«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

lunes, 16 de marzo de 2015

Sobre lo que sería constituir un nuevo partido marxista-leninista con los viejos vicios premarxistas del fraccionalismo


Mitin de la UGT y el PSUC en el teatro Gran Price, 16 de diciembre de 1936

«En cuarto lugar, ¿qué estructura queremos tener?

Lenin dijo que un partido con fracciones es una unidad meramente exterior y una «olla de grillos interior» [1], ¿hemos de querer un PSUC con fracciones? Tendríamos «sabelotodos», para dar y regalar. Discutiríamos hasta perder el aliento. Nos discutiríamos, sin peros, no discutiríamos sin arañarnos demasiado fuerte, pero siempre estaríamos «entre caballeros»! La clase obrera nos pegaría la patada, pero eso si, los «enchufes» serían para nosotros. Y de «l’any de la picor» [2] un imperio, sería una broma. Os parece, camaradas, la perspectiva de un PSUC degenerado, corrompido, traidor a si mismo, a la clase obrera y a nuestro pueblo, de un PSUC formado por solemnes, estancados, picapleitos presidentes de Jurados Mixtos [3]? Por lo que toca al anarco-sindicalismo, no vale la pena ni hablarlo [4].  La trágica experiencia faista ha sido definitiva para nosotros, para la clase obrera catalana, para todo nuestro pueblo.

¡Pues bien camaradas, hablaremos seriamente!

El Partido Socialista Unificado de Cataluña es un partido de masas, marxista-leninista, de estructura centralista democrática, de disciplina consciente, admitida y no impuesta mecánicamente, pero severa. Es el partido dirigente de la clase obrera catalana, de la lucha de nuestro pueblo contra Franco y Falange, contra el nazi-fascismo, un partido ansioso de asimilar la experiencia del gran partido de Lenin y Stalin. Es el partido nacional de Cataluña, el partido que al enarbolar cada día más alta y más consecuentemente la bandera del internacionalismo proletario, resolverá, conjuntamente, la reivindicación histórica fundamental, proletaria, y nuestro problema nacional. Un día, el más glorioso de la historia catalana, los partidos obreros catalanes encontramos el camino de Lenin. ¡En él estamos, por él vamos adelante, nadie nos sacará de él! ¡Tenemos delante de nosotros luchas encarnizadas, esfuerzos supremos, pérdidas dolorosos de militantes muy queridos, pero si somos duros con nosotros mismos, dialécticos consecuentes, bolcheviques incorruptibles, en una perspectiva no lejana, llegaremos a la meta deseada, por la voluntad inquebrantable de obreros y campesinos, de la pequeña burguesía revolucionaria y de los intelectuales progresivos, de la Cataluña auténtica y combatiente! Porque, el de Lenin, es el camino de la victoria». (Joan Comorera; Una nueva etapa histórica; Conferencia de Joan Comorera, en una asamblea de militantes del Partido Socialista Unificado de Cataluña, residente en Mèxico DF, con el motivo de disolución de la Komintern, 12 de junio de 1943)

Anotaciones de Bitácora (M-L):

[1] La expresión catalana una olla de brillos quiere decir: una unión de mucha gente despreciable y muy ruidosa, o simplemente gente muy escandalosa.

[2] La expresión catalana 
«l’any de la picor», sería como la expresión castellana «el año la polca», quiere expresar algo lejano en el tiempo.

[3] La ley de Jurados Mixtos, se instauraron 
como órganos de mediación laboral y de negociación entre patronos y obreros instituidos durante la Segunda República Española de 1931-1936.

[4] La crítica de Joan Comorera al anarco-sindicalismo y sus repercusiones en España pero sobre todo en Cataluña está bien expuesta en su obra: 
«La revolución plantea a la clase obrera el problema del poder político» de 1949

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»