«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

sábado, 14 de marzo de 2015

Andréi Zhdánov demostrando que el fraccionalismo, el arribismo, la falta de autocrítica, y la megalomania de Tito, ya fue denunciada por Dimitrov en los años de la Komintern

Tito durante un discurso el noviembre de 1943

«Estos y otros hechos muestran no sólo los errores antimarxistas de los dirigentes del Partido Comunista de Yugoslavia, sino también a su bajo nivel político-moral, su capacidad para deslizarse fuera de los carriles de los principios honestos en la política y en cambio lo bien que se deslizan por los rieles de la politiquería y el engaño indigno con sus aliados, a los que juran amar con tanto celo. Es en su lugar mencionare aquí la descripción de Tito dada por Dimitrov para el beneficio del antiguo Comité Ejecutivo de la Komintern 
Internacional Comunista. El registro se ha mantenido de una conversación entre el camarada Dimitrov y el Camarada Walter –es decir Tito– del 30 de diciembre 1938. Permítanme citar algunos pasajes de esta registro:

«II. Opiniones e indicaciones del Camarada Dimitrov.

«1. En el liderazgo del Partido Comunista de Yugoslavia existen fraccionalismos y usted es un fraccionalista.

2. Las cosas están en un estado muy pobre, en un estado podrido con usted. Tanto, como para darse cuenta uno mismo, que «usted no hará nada». (...)

«Le dije a Walter directa y francamente que él no goza de la completa confianza del Comité Ejecutivo de la Komintern y que para obtener tal completa confianza necesitara demostrar en la práctica que está llevando a cabo concienzudamente las instrucciones del Comité Ejecutivo de la Komintern. Le dije a Walter: usted no es el líder central del PCY sino un oficial de enlace quién nos conecta con el proletariado yugoslavo y los activistas yugoslavos. Se necesita ayuda para establecer un liderazgo del partido en el país. Ahora tenemos que salvar el honor del partido y poner los asuntos del partido sobre una base más sana. Si usted ahora va Paris y clama y juegas el tipo rol de: «Yo soy el plenipotenciario del Comité Ejecutivo de la Komintern, puedo enviar a algunos a Estados Unidos y a otros  Yugoslavia», usted habrá terminado. Es cierto que se requiere una purga. Pero no una llevada a cabo por uno solo hombre, líder del PCY: hay un grupo de camaradas en el país que se juntaran a usted, y es su deber discutir los asuntos con ellos y tomar en conjunto tales decisiones. Usted no tiene derecho a decidir sobre su única voluntad. Usted no eres un mandatario: el liderazgo interno del país decidirá». (Georgi Dimitrov; Registro de una conversación entre Dimitrov y Tito, 30 de diciembre de 1938)

Tomando en cuenta la situación que se ha producido en el Partido Comunista de Yugoslavia, y tratando de ofrecer a sus líderes una manera de salir de esta situación, el Comité Central del Partido Comunista (bolchevique) de la Unión Soviética y los otros partidos de los países hermanos propusieron que la situación del PCY fuera examinada en una reunión de la Kominform, sobre la misma base normal entre partidos que se examinó la actividad de otros partidos comunistas en la Iº Conferencia de la Kominform de 1947. Sin embargo, a las reiteradas propuestas de los partidos hermanos para discutir la situación en el PCY en la Kominform, los dirigentes yugoslavos nos otorgaron una respuesta negativa.

Actuaban como desertores que huyen del campo de batalla cuando se negaron a aceptar la propuesta de la Kominform y asistir a participar en sus sesiones.

Esforzándose para esquivar la crítica justa de los partidos hermanos en la Kominform Información, los dirigentes yugoslavos fabrican una versión de su supuesta «situación de desigualdad». No hace falta decir una sola palabra para discutir si esta versión tiene algo de cierta. Todo el mundo sabe que cuando se organizó la Kominform se procedió partiendo de la premisa indiscutible que cada partido debe dar cuenta de sí mismo a la Kominform, así como que cada partido tiene derecho a criticar cualquier otro partido. En la Iº Conferencia de los nueve partidos de 1947 este derecho fue ampliamente utilizado por el Partido Comunista de Yugoslavia [1]. La negativa de los yugoslavos para informar de sus acciones a la Kominform, para escuchar también los comentarios críticos de los otros partidos, significa violación efectiva de la igualdad de derechos entre los partidos y equivale a exigir una posición privilegiada para el PCY en la Kominform». (Andréi Zhdánov; Sobre la situación en el Partido Comunista de Yugoslavia, 21 de junio de 1948)

Anotación de Bitácora (M-L):

[1] Se refiere los informes de  Milovan Đilas y Edvard Karldej en la Iº Conferencia de la Kominform de septiembre de 1947 y su crítica a los delegados franceses e italianos por la actuación de sus respectivos partidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»