jueves, 26 de marzo de 2015

Unificación Comunista de España (UCE), otra vieja secta maoísta que explota a sus militantes; Equipo de Bitácora (M-L), 2015


«Enver Hoxha nos advertía:

Los revisionistas chinos han echado por la borda el marxismo-leninismo y han adoptado una nueva forma de revisionismo revestida de una acentuada ideología socialdemócrata capitalista y mezclada con viejas filosofías chinas reaccionarias, étatiste,  feudales. Se esfuerzan por propagar esta política, esta ideología, que no tiene cabida en ninguna parte, que sólo echa raíces en algunos jóvenes «marxista-leninistas» desorientados, que crearon grupos llamados marxista-leninistas al calor de la Revolución Cultural China y a la sombra de la «gran autoridad» de Mao Zedong. Estos elementos, que han formado algunos pequeños partidos bastardos, no pueden salir de este caparazón ni romper el lazo espiritual con el que están atados a los chinos, de ahí que hagan causa común con ellos, y difunden en periódicos o revistas financiadas por los chinos falsas teorías supuestamente marxista-leninistas, tesis insípidas, infundadas y en esencia revisionistas.

Los miembros de estos grupos se encuentran escindidos, porque los puntos de vista revisionistas chinos, al igual que los de cualquier otro revisionismo, no pueden de ningún modo crear la cohesión y la unidad de pensamiento y acción, sino que por el contrario siembran la división. Esto es lo que hacía Mao Zedong cuando preconizaba la existencia en China y en el Partido Comunista de China de «dos o cinco lineas», «el nacimiento de cien flores y la competición de cien escuelas», porque, según él, cuantas más corrientes hubiese tanto mejor. Y de hecho, en los países capitalistas, donde existen los llamados partidos marxistas, prochinos, se «abren» no cien, sino mil «flores».

Cada individuo, cada miembro de estos partidos apéndices de los revisionistas chinos tiene sus ideas y las expresa, pero no para actuar, puesto que, cuando se trata de actuar, dan muestras de indecisión. Por eso la propaganda de los chinos, que no sólo es difundida entre los que se llaman marxistas, sino también entre los que no se hacen llamar de esta manera, lleva a la creación de grupos de fascistas redomados, que se autodenominan «proletarios», «revolucionarios», «guardias rojos», etc., etc., pero que en realidad no son más que agentes de la burguesía y fascistas, que hacen la propaganda de China. ¿Se puede hablar en este caso de influencia por parte de China? En absoluto, esto sólo le sirve para poder decir que China mantiene relaciones con los partidos comunistas marxista-leninistas, cuando en realidad, esos partidos no lo son». (Enver Hoxha; Sombrío panorama chino; Reflexiones sobre China, 8 de diciembre de 1977)

Pongamos solo el ejemplo de la creación y desarrollo de estos partidos maoístas: la Unificación Comunista de España (UCE). En 1968 se crea Tribuna Obrera «al calor de la Revolución Cultural China» con su lenguaje pseudocomunista de la época. En 1973 se crea oficialmente artificialmente el «partido-hongo»: Unificación Comunista de España (UCE). En 1974 la UCE tuvo una unión y seguido una misma escisión con el Movimiento Comunista de España –una escisión maoísta de ETA–, clásico del maoísmo: fraccionalismo y escisiones interminables como en el trotskismo. Con el devenir de los años esta despreciable organización fue evolucionando: empezando por pedir el voto en coalición con otros «partidos-hongos» maoístas como la OCE(BR) en un frente común con un programa internacional tercermundista.

La UCE como organización fue como tantas organizaciones un partido sin más fin 
que dar a China otro paladín español que defendiera su política exterior inspirada en la teoría de los «tres mundos»:

«En cuanto a la situación internacional, nos hemos reafirmado en la orientación que ya venía siguiendo el partido, la orientación que para todo el movimiento marxista-leninista mundial señala la Teoría de los Tres Mundos formulada por Mao Zedongg. (...) 
Los hechos demuestran plenamente que el Tercer Mundo constituye la fuerza principal contra el imperialismo, el colonialismo y el hegemonismo, que el proletariado internacional y, en particular, los países socialistas con la República Popular China a la cabeza forman el continente de primera línea, el más consecuente y heroico en esta lucha. (...) Por tanto los países del Segundo Mundo, que enfrentan una amenaza bélica cada vez más seria de las superpotencias, tienen la necesidad de unirse entre si y fortalecer la unión con el Tercer Mundo a fin de avanzar en la lucha contra los enemigos comunes. Para defender su independencia y existencia nacionales, la lucha unida es el único camino correcto». (Unificación Comunista de España; Documentos del Iº Congreso Unificación Comunista de España 1979)

Exactamente como pasaría con otras organizaciones artificiales como el como el Partido de los Trabajadores de España (PTE), el Partido Comunista (Reconstituido) conocido por sus siglas como PCE (r) o la Organización Comunista de España-Bandera Roja (OCE-BR):

«Las citas de Mao estarán al orden del día, porque son pensamientos de un dirigente oportunista, pseudocomunista, pragmático, soñador e idealista. Los puntos de vista de Mao han sido bautizados «pensamiento Mao Zedong», y la propaganda china, de forma intencionada, creó la fórmula «marxismo-leninismo igual a pensamiento Mao Zedong». Estamos ante una fórmula antimarxista, tanto en lo teórico como en lo práctico, porque el «pensamiento Mao Zedong» no sólo no es el marxismo- leninismo, sino que además está en oposición a el en muchas cuestiones teóricas fundamentales y en su aplicación práctica. ¿Por qué se hacía esto? Se hacía para combatir el marxismo-leninismo como teoría y práctica revolucionaria, para conservarlo como una fórmula muerta, a imagen y semejanza de lo que hacen los revisionistas modernos. En su lugar, los chinos sacaron el «pensamiento Mao Zedong», que es una teoría y una práctica no revolucionaria. Esta forma de actuar es antimarxista, contrarrevolucionaria y revisionista. (...) La derecha conservará el «pensamiento Mao Zedong» para propagar el anticomunismo por el mundo». (Enver Hoxha; Una dirección inestable; Reflexiones sobre China, Tomo II, 6 de diciembre de 1976)

Por supuesto la burguesía española proestadounidense estuvo encantada de la vida de tener a los maoístas españoles haciéndoles el trabajo sucio:

«Nosotros somos de la opinión de que, actualmente, el socialimperialismo representa un peligro mucho mayor para todos los pueblos que el imperialismo yanqui. Esto conduce a una tercera guerra mundial donde los soviéticos jugarán el papel de pirata, chantajista y agresor». (Partido Comunista de España (reconstituido); Carta de Arenas a Eiaguirre, 1975)

De hecho, estaba encantada con la propia China que callaba ante el asesinato de los verdaderos combatientes antifascistas y marxista-leninistas mientras acaban de establecer relaciones cordiales con la España franquista y se la alaba en Pekín Informa:

«La actitud de los chinos a propósito del fusilamiento de nuestros cinco camaradas españoles, tres de los cuales eran miembros del Partido Comunista de España (marxista-leninista), por el verdugo Franco, es antimarxista y escandalosa. Hasta ahora no han dicho ni una sola palabra en su defensa. El mundo entero se ha puesto en pie llevando a cabo enérgicas protestas, todo el proletariado mundial, e incluso gobiernos burgueses y el mismo Vaticano han protestado contra este acto odioso, indignante, y han retirado de Madrid sus embajadores; mientras tanto, ¡¡sólo «la revolucionaria China socialista de Mao» no ha dicho una sola palabra sobre los héroes españoles!! ¡¿Es esta una actitud revolucionaria?! ¿Una actitud marxista-leninista? No, se trata de una posición reaccionaria en toda la acepción de la palabra. China protege a Franco de la misma forma que ayer actuó defendiendo al chileno Pinochet. Así pues, está claro que China defiende a los cachorros fascistas del imperialismo norteamericano, que China defiende a los Estados Unidos de América. Tales actitudes no se pueden camuflar con slogans como «los pueblos quieren la revolución», etc., cuando de hecho China sostiene la contrarrevolución». (Enver Hoxha; En China no se pronuncia ni una sola palabra sobre los héroes españoles; Reflexiones sobre China, Tomo II, 30 de octubre de 1975)

Por entonces los marxista-leninistas la mayoría de ellos teniendo que rectificar en su pasado maoísta, vieron claro que el tercermundismo no era sino una trampa clásica del nacionalismo-burgués:

«Tampoco existe, como fuerza independiente, ese supuesto «tercer mundo» del que hablan los revisionistas chinos refiriéndose a los países menos desarrollados, sino que todos ellos, de uno u otro modo, se encuentran dentro de un sistema socio-económico, o bien imperialista, neocolonizados por el imperialismo yanqui o por una de las otras potencias imperialistas de Europa, o bien bajo el dominio socio-económico, en uno u otro grado, de la Unión Soviética. Nosotros comunistas, si bien debemos explotar esas contradicciones entre los distintos bloques y entre las potencias imperialistas en beneficio de nuestra lucha revolucionaria, no debemos sin embargo centrar nuestra en torno a ellas, ya que lo fundamental en estos momentos es desarrollar la acumulación de fuerzas revolucionarias, fomentar la lucha de nuestra clase obrera y de nuestro pueblo, reforzar y desarrollar el partido marxista-leninista, y preparar la revolución». (Elena Ódena; El imperialismo y nuestra lucha actual, 1982)


Ante la bajada de la marea del maoísmo como moda de la pequeña burguesía, posteriormente los jefes de la UCE decidieron no presentarse a elecciones y pedir esporádicamente el voto a diferentes agrupaciones dependiendo del tipo de elecciones y comunidades autónomas: a Izquierda Unida durante 1989-2000:

«El mitin del coordinador general de Izquierda Unida, Julio Anguita, se abrió anoche en Bilbao con la intervención de un portavoz de Unificación Comunista de España (UCE), Manuel Román. El dirigente de UCE, tras dirigirse a los presentes con un »fraternal saludo de combate», indicó que su partido ha retirado sus candidaturas y pedirá el voto para Izquierda Unida con un discurso político poco común en estos tiempos». (El País; "Un fraternal saludo de combate», 14 de mayo de 1993)

Parece ser que el reformismo de IU les parecía muy radical, por lo que pasaron a apoyar al Partido Socialista de Euskadi-Euskadiko Ezkerra en 2005.

Esto también era demasiado light para sus aspiraciones, por lo que se fijaron en Unión Progreso y Democracia en 2006, y disuelto este, apostaron por Ciudadanos de 2006-2008. Ahora tras presentarse de nuevo en solitario, se parapetan bajo la plataforma Recortes Cero. De hablar antaño –cínicamente claro– de la necesidad de instaurar la dictadura del proletariado han pasado a limitarse a exigir la repartición de la riqueza:

«Unificación Comunista de España (UCE) es una de las cuatro fuerzas que integran la coalición Recortes Cero-Grupo Verde. Desde hace 40 años es una alternativa revolucionaria independiente para nuestro país y se identifica completamente con los ejes fundamentales de Recortes Cero: redistribución de la riqueza y defensa de la unidad en toda España, ampliación de la democracia y la soberanía nacional». (De Verdad; La redistribución de la riqueza forma parte del ideario de los movimientos revolucionarios, 2019)

Para disimular este giro hacia la derecha, hoy también apoyan a SYRIZA para compensar:

«Grecia ha lanzado un desafío a Washington y Berlín. Mantenido  con la habilidad y firmeza del gobierno de Syriza en la defensa de los intereses nacionales». (De Verdad; La batalla de Grecia, 3 de julio de 2015)

Ya se analizó sobradamente el fenómeno de Syriza y sus conexiones con el viejo eurocomunismo en nuestro documento: «¿Es Alexis Tsipras el nuevo Enrico Berlinguer?» de 2015.

En otra ocasión vimos a la UCE compartiendo un artículo del despreciable trotskista Atilio Borón, describían el  rol según ellos antiimperialista del chavismo a nivel internacional:

«Desde el ALBA hasta Telesur; desde Petrocaribe hasta el Banco del Sur; desde la UNASUR y el Consejo Sudamericano de Defensa hasta la CELAC. Iniciativas todas que comparten un indeleble código genético: su ferviente e inclaudicable antiimperialismo». (De Verdad; ¡Gloria al Bravo Chávez!, 6 de marzo de 2013)

Es decir son parte de los altavoces del fraude del «socialismo del siglo XXI», un fiasco ya desmontando en nuestro documento: «El revisionismo del socialismo del siglo XXI» de 2013. 

A su vez la UCE ha sido y es trabajador incansable como propagador de los mitos maoístas sobre los «errores de Stalin» para proclamar que el «Pensamiento Mao Zedong» es una doctrina superadora del marxismo-leninismo:

«Durante ese tiempo, el PCUS, guiado por Stalin, cometió errores que tuvieron dañinas consecuencias para la revolución mundial. Algunos de estos errores fueron de principios, tenían por tanto un carácter muy grave.

Stalin partía de un punto de vista metafísico a la hora de analizar la sociedad soviética, no partía suficientemente del principio esencial de la dialéctica de que todas las cosas, incluso las cosas socialistas, son una unidad de contrarios. No distinguía entre las contradicciones en el seno del pueblo y las contradicciones con los enemigos. Esto le llevó a tratar como contradicciones antagónicas contradicciones que no lo eran. Amplios sectores de las masas soviéticas y de buenos comunistas del Partido Bolchevique pagaron duramente este error.

Así mismo respecto al internacionalismo proletario Stalin y con él el PCUS, mostraron cierta tendencia al chovinismo de gran nación, causando serios perjuicios a los intereses de algunos países, pueblos y partidos». (Unificación Comunista de España; Documentos del Iº Congreso Unificación Comunista de España 1979)

Precisamente todas estas calumnias fueron formuladas por Mao basándose en teorías sacadas de sus enemigos socialdemócrtatas, trotskistas, bujarinistas, titoístas y jruschovistas. Véase la obra: «Mentiras y calumnias de la historiografía burguesa-revisionista de Mao Zedong y el revisionismo chino sobre Stalin» de  2014

Otra de las características de la UCE ha sido negar el derecho de autodeterminación a las nacionalidades de la península ibérica y mostrar un chovinismo español atroz, esta es su piedra angular de su línea política actualmente, si bien hay que decir que inicialmente no mantenía tal discurso. 


Ciertamente estos miembros tienen una mezcolanza de ideología socialdemócrata, anarquista, terrorista, espontaneista, economicista, liquidacionista, fascista, con fraseología comunista bastante difícil de creer y de ver en otro partido, no albergando pues si quiera patrones lógicos dentro de su línea revisionista principal: el maoísmo, aunque también el maoísmo no es muy coherente y es altamente ecléctico. De hecho solo hace falta ver que solo la UCE o Falange Auténtica hayan sido los que hayan pedido el voto por Rosa Díez y UPyD en España. 

Una de las prioridades de la UCE ha sido promocionar autores chovinistas y abiertamente filofascistas:

«Gustavo Bueno, pensador, filósofo, ensayista, profesor universitario, conversador y polemista infatigable, estuvo este verano en los actos paralelos de la Conferencia de preparación del II Congreso ofreciendo una admirable, desde distintos puntos de vista, disertación sobre su nuevo libro, de reciente publicación, «España frente a Europa». Por último, Gustavo Bueno defendió la pertenencia de España a la Comunidad Hispánica, único sitio desde donde cobra pleno sentido tanto nuestra realidad actual como nuestro destino y nuestro futuro. Y no sólo para nosotros, pues la encrucijada a la que se enfrentan hoy los países iberoamericanos es la de convertirse en el reverso de la América anglosajona, como una inmensa reserva de mano de obra barata para el dólar, o bien, como propone Gustavo Bueno, «avanzar en la liberación de EE UU, desde la independencia política y cultural de los pueblos hispano-americanos, desarrollando la cultura y la lengua común, y defendiendo los intereses que ellos puedan tener en vivir dentro de una comunidad hispánica frente al imperialismo yanqui». La constitución de una Confederación hispánica o iberoamericana, con un Mercado Común del orden de 500 millones de habitantes, es, para el profesor Bueno, la única alternativa que los pueblos americanos, así como España y Portugal, tienen abierta para liberarse del Imperio angloamericano». (Unificación Comunista de España; De Verdad, Nº 15, septiembre 2000)

Aquí no se habla de lucha de clases, sino en todo caso de lucha de naciones, o lucha de razas. Véase «El viejo socialchovinismo: la Escuela de Gustavo Bueno» de 2020.

Desde luego a competición por el título de «agente al servicio de la burguesía» este partido revisionista se lleva la palma, pero seguro que nunca ganará el primer premio al «disfraz y disimulo» en tal empresa como si lo saben hacer mejor otros partidos revisionistas hermanos suyos. 

Sus tácticas de reclutamiento se basaban en posicionar estratégicamente a sus militantes en zonas donde hay una gran afluencia de personas, todo para que éstos atosiguen a los transeúntes para lograr vender su panfleto «De Verdad», una de las fuentes con las que se financia a los vividores que dirigen el «partido». Acto seguido, intentan ganarse la confianza del recién llegado, especialmente si uno demuestra ser desconocedor de las andaduras de la organización. En caso que noten las inclinaciones revolucionarias de un novato, intentarán exigirle inmediatamente un «compromiso revolucionario» con su organización. Pero, más allá de las diversas credenciales ideológicas que tenga el transeúnte que ha parado, en general, siempre se intenta captar a todo sujeto con el fin de que aporten capital a los proyectos de la organización o, para que una vez instituidos como militantes, poder exigirles ser explotados económicamente en las estructuras empresariales al «servicio al partido». En caso de ser desempleados el objetivo pasa por otorgarles una ínfima comisión a cambio de la venta sel periódico –como nos confesó un militante con el que nos cruzamos–. 

Estas prácticas han sido atestiguadas por exmilitantes de la organización:

«Otra forma de explotación que utilizan los dirigentes de Unificación Comunista de España es la servidumbre, es lo que llaman «El Kanon». El principal negocio de los dirigentes de Unificación Comunista de España es la venta del periódico De Verdad y, bajo la excusa de difundir la política del partido, en la obligación de todos los militantes de vender una cantidad determinada de ejemplares. Al igual que los siervos debían trabajar de forma gratuita en los negocios del señor feudal, esto es «El Kanon». Y esta es la principal tarea de los militantes de Unificación Comunista de España, junto con la de conseguir nuevos vendedores del De Verdad. Existen unas cincuenta personas, los llamados cuadros con dedicación exclusiva, que su trabajo es la venta del De Verdad, la mayoría no tienen contrato laboral y por tanto no cotizan a la Seguridad Social y carecen de los mínimos derechos laborales y sociales». (Jordi Martínez Casado, ex militante de la UCE; Comentarios, 2011) 

¡Esto incluye el contraer deudas con el partido!:

«Sí; como lo están ustedes leyendo, una persona que paga una cuota mensual por pertenecer a un grupo, partido, colectivo en definitiva, y que acude de forma regular a realizar un trabajo que reporta un beneficio que entrega al grupo, partido, colectivo sin recibir nada a cambio, encima puede contraer una deuda con el colectivo.

¿Cómo es posible esto?

Muy fácil, cuando uno milita en UCE tiene que cumplir, de forma voluntaria, pero obligatoriamente –debe ser cosa de la dialéctica–, con una cuota determinada de periódicos, revistas y suscripciones vendidas. Esa cuota se cumple cuando se ha obtenido un número determinado de € semanales y se han ingresado en una cuenta del grupo, partido, colectivo.

Ahora bien, si uno, a pesar de realizar gratis ese trabajo, no consigue cumplir con esa cuota, que es voluntaria pero obligatoria, adquiere una deuda, es la llamada deuda de Kanon.

Para pagarla debe vender periódicos hasta que la cumpla y si no puede, pues puede pagarla de su bolsillo, eso sí no bajo explicación de que:

«esta-es-la-ultima-vez-que-hagas-esto-porque-lo-que-nosotros-queremos-es-difundir-la-prensa-del-partido-pero-bueno-trae-la-pasta-que-con-esto-ya-vale».

Y así es como se genera una relación, supongo que ellos calificaran de socialista, en la que una persona puede contraer una deuda trabajando gratis». (UCE de verdad; La página web de los exmilitantes de la UCE, 2011) 

El que los dirigentes de la organización posean diversas empresas, que muchas de sus propiedades hayan sido embargadas por impago o que hayan sido demandados por no tener dados de alta en la Seguridad Social a sus trabajadores constituyen, desde luego, algo significativo:

«Los dirigentes de Unificación Comunista de España como el resto de capitalistas explotan a los trabajadores asalariados.

En las empresas de las que son propietarios o socios, Automáticos ROM SL con CIF B96155288, Cediel y Pozo SL CIF B28785517, Constructora Dazap SL CIF B79409942, Sociedad Cooperativa Andaluza San Esteban CIF F23223787, entre otras.

La voracidad de apropiarse plusvalía de los dirigentes de Unificación Comunista de España no tiene límites.

La Asociación Cultural Ateneo Madrid XXI asociación legalizada el 10 de marzo de 1999, con domicilio social en calle Casino, 8 bajo, Madrid 28005. Esta asociación es otra marca de Unificación Comunista de España, con fechas 9 de junio de 2005, 24 de enero de 2006 y 22 de marzo de 2006, ha sido embargada por la Seguridad Social por deudas. Esto se debe a que los dirigentes de Unificación Comunista de España han retenido las cuotas de la Seguridad Social de los trabajadores asalariados, no las han ingresado en la cuenta de la Seguridad Social y se las han apropiado». (Jordi Martínez Casado, ex militante de la UCE; Comentarios, 2011) 

También se dedican a la especulación inmobiliaria:

«Otra parte del negocio consiste en el alquiler de los locales que tienen en propiedad Unificación Comunista de España y realquilar los locales alquilados como sedes. De esta parte del negocio está al cargo María Dolores Minuesa Soria «camarada» Lola. Los locales en propiedad son; uno en la calle Literato Azorín, 13 bajo Valencia 46006 de 513 m2, la fecha de adquisición es el 24 de junio de 1988 por retracto quedando hipotecado como garantía de un préstamo concedido por la Caja de Ahorros de Valencia de 174.293,51 €, una parte del local está alquilado a Ubik Café, otro en la calle Casino, 8 bajo Madrid 28005 de 320 m2, y en la calle Minería, 28 Barcelona 08038 de 420 m2, y la Asociación Cultural Ateneo Madrid XXI con un local en ¿calle Tres Peces, 6? Madrid 28012 de 75 m2 y otro local en Madrid. Calculando el precio a 1.000 €/m2 construido nos da un patrimonio de 1.328.000 €. Los locales realquilados son; en la calle Olite, 1 bajo 2 derecha Bilbao 48012 de 60 m2, en la calle Artesano Molero, 3 Granada 18004 de 175 m2, en la calle Doctor Carracido, 36 bajo Vigo 36205 de 60 m2, en la calle Berenguer de Bardaji, 21 bajo Zaragoza 50017 de 118 m2, en la calle Doctor Sempere, 39 bajo Alcoi 03803 de 79 m2, en la calle María Guerrero, 12 Murcia 30002 de 150 m2, suponiendo un alquiler medio de 400 € de diez locales, tenemos que por el concepto de alquileres del patrimonio unos ingresos brutos anuales de 48.000 €. Lo que nos da un patrimonio de 1.328.000 € (220.960.608 pts.) y unos ingresos anuales de 663.000 € (110.313.918 pts.)». (Jordi Martínez Casado, ex militante de la UCE; Comentarios, 2011) 

Entre sus canallescos métodos de financiación para mantener el partido se ha incluido el pedir créditos y préstamos a conocidos que no devuelven:

«Otra forma de apropiarse del trabajo ajeno es pedir préstamos a los militantes, afiliados y amigos y no devolverlos, como lumpen. Unificación Comunista de España y algunos de sus dirigentes nos adeudan, entre otras deudas, a Jordi Martínez Casado (4.824,75 €) Héctor y Gemma (4.507,59 €) y a Juan Manuel (2.704,55 €). El grueso de esta deuda se contrajo hace veinte años para poder hacer frente al pago de la hipoteca de la sede de Valencia, claro ejemplo práctico de acumulación original de capital. Unificación Comunista de España ha sido condenada, por impago de deudas, el 19 de febrero de 1997 por el Juzgado de Primera Instancia número Diez de Valencia y el 10 de mayo de 2000 por el Juzgado de Primera Instancia número Doce de Valencia». (Jordi Martínez Casado, ex militante de la UCE; Comentarios, 2011) 

¡O financiarse bajo subvenciones estatales y de entidades financieras!:

«Otra flagrante mentira que cuentan los dirigentes de Unificación Comunista de España es que se autofinancian sin pedir préstamos a los bancos ni recibir subvenciones del estado. El local de la calle Literato Azorín, 13 bajo Valencia 46006 de 513 m2, cuya fecha de adquisición es el 24 de junio de 1988 por retracto quedando hipotecado como garantía de un préstamo concedido por la Caja de Ahorros de Valencia de 174.293,51 €. Según el Boletín Oficial de la Región Murciana número 133 páginas 14.184, 14.204, 14.241, 14.287, 14.303, 14.314, del 13 de junio de 2005, Francisco Pozo García «camarada» Miguel, máximo dirigente de Unificación Comunista de España, en 2001 recibió 117.985,31 €, a finales del año 2.000 Unificación Comunista de España inicia la política de frente patriótico español –acusación al PNV de ser nazis, apoyo a C´s Ciudadanos y a UPyD, España es una sola nación– y en 2009 según el Boletín Oficial de la Región Murciana número 145 página 35167, del 26 de junio de 2010 y el número 246 página 55675 del 24 de octubre de 2009, recibió 196.797,82 € de la Comunidad Murciana en concepto de subvenciones por diversas actividades agrarias, en el año 2.009 Unificación Comunista de España deja de apoyar a C´s Ciudadanos y a UPyD e inicia la política anticrisis de redistribución salarial y en el 2.011 la recogida de firmas para exigir un referéndum sobre la edad de jubilación». (Jordi Martínez Casado, ex militante de la UCE; Comentarios, 2011) 

Véase toda la información pertinente sobre la historia de esta secta (*).

¿Qué nos referimos por secta? Esta palabra puede tener diversas acepciones, pues estas dependen del sentido político, religioso, etc., pero hay que ser precisos. Nos podemos estar refiriendo a una secta entendida como un grupo caracterizado por el secretismo sobre su doctrina y que busca el aislamiento progresivo del sujeto de su entorno social. Podemos hablar de un grupo sectario cuando éste alberga un fanatismo ideológico donde cualquier leve desacuerdo no puede ser resuelto mediante la discusión sino que, inevitablemente, cualquier gesto de disconformidad lleva directamente a la excomunión de los que dudan de su «fe». la UCE encaja perfectamente en estas definiciones, pero no por completo, ya que acepta a cualquiera y alberga una «flexibilidad» en los principios que se terminan diluyendo en los múltiples cambios de línea. UCE no se apega a unos principios definidos, sino más bien a los vaivenes ideológicos de sus jefes. Cuando decimos que la UCE es una secta nos referimos, principalmente, a que es una estructura en la que el líder tiene el control cuasi absoluto de todo lo que sucede y que, a partir de una falsa propaganda sobre su historia, sus seguidores justifican todos sus actos. De este modo se pretende alejar al sujeto de su entorno para evitar las dudas del mismo, donde la metodología a seguir ante las críticas es cerrar filas y responder con amenazas, insultos, manipulaciones y calumnias.

No hace falta extendernos más para que el lector sepa a qué intereses responden esta organización, ni para negar la organización de puertas cerradas y la psicología manipuladora corresponden a un grupo tipo secta». (Equipo de Bitácora (M-L)Unificación Comunista de España (UCE), otra vieja secta maoísta que explota a sus militantes, 2015)

Anotación de Bitácora (M-L):

En la actualidad, siguiendo los pasos de este modelo, han aparecido nuevas sectas-negocio maoístas como Reconstrucción Comunista (RC), donde el líder Roberto Vaquero hace las veces del camarada Miguel y ha llegado como él ha montarse su propio negocio y a mantener sus caprichos y su modo degenerado de vida gracias a engañar a la incauta militancia, véase toda la documentación al respecto en: 
«Antología sobre Reconstrucción Comunista y su podredumbre oportunista» de 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»