«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

jueves, 22 de octubre de 2015

La organización del poder gubernamental bajo el FSLN; Equipo de Bitácora (M-L), 2015

Dirección Nacional del FSLN

«Recapitulando un poco sobre la dirigencia del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en el periodo de gobierno debemos expresar algunas líneas.

La organización de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional –realiza funciones de gobierno desde 1979 hasta 1985– y el Consejo de Estado que en conjunto sentarían las bases de construcción del actual sistema democrático burgués partidocrático, y ponen en marcha la «economía mixta» ambas expresiones del pensamiento burgués en todas sus formas. Estas organizaciones fueron conformadas por sujetos provenientes de todos los sectores antisomocistas internos y externos al FSLN, todos ellos de extracción burguesa y pequeño burguesa con posiciones reformistas, anarquistas, revisionistas, liberales, conservadoras, y hasta bastante retardatarias dado el caso.

En el Consejo de Estado, este estaba conformado por 33 miembros, de organizaciones políticas, socio-económicas, religiosas y sindicales, los puestos fueron repartidos de la siguiente manera:

6 puestos para el Frente Sandinista de Liberación Nacional;

12 para el Frente Patriótico Nacional –en este confluyen el Movimiento Pueblo Unido, el Partido Liberal Independiente, Agrupación de Los Doce, Partido Popular Social Cristiano, Central de Trabajadores de Nicaragua (C.T.N.), Frente Obrero, Sindicato de Radio periodistas–;

7 para el Frente Amplio Opositor –integrado por el Partido Conservador Democrático, Partido Social Cristiano Nicaragüense, Movimiento Democrático Nicaragüense, Movimiento Liberal Constitucionalista, Partido Socialista Nicaragüense, Confederación General del Trabajo Independiente, Confederación de Unificación Sindical (C.U.S.)–;

6 miembros para el Consejo Superior de la Empresa Privada –a los cuales pertenecen el Instituto Nicaragüense de Desarrollo (INDE), la Cámara de Industrias de Nicaragua (CADIN), la Confederación de Cámaras de Comercio de Nicaragua, la Cámara Nicaragüense de la Construcción, la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua, la Confederación de Asociaciones Profesionales de Nicaragua (CONAPRO)–;

1 miembro para la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua;

1 miembro también para la Asociación Nacional del Clero.

No es de menospreciar el hecho de que en la formación de gobierno no se considerara integrar al ya mencionado MAP-ML que había sido una fuerza político-militar activa contra el somocismo y que operó de aliado militar del FSLN. Si se observa con detenimiento se verá que apenas había ningún miembro marxista-leninista –autodenominarse marxista-leninista no te hace marxista-leninista– en esos órganos de gobierno, salvo los puestos dados al Frente Obrero, rama sindical del MAP-ML. Aunque a la hora de la verdad este reparto de puestos en el Consejo de Estado daba bastante igual, pues era la llamada Dirección Nacional del FSLN, formada por 9 comandantes, 3 de cada tendencia del FSLN –recordemos: Proletarios, GPP y Terceristas–, la que tenía el poder real en el gobierno. Esto no es algo que nos inventemos nosotros, es algo que la propia dirigencia reconoció años después:

«Al fragor de la lucha popular antisomocista y antiimperialista de los años 60, se fue organizando el Frente Sandinista como un destacamento revolucionario integrado por unas decenas de combatientes y una Dirección Nacional que asumía un mando político-militar». (Daniel Ortega; Informe Central de la Dirección Nacional del Frente Sandinista de Liberación Nacional, 19 de julio de 1991)

Y en base a esta circunstancia ocurrida durante la etapa de liberación nacional, esta Dirección Nacional sería la que tendría de facto el poder del Estado desde 1979 hasta la conformación del nuevo gobierno salido de las elecciones de 1984; no obstante, la misma continúo manteniendo una enorme influencia sobre el aparato estatal.» (Equipo de Bitácora (M-L); ¿Qué fue de la «Revolución Popular Sandinista»?: Un análisis de la historia del FSLN y sus procesos, 19 de julio del 2015)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»