalistas. 2) Con simultaneidad al aumento del nivel de producción y a la reducción de los costos de producción, es necesario mejorar el abastecimiento de la población en artículos de consumo y alimenticios. Esta es, precisamente, la diferencia básica entre nuestro sistema de democracia popular y el sistema capitalista. Bajo el capitalismo, la producción puede experimentar crisis y paro, mientras que en nuestro país el aumento de la producción conduce a niveles de vida ascendentes para el pueblo trabajador. 3) Debemos desarrollar y fortalecer el sector socialista de nuestra economía nacional, restringir y eliminar los elementos capitalistas. Las empresas nacionalizadas y sociales deben desempeñar un papel cada vez mayar en nuestra vida pública, así como en la esfera del sistema de comercio y la distribución. Esta política no va dirigida contra los pequeños comerciantes, industriales y artesanos. 4) Debemos convertirnos en un ejemplo, y modelo visible en el campo, capaces de demostrar en la práctica a los campesinos pequeños y medios las ventajas de la agricultura socialista a gran escala. Es necesario aumentar considerablemente la red estatal de estaciones de tractores y máquinas. La alianza de la clase obrera con las principales masas de campesinos es necesaria para la transición del campo al socialismo. En los próximos años, el trabajo en el campo adquirirá aún mayor importancia. Surge, por lo tanto, el problema: sin la transición de nuestro campo al socialismo, el socialismo no puede ser construido en nuestro país, pero la transición del campo al socialismo no es posible sin la alianza de la clase obrera con las masas principales de campesinos pequeños y medios. 5) Es necesario, en el futuro, reforzar y mejorar nuestro aparato de Estado, de tal forma que pueda hacer frente a todas las tareas que surgen en la marcha hacia el socialismo. 6) La experiencia nos ha demostrado que, para la construcción del socialismo, el pueblo trabajador tiene que crear y educar su propia intelectualidad. Junto a la profundización de nuestra educación profesional, debemos educar a nuestra juventud, a nuestra nueva intelectualidad, en el espíritu de la concepción progresista del mundo, en el espíritu del materialismo dialéctico e histórico, en el espíritu del marxismo-leninismo. 7) El Frente Nacional reconstruido seguirá siendo la organización política de la alianza del pueblo trabajador de la ciudad y del campo en nuestra marcha hacia el socialismo. 8) No debemos olvidar por un minuto que, incluso después de la victoria de febrero de 1948, el camino al socialismo es un camino de lucha de clases. Aunque fue derrotada en febrero, la reacción no fue ni pudo haber sido completamente derrotada y liquidada. 9) Nuestra política exterior se dirige a la conservación de la paz, la seguridad y la independencia de nuestra República. También en este aspecto la línea de nuestra política es clara y precisa. Conocemos a los amigos en quienes podemos confiar. El primero de todos, nuestra gran liberadora y aliada, la Unión Soviética y nuestro gran amigo, el Generalísimo Stalin. 10) Finalmente, debemos desarrollar el poderío y la actividad de nuestro Partido Comunista de Checoslovaquia. No hay bastantes palabras para expresar la importancia del partido. Sin el partido, no habría existido ni la República democrática-popular, ni el victorioso febrero, ni la garantía de que no abandonaremos la ruta del socialismo. Hoy, el Partido Comunista de Checoslovaquia personaliza la unidad de nuestra clase obrera. Ejerce el papel dirigente en todas las esferas de nuestra vida social. Por esta razón, el partido y cada uno de nosotros tienen sobre sí aún mayores responsabilidades». (Klement Gottwald; Informe en el IXº Congreso del Partido Comunista de Checoslovaquia, 1949) (Anotaciones de Bitácora (M-L) a la obra de Klement GottwaldPrograma de acción del nuevo gobierno Checoslovaco, 1948)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»