«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

viernes, 30 de octubre de 2015

La «autogestión» y los puntos de vista anarquistas del Estado. La cuestión nacional en Yugoslavia; Enver Hoxha, 1978

Edvard Karldej, Tito y Mosa Pijade

«En Yugoslavia los órganos del poder estatal no ejercen como genuinos órganos representativos del poder popular. Allí sólo existe el sistema burocrático llamado «sistema de delegados»: que se presenta como el supuesto portador del sistema de poder para el Estado, y es por eso que bajo ese «nuevo sistema democrático» no se llevan a cabo las elecciones a diputados para los órganos de poder del Estado. Los titoistas quieren justificar este hecho con el argumento de que los órganos representativos del Estado son supuestamente expresiones del parlamentarismo burgués y del modelo soviético que, según ellos, Stalin habría convertido en una institución de la burocracia y la tecnocracia. La experiencia de los soviets de los diputados obreros y campesinos creada por Lenin sobre la base de la inmensa experiencia de la Comuna de París fue ignorada los revisionistas yugoslavos, que creen que esas «formas de organización estatal crean poder personal».

Esa idea de «democracia», parte del desarrollo de la idea revisionista de este «socialismo específico», los titoistas en los años cincuenta declararon ante el mundo entero que en última instancia se renunciaba al sistema estatal socialista y que lo habían sustituido por un nuevo sistema, el sistema de «autogestión socialista», en el que el socialismo y el Estado son ajenos el uno al otro. Este «descubrimiento» revisionista no era otra cosa que una copia de las teorías anarquistas de Proudhon y Bakunin sobre las infames ideas de la «autogestión de los trabajadores» y «la autogestión de las fábricas de los trabajadores», que han sido expuestas y condenadas varias veces a lo largo de la historia por Marx y Lenin sobre la base del Estado de la dictadura del proletariado. Karl Marx escribe:

«Entre la sociedad capitalista y la sociedad comunista media el período de la transformación revolucionaria de la primera en la segunda. A este período corresponde también un período político de transición, cuyo Estado no puede ser otro que la dictadura revolucionaria del proletariado». (Karl Marx; Crítica al programa de Gotha, 1875)

El sistema político de la «autogestión socialista» no sólo tiene nada en común con la dictadura del proletariado sino que incluso es opuesta a ella. Este sistema según sus creadores está construido según el modelo de la administración de los Estados Unidos. Kardelj mismo escribió acerca del «sistema de autogestión» yugoslavo reconociendo este hecho:

«Podríamos decir que este sistema es más similar a la organización del poder ejecutivo en los Estados Unidos que al de la Europa Occidental». (Edvard Kardelj; Direcciones del desarrollo del sistema político socialista de autogestión, 1977)

De esto se desprende claramente que el hecho de que la organización del gobierno yugoslavo es una copia de la organización de los gobiernos capitalistas no es negado ni por ellos, pero lo que podría ser discutido es la duda: ¿qué gobierno capitalista ha sido imitado más, el americano o un de los gobiernos europeos occidentales? Y para esta discusión Kardelj proporciona la solución cuando dice: la organización del poder ejecutivo de los Estados Unidos ha sido elegido como modelo.

Las opiniones de los revisionistas yugoslavos sobre el Estado son a través y por medio del anarquismo. Como es bien conocido el anarquismo exige la inmediata eliminación de toda forma de Estado, por lo que la dictadura del proletariado también. Los revisionistas yugoslavos también suprimieron la dictadura del proletariado y, para justificar su traición, evocan dos fases del socialismo: el «socialismo estatal» y el «socialismo verdadero y humanitario». Según su opinión la primera fase comprende a los primeros años que siguen la victoria de la revolución, cuando la dictadura del proletariado existe y se traduce por el Estado partidario del «estatismo-burocrático» al igual que en el capitalismo –según su opinión–. La segunda fase es la fase de la superación del Estado partidario del «estatismo burocrático» y su sustitución a través de la «democracia directa». Con estos puntos de vista no sólo los titoistas están negando la necesidad de la dictadura del proletariado en el socialismo, sino que oponen entre ellas las nociones de Estado socialista, de dictadura del proletariado y de la democracia socialista.

No le prestan atención a los clásicos del marxismo-leninismo que enseñan que el Estado socialista se consolida continuamente durante todo el período histórico de transición del capitalismo al comunismo. Por lo tanto Edvard Kardelj escribe que la sociedad en Yugoslavia está cada vez menos basada en el papel del aparato estatal, y según él, en Yugoslavia, el Estado actualmente va supuestamente hacía su extinción.

¿Pero que es con lo que Kardelj sustituye el papel del aparato estatal? ¡Se sustituye por la «iniciativa de los trabajadores»! Él lo expresa de esta manera:

«El funcionamiento ulterior de nuestra sociedad se basa cada vez menos en el papel del aparato del Estado y cada vez más en el poder y la iniciativa de los trabajadores». (Edvard Kardelj; Direcciones del desarrollo del sistema político socialista de autogestión, 1977)

¡Un juicio absurdo! Para hablar de la iniciativa de los trabajadores significa que los trabajadores, sobre todo, tienen que ser libres y organizados, y deben estar inspirados en directrices claras, así como tienen que tomar medidas para poner en práctica esas iniciativas. ¿Quién se preocupa en Yugoslavia a organizar e inspirar a los trabajadores a través de instrucciones claras? La «comunidad autogestionada», dice Kardelj a su juicio abstracto. En esta comunidad pretendida le atribuye el papel principal al individuo «en el trabajo asociado autogestor de sus propios intereses». ¿Qué se quiere decir con esto de trabajo asociado autogestor de sus propios intereses? Que se encuentran en el centro de la sociedad yugoslava, pero en ninguna parte se explica claramente. Lo que surge de esta idea es el individualismo burgués que pone los derechos absolutos de los individuos en la sociedad y su total independencia de esta misma sociedad, y que pone como prioridad los intereses personales por encima de los intereses de la sociedad en primer lugar.

Según este «teórico», se permite a tal juicio decir que la consolidación del Estado y su aparato son características para las formas:

«De las relaciones socialistas de producción basadas en la propiedad estatal». (Edvard Kardelj; Direcciones del desarrollo del sistema político socialista de autogestión, 1977)

Aclarando que eso no pasa en Yugoslavia, donde al contrario él dice, el proceso de consolidación del papel «autogestionado» de la clase obrera se desarrolla en contraste con el Estado. Según este «filósofo» el hombre no puede ser libre y dueño de su destino en un verdadero Estado socialista donde se aplican la ciencia marxista-leninista y la práctica revolucionaria leninista, sino que se transforma en una máquina. En la Yugoslavia de la «autogestión», sin embargo, el trabajador presuntamente adquiere gran importancia, y precisamente en esta «autogestión» es el «mecanismo democrático de la delegación de la sociedad yugoslava», ¿Qué clases tienen estos órganos estatales representantes que los guían en cuanto a ideología, en qué principios han construido su actividad y en qué foro se rinden cuentas? Por supuesto que hay una respuesta clara a todas estas preguntas y se pueden encontrar, pero no se registran en este libro ya que cualquier respuesta precisa arrojaría luz sobre el sistema político capitalista de Yugoslavia.

Kardelj se pega a sus posiciones anarquistas cuando escribe sin hacer distinción en absoluto acerca de qué Estado, partido o sistema al cual él se refiere, ataca al Estado en general por ser inhumano:

«Ni el Estado, ni el sistema, ni un partido político pueden darle la felicidad a la persona. La felicidad es algo que sólo la persona puede crear para sí misma». (Edvard Kardelj; Direcciones del desarrollo del sistema político socialista de autogestión, 1977)

Aquí, las tendencias para la espontaneidad en la teoría antimarxista del «socialismo autogestionado» se llevan a la superficie con toda claridad, según él cuales sean las necesidades de la clase trabajadora no se pueden organizar en el Partido Proletario o en el Estado para lograr sus aspiraciones, pero parece que encontrará la felicidad incluso mientras deambula en la oscuridad mientras pasa el tiempo.

Para anticiparse a la pregunta: «¿Si el Estado es innecesario por qué no se elimina en Yugoslavia?», Kardelj ya respondió:

«El Estado debe interponerse en el papel de árbitro sólo en aquellas situaciones en las que el acuerdo de autogobierno no se pueda lograr, siendo esencial desde el aspecto de los intereses sociales que se tome una decisión». (Edvard Kardelj; Direcciones del desarrollo del sistema político socialista de autogestión, 1977)

Y para demostrar que la necesidad de arbitraje estatal para colocar desacuerdos es rara, Kardelj dice:

«El libre intercambio de mano de obra tiene una influencia esencial en la reducción de los antagonismos entre el trabajo físico y mental. En estas relaciones el trabajo mental ya no es superior a un trabajo físico, sino que es sólo uno de los componentes del trabajo libre y unido del libre intercambio de las diferentes formas de los resultados del trabajo». (Edvard Kardelj; Direcciones del desarrollo del sistema político socialista de autogestión, 1977)

Al leer estas frases, la pregunta surge en la mente de todos: ¿es posible que el autor hable aquí del orden social en Yugoslavia? ¿Desde cuándo los antagonismos entre el trabajo mental y físico han sido reducidos en Yugoslavia?

La realidad del desarrollo en Yugoslavia demuestra lo contrario. Hay diferencias esenciales entre el trabajo mental y físico que no pueden ser reducidos por las palabras. Es realmente asombroso que se hable de la reducción de los antagonismos entre el trabajo mental y físico en el Estado yugoslavo, cuando se sabe que en este país por ejemplo de las diferencias salariales entre un trabajador y un intelectual, por no hablar de otras distinciones que han alcanzado una proporción de uno a veinte, si no más.

Kardelj considera la «autogestión en el trabajo asociado» como:

«La verdadera base material para la autogestión de la sociedad, es decir, en las comunidades socio-políticas que ejercen el poder del Estado desde la comuna hasta la federación, así como para la realización de los derechos democráticos de los trabajadores y de los ciudadanos en el funcionamiento del Estado, o, respectivamente, de la sociedad. El autogobierno es también la base material para el desarrollo del trabajador como un individuo creativo en la utilización de todo tipo de medios sociales». (Edvard Kardelj; Direcciones del desarrollo del sistema político socialista de autogestión, 1977)

Y añade muchas otras frases con el mismo espíritu.

Tratando de presentar la llamada «autogestión» como la base material de la felicidad del hombre que las grandes mentes de Yugoslavia supuestamente han «descubierto» para nosotros, Kardelj, recurre a frases retorcidas y al lenguaje eclesiástico predicando un sermón largo pero esencialmente sin decir nada. Él alinea ideas contradictorias sobre el «socialismo científico» y utiliza expresiones extensas a fin de dar a sus palabras un supuesto significado filosófico profundo.

Pero, ¿cómo es el que el sistema político yugoslavo se lleva a cabo en la práctica? Cuando se trata de responder a esta pregunta, Kardelj se ve obligado a admitir:

«En este sentido hay excesivos puntos débiles en el sistema. Toda una serie de debilidades en el funcionamiento de las organizaciones e instituciones de nuestro sistema político legítimo dan la impresión de que las fuentes potentes de la burocracia y la tecnocracia siguen funcionando, que nuestra administración es complicada y que por lo tanto está cubierta por la burocracia, que algunos órganos y las organizaciones se están recluyendo, que hay muchas lagunas y casos de duplicación de trabajo, que las formas de comunicación democrática entre los órganos de autogestión y estatal y la estructura social en su conjunto están poco desarrolladas, que llevamos a cabo muchas reuniones inútiles y estériles, que las reuniones y decisiones son con frecuencia insuficientemente preparadas desde el punto de vista profesional, que en la lucha por sus derechos, el ciudadano tiene a menudo dificultades para superar los obstáculos administrativos, etc.». (Edvard Kardelj; Direcciones del desarrollo del sistema político socialista de autogestión, 1977)

Así que si el sistema de «autogestión» se ahoga en la burocracia, si los órganos estatales y administrativos están aislados, toman decisiones sin valor, excluyendo a los ciudadanos que quieren que hagan algo acerca de sus muchos problemas, ¿quién, aparte de la camarilla de Tito, necesita este sistema? ¿Cómo se pueden gobernar los ciudadanos yugoslavos ellos mismos cuando como reconocen sus gobernantes no pueden superar los «obstáculos administrativos»? A pesar de la preocupación del diablo de esconder su pie ahorquillado, a pesar de todas las reservas y los esfuerzos para redondear la ideología titoista con el fin de cubrir los lados oscuros de su sistema, lo que él admite es suficiente para darse cuenta de la verdad.

Kardelj continúa y escribe:

«Tanto la estructura de las asambleas de los delegados y las decisiones se toman de forma organizada de tal manera que, en principio, puedan garantizar el protagonismo de los trabajadores unidos en todo el sistema de toma de decisiones del Estado». (Edvard Kardelj; Direcciones del desarrollo del sistema político socialista de autogestión, 1977)

Con estas palabras, se trata de enfocar para intentar demostrar que las «asambleas de delegados» –que en realidad son muy similares a las asambleas creadas por los sindicatos capitalistas donde los miembros del sindicato se entregan a habladurías– podrían cumplir funciones del Estado. Es por eso, según él, el Estado de la dictadura del proletariado es superfluo teniendo estas asambleas sindicales y esta «democracia de la producción» como decía Lenin.

Aquí, por supuesto, no se trata es un simple cambio de nombre; de la dictadura del proletariado –que aterroriza a la burguesía y los revisionistas–, por otro nombre menos ofensivo; «asambleas de los delegados». No, aquí se trata de cambiar el carácter de clase del Estado socialista, de modo que no es la clase obrera, sino la nueva burguesía la que está en el poder. No es difícil ver que estas posiciones tienen por objeto justificar el curso de regresar al capitalismo y, en la medida de lo posible, la traición titoista.

Con el fin de presentar su sistema notorio de «autogestión socialista» como correcto y aceptable, los titoistas se oponen a la dictadura de la burguesía y la dictadura del proletariado. Para los titoistas todos los sistemas políticos distintos, sin hacer distinción entre el capitalismo y el socialismo, son «dogmáticos». Después de haber cualificado sus sueños de «sistema socialista de autogestión», intentan demostrar la superioridad de su sistema comparándolo con el orden social capitalista.

Por supuesto, los revisionistas yugoslavos no puede dejar de «criticar» al sistema político parlamentario de la sociedad burguesa al que Kardelj define como un «sistema multipartidista», pues de lo contrario se expondrían como defensores del parlamentarismo burgués, algo que tanto Marx como Lenin criticaron severamente en su tiempo –aunque de igual forma que sus concepciones anarco-sindicalistas–. También declaran que es erróneo considerar esta forma política del Estado burgués como un carácter universal y eterno. El mundo entero sabe que Kardelj no fue el primero en «criticar» la tesis de los ideólogos burgueses «sobre el notorio carácter universal y eterno del capitalismo». Al refutar los puntos de vista de la socialdemocracia, los clásicos del marxismo-leninismo demostraron científicamente que el sistema capitalista no es de ninguna manera universal y eterno, que está condenado a morir, que el Estado capitalista que es la descendencia y fundamento de este sistema hostil a la gente, debe ser destruido hasta sus cimientos, y en su lugar el sistema socialista debe ser establecido, y no un sistema bastardo como el sistema político yugoslavo de «autogestión», que parte del capitalismo para volver al capitalismo en su praxis.

Kardelj «critica» el sistema parlamentario burgués, pero a la ligera y suavemente porque le duele hacerlo, y por lo tanto, inmediatamente después de criticarlo, elogia su contribución al desarrollo democrático de la humanidad hacia el cielo y hace un fetiche de la misma. Con el fin de exagerar la contribución de tal manera que hace que el carácter reaccionario del parlamento burgués de hoy se palideciese hasta la insignificancia y, en particular para mostrar la «relación orgánica entre el parlamentarismo y la democracia los derechos humanos», por primera vez, cita –o más bien mutila– a Marx:

«El régimen parlamentario vive de la discusión, ¿cómo, pues, va a prohibir que se discuta? Todo interés, toda institución social se convierten aquí en ideas generales, se ventilan bajo forma de ideas; ¿cómo, pues, algún interés, alguna institución van a situarse por encima del pensamiento e imponerse como artículo de fe?» (Karl Marx; El dieciocho brumario de Luis Bonaparte, 1852)

En el contexto del libro esta citación de Marx está fuera de intención y es por eso que puede difícilmente servir para demostrar lo que desea Kardelj. La idea de Marx, truncada y suelta de modo inadmisible de su contexto, tal como ella es citada diabólicamente por este revisionista, pone en duda el hecho innegable de que Marx absolutamente fue siempre contra el parlamentarismo vendido y podrido de la burguesía.

Este intento por parte del autor no tiene éxito porque todo el mundo sabe de la postura de Marx, quien nunca al criticar el parlamento burgués y la teoría burguesa de la división de poderes, dijo que las instituciones representativas del Estado no deben ser eliminadas ni que el principio de elecciones debe ser abandonado como se hizo en Yugoslavia. De hecho, escribió que en los órganos del Estado proletario dicho representante deberá estar configurado y funcionar no como «tertulias», sino como verdaderas instituciones que trabajan, construyen y actúan como:

«Un cuerpo de trabajo, ejecutivo y legislativo al mismo tiempo». (Karl Marx; La guerra civil en Francia, 1871)

Kardelj afirma que el parlamentarismo burgués se ha alzado como una «gran fortaleza», porque, según el autor de este libro, la práctica socialista, salvo en Yugoslavia, fue incapaz de desarrollar más rápidamente y ampliamente nuevas formas de vida democrática correspondiente a las relaciones socialistas de producción. La nueva forma de vida democrática, de acuerdo con Kardelj, presuntamente ha sido realizada bajo la «autogestión socialista» que «cruzó el Rubicón» y superó el poder de clase del Estado de los propietarios y de los gerentes tecnocrático-monopólicos de capital. Asombrosamente, a sus ojos, todos los esfuerzos de las fuerzas democráticas para encontrar las formas apropiadas de democracia resultaron «construcciones artificiales» del parlamento burgués, tentativas para unir «cosas que no pueden ser unidas», mientras que considera originales y socialistas a las bastardas estructuras del «socialismo autogestionado». Desde luego si hay que citar algún fraude en la estructura de gestionar y gobernar desde luego se encuentra en el primer lugar de las teorías antimarxistas y antidemocráticos el titoismo y su «autogestión». A pesar de las numerosas declaraciones engañosas hechas al respecto; la «autogestión» yugoslava sí que es una copia del parlamentarismo burgués y de las relaciones capitalistas de producción, ya que es un apéndice caótico del sistema capitalista mundial, de la estructura y de la superestructura de este propio sistema.

Continuando con la tan polémica cuestión nacional:

«Nuestra democracia socialista no sería un sistema global de relaciones democráticas sin la correspondiente solución de los problemas de las relaciones entre las naciones y nacionalidades de Yugoslavia». (Edvard Kardelj; Direcciones del desarrollo del sistema político socialista de autogestión, 1977)

Aunque el ideólogo revisionista habría tenido que explicar en esta ocasión cómo el sistema político de «autogestión socialista» ha resuelto el problema de las naciones y nacionalidades en Yugoslavia, aunque sea por las ansias del lector, pero renuncio a hablar en torno a este importante, serio y grave problema su Federación, y después de leer su libro de 323 páginas uno apenas puede recordar si hubo alguna charla sobre las naciones y nacionalidades.

¿Y cómo es el problema de las naciones y nacionalidades en Yugoslavia? La Federación Yugoslava ha heredado conflictos profundamente arraigados en este campo. De cuando las políticas de los grandes reyes serbios y círculos reaccionarios chovinistas en Yugoslavia excitaban conflictos y enemistades entre las naciones y las nacionalidades.

Después de la Segunda Guerra Mundial, la República Federal de Yugoslavia lanzó la consigna de «unidad-fraternidad», pero esta consigna resultó totalmente insuficiente para resolver las diferencias heredadas del pasado, por lo que los viejos conflictos, el ansia desenfrenada por el dominio sobre los demás no desapareció. Tito y la camarilla de renegados que le rodea no llevó a cabo una política nacional marxista-leninista en cuanto a las tendencias de las repúblicas y regiones para separarse de la Federación. Por el contrario, las relaciones entre las nacionalidades fue la misma que en la época de los reyes y en lo que se refiere a ciudadanos de algunos países, su genocidio continuó como antes. Esta política sirve para alimentar el odio y los conflictos entre las naciones y nacionalidades de Yugoslavia. La «unidad» y «fraternidad» de los pueblos sobre los que hay una gran cantidad de publicidad en Yugoslavia, nunca ha sido presentado sobre la base correcta de la igualdad económica, política, social y cultural de las naciones y nacionalidades.

Sin realizar la igualdad en estos campos, es imposible resolver de modo justo la cuestión nacional Yugoslavia. Tres décadas de «autogestión socialista» tiene además su demagogia sobre la «comunidad autónoma de las naciones y nacionalidades de nuevo tipo», donde no se ha hecho nada sobre el ejercicio de los derechos soberanos de estas naciones y nacionalidades en las repúblicas y regiones de Yugoslavia. [Según los datos de la prensa yugoslava, las rentas per cápita en Kosovo son respectivamente 6, cerca de 5 y 3,5 veces más baja que en Eslovenia, Croacia y Serbia – Anotación de E. H.]

La región de Kosovo, por ejemplo, con una población albanesa casi tres veces mayor que la población de la República de Montenegro, tiene un claro atraso económico, político, social y cultural en comparación con las demás regiones de Yugoslavia. En las repúblicas más grandes, también existen diferencias inaceptables en todos los campos en comparación con las otras Repúblicas. Esperanzas piadosas sobre una solución con las viejas y nuevas diferencias entre las naciones de Yugoslavia son vanas.

A partir de un análisis objetivo y científico de esta situación tan difícil y conflictiva, la conclusión indiscutible de manifiesto sobre la cuestión nacional en Yugoslavia no se resolverá a menos que el marxismo-leninismo se lleve a cabo allí, a menos que el capitalismo disfrazado al amparo de la «autogestión» sea al fin derrocado.

Los renegados titoistas sienten este peligro y por lo tanto, si tienen que hablar de los problemas de las naciones y nacionalidades, tratan de llenar el vacío con declaraciones pomposas sin llegar al meollo de los problemas, o buscando un falso testimonio de otros revisionistas como hicieron cuando se dio gran publicidad a las declaraciones de los revisionistas chinos sobre la solución marxista-leninista de la cuestión nacional en Yugoslavia.

En palabras de los revisionistas pueden presentar las relaciones entre las naciones y nacionalidades de Yugoslavia como quieran, pero la amarga verdad de este problema seguirá persiguiéndoles más allá de la muerte.

La cuestión nacional en Yugoslavia será resuelto por los pueblos de la Federación presente por sí mismos y no por los que, a pesar de lo que dicen, de hecho, todavía persisten en la política reaccionaria y chovinista de sus predecesores.

Continuando con sus explicaciones sobre la política del Estado yugoslavo, la astucia del revisionista Kardelj sostiene que esta política:

«Ya no es el monopolio de los políticos profesionales y los carteles políticos detrás de la escena, sino que se convierte en una cuestión de actividad directa, y directamente organizado por la toma de decisiones por parte de los autogobiernos y de sus órganos». (Edvard Kardelj; Direcciones del desarrollo del sistema político socialista de autogestión, 1977)

He aquí, Kardelj quiere decir que a partir de ahora no nos critican por haber traicionado los intereses de la clase obrera más, porque el trabajador yugoslavo es el amo de la política del país y de la defensa de sus intereses que son «autogestionados», a diferencia de los otros Estados en los que los políticos profesionales son los maestros. Y aquí también, de mala fe que no hace ninguna diferencia entre los países capitalistas y socialistas, pero agrupa a todos juntos, porque de esta manera es más fácil presentar el negro como blanco.

Kardelj sabe que para realizar los objetivos deshonestos él tiene en mente que tiene que trivializar las manifestaciones que exponen la realidad «autogestionada» a cada paso. Por lo tanto, menosprecia el hecho de que el trabajador yugoslavo no tiene posibilidades de realizar sus derechos en el ámbito político y económico, y lo explica con que:

«Se debe a una serie de razones objetivas y subjetivas –entre los que, sin duda, el nivel relativamente bajo de educación y la cultura y el nivel de la aplicación de la ciencia pertenece– que el trabajador aún no es capaz de dominar, orientar, controlar o totalmente de una manera consciente y creativa de todos los procesos que la suposición social y económica le impone». (Edvard Kardelj; Direcciones del desarrollo del sistema político socialista de autogestión, 1977)

Es obvio que esto fue escrito para defender posiciones antiobreras y antisocialistas. Actualmente, el obrero yugoslavo no comprende nada de esta teoría ilusoria y no ve aplicar en la práctica ninguna de estas ideas absurdas y fariseas que para él son inaceptables.

Dado el bajo nivel cultural y científico de los trabajadores –pese a las tortuosas décadas de «autogestión»– es un obstáculo comenta Kardelj, y por tanto el papel principal en la «autogestión» de la sociedad es interpretado por la gente educada y cualificada, que son la élite gobernante en esta «comunidad socialista». En estas circunstancias, las decisiones se adoptarán en la mayoría de los casos, precisamente por esa élite, por el elemento de culto de la nueva burguesía que hace la ley en Yugoslavia. ¿Quién tiene la culpa de que la élite está adquiriendo un papel protagonista y que el papel de los trabajadores esté disminuyendo? No hay duda de que la culpa es en el propio sistema social que genera la nueva clase capitalista y le proporciona la posibilidad de fortalecerse económicamente e instruirse a expensas de los trabajadores, mientras que la clase trabajadora se queda en un nivel económico bajo y nunca aprende a manejar nada. Kardelj no puede evitar mencionar el hecho de que en la práctica las decisiones son tomadas por un porcentaje relativamente pequeño de personas en Yugoslavia. Pero lo que no dice, es que es justamente así como se crea el monopolio político de la élite sobre la toma de las decisiones y el reparto de las rentas en las empresas de «autogestión socialista». Este monopolio político, que los revisionistas yugoslavos supuestamente ellos mismos evitaban y combatían, es particularmente notable en su denominado sistema político de «socialismo autogestionado». Avanzando en sus teorizaciones anarquistas sobre el Estado y las clases sociales puntualiza:

«En la «autogestión» de la sociedad en lugar de las viejas relaciones del trabajador, el Estado y las actividades sociales, una nueva relación inevitablemente debe constituirse entre los trabajadores de la producción directa y los trabajadores de las actividades sociales». (Edvard Kardelj; Direcciones del desarrollo del sistema político socialista de autogestión, 1977)

Según él, la construcción de relaciones sociales por la vía de un régimen socialista donde se aplica el socialismo científico, donde hay unidad entre los trabajadores directamente involucrados en la producción y los trabajadores que participan en actividades sociales, donde hay fuerte actividad socio-política y una organización de la economía en la que juega el principal papel los trabajadores organizados en el Estado socialista, esto no es el camino correcto, ya no sirve, o nunca ha servido. La forma correcta, de acuerdo con Kardelj, es el de la construcción de «nuevas» relaciones sociales sin la participación del Estado.

Todas estas frases son emitidas para empañar totalmente los beneficios del sistema verdadero y socialista y para hacer creer mentirosamente que en Yugoslavia se va hacia la unidad entre los obreros y los intelectuales a través de las técnicas capitalistas de «libre intercambio de mano de obra», como si estas prácticas lograran atenuar, como por arte de magia los problemas y diferencias entre estos dos extractos de la sociedad, cuando en verdad agrandan dichas diferencias más en Yugoslavia, donde a diferencia de un país libre de clases explotadas, el extracto social de la intelectualidad esta corrompida y sirve para las clases explotadoras.

En la teoría de Kardelj no hay ninguna mención a la destrucción violenta del Estado capitalista, de la toma del poder por la clase obrera y el establecimiento de la dictadura del proletariado, ni puede existir. Aunque él cita las palabras de Marx de que «en determinados momentos tenemos que recurrir a la violencia que finalmente constituirán el poder del proletariado» lo hace sólo para demostrar que Marx supuestamente se inclinó más hacia el triunfo de la revolución proletaria por medios pacíficos, teniendo en cuenta la violencia como una excepción y algo que era condicional a algunas circunstancias sociales particulares. Y con tales sofismas Kardelj busca crear la impresión de que la clase obrera hoy en día puede lograr sus intereses históricos no a través de la revolución, sino en alianza con los diversos partidos políticos de los países capitalistas. Kardelj ha copiado conjurado esta manera astuta para enfrentar a Marx contra Marx en cuanto a la posibilidad de la transición pacífica al socialismo de igual forma que ya intentaron sus predecesores revisionistas, contra quien escribió Lenin:

«El argumento de que Marx en los años setenta permitió la posibilidad de una transición pacífica al socialismo en Inglaterra y Estados Unidos es completamente falaz, o, para decirlo sin rodeos, deshonesto, ya que está haciendo juegos malabares con citas y referencias». (Vladimir Ilich Uliánov, Lenin; La revolución proletaria y el renegado Kautsky, 1918)

Kardelj necesita estas falsificaciones con el fin de echar una mano a los «eurocomunistas», con los que está en completo acuerdo. Los partidos revisionistas de Italia, Francia y España han declarado que van a alcanzar el socialismo a través del desarrollo de la democracia burguesa y la libertad, a través de la fuerza del voto en las elecciones parlamentarias. De acuerdo con los «eurocomunistas» la capacidad de la clase obrera se expresa en la cuestión de en qué medida se va a ganar los puestos clave en la estructura de la sociedad capitalista y el Estado, así como en el funcionamiento de la sociedad. De esta manera, dicen, la transformación del carácter de las relaciones capitalistas de producción a las relaciones «autogestionadas» o «socialistas» de producción se harán posibles. Es precisamente en esta cuestión que la teoría titoista y la teoría del «eurocomunista» están en plena concordancia. Los «eurocomunistas» son obligados a aceptar el pluralismo político burgués europeo y la unidad entre los partidos burgueses, para llegar, supuestamente a través de reformas a poder adquirir los numerosos derechos de la clase obrera y, por esta vía, hasta incluso pasar a la sociedad «socialista». Kardelj llama a estos esfuerzos de sus amigos «cambios estructurales» llamados a promover infaliblemente el desarrollo de este proceso y a modificar la posición y el papel del mismo parlamento.

Por lo tanto la teoría de Kardelj demanda que los partidos «comunistas» de Europa Occidental en las condiciones de la crisis del sistema capitalista deben conservar el sistema parlamentario cuyos logros democráticos –como él dice– no pueden ser negados, que se tiene que encontrar una forma adecuada para asegurar una alianza con las más amplias fuerzas «democráticas» de la clase obrera. A través de este tipo de alianza, acorde a la lógica revisionista, una situación favorable «democrática» puede ser creada en el sistema parlamentario, y a largo plazo este mimo sistema parlamentario –quién sabe cómo– será «transformado» en una potencia decisiva del pueblo. Este es el curso que el titoismo establece para los otros partidos revisionistas para llegar al poder de forma pacífica.

En los Estados burgueses, sin embargo, son los capitalistas, las empresas nacionales, los carteles nacionales y las sociedades multinacionales los que tienen bien amarrado el poder. Estas fuerzas del capital detentan las llaves principales de la dirección de la economía y del Estado, dictan la ley y, a través de un proceso democrático fraudulento, se designa un gobierno que estará a sus órdenes y actuará como un administrador oficial de la riqueza. La burguesía no salvaguarda su poder para entregarlo a los «eurocomunistas» sino para proteger sus intereses de clase, incluso con derramamiento de sangre si es necesario. Para dejar de ver esta realidad que la vida atestigua cada día necesitaríamos cerrar los ojos y disfrutar soñando despierto. Si los «eurocomunistas» conociéndoles en efecto, tienen éxito en la obtención de una o más posiciones en el gobierno burgués, será que de hecho, que llegaran allí como representantes y gendarmes del capitalismo, al igual que los otros partidos políticos burgueses y no como representantes del proletariado ni defensores de sus derechos allí.

En la pseudodemocracia burguesa, el parlamento, que supuestamente elige al gobierno, no es más que una marioneta en manos del poder del capital que opera «detrás de escena» y dicta todo en formas diferentes desde el exterior. Los partidos diversos representados en el parlamento, así como los sindicatos que pretenden luchar para defender a los obreros, sólo dan matices diversos a estas diferentes formas de realización del poder verdadero que emana «detrás de escena». En realidad, todos los partidos y los sindicatos burgueses-revisionistas en el Estado capitalista, independientemente de las denominaciones con las que se atavían, están bajo la dependencia del empresariado.

Kardelj dice que los «eurocomunistas» tienen razón al vincular su lucha política por el «socialismo» con la defensa de las instituciones y del pluralismo de las fuerzas políticas, porque, como él dice:

«En la situación actual de los países de Europa Occidental, este es el único camino realista a la unidad de las fuerzas de la clase obrera, así como para vincularla con las otras fuerzas democráticas de los pueblos. Sólo esta esencia puede fortalecer las posiciones sociales y políticas de la clase obrera, es decir, hacen que sea capaz no sólo de criticar a la sociedad, sino también cambiarla». (Edvard Kardelj; Direcciones del desarrollo del sistema político socialista de autogestión, 1977)

Expresando los enlaces, la solidaridad y la unidad de la Liga de los «comunistas» de Yugoslavia con los «eurocomunistas» y todos los partidos que son revisionistas que de una forma u otra defienden como sea el capitalismo, Kardelj dice orgullosísimo:

«Tenemos razones para defender el sistema parlamentario y el pluralismo político en contra de los ataques de las fuerzas reaccionarias de la sociedad burguesa». (Edvard Kardelj; Direcciones del desarrollo del sistema político socialista de autogestión, 1977)

Este «ideólogo» quiere decir que la clase obrera y los pseudocomunistas de Europa Occidental tienen razón para unirse con las instituciones capitalistas, el parlamento, y el gobierno burgués como están haciendo, porque a través de esta unión y sólo de esta manera la clase obrera será capaz de cambiar la sociedad.

De los hechos antes mencionados se hace evidente que la «autogestión» yugoslava para la sociedad es la estrecha alianza o fusión del capitalismo y el socialismo, porque los capitalistas de hoy en día al parecer no se oponen a la edificación de una nueva sociedad donde la clase obrera ganará la capacidad total de asumir sus derechos democráticos y derechos de «autogestión». Por eso no es difícil entender que el autor del libro recomienda una transición de la «sociedad de consumo»; en la que se alega que los tecnócratas han tomado el poder, por una «autogestión» de la sociedad; en la que «los individuos se asocian en un trabajo asociado» y a esta transición el llamado un triunfo del socialismo. No hay nada parecido al socialismo científico en estos juicios y se destaca la astucia de estos renegados. Como fieles servidores de la burguesía capitalista, los titoistas niegan la revolución proletaria y la lucha de clases con sus escritos. Al afirmar que la «sociedad de consumo» –el sistema capitalista– puede transformarse en socialismo gradualmente, sin una revolución violenta, realmente tratan de desarmar al proletariado y aplastar su partido marxista-leninista.

Finalizando este capítulo, añadimos esta demagógica cita:

«En los países capitalistas el poder ejecutivo está vinculado con las fuerzas políticas que actúan e imponen su política desde fuera del parlamento». (Edvard Kardelj; Direcciones del desarrollo del sistema político socialista de autogestión, 1977)

Una vez más Kardelj no está diciendo nada nuevo, sino que simplemente está repitiendo la idea de su propia observación que fue expresada por Lenin en su exposición magistral de la falsedad de la democracia burguesa. Esto es buen para asimilar y repetir las ideas de Lenin, pero no es ni la preocupación del leninismo ni la de la búsqueda del socialismo lo que afecta al Sr. Kardelj. En realidad tiene miedo del «politicismo» así como del «monopolio político» proletario del leninismo, aunque del mismo modo que no le gusta «adoctrinar», le agrada «politizar» a los demás y hacerles creer que, bajo el capitalismo, el poder ejecutivo está muy manipulado por fuerzas de fuera de los órganos del Estado, alegando de paso que en Yugoslavia en la Presidencia de la República Federativa Socialista de Yugoslavia y en el Consejo Ejecutivo Federal, que constituye el gobierno, obviamente han escapado a este peligro suponemos que a través de un milagro, ya que supuestamente:

«Se han dividido las competencias de manera precisa». (Edvard Kardelj; Direcciones del desarrollo del sistema político socialista de autogestión, 1977)

Dejando de lado esa falacia por un momento, vemos por eso las contradicciones de los yugoslavos son interminables, ya que dicen una cosa y hacen otra, se quejan de algo y lo practican. Pero volviendo al tema, la fuerza política en Yugoslavia, según Kardelj, se concentró en:

«La asamblea de delegados y, además, no sólo en esto, sino en la interconexión de la asamblea con toda la estructura social». (Edvard Kardelj; Direcciones del desarrollo del sistema político socialista de autogestión, 1977)

Esta «asamblea de delegados» en lo que se refiere a sus «plenos poderes y autoridad» y a su forma descentralizada y localista, recuerda a las asambleas de los llamados países burgueses sobre la autonomía local, a los que Lenin ridiculizó diciendo que:

«Si el gobierno central no es plenamente democrático, las autoridades locales pueden ser «autónomas» sólo en asuntos menores, pueden ser independientes sólo en cuestiones referentes a los lavabos; pueden ser de «democráticos» como por ejemplo, los zemstvos que estaban bajo Alejandro III». (Vladimir Ilich Uliánov, Lenin; Informe sobre el Congreso de Unificación del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia, 1906)

En la «autogestión» obrera, se dice, que los «delegados» exponen libremente sus opiniones. En teoría, por supuesto, no sólo los «delegados», sino también los trabajadores tienen todos los derechos, pero en la práctica no disfrutan de ninguno. En el sistema político yugoslavo de «autogobierno» todo está decidido desde arriba y no desde abajo. Las protestas de los obreros y demás trabajadores yugoslavos contra el enriquecimiento y la corrupción de altos funcionarios, sus demandas por la eliminación de las diferencias económicas y sociales, la abolición de las empresas privadas, el aumento de la corrupción política y moral, las protestas en contra de la discriminación nacional, etc. son bien conocidos hoy día. El libro está lleno de largas e interminables frases que tienen por objeto hacer que el lector se canse y así hacerle creer que la idea abstracta de «socialismo autónomo» existe en Yugoslavia, y que «los trabajadores autónomos» reinan en la administración, mientras que los obreros realmente no tienen en realidad ninguna competencia. Las llaves para el gobierno del país están en manos de la nueva burguesía yugoslava que opera desde posiciones derechistas mientras que se disfraza con consignas de izquierda».(Enver Hoxha; La «autogestión» yugoslava: teoría y práctica capitalista, 1978)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»