«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

martes, 27 de octubre de 2015

Una breve incursión en la historia de los revisionistas titoistas; Enver Hoxha, 1978


«La guerra de liberación nacional de Yugoslavia bajo la dirección del Partido Comunista de Yugoslavia encarna el coraje y la valentía del pueblo yugoslavo, así como la honestidad de los auténticos comunistas de Yugoslavia. Durante esta lucha, sin embargo, ciertas tendencias dudosas aparecieron dentro de los dirigentes yugoslavos lo que hacía pensar que, en su actitud hacia la alianza antifascista de la Unión Soviética, los Estados Unidos y Gran Bretaña, el grupo de Tito se inclinaría hacia los anglo-americanos, sospechas que se convirtieron en algo claro más adelante. En ese momento, se observó que el liderazgo titoista mantuvo contactos muy estrechos con los aliados occidentales, especialmente con los británicos, de quienes recibió una amplia ayuda financiera y militar. Asimismo, el acercamiento político evidente entre Tito y Churchill y sus negociadores [Tito tuvo una entrevista con Churchill en Nápoles en agosto de 1944. Encontró allí también al comandante de las fuerzas aliadas en el Mediterráneo, el general Wilson, así como el comandante dado la octava armada, el mariscal Alexandre – Anotación de E. H.]

Esto se hizo evidente en momentos en que la guerra de liberación nacional de Yugoslavia debería haber estado estrechamente vinculado con la guerra de liberación de la Unión Soviética, ya que la esperanza de todos los pueblos y su liberación en cuanto a lo que el factor externo se refiere, descansaba precisamente en ese frente.

Las dudosas tendencias del liderazgo titoista que se dirigían contra la Unión Soviética se hicieron cada vez más evidentes en la víspera de la victoria sobre el fascismo cuando el Ejército Rojo, en la persecución del ejército alemán, entró en Yugoslavia para ayudar a la guerra de liberación nacional allí. Especialmente en el momento en que las conclusiones de esta gran guerra estaban siendo alcanzadas entre los grandes y pequeños Estados involucrados, se hizo evidente que la Yugoslavia titoista había sido apoyada por el imperialismo británico y el imperialismo estadounidense. En ese momento, las fricciones diplomáticas e ideológicas entre la Unión Soviética y Yugoslavia se hicieron más evidentes. Estas fricciones fueron, entre otras cosas, por cuestiones territoriales. Yugoslavia reclamó territorios en el norte, sobre todo en su frontera con Italia. Pero ellos guardaron silencio sobre sus fronteras meridionales, especialmente con su frontera con Albania; sobre Kosovo y los territorios albaneses en Macedonia y Montenegro. Los titoistas no podían hablar de esto, porque se habría violado la plataforma chovinista de los nacionalistas serbios. [La actitud de los revisionistas yugoslavos sobre esta cuestión es analizada detalladamente en la obra: Enver Hoxha; Los Titoistas, 1982 – Anotación de E. H.]

Hoy en día todo el mundo sabe que las diferencias entre los dirigentes yugoslavos y Stalin estaban muy arraigadas. Los puntos de vista revisionistas de los dirigentes yugoslavos se cristalizaron mucho antes de la liberación de su país, posiblemente desde el momento en que el Partido Comunista de Yugoslavia era un miembro de la Komintern y trabajó en la ilegalidad total bajo el régimen de los reyes de Serbia. Incluso en ese momento, su liderazgo tenía grandes rasgos desviacionistas trotskistas, que la Komintern condenó cuando fueron expresadas. Más tarde, Tito limpió la condena de la Komintern, incluso yendo tan lejos como para rehabilitar el mayor desviacionista, el ex secretario general del Partido Comunista de Yugoslavia, Gorkić. [Milano Gorkić, condenado en 1937 por el Comité ejecutivo de Komintern – Anotación de E. H.]

Después de la liberación de Yugoslavia un problema de gran importancia surgió: ¿qué forma tendría que tener Yugoslavia? Esta dirección, por supuesto, dependerá en gran medida de la concepción del mundo marxista-leninista o revisionista de los dirigentes del Partido Comunista de Yugoslavia. Ellos se hicieron pasar por marxistas-leninistas. Al principio nosotros mismos los considerábamos como tales. Entonces, de su actividad no sólo en general, sino también de sus actitudes concretas hacia nosotros, observamos muchas cosas sobre ellos que no estaban en conformidad con la teoría científica del marxismo-leninismo. Ya vimos que se alejaban tanto como podían de la experiencia de la edificación del socialismo en Unión Soviética.

Esta era la tendencia del grupo líder yugoslavo, encabezado por Tito, Kardelj, Ranković y Djilas, una tendencia que se había observado desde los tiempos de su actividad ilegal, pero sobre todo después de la liberación de Yugoslavia, en la que el Partido Comunista de Yugoslavia según ellos no debía abiertamente hacer honor a su propio nombre, sino que debía ser disfrazado bajo el manto del llamado Frente Popular de Yugoslavia Esta ilegalidad se justificaba bajo el pretexto de que de lo contrario la gran burguesía y la pequeña burguesía de la ciudad y el campo «se podría preocupar y asustar», que «podría abandonar el poder del nuevo Estado que había surgido de la revolución» y que «los aliados anglo-americanos podrían asustarse por el comunismo». Se hicieron esfuerzos para convencer a la burguesía que los comunistas no estaban en el poder, que el Partido Comunista existía, pero era, por así decirlo, un miembro de un frente amplio, en el que también los hombres de Mihajlović, de Nedić, de Stojadinović y otros hombres reaccionarios de Yugoslavia podían participar.

Tito también formó un gobierno provisional con Šubašić. [Nombrado después de la liberación de Yugoslavia, Ministro de Asuntos Exteriores, dimitió el 5 de octubre de 1945 – Anotación de E. H.] Él era el exprimer ministro del gobierno real en el exilio en Londres, pero no lo dejó participar al timón mucho tiempo, ya que bajo la presión continua del pueblo fue forzado a liquidarlo. Luego fingió que él no había querido a Šubašić pero que los aliados se lo habían impuesto, mientras que más tarde acusó a Stalin de la misma cosa. [Habiendo sabido que Šubašić había dimitido, Tito le escribía en octubre de 1945: «Su dimisión me sorprendió mucho. ¿Cuál punto de nuestro acuerdo no ha sido respetado? Primero formamos un gobierno unido con la participación de todos los ministros del gobierno de Londres como usted había propuesto, un gran número de leyes en la elaboración de las cuales usted mismo participó han sido aprobadas. La existencia de diversos partidos también han sido aprobados y ellos han comenzado a funcionar. La libertad de la prensa existe y eso es tan cierto que la oposición también ha hecho sus publicaciones, lo que prueba que todos los compromisos que se habían tomado en el acuerdo concluido con usted están siendo cumplidos. Suscribiéndome a sus declaraciones y aceptando colaborar con usted, había rechazado todo lo que podía dividirnos» – Anotación de E. H.]

La verdad es que Tito aceptó a Šubašić para complacer a Churchill, algo que no le gustaba a Stalin.

Los puntos de vista de Tito y sus compañeros mostraron desde el principio que estaban lejos de ser de una «línea dura marxista», sino una línea de «razonables marxistas», como que es el calificativo que la burguesía puso a los que colaborarían estrechamente con todos los viejos y nuevos políticos y burgueses reaccionarios de Yugoslavia y otros países de las democracias populares.

A pesar de que afirmaba ser ilegal, el Partido Comunista de Yugoslavia funcionó legalmente. Sin embargo, Ranković y Tito no le dio el poder y el papel de liderazgo que debería haber tenido, porque no les interesaba esto para la construcción del socialismo en Yugoslavia. Tito y Ranković distorsionaron las normas marxista-leninistas de la estructura y la función del partido. El Partido Comunista de Yugoslavia fue desde el principio un partido que no se construyó sobre la base y las enseñanzas del marxismo-leninismo. Este partido, se fusionó con el Frente Popular de Yugoslavia, hizo la ley junto con el Ejército, el Ministerio del Interior y el Servicio de Seguridad del Estado. Este partido, que había dirigido la guerra de los pueblos yugoslavos se convirtió en un destacamento de los órganos estatales de represión después de la guerra en base a los del Ejército, el Ministerio del Interior y de la UDB –Servicio de Seguridad del Estado–. Junto a ellos, también se convirtió en un órgano de opresión de las masas trabajadoras, en lugar de ser la vanguardia de la clase obrera.

La propaganda que utiliza y la autoridad adquirida el partido durante la guerra de liberación nacional y durante las etapas iniciales de la construcción de Yugoslavia después de la guerra, dio a la clase obrera yugoslava la impresión de que este partido estaba en la vanguardia. En realidad no era la vanguardia de la clase obrera, sino de una nueva clase burguesa que había comenzado a instalarse. Esta clase se basó en gran medida del prestigio de la guerra de liberación nacional de los pueblos de Yugoslavia para sus propios propósitos contrarrevolucionarios haciendo así, oscurecer las perspectivas de la construcción de la nueva sociedad. Tal partido degenerado como éste estaba obligado a llevar a la Yugoslavia titoista por caminos antimarxistas.

El curso antimarxista de los titoistas yugoslavos, del grupo de Tito-Kardelj-Ranković, vino –y esto era inevitable– en abierta oposición al marxismo-leninismo, a los partidos comunistas, a la Unión Soviética, a Stalin, y a todas personas y países de democracia popular que se crearon después de la Segunda Guerra Mundial. Por supuesto, este choque se desarrolló gradualmente, hasta que llegó el momento crítico cuando la paja fue separada del trigo. [En junio de 1948, se acogió en Rumanía una reunión de la Kominform para analizar la situación del Partido Comunista de Yugoslavia. En la resolución que se aprobó respecto a esta cuestión, es subrayado que la dirección del Partido Comunista de Yugoslavia renunció al internacionalismo y se comprometió en la vía del nacionalismo, y que: «Tal orientación nacionalista solo puede conducir sólo a la degeneración de Yugoslavia en una República burguesa ordinaria, a la pérdida de su independencia y a su transformación en una colonia de los países imperialista»; Resolución de la Kominform sobre la situación en el Partido Comunista de Yugoslavia, publicado en su órgano «Por una paz sostenible, por una democracia popular», el 1 de julio de 1948, n° 16. El tiempo debía mostrar lo bien fundado de estas previsiones – Anotación de E. H.]

Es un hecho innegable que los pueblos de Yugoslavia lucharon. Yugoslavia hizo grandes sacrificios, como Albania también los hizo. Los líderes yugoslavos antimarxistas no solo han abusado de esta lucha para sus propios objetivos, sino que también abusaron de la evaluación soviética de Yugoslavia ante la opinión pública nacional e internacional, en la que este país fue descrito como un aliado importante en el camino marxista-leninista del socialismo.

No pasó mucho tiempo hasta que los titoistas mostraron tendencias dominantes como el expansionismo y el hegemonismo en sus relaciones con los Estados de las nuevas democracias populares, especialmente en sus relaciones con nuestro país. Como sabemos trataron de imponer sus puntos de vista antimarxistas de tonos políticos, ideológicos, organizativos y estatales sobre nosotros. Fueron tan lejos como para hacer despreciables intentos de transformar Albania en una república de Yugoslavia. En este empeño infructuoso y vergonzoso los titoistas encontraron nuestra decidida oposición. Al principio, nuestra resistencia era débil porque no sospechábamos que los dirigentes yugoslavos habían emprendido el camino capitalista y revisionista. Pero después de algunos años, cuando sus tendencias hegemónicas y expansionistas se mostraron de forma clara, nos opusimos con firmeza y sin reservas.

Los titoistas trataron de imponer su voluntad sobre nosotros a través de los tipos más diversos de presión y chantaje. Con este fin, también se organizó entre otras cosas la conspiración de Koçi Xoxe. [Antiguo secretario en la organización del Comité Central del Partido Comunista de Albania y ministro de los Asuntos interiores. Al principio del verano de 1943 fue reclutado por el servicio de contraespionaje yugoslavo. Llevó de modo continuo una actividad subversiva, antialbanesa y antimarxista hasta el momento cuando fue descubierto y recibió el castigo que merecía – Anotación de E. H.]

Luego persiguieron esta práctica imperialista misma, aunque no en la misma medida, hacia otros países también, como Bulgaria, Hungría y Checoslovaquia. Todos estos sucios actos mostraron claramente que Yugoslavia no estaba siguiendo el camino hacia el socialismo, sino que se había convertido en un instrumento al servicio del capitalismo mundial.

Con cada día que pasaba se hacía más claro que una sociedad socialista del tipo leninista no estaba siendo construida en Yugoslavia, sino que el capitalismo se estaba desarrollando en su lugar. Los pasos dados en este camino capitalista estaban disfrazados a la vez con la supuesta búsqueda de nuevas formas específicas de «socialismo». Precisamente por ello, la dirección revisionista yugoslava con Tito, Kardelj, y Ranković a la cabeza, en un esfuerzo por justificar de alguna manera su traición «teórica», tomaron las ideas más diversas del arsenal de los viejos revisionistas y fortalecieron de esta manera su Estado fascista por todos los medios posibles. Y entre tanto el Ejército, el Ministerio del Interior, y la UDB se convirtieron en todopoderosos.

A pesar de que se estaba estableciendo el capitalismo, la dirección revisionista yugoslava trató de crear a la opinión a las masas del pueblo que los objetivos de la guerra no estaban siendo traicionados en Yugoslavia, que un Estado con una orientación «socialista» existía allí, y que estaba dirigido por un Partido Comunista que defendía el marxismo y que al parecer precisamente por ello, se había entrado en oposición con el Partido (bolchevique) de la Unión Soviética de Stalin, y los partidos comunistas de los países de democracia popular.

Para proteger sus posiciones, que fueron sacudidas a nivel público nacional e internacional como resultado de su exposición frente a la opinión pública del país y del movimiento comunista internacional sobre sus desviaciones, los titoistas, en la continuación de su política engañosa, proclamaron que tomarían acciones «serias» para la construcción de socialismo en el campo, para la colectivización de agricultura según principios leninistas, y por lo tanto se formaron las llamadas «zadrugas». En cuanto a la seriedad de las intenciones de los renegados titoistas sobre la construcción del socialismo en el campo, basta recordar que las «zadrugas» se derrumbaron antes de que fueran debidamente establecidas y ahora no queda rastro de la colectivización del campo yugoslavo.

Hasta 1948, cuando la división final llegó entre: la Unión Soviética, los países de democracia popular y del movimiento comunista internacional, por un lado, y Yugoslavia, por otro, esta última se encontraba todavía en la fase inicial del capitalismo caótico, en un estado de desorganización político-ideológico, y en una situación económica de extrema gravedad. Esto llevó al grupo de Tito-Kardelj-Ranković a actuar más abiertamente, a vincularse más estrechamente con el capitalismo mundial, especialmente con el imperialismo estadounidense con el fin de mantener su poder y cambiar las tornas a su favor.

Después de 1948, Yugoslavia, estalló en una grave crisis política, ideológica y económica, se encontró en una encrucijada debido a la desviación antimarxistas de su propio liderazgo. Los renegados titoistas querían, por así decirlo, «sentarse en dos sillas». Ellos querían sentarse en la silla del marxismo-leninismo, simplemente por el hecho de mantener las apariencias, sólo para guardar las formas, mientras que firmemente la quisieron suplantar por la otra, por la «silla» capitalista-revisionista. Pero con el fin de lograr este objetivo, una cierta cantidad de tiempo debía ser necesario. En el período que siguió a 1948 fue fangoso y profundamente atormentado por la crisis, el desorden y la confusión.

El grupo de Tito-Kardelj-Ranković se hizo la siguiente la pregunta: ¿Cómo mantener el poder y aplastar cualquier resistencia por parte del proletariado y los pueblos de Yugoslavia que había luchado por el socialismo en amistad y unidad completa con la Unión Soviética y los países de democracia popular? Con este objetivo en mente, los revisionistas yugoslavos trabajaron para que en el primer lugar se liquidara cualquier rastro del marxismo-leninismo de su partido, para desvestirlo de cualquier función principal, con el fin de transformarlo en un instrumento de su ideología y política burguesa-revisionista. La clase obrera estaba destinada a ser transformado en una masa inerte que no sería capaz de ver la traición y luchar contra ella como la fuerza política decisiva de la revolución. Las normas del centralismo democrático en el partido fueron violadas. El partido se hizo dependiente de la UDB que fue utilizado como un medio para suprimir todos los elementos que no estaban a favor de su cambio regresivo antimarxista. El partido fue purgado de todos los que eran leales al socialismo. A pesar de que parece conservar algunas normas de las elecciones, reuniones y conferencias, en realidad su dirección burocrática concentra todo el poder de este supuesto «partido marxista-leninista» en sus manos, y lo ha transformado en un mero instrumento para la ejecución de sus órdenes y de las de la UDB. Así que, el Partido Comunista de Yugoslavia se transformó radicalmente y perdió todas las características de un partido de vanguardia de la clase obrera y de principal fuerza política de la sociedad. Esta fue una gran victoria para el capitalismo, así como para la burguesía extranjera y local.

Con el fin de mantener su dominio, los renegados titoistas tuvieron que liquidar tranquilamente el Estado que había surgido de la guerra de liberación nacional y construir otro, una feroz dictadura fascista.

En otras palabras, el grupo líder de Tito-Kardelj-Ranković llevó a cabo la liquidación de todas las características marxista-leninistas de la revolución y se fueron a buscar unos supuestos nuevos caminos «socialistas» que estaban en realidad orientados hacía capitalismo en la economía, la política interior y exterior, la educación, la cultura y todos los demás sectores de la vida. En esta situación, los órganos de seguridad del Estado y el Ejército yugoslavo se convirtieron en la brutal arma favorita en manos de este puñado de renegados, que castigaba a cualquiera de una manera draconiana si se atrevía a denunciar la traición. Las persecuciones y los asesinatos en masa de todos los elementos que sonara que proponían planteamientos marxista-leninistas pronto comenzaron. Los terribles campos de concentración, uno de los cuales era el de Goli Otok, se llenaron de prisioneros e internados.

En ese momento la economía de Yugoslavia estaba en muy mala situación. Esto fue debido a los estragos de la guerra, pero también por la política confusa del liderazgo yugoslavo que derivó en la ruptura de todas las relaciones con la Unión Soviética, por ello, Yugoslavia dejó de recibir la ayuda considerable que había recibido en los primeros años después de la liberación, este mismo camino que acabó con su desenmascaramiento a nivel mundial hizo que tampoco pudiera ya saquear a los demás países de democracia popular como hacía con Albania a través de las «sociedades conjuntas», las cuales constituidas de forma injusta que beneficiaron a un solo lado, es decir, al de Yugoslavia. Por supuesto, los renegados yugoslavos vieron que solo con el terror no podrían salir de la crisis. Como una agencia clásica del capitalismo mundial, ellos inmediatamente dieron vuelta en aquella dirección para pedir ayuda, y el imperialismo estadounidense en particular estaba dispuesto a dar Tito y compañía toda la ayuda y el apoyo que necesitara para salvar su pellejo y hacer de ellos una herramienta importante en su lucha contra el socialismo, la revolución y los movimientos de liberación. Las potencias imperialistas habían estado esperando con impaciencia tal vez porque se habían preparado para esto desde la época de la guerra. Por lo tanto, no dejaron de darles la mayor «ayuda» económica sino que también proporcionaron fuerte apoyo político-ideológico. Incluso se les suministró varias armas y equipo militar y los ataron a la OTAN por el Pacto de los Balcanes. [Según el acuerdo militar concluido el 14 de noviembre de 1951 entre los Estados Unidos y Yugoslavia, las fuerzas armadas yugoslavas han estado sometidas de hecho al control del Pentágono. En 1953 fue concluido el tratado tripartito «de cooperación y de amistad» entre Yugoslavia, Grecia y Turquía, que, en agosto de 1954, se cambió por un pacto militar. Este pacto le ató Yugoslavia a la OTAN también, entre las que Turquía y Grecia formaban parte – Anotación de E. H.]

En el primer período Yugoslavia fue «ayudado» en la industria y en la agricultura por las inversiones de capital de las empresas extranjeras. [Según el periódico «The Times» del 17 de abril de 1951, el Banco internacional de la Reconstrucción concedió en octubre de 1949 a Yugoslavia un préstamo de 2 700 000 dólares, y el Fondo monetario internacional dos préstamos sucesivos, en el mismo año, para un total de 12 millones de dólares. El Congreso norteamericano autorizó la concesión en diciembre de 1950 a Yugoslavia de 38 millones de dólares y en abril de 1951 de 29 millones de dólares – Anotación de E. H.]

En el campo de la industria, fue donde el imperialismo estadounidense se mostró particularmente «generoso», su «ayuda» permitió el inicio de la reconstrucción de las antiguas fábricas existentes para que éstas pudieran ser más o menos operativas y para que su producción pudiera ser suficiente para mantener al régimen burgués-revisionista el cual se cristalizaba y había vuelto su rostro hacia el capitalismo mundial de forma descarada.

El régimen titoista también tuvo que liquidar aquel sistema incompleto de colectivización de agricultura que había sido instalado en un número de economías rurales y crear un nuevo sistema en el cual los kulaks y los grandes propietarios de tierra serían favorecidos otra vez. Las formas y los medios fueron encontrados para la redistribución de la tierra, bajo el cual viejos kulaks fueron restablecidos sin causar grandes disturbios en el país. El Estado adoptó una serie de medidas capitalistas, tales como la supresión de las estaciones de máquinas y tractores con la venta de sus equipos a los campesinos ricos que podían permitirse el lujo de comprarlos así como la imposición de fuertes impuestos a los campesinos. Las granjas estatales, así mismo, se transformaron en empresas capitalistas en la que también se invirtió capital extranjero, etc.

Los comerciantes y los industriales, a los cuales se hicieron concesiones importantes, se beneficiaron en gran medida del capital extranjero invertido.

Estas medidas demostraron más allá de toda duda que el «socialismo» que se estaba construyendo en Yugoslavia no era otra cosa que el camino de la integración en el capitalismo.

Así se preparó el terreno para la invasión de capital extranjero en una escala cada vez mayor, en una situación política, ideológica y organizativa muy adecuada para el capitalismo mundial. Este último, al ayudar al régimen titoista, lo utilizaría como cabeza de puente para su incursión en los demás países de democracia popular.

Esta orientación política, ideológica y económica de Yugoslavia hacia el capitalismo hizo que la lucha de clases tomara otra dirección y no se desarrollara por más tiempo como motor de la sociedad socialista como se pudo pretender quizás es un inicio, sino como una fuerza impulsora en la lucha entre clases opuestas, como es el caso de cualquier Estado capitalista donde la dictadura de la burguesía prevalece. Este Estado burgués-revisionista encabezó la lucha de clases en Yugoslavia contra los elementos progresistas de la clase obrera y contra los comunistas que se opusieron el curso de la traición.

El centralismo democrático fue liquidado pronto en los campos de la gestión económica y estatal. Es cierto que algunas fábricas de Yugoslavia habían sido nacionalizadas, el comercio exterior había sido proclamado monopolio estatal y se afirmó que el principio del centralismo democrático se llevó a cabo en la organización y la actividad del Estado y del Partido Comunista de Yugoslavia. Pero estas medidas que parecían tener un carácter revolucionario no eran ni completas ni coherentes. El centralismo en Yugoslavia no tenía el sentido leninista que quiere decir que la vida entera económica y política de la sociedad debería ser desarrollado por combinando el liderazgo centralizado con la iniciativa creativa de los órganos locales y las masas trabajadores. Esto más bien apuntó a la creación de una fuerza dictatorial del tipo fascista que estaría en una posición para imponer la voluntad del régimen en el poder sobre los pueblos de Yugoslavia desde arriba. A medida que pasaban los años por estas medidas iniciales que se anunciaron como tendencias supuestamente socialistas, tomaron una dirección antimarxista y contrarrevolucionaria. La organización de todo el Estado y la actividad del Estado en el campo económico adoptaron características capitalistas en abierta oposición a la experiencia fundamental de la construcción del socialismo en la Unión Soviética de Lenin y Stalin, y lo peor es que se enorgullecían de dicho «experimento socialista».

En los primeros años posteriores a 1948, podemos decir que el principio del centralismo se llevó a cabo en la actividad del Estado yugoslavo, ya que la Federación de Yugoslavia tenía que llevar cargas muy pesadas y difíciles que no podían ser solucionadas de modo descentralizado. Los tiempos eran tales que la preservación del centralismo fue necesario porque la Federación se componía de repúblicas, cada una de ellas con diferentes corrientes políticas nacionalistas, que trataban de romper con ella. Pero ese tipo de centralismo era el centralismo burocrático, los planes económicos fueron decididas desde arriba sin que se debatieran en la base, no estando bien estudiados ni diseñados para promover un desarrollo armónico de las distintas ramas de la economía de las repúblicas y regiones de la Federación, las órdenes eran arbitrarias y fueron ejecutadas a ciegas, los productos fueron adquiridos por la fuerza. De este caos, donde la iniciativa de los órganos locales del partido y del Estado así como la de las masas trabajadoras estaban totalmente ausentes y cercenadas, naturalmente debían aparecer, como efectivamente aparecieron, oposiciones que fueron reprimidas con el terror y el derramamiento de sangre.

Tal situación fue alentada también por los Estados capitalistas que habían tomado el régimen titoista bajo su ala a fin de dar una orientación capitalista Yugoslavia. Aprovechando esta situación, los diferentes imperialistas competían unos con otros en sus esfuerzos para conseguir un control más estrecho de este Estado corrupto para que, junto con los créditos que proporcionaban, también pudieran imponer sus puntos de vista políticos, ideológicos y organizativos.

Los capitalistas extranjeros que apoyaban al grupo renegado titoista reconocieron claramente que este grupo los serviría fielmente, pero también eran conscientes de la necesidad de que una situación más estable tenía que ser creada en Yugoslavia. De otra manera ellos no podían estar seguros sobre la seguridad de las grandes inversiones que ellos hacían y que ellos podían llevar a cabo en el futuro. Para crear pues esta situación deseada por el capitalismo, convenía que en este Estado se descentralizara –como así se hizo– la gestión de la economía y el reconocimiento y la protección con la ley de los derechos de los capitalistas que estaban haciendo grandes inversiones en la economía de este Estado.

El liderazgo titoista entendió claramente lo que el capitalismo mundial quería era ver a Yugoslavia hecha un instrumento entre sus manos, pero que tomara la forma en que le permitiera enmascarar mejor su verdadera cara para poder así engañar a los demás. Por consiguiente no se podía aceptar un sanguinario régimen abiertamente fascista como el que los antimarxistas Tito-Kardelj-Ranković habían establecido. Debido a esto, el grupo de Tito-Kardelj tomó medidas en 1967 y liquidó el grupo de Ranković que se hizo responsable de todos los males del poder titoista hasta ese período.

Con la liquidación de Ranković, la Liga de los «comunistas» de Yugoslavia no resurgió de la crisis en la que había entrado. Continuó tratando de acuerdo con los puntos de vistas titoistas, cuya esencia era que la Liga debía mantener sólo su disfraz «comunista» pero nunca jugar ese papel principal en la actividad del Estado, el Ejército, o la economía. Los titoistas habían cambiado incluso el nombre de su partido, llamándolo la «Liga de los Comunistas», supuestamente con el fin de dar un auténtico nombre marxista, tomándolo del diccionario de Karl Marx. Pero el único papel oficialmente reconocido de esta denominada «Liga de los Comunistas» era el educativo. Pero incluso esta función educativa no existía porque la sociedad yugoslava fue adormecida por la propaganda de una política e ideología supuestamente marxista-leninista que daba todo el papel al Frente; llamado ahora «Alianza Socialista de Yugoslavia», que en realidad también servía al mismo propósito que ahora servía su partido.

Aunque el partido revisionista yugoslava salió de ilegalidad, como resultado de la descentralización capitalista se disolvió en ese pluralismo ideológico que más tarde sería llamado sistema «democrático». El fin esencial perseguido por ellos era que, después de que el partido se hubiera convertido en un partido burgués, se debía cristalizar dicha esencia burguesa a la hora de marcar totalmente los métodos capitalistas en el desarrollo económico del país.

Así en el terreno adecuado, se preparó a Yugoslavia para el florecimiento de las teorías anarco-sindicalistas contra las que Marx, Engels, Lenin y Stalin habían luchado. En estas condiciones se creó la teoría pseudomarxista-leninista del sistema político de «autogestión socialista», que Edvard Kardelj trata en su libro.

Si me extendí un poco sobre el aspecto histórico de la evolución de Yugoslavia en la vía revisionista, esto no es porque en absoluto porque estos problemas nos sean desconocidos, sino para poner en evidencia mejor la falsedad del pensamiento «teórico» de Kardelj, que siendo el cómplice de Tito en la gran traición con respecto a la revolución y con respecto al socialismo, todo lo reduce aquí a intentar presentar el negro como blanco y al capitalismo como socialismo. Ahora, teniendo en cuenta la evolución poco gloriosa a la que han llevado a su país estos renegados, están tratando de encontrar justificaciones «teóricas» de la situación caótica que ellos mismos crearon. Esto también explica las ideas obscuras de Edvard Kardelj. La realidad yugoslava es caótica, también, y toda «la teorización» sobre ella es confusa. ¿Y es que visto lo visto, acaso cómo podría ser cualquier cosa de estas diferente?» (Enver Hoxha; La «autogestión» yugoslava: teoría y práctica capitalista, 1978)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»