«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

martes, 26 de diciembre de 2017

El movimiento nacionalista kurdo, sus desviaciones anarco-feministas, sus vínculos con los imperialismo y el silencio cómplice de los oportunistas


«¿Qué es actualmente el movimiento nacional kurdo? Más allá de hacer un repaso de la historia sobre la opresión nacional de los kurdos, de los planteamientos políticos de sus variados grupos y de lo que sostenían en el pasado, que sería un enredo, centrémonos en vislumbrar lo que apoyan políticamente en la actualidad.

Las desviaciones ideológicas del movimiento nacional kurdo se han agudizado en las últimas décadas sin lugar a dudas. Son ciertamente muy evidentes sus postulados anarco-ecologistas:

«El PKK ha declarado que no busca crear un Estado kurdo. En vez de eso, inspirado en parte por la visión de la ecologista social y anarquista Murray Bookchin, ha adoptado la visión del «municipalismo libertario», llamando a los kurdos crear comunidades libres y autogobernada, basadas en los principios de la democracia directa, que irían juntas más allá de las fronteras nacionales. (...) En este sentido, proponer, la lucha kurda podría convertirse en un modelo para un movimiento mundial hacia una democracia genuina, una economía cooperativa y la disolución gradual de la burocracia Estado-nación. Desde 2005 el PKK, inspirado en la estrategia de los rebeldes zapatistas en Chiapas, declaró el alto al fuego unilateral con el Estado turco y comenzó a concentrar sus esfuerzos en desarrollar estructuras democráticas en los territorios que ya controlaban. Algunos han cuestionado cómo de serio es realmente todo esto. Claramente, quedan elementos autoritarios». (Descontrol; La revolución ignorada, 2015)

¿No recuerda esto a las reivindicaciones de movimientos nacionalistas y anarcoides como las presentadas por la Candidatura de Unidad Popular (CUP) en Cataluña –aquella por la que el famoso ecléctico anarco-comunista Hasél pedía el voto–? Sea como sea, he aquí conceptos económicos como la autogestión, tan cacareados entre el revisionismo yugoslavo, nicaragüense, cubano o el actual socialismo del siglo XXI, un concepto anarquista ampliamente refutado por el marxismo-leninismo:

«También se recurre a tesis del revisionismo yugoslavo, quién a su vez copió en su día las tesis del anarco-sindicalismo para convencer a las masas que la propiedad estatal es una forma «indirecta de la propiedad colectiva», ergo dicen que la forma directa sería la autogestión empresarial, la cual reniega abiertamente de cualquier plan centralizado a escala nacional y no hace distinción entre las capas trabajadoras, negando una vez más el papel protagónico a la clase obrera. (...) La autogestión puede definirse como la evasión de la propiedad estatal en las empresas y la búsqueda de auto regirse, por tanto niega el poner dicha empresa en propiedad y a disposición del bienestar general de todas las clases trabajadoras, es decir, es la perpetuación de la propiedad privada. Estas empresas no dependían ni se organizaban bajo ninguna pauta lógica, sino que estaban a merced del «libre arbitrio» de sus nuevos propietarios y del mercado anárquico no planificado. En lo referente a la planificación y organización, significaba una descentralización de las empresas que sumado al tema anterior de la propiedad, conducía a la competencia entre las diferentes empresas, ya que no tenían ningún impedimento en decidir a qué productos dedicar la fábrica, cuando y cuanto vender, y a qué precio, ya que no se regían bajo un mismo plan nacional estatal y centralizado». (Equipo de Bitácora (M-L); El revisionismo del «socialismo del siglo XXI», 2013)

Igual ocurre con el anarquizado concepto de revolución, con el cual los kurdos están jugando con fuego y poniendo en peligro no solo las conquistas democráticas-burguesas de su proceso, sino su propia existencia como pueblo. El marxista-leninista catalán Joan Comorera, explicando a los obreros anarco-sindicalistas sus diferencias en cuanto a la cuestión de la revolución, expuso:

«¿Qué os puede separar del Partido Socialista Unificado de Cataluña a vosotros, queridos camaradas, que muchas veces habéis sido víctimas de las venenosas propagandas de los enemigo de la clase obrera, de los agentes del franco-falangismo y del imperialismo; que alguna vez os han inducido a luchar contra nosotros como partido y como dirigentes? (...) ¿El apolitismo? La vida ha liquidado tal equivoco. ¿El autoritarismo? La vida ha puesto de manifiesto su inconsistencia. ¿La disciplina? La vida nos dice que es primera virtud de los revolucionarios. ¿Qué os puede pues, separar? ¿La concepción de Estado? He aquí la última trinchera camaradas. Una trinchera, pero enterrada ya por la experiencia y la vida. La Revolución es un asunto serio. Pero más serio es aún el asunto de consolidarla y desarrollarla. En este asunto no hay cabida desde luego para habladurías sentimentales, los alaridos de un rencor pequeño burgués y negativo, las filosofías baratas sobre el bien y el mal, los moralismos de secano. Y es evidente que no pueden hacer una revolución, aunque hablen por descocido, todos aquellos que, como los faístas, proclaman que «la clase obrera es un mito». (...) La Revolución plantea a la clase obrera el problema del poder político. El Estado está en manos de las castas y de la gran burguesía. El primer paso de la Revolución es enjuagarla, aniquilar el Estado de los capitalistas. Una vez realizada esta tarea, ¿qué debe hacer la clase obrera? ¿Alguien puede creer que la burguesía derrocada aplicara la máxima cristiana de poner la otra mejilla? La experiencia nos dice que una clase que tiene en manos el Estado se defiende hasta el último extremo y que la nueva clase ascensional debe llevar este combate también, si quiere triunfar, hasta el último extremo. (...) Conservar el poder es también un asunto muy serio. No es una tarea fácil. Ni es tarea que se ha de confiar en charlatanes del «idealismo» y del «humanismo» que acaban por encontrarse como pez en el agua en compañía de los carniceros provocadores de una Tercera Guerra Mundial. No es asunto que se pueda resolver con tartufismos sentimentales. Es un asunto muy serio, porque justamente en el periodo de transición es cuando la lucha de clases se agudiza al máximo y se plantea el dilema de vida o muerte. Esta exigencia histórica, la hemos experimentado. Si la clase obrera no toma el poder político y no organiza con severidad y rapidez el Estado de los proletarios y las masas populares, podrá lanzarse a acciones más o menos violentas, más o menos heroicas y gloriosas, pero así no hará jamás la Revolución. Será siempre vencida. De un estado de explotación pasará a otro de esclavitud». (Joan Comorera; La revolución plantea a la clase obrera el problema del poder político: Carta abierta a un grupo de obreros cenetistas de Barcelona, enero de 1949)

Reconstrucción Comunista (RC) al estar en la Internacional maoísta de la ICOR ha sostenido todos y cada uno de los postulados fantasiosos sobre Rojava como pudimos ser testigos aquí. Incluso podríamos decir que de todos estos grupos maoístas es el que más se ha esforzado en popularizar una visión pequeño burguesa del movimiento nacional kurdo. A través de sus plataformas ha venido vendiendo humo sobre esta cuestión, ¡¡¡llegando a reproducir documentos donde se dice que Rojava se halla en un proceso socialista!!!:

«Los kurdos están llevando a cabo un experimento socialista en el Oriente Medio, una de las regiones más difíciles del mundo, y la izquierda internacional es igualmente responsable de la protección de esta esperanza socialista emergente. Este experimento necesita el apoyo incondicional de los socialistas del mundo y de la solidaridad internacionalista». (Comité de Solidaridad con Rojava y el Pueblo Kurdo; Kobanê, socialismo y la cuestión de la intervención: la vaga postura de la izquierda europea, 18 de febrero de 2015)

RC no solo ha patinado históricamente en analizar movimientos como los naxalitas indios y otros movimientos internacionales cayendo en un simplón seguidismo y oportunismo despreciable hacia las organizaciones maoístas, sino que ahora también tiene el descaro de llegar a promover en sus medios a Rojava como «proceso socialista». ¡Vaya infamia! ¿Y todavía esperan que les tomemos en serio? ¿Puede haber algo más nefasto para el movimiento marxista-leninista internacional que propagar estas ilusiones cuando estamos hartos que cualquier nacionalista-burgués etiquete su régimen de socialista a ojos de las masas trabajadoras? ¿No es acaso nuestro deber propagar las ideas de lo que es una verdadera revolución socialista contra el concepto de pseudorevolución de los nacionalistas y revisionistas?:

«La claridad en esta cuestión y el establecimiento de una neta línea de demarcación entre el socialismo auténtico y el pseudosocialismo, revisten una importancia capital para el desarrollo con éxito de la lucha de la clase obrera y de las masas trabajadoras. Sin tener una clara imagen de la sociedad socialista y sin atenerse a sus principios y leyes generales, la revolución se queda a mitad de camino. Es posible llevar a cabo la revolución, pero cuando falta la verdadera perspectiva socialista, puede desviarse y resultar inútiles la lucha y los sacrificios realizados por su triunfo. (…) La liberación de la conciencia del proletariado y de los pueblos de las influencias paralizantes del revisionismo, la difusión del marxismo-leninismo, que señala el único camino correcto para la lucha y la victoria, es hoy una tarea primordial para impulsar el proceso revolucionario en cada país y a escala mundial». (Enver Hoxha; Informe en el VIIIº Congreso del Partido del Trabajo de Albania, 1 de noviembre de 1981)

Así pues las desviaciones ideológicas del movimiento nacional kurdo son ciertamente muy evidentes para cualquier que indague un poco y albergue algo de conocimientos marxista-leninistas, sus postulados anarco-ecologistas son una aberración teórico-práctica. Realizar un mero seguidismo para quedar bien con la «causa kurda», como históricamente se ha hecho con otros movimientos de liberación nacional como el palestino –con sus ramalazos chovinistas, prácticas terroristas, influjo religioso o colaboración con diversas corrientes socialimperialistas y revisionistas–, no frenó sino que puso más fácil su camino hacia el derrotismo y la claudicación. Esto lo pueden hacer los oportunistas sin principios pero nunca los marxista-leninistas que han de estar preocupados por el destino de los pueblos, y conscientes de las desviaciones y autolimitaciones de esos movimientos de no ser ayudados bajo una crítica camaraderil.

¿Y cuál es la postura de Reconstrucción Comunista (RC) frente a esta política exterior del movimiento nacional kurdo?

Para ello se «lava las manos como Poncio Pilatos» y dice que es que «entre los kurdos hay de todo»: 

«Hay gente que dice que si «los kurdos están colaborando con los americanos». Hablar de los kurdos en general es como hablar de los españoles en general, los kurdos son mucha gente, hay gente revolucionaria y hay gente profundamente reaccionaria. (...) Pero que las YPG porque tengan acuerdos de no me bombardees a mi porque el enemigo es este, yo hago mis cosas, y tu estas ahí, son acuerdos estratégicos, sin acuerdos como decirlo, son objetivos medios para sobrevivir en Rojava y hacer la revolución». (Furor TV; Entrevista a Roberto Vaquero, 5 de octubre de 2016) 

Por supuesto Roberto Vaquero calla miserablemente que el movimiento nacional kurdo cada vez amplia más sus tratos con los imperialistas estadounidenses y otras fuerzas reaccionarias, que sus tratos no se limitan a «no me bombardees a mi porque el enemigo es este» en referencia a ISIS, sino que sus vínculos con los imperialistas se estrechan en materia conjunta económica, política y militar. No existe movimiento político kurdo de peso que no haya declarado sus simpatías y su colaboración con los diferentes imperialismos y sus aliados reaccionarios, incluyendo a los kurdos de las YPG en el Kurdistán Sirio –Rojava–. El ir engalanando las redes sociales y las manifestaciones con banderas del YPG como hacen los militantes de RC es sinónimo de nula conciencia antiimperialista, de nula solidaridad y falta de respeto con los pueblos oprimidos por el imperialismo estadounidense, pues las YPG se han convertido, como el resto de movimientos kurdos prominentes, en peones del imperialismo.

Tras el triunfo de Trump en las elecciones de 2016, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) celebraba su victoria porque dice que confía en él:

«Cemil Bayık, co-presidente del PKK afiliado a la Unión de Comunidades del Kurdistán (KCK), felicitó al recién elegido presidente de Estados Unidos Donald Trump por su victoria en las elecciones, y dijo que esperan que Trump perseguirá una política en favor de su pueblo y de la humanidad como EE.UU. y sus políticas que influyen en el mundo entero, incluyendo el territorio del Kurdistán». (ARA Noticias; Líder del PKK espera Trump apoyaría los kurdos, 3 de diciembre de 2016)

El líder del Partido Democrático del Kurdistán (PDK) Masoud Barzani y líder del Kurdistán Iraquí, ha dicho hace poco que confía en los Estados Unidos de Trump para impulsar  «la paz, la estabilidad y el desarrollo», en la región:

«Donald Trump ha hecho hincapié en que podemos superar conjuntamente los obstáculos, proteger nuestros intereses comunes, y garantizar la paz, la estabilidad y el desarrollo, a pesar de los muchos retos que tenemos por delante». (...) Los kurdos consideran a los EE.UU. un aliado clave. El verano pasado, los EE.UU. y la región del Kurdistán firmaron un Memorando de Entendimiento sobre la coordinación militar en que se veía a los EE.UU. proporcionando apoyo militar y financiero a las fuerzas del Peshmerga, incluyendo el pago de $ 415 millones». (Rudaw; Trump destaca la cooperación sobre los intereses compartidos en carta a Barzani, 6 de marzo de 2017)

De hecho ya se ha anunciado un referéndum en el Kurdistán Iraquí para el 25 de septiembre de 2017:

«La presidencia de la región autónoma del Kurdistán iraquí convocó este jueves un referéndum de independencia para esta región del noreste de Iraq el próximo 25 de septiembre, según un comunicado. Esta decisión se tomó después de una reunión entre el presidente kurdo, Masud Barzani, y los líderes políticos de la región, que goza de un estatus de autonomía avanzada.». (La Vanguardia; El Kurdistán iraquí convoca un referéndum de independencia el septiembre, 7 de junio de 2017)

Israel también ha mostrado su beneplácito a la creación del proyecto de un Kurdistán independiente bajo el mando de este tipo de líderes proimperialistas, no sin sus razones:

«El «Kurdistán iraquí –entidad federal autónoma rica en petróleo– también está exportando petróleo a Israel, aunque el Gobierno Regional del Kurdistán (GRK) lo niega». (…) Lo que las grandes petroleras de EE.UU. y también Israel ven, sobre todo, es el espejismo de un importante exportador de petróleo a largo plazo amigo de Occidente. Es por eso que la «balcanización» es tan jugosa. Esto no tiene nada que ver con el bienestar de la población kurda, históricamente agraviada. Es un negocio puro y duro. Y otro juego del tipo «divide y vencerás». (Actualidad RT; Porqué Israel está encantado con el Kurdistán, 3 de julio de 2014)

Desde septiembre de 2017, el Primer Ministro de Israel, Benjamín Netanyahu anunció el apoyo público a rechazar considerar el PKK como una organización terrorista y dio el visto bueno al proceso del Kurdistán. 

Los imperialistas rusos pese a que no tienen la misma influencia que los estadounidenses entre los kurdos, no solamente colaboran en acciones militares con ellos contra ISIS sino que actualmente también tienen bases en el Kurdistán como se comprobó el 2 de mayo de 2017:

«Rusia está estableciendo una base militar en el noroeste de Siria tras llegar a un acuerdo con las fuerzas kurdas, a las que entrenará para «combatir el terrorismo». (Hispan TV; Rusia construye una base en Siria y entrena a fuerzas kurdas, 20 de marzo de 2017)

Dentro de los simpatizantes por el movimiento kurdos vemos expresiones parecidas. Los voluntarios que combaten en el mismo Batallón de la Libertad de las Unidades de Protección Popular (YPG) en que combatieron los dos brigadistas de Reconstrucción Comunista (RC), llegaron a pedir el voto por el laborista Corbyn en las elecciones de Reino Unido, alegando que él salvaría al pueblo kurdo y apoyaría su causa.

La podredumbre oportunista del movimiento nacional kurdo y sus líderes llega al punto en que están negociando establecer en el futuro bases militares permanentes de países tan reaccionarios y repudiables como la monarquía absolutista de Arabia Saudí:

«Arabia Saudí, EE.UU. y Jordania prometen apoyar la independencia del Kurdistán iraquí de Irak a cambio de poder establecer una base militar en esa región. Según un informe publicado el sábado por la agencia árabe de noticias Al-Aalem Al-Jadeed, una fuente kurda en la región semiautónoma del Kurdistán iraquí saca a la luz un acuerdo pactado entre Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Jordania con el presidente de la referida región iraquí, Masud Barzani». (Hispan TV; Arabia Saudí negocia con los kurdos para instalar una base en Irak, 12 de junio de 2017)

Hace poco, se anunciaba, el acuerdo de cooperación por un lapso de diez años entre las YPG y el imperialismo estadounidense. Esto ha quitado la careta a todos los occidentales que han apoyado a este grupo como ejemplo de «bastión antiimperialista». Desde RC se ha hecho una propaganda brutal hacia las YPG, y ahora están asustado al ver que han apoyado a un movimiento proimperialista. Veamos los puntos más jugosos más jugosos del acuerdo kurdo-estadounidense:

«Los Estados Unidos y las Brigadas de Protección Popular kurdas conocidas como las YPG y sus brazo femenino YPJ han firmado un acuerdo de asociación para recibir apoyo militar por 10 años. El apoyo implicará que los Estados Unidos continuarán armando al YPG. Además de mayor coordinación militar y ejercicios militares conjuntos durante el periodo de estos 10 años. Los siete puntos del acuerdo militar son los siguientes, el original en árabe puede leerse aquí (...) 5) La autoadministración proporciona garantías para la supervivencia de las bases estadounidenses en el área administrativa controlada por las Unidades de Protección Popular y las Fuerzas Democráticas Sirias. 6) Teniendo en cuenta las circunstancias regionales, se establecerá una región autónoma en el norte de Siria. 7) Estados Unidos entrenará a cuadros administrativos en varias áreas de Rojava». (AMN; EEUU y las YPG firman un contrato de cooperación por 10 años, 16 de junio de 2017)

Es más, el expansionismo de los kurdos sirios en Rojava, llega hasta el punto de crear un proyecto con salida al Mar Mediterráneo, lo que clama al cielo, pues Rojava –el Kurdistán Sirio– dista mucho de tener representación étnica cercana a las ciudades costeras. Es más, en caso de que las YPG y el resto de fuerzas agrupadas en las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) llegasen a tomar esas ciudades, se desataría un caos entre la población de mayoría siria y los gobernantes kurdos –la misma situación pero a la inversa que han sufrido los kurdos durante años cuando los sirios trataban de imponerles un gobierno de minoría étnica–:

«Los kurdos sirios, con el apoyo de Estados Unidos, buscan ampliar las zonas en su poder para crear un «Sistema Democrático Federal» en el norte de Siria. El plan incluye conectar la región Rojava –Kurdistán sirio–, en el norte de Siria, al mar Mediterráneo, dijo el sábado la responsable del proyecto Hediya Yusef  en una entrevista al diario británico The Guardian. «Llegar al mar Mediterráneo está en nuestro proyecto para el norte de Siria, es un derecho legal para nosotros llegar al Mediterráneo», enfatizó Yusef. Para lograr tal fin, explicó, las denominadas Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) –una alianza de mayoría kurda– se preparan para recuperar la ciudad de Al-Raqa de los terroristas del grupo EIIL –Daesh, en árabe– antes de dirigirse a lo largo del valle del Éufrates y apoderarse de la ciudad de Deir al-Zur. Asimismo, reveló que las FDS planean lanzar una ofensiva para hacerse con la provincia de Idlib –noroeste–, actualmente controlada por una coalición de grupos terroristas como Frente Al-Nusra –autodenominado Frente Fath Al-Sham–». (Hispan TV; Fuerzas kurdas buscan dominar un tercio de Siria con apoyo de EEUU, 7 de mayo de 2017)

No es descartable que Estados Unidos utilice el polvorín que están creando con los kurdos y su expansionismo en Oriente Medio para hacer a de él de avanzadilla en sus guerras, golpes de Estado y sabotajes.

Mientras tanto todos los oportunistas que se comieron el cuento de que estas fuerzas y líderes kurdos son progresistas y antiimperialistas, intentan ahora cubrir todo esto bajo el manto de que es una alianza temporal y en pro de luchar contra ISIS y el terrorismo yihadista. Pero sabemos perfectamente que si fuese algo temporal los líderes kurdos –tanto los de Siria, Irán, Turquía como de Iraq– hubieran explicado en sus medios que no confían en estos países para obtener y mantener su libertad, no les hubieran dejado penetrar con sus tropas su zona, establecer bases permanentes, negociar otras, hacer tratos económicos, establecer acuerdos militares para los diez próximos años, como han hecho y están haciendo. Todas las fuerzas reaccionarias del mundo actual compiten por ver quién puede convencer, sobornar o chantajear a los líderes kurdos para que les permitan explotar los recursos de su zona, establecer bases militares y oponerse a otros países vecinos. Los jefes kurdos lejos de tener una política seria se hace querer por todos estos grupos, entre sus jefes compiten por ver quién se gana el favor de los imperialistas, y parece que EE.UU.-Israel les lleva la delantera al resto. Efectivamente como dice la escoria de Roberto Vaquero, hay kurdos progresistas y kurdos reaccionarios, y parece ser que cada día se confirma más que él y su banda del patio han apostado por los anarcoides proimperialistas. 

Valga decir dentro de la represión que siempre han sufrido en todos los lugares, los kurdos sirios gozaban mayores derechos y garantías en comparación a los kurdos turcos, iraquíes e iraníes, como dato a saber, Siria fue el mayor receptor de kurdos turcos desplazados por el conflicto kurdo-turco, así como de palestinos y libaneses, y de hecho, en la etapa inicial del conflicto los sirio kurdos luchaban del lado sirio y por el mantenimiento de la integridad de ese país, cambiaron de bando cuando los imperialistas occidentales les prometieron un Kurdistán, lo mismo hicieron los palestinos de Hamás, esto demuestra efectivamente que se trata de organizaciones oportunistas-practicistas que operan como mercenarios al lado del mejor postor y en ningún caso hablamos de marxista-leninistas, ni siquiera de revolucionarios nacionalistas consecuente como se ha atestiguado.

Como explicaron los clásicos del marxismo en multitud de ocasiones, la cuestión nacional no puede ser ignorada, pero la cuestión de la separación a ultranza no siempre beneficia a la clase obrera en todos los contextos, esto depende de varios factores internos y externos. Cuando el movimiento de liberación nacional tiene variadas desviaciones antimarxistas, contrae alianzas y se hace ilusiones sobre el imperialismo, ese movimiento nacional significa que está tomado por la burguesía, una que aunque logre conformar su propio Estado estará lejos de resolver completamente la cuestión nacional y social:

«En el problema nacional, toda burguesía desea o privilegios para su nación o ventajas exclusivas para ésta; precisamente eso es lo que se llama «práctico». El proletariado está en contra de toda clase de privilegios, en contra de todo exclusivismo. Exigirle «practicismo» significa ir a remolque de la burguesía, caer en el oportunismo. (...) En aras del «practicismo» de sus reivindicaciones, la burguesía de las naciones oprimidas llamará al proletariado a apoyar incondicionalmente sus aspiraciones. ¡Lo más práctico es decir un «sí» categórico a la separación de tal o cual nación, y no al derecho de todas las naciones, cualesquiera que sean, a la separación! El proletariado se opone a semejante practicismo: al reconocer la igualdad de derechos y el derecho igual a formar un Estado nacional, aprecia y coloca por encima de todo la unión de los proletarios de todas las naciones, evalúa toda reivindicación nacional y toda separación nacional con la mira puesta en la lucha de clase de los obreros. La consigna de practicismo no es, en realidad, sino la de adoptar sin crítica las aspiraciones burguesas. (...) Sería apartarse de las tareas de la política proletaria y someter a los obreros a la política de la burguesía, tanto el que los socialdemócratas se pusieran a negar el derecho a la autodeterminación, es decir, el derecho de las naciones oprimidas a separarse, como el que se pusieran a apoyar todas las reivindicaciones nacionales de la burguesía de las naciones oprimidas». (Vladimir Ilich Uliánov, Lenin; Las naciones y el derecho de autodeterminación, 1914)

Una vez más se vuelve a demostrar que para la burguesía nacional, la búsqueda de un Estado propio, es una etapa que siendo progresiva puede utilizar para manipular a los trabajadores bajo su bandera y bajo su pensamiento en cuanto a modelo político, económico, militar, política exterior y demás, algo que se hace más fácil sin un partido marxista-leninista que rechace estas ilusiones durante el proceso:

«En el proceso general de la revolución proletaria, una revolución estrictamente nacional –o institucional– es solo una etapa. Con todo, una etapa positiva, pero como tal un elemento de distracción, de dispersión de fuerzas, de confusiones teóricas y prácticas: un elemento perturbador que, con el solo hecho de existir, ofrece a la burguesía nacional la oportunidad de actitudes y actos populares que no ponen en peligro inmediato sus intereses y seguridad de clase dirigente, dominante». (Joan Comorera; La teoría nacional del leninismo; Publicado en Treball (Comorerista), 1952)

La situación de opresión nacional, y las luchas que se desarrolla dentro de su seno, es un arma de doble filo, ya que esa causa a priori progresista, si es manejada por la burguesía nacional puede volverse una cuestión reaccionaria, sobre todo cuando el nuevo Estado es impulsado por el imperialismo y queda a merced de sus intereses como ocurrió con Israel a mediados del siglo XX; o como cuando tras conquistar la independencia estatal desata una política chovinista, expansionista y belicista contra sus vecinos como precisamente hizo la Alemania unificada del siglo XIX, la clase obrera nacional e internacional no puede apoyar estos actos:

«No siempre la defensa de la nación imperialista o no soberana coincide con los intereses fundamentales de la clase obrera. En este caso, compañeros, y esto debe quedar bien claro, prima siempre el derecho de la clase obrera. Para Marx no ofrecía ninguna duda esta subordinación del problema nacional al problema obrero.

Olvidar esto nos llevaría fácilmente en el campo del nacionalismo pequeño burgués, a la aceptación de la tesis de la «comunidad de destino», tesis apreciada por los nacionalistas y por muchos sectores socialdemócratas. No existe una «comunidad de destino» en la nación, ya sea esta soberana o dependiente. Puede existir una coincidencia momentánea para la consecución de un objetivo común. Pero, nada más, pues «en cada nación moderna hay dos naciones», nos ha dicho Lenin. La nación burguesa que históricamente desaparecerá y la nación proletaria que históricamente debe ascender al poder político y económico, el ejercicio de su propia dictadura para forjar el mundo nuevo en el que sí que habrá una «comunidad de destino». La burguesía de cada país se basó en el problema nacional con el fin de engañar a los obreros, para embrutecer a los campesinos, para envenenar la pequeña burguesía. La clase obrera de cada país se basa en el problema nacional para llevar adelante la revolución, para resolver conjuntamente con el problema nacional el de su dictadura.

Es la clase obrera la dirigente en la lucha por la emancipación de los hombres y de los pueblos. Es clase obrera la que triunfante asegura la victoria definitiva, puesto que no concibe el régimen socialista con la persistencia de la opresión sobre el hombre y los pueblos. Es natural y necesario, pues, que el derecho de la clase obrera tenga preferencia sobre el derecho nacional». (Joan Comorera; El problema de las nacionalidades en España, 1942)

Por ello la necesidad de que los movimientos de liberación nacional sean hegemonizados por la clase obrera, la única clase verdaderamente antimperialista, la única que puede dar solución a la cuestión social y nacional de forma completa, sin vender el país a uno u otro imperialismo, sin mantener la explotación asalariada entre sus compatriotas, potenciando la promoción y un verdadero desarrollo cultural popular nacional, así como proporcionar un sistema de participación política real para las masas.

Dentro del movimiento nacional kurdo, hemos visto las tesis sobre la cuestión de género, que lejos de plantear la cuestión desde un punto de vista marxista, echan mano de los movimientos feministas más reaccionarios. En concreto tiran de las teorías supremacistas de la mujer. A Reconstrucción Comunista (RC) y sus miembros se han podido ver con banderas del YPG, PKK y con retratos del principal ideólogo de estas teorías, Abdullah Öcalan, como puede verse [aquí] durante las convocatorias en favor de Rojava. De nuevo un seguidismo despreciable, haciéndole el juego a estas teorías que rozan el posmodernismo, pese a que juran y perjuran que RC se opone al feminismo burgués y pequeño burgués. Se vuelve a demostrar que en las organizaciones oportunistas lo que prima es el pragmatismo, pues si bien los líderes de RC son un atajo de machistas y misóginos ultrareaccionarios bien conocidos, intentan apoyar dentro de sus filas y fuera a movimientos, figuras y teorías del feminismo pequeño burgués radicalizado para intentar buscar ganar simpatías. Algo contradictorio pero entendible dentro de la lógica pragmática de estas organizaciones.

El caso ya ridículo hasta extremos, es la distribuidora de ropa Bullet Camisetas, donde desde RC venden entre otras cosas ridículas camisetas con el rostro de la feminista-trotskista Frida Kahlo como puede verse [aquí], figura fetiche del posmodernismo y uno de esos iconos artísticos elevados hasta el cielo por su postura cercana al comunismo pese a su pese a su cobardía ideológica en los momentos decisivos; como ha sucedido tantas veces con Picasso y intelectuales revisionistas, mejor no entrando ya en hablar de sus dotes artísticas abanderando estilos tan elitistas y subjetivos como el cubismo. Estos revisionistas se ponen a vender cualquier cosa con tan de vender un poco de dinero.

Analicemos por encima algunos de los absurdos que suelta Abdullah Öcalan en la materia, figura que como hemos visto RC ha apoyado en sus desfiles y comunicados sin denunciar sus desviaciones anarquistas y feministas.

a) El sujeto determinante de nuestra era no es el proletariado, «obsoleto» para Öcalan, sino la mujer, midiéndose la sociedad no por la lucha de clases y su nivel de desarrollo, sino solamente por el nivel de libertad de las mujeres:

«El papel que desempeñó la clase trabajadora en el pasado, debe ahora ser asumido por la hermandad de las mujeres. Así, antes de que analicemos la clase, tenemos que ser capaces de analizar la hermandad de las mujeres: nos permitirá llegar a una comprensión mucho más clara de los asuntos de clase y nacionalidad. (...) La realidad de la mujer es un fenómeno más concreto y analizable que conceptos como «proletariado» y «nación oprimida». El grado de transformación posible de la sociedad está determinado por el grado de transformación que consigan las mujeres». (Abdullah Öcalan: Liberando la vida: La revolución de las mujeres, 2013)

Para Öcalan el proletariado es poco menos que un mito, lo que indica ante que clase de «marxista» de pacotilla estamos. Esta forma metafísica de pensar sobre la cuestión de género que hace que solo se tenga en cuenta el problema de la mujer y se haga piedra angular de todo tiene varias lagunas si se aplica a otros problemas: si siguiéramos esta forma de pensar, los países imperialistas serían los países más democráticos de la faz de la tierra y el modelo a seguir sin más discusión, ya que comparado con los países subdesarrollados donde suelen imperar un mayor control del patriarcado, las mujeres tienen mayores derechos y libertades para la mujer, no importaría para este pensamiento corto de miras si esas mujeres en el poder: presidentas, diputadas y concejalas fueran cómplices directas a nivel interno de la opresión y explotación  de su país, o si a nivel externo participasen en las guerras de rapiña contra otros pueblos. Ya que para ellos solo importa el status de la mujer, no si ese sistema político discrimina a las minorías étnicas o sociales, si está bañado de un nacionalismo expansionista y belicista o si su sistema económico ejerce la explotación asalariada, la conformación de monopolios, la explotación infantil o la sobreexplotación de los recursos naturales.  De hecho bajo esta forma de ver el mundo ahora se comprende mucho mejor donde ha ido a parar el movimiento kurdo en muchas cuestiones, donde parece que no importa que el movimiento kurdo se haya convertido en un aliado del «imperialismo usamericano», o que plantee reivindicaciones territoriales ahistóricas y se tengan claras tendencias expansionistas, todo eso parece darles igual mientras el movimiento se focalice en el «feminismo, el ecologismo y el municipalismo».

b) La mujer es un ser que tiende a la llamada «inteligencia emocional»:

«La consecuencia natural de sus diferencias físicas es que la inteligencia emocional de la mujer es mucho mayor que la del hombre. La inteligencia emocional está conectada a la vida; es la inteligencia que gobierna la empatía y la simpatía. Incluso cuando la inteligencia analítica de la mujer se desarrolla, su inteligencia emocional le proporciona el talento que necesita para vivir una vida equilibrada, para estar entregada a la vida, sin ser destructiva». (Abdullah Öcalan: Liberando la vida: La revolución de las mujeres, 2013)

Esto supone plantear que el hombre por sus condiciones físicas como menos sería un cavernícola sin capacidad de raciocinio, sin capacidad de sentir un amor elevado y maduro ni de albergar empatía posible, precisamente el mismo dogma biológico forzado que los ideólogos de la superioridad del hombre han presentado contra la mujer pero al contrario: donde dicen que por sus condiciones físicas la mujer es un ser débil, indefenso, vulnerable, dependiente del hombre. Idioteces varias sin más recorrido, tanto una como la otra cara de la moneda.

c) La ciencia supeditada no a las personas para su disfrute, sino estrictamente por y para las mujeres:

«La eliminación de las mujeres de los rangos y de las cuestiones científicas nos obliga a buscar una alternativa radical. En primer lugar, es preciso saber cómo vencer en el campo ideológico y cómo generar una mentalidad libertaria y natural contra la mentalidad dominante y el ansia de poder del hombre. (…) La clave para la solución de nuestro problemas sociales será un movimiento por la libertad de la mujer, la igualdad y la democracia; un movimiento basado en la ciencia de las mujeres, llamada Jineolojî en kurdo». (Abdullah Öcalan: Liberando la vida: La revolución de las mujeres, 2013)

Estamos en las mismas, en la nueva sociedad que se quiere construir en el Kurdistán pretenden condenar a los hombres a una segregación frente a la mujer, donde las segundas tendrán derecho a plantear sus contribuciones a la ciencia mientras los primeros no sabemos muy bien a qué se dedicaran, lo que está claro es que a la ciencia no. Medievalismo a la inversa, con un papel predominante para la mujer en la ciencia.

d) Solamente la mujer, como pretendido ser superior, será la que dicte la futura educación respecto a lo que esté mal o bien (sic):

«Además, la mujer como el componente principal de la sociedad ética y política, tiene que desempeñar un papel crítico en la formación de una ética y una estética de la vida que refleje la libertad, la igualdad y la democratización. La ciencia ética y estética es una parte integral de la jineolojî. Debido a sus responsabilidades de peso en la vida, sin duda será la que constituya tanto el poder intelectual como el poder práctico que lleve a cabo los procesos y las oportunidades. La conexión de la mujer con la vida es más completa que la del hombre, lo que le ha garantizado el desarrollo de su inteligencia emocional. Por consiguiente, la estética, en el sentido de hacer la vida más bella, es una cuestión existencial para la mujer. Éticamente, la mujer es mucho más responsable que el hombre. El comportamiento de la mujer con respecto a la ética y la sociedad política será más realista y responsable que el del hombre. Por lo tanto, está bien dotada para analizar, determinar y decidir sobre los buenos y malos aspectos de la educación, la importancia de la vida y la paz, la maldad y el horror de la guerra y las medidas de lo que es apropiado y justo. Es por esto que sería apropiado incluir también la economía en la jineolojî». (Abdullah Öcalan: Liberando la vida: La revolución de las mujeres, 2013)

Öcalan se saca de la chistera una mayor ética y estética fundamentada en la mujer sin pararse a exponernos de dónde proviene presuntamente esta habilidad natural. Justo como Atenas surge de la cabeza de Zeus según la mitología griega, simplemente sale de la nada. Sin más explicación, Öcalan condena a los hombres a ser meros espectadores en la conformación de las cuestiones de su nueva sociedad «libertaria» mientras las mujeres. ¿Un poco incoherente este concepto de «libertad y democracia» verdad?

e) Por tanto, para Öcalan las ligeras diferencias que separan al hombre de la mujer son un mundo, hay que «matar la masculinidad dominante»:

«Como puede deducirse incluso de este breve análisis, el hombre es un sistema. El hombre se ha convertido en un Estado y ha hecho de él cultura dominante. Las opresiones de clase y sexual se desarrollan juntas; la masculinidad ha generado un género gobernante, una clase gobernante y un Estado gobernante. Cuando se analiza al hombre en este contexto, queda claro que hay que acabar con la masculinidad. Desde luego, matar al hombre dominante es el principio fundamental del socialismo». (Abdullah Öcalan: Liberando la vida: La revolución de las mujeres, 2013)

Cuando se habla de la «masculinidad dominante» suponemos que podemos aquí entender por señores feudales y burgueses, pero ha entenderse de una vez por todas que las clases explotadoras ni siquiera necesitan ser machistas, misóginos, creyentes intolerantes, homófobos o racistas en lo ideológico para gobernar. Ellos incluso pueden formar parte de todos estos colectivos discriminados, que debido a su estatus social y económico no soportaran las mismas vicisitudes que los individuos de estos colectivos discriminados. Para la burguesía lo que prima siempre es la salvaguardia de su poder económico, a la hora de la verdad le da igual lo que su socio comercial sea, como ha demostrado la historia.

Aquí se idealiza a la mujer como hacía el poeta Petrarca, creyendo que las mujeres son poco menos que Diosas guardianas de la belleza y bien eterno e inmutable a las que debemos postrarnos y rogar por su favor; trasladado a la época moderna crecen de forma estúpida que las mujeres no pueden ser seres opresores, como si una mujer no pudiera ser empresaria y aprovecharse de sus trabajadores hombres y mujeres. Es más para que veamos a que grado de estupidez e idealización de la mujer se llega, a Öcalan se le olvida que incluso las mujeres oprimidas pueden ser portadoras de ideales reaccionarios, una obrera o una campesina puede tener interiorizado perfectamente valores patriarcales debido a la influencia de la alineación que se ejerce desde la superestructura de la sociedad.

Así que aunque Abdullah Öcalan haya posado sobre todo en sus inicios como reputado marxista del movimiento kurdo, es ahora conocido por todos que se ha deslizado por la pendiente del feminismo pequeño burgués radicalizado, sus análisis no tienen nada de marxismo. Son su antítesis y un motivo de completa vergüenza para toda la humanidad progresista y una afrenta para los marxista-leninistas.

Todos los clásicos del marxismo ya no advirtiendo sobre el llamado feminismo y algunas de sus corrientes que se aventuran a hablar de todo menos del origen real de esa desigualdad manifiesta entre el hombre y la mujer en la sociedad dividida en clases sociales:

«Hace más de un siglo, Marx y Engels, los grandes maestros y líderes del proletariado mundial, definieron científicamente las causas reales de la desigualdad entre el hombre y la mujer. Demostraron que la esclavización de la mujer por el hombre no procedía de factores fisiológicos o físicos, sino de la naturaleza del orden explotador, del establecimiento de la propiedad privada sobre los medios de producción. Desde entonces, la lucha de las mujeres progresistas por la liberación y la emancipación comenzó a dar sus primeros pasos seguros y a asumir proporciones mayores, hasta crecer y fortalecerse lo suficiente como para transformarse en una inquietante preocupación de las sociedades con clases antagónicas. Engels ha indicado de manera genial que el nacimiento de la propiedad privada y la institucionalización de la herencia constituyen las premisas económicas fundamentales de la monogamia en la que la mujer está completamente sometida al hombre. Los teóricos burgueses y revisionistas silencian deliberadamente la causa real de los antagonismos entre el hombre y la mujer, esto es, la propiedad privada, y avivan las llamas de la lucha entre sexos. Reducir la lucha de la mujer por su emancipación a los límites de la lucha exclusivamente dentro de la familia significa divorciarla de la gran causa del proletariado, que busca abolir la propiedad privada capitalista, la fuente de todos los males y de todo tipo de desigualdad». (Partido del Trabajo de Albania; La mujer albanesa una gran fuerza de nuestra revolución, 1978)

La obra ya clásica de Friedrich Engels «El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado» de 1884 podemos definirla como una obra magna que analiza la evolución del ser humano y sus relaciones sociales incluyendo la relación entre el hombre y la mujer, es un estudio que desmonta todas las teorías de los ideólogos del orden patriarcal pero también de los grupos feministas de la actualidad que pretenden teorizar sobre la supremacía del género femenino. Los marxistas del siglo XIX y XX ya nos advirtieron que muchos y muchas nos querrían arrastrar a una lucha entre sexos, desviándonos del motor de la historia: la lucha de clases. Por ello es tan necesario refutar a estos movimientos unilateralistas que se desvían en teorías absurdas, muchas de ellas influenciadas por la cultura dominante, y fabricadas precisamente para distraer la atención de los problemas reales, su origen y solución.  Se concluye por tanto sobre los llamados feminismos que:

«Partiendo de esta realidad, se hace evidente que la lucha planteada por los movimiento feministas en general, y en particular los radicalizados, son el resultado de un planteamiento equivocado de las causas de la eterna discriminación de la mujer como sujeto social, y al hacerlo, obvian los elemento coyunturales que han originado y perpetuado esa realidad, pues parten de la idea de que los miembro del sexo opuesto son el enemigo y de hecho el sujeto a batir, y que la exclusión y falta de derechos del gremio se debe exclusivamente a la implicación directa de los hombres en general y que va en su ser tal «naturaleza represora», o al menos eso es lo que se desprende de sus acciones, documentos, eslóganes, etc». (Equipo de Bitácora (M-L); Feminismos, sus errores de planteamiento y otras especies, 2011)

Volviendo en general al tema kurdo, Reconstrucción Comunista (RC) es por tanto la clásica organización oportunista que se apega a una conocida causa internacional por influjo de la propaganda, lejos de informarse, apoya ciegamente la causa creyendo que así recalará apoyos fácilmente. Pasado un tiempo empieza a ver que lo que han apoyado a ciegas es bastante indefendible en algunos puntos, pero lejos de corregirlo humildemente opta por «escurrir el bulto». Es la historia del revisionismo y sus apoyos en el exterior. Pero a RC le da igual porque como hemos dicho la plataforma que montó le permitió nutrirse del dinero de los simpatizantes con la causa kurda más inocentes.

Reconstrucción Comunista (RC), o mejor dicho Roberto Vaquero, creó otra de sus plataformas tapadera: el Comité de Solidaridad con Rojava y el Pueblo Kurdo (CSRPK); con el objetivo de hacer propaganda a la ICOR sobre la causa kurda y tener otro negocio más donde recaudar dinero en base a incautos-solidarios. Casualmente, como se puede ver en la web, el comité solo escribe y realiza actos como pintadas desde Jaén, Mallorca, Tarragona, Madrid, Barcelona, Cuenca y Valencia, los únicos nueve lugares donde RC tiene presencia –aunque sea uno o dos militantes como es el caso de Cuenca y Jaén–. ¡Vaya! Qué casualidad, ¿no les parece?!

Desde el llamado CSRPK se intentó alterar la historia de las Brigadas Internacionales en España y la biografía de Enver Hoxha, para hacer más aceptable el tema del seguidismo a la convocatoria de la ICOR en Rojava:

«Como ya hicieran los comunistas y otros combatientes de varios países en las Brigadas Internacionales de 1936, ahora es el turno de que las Brigadas Internacionales vuelvan a reunirse para apoyar de todas las formas posibles la revolución en Rojava. Les deseamos toda la suerte del mundo y una larga vida para continuar combatiendo al fascismo. «Sean la esperanza del pueblo, el terror del enemigo» – Enver Hoxha, destacado marxista-leninista albanés y brigadista internacional en España 1936». (Comité de Solidaridad con Rojava y el pueblo kurdo; Brigadistas españoles en Rojava, 29 de enero de 2015)

En cualquiera de los documentos de los marxista-leninistas albaneses sobre la historia de los brigadistas albaneses en la Guerra Civil Española se puede aclarar que esto no es cierto, ya que Enver Hoxha estuvo en Francia en aquellos momentos. Esto se puede corroborar por las biografías albanesas de Enver Hoxha o por el artículo transmitido en Radio Tirana el 22 de octubre de 1976 llamado: «Las brigadas de voluntarios de la libertad», donde citan el nombre de los albaneses conocidos por enrolarse en las Brigadas Internacionales. Esto no es más que un nuevo cuento de nuestro mentiroso compulsivo Roberto Vaquero para que, utilizando la fama y el prestigio de Enver Hoxha, se intente justificar una política seguidista de envió de militantes a Rojava con el fin de satisfacer los deseos de sus jefes maoístas de la ICOR, así como los análisis oportunistas sobre el carácter del movimiento kurdo que subyacen.

Nosotros estamos completamente de acuerdo con el análisis de los camaradas de la OCTE en la crítica hacia la postura de RC y su seguidismo en la cuestión de Rojava y la faltad de seriedad en la cuestión de la seguridad:

«Las vacilaciones ante la ICOR que calaron en sus militantes de base, pocos de los cuáles, a título personal, decidieron marcharse a luchar a Rojava. Un acto valiente, pero no un acto marxista-leninista –podemos decir que la caracterización de Hoxha al Che es extensible a estos elementos–. (...) ¿Por ser consecuente? Nosotros en nuestros artículos consideramos que la ilegalización de R.C. se debió a sus manifiestos errores teóricos y desviaciones antimarxistas –razón por la cual se dio el transfuguismo de sus dos militantes a Rojava (Siria) donde estos «iluminados» creen que se está llevando una «clase» de «revolución femenina, colectiva y de autogestión». (Partido Comunista del Trabajo de España; Respuesta a la crítica a nuestro documento que algunos ex-miembros del P.M.L. (R.C.) nos lanzaron desde la plataforma «Universidad Obrera», 5 de julio de 2016)

Nótese que como hemos comprobado anteriormente con la confesión pública en los medios de uno de los militantes que fue a Rojava; en realidad todo el dispositivo fue preparado por su Secretario General Roberto Vaquero, el seguidismo a la idea icoriana de cómo proceder con Rojava es completo, y demuestra una sumisión a los jefes de la ICOR para intentar ganarse su favor.

Como curiosidad, el 25 de abril de 2017 ante la imposibilidad de volver a acceder a la página de Facebook de Reconstrucción Comunista, Roberto Vaquero decidió en una patética y ridícula maniobra que la nueva página de Facebook de RC sería la vieja página del Comité de Solidaridad con Rojava –que llevaba inactiva desde enero de 2016–. Para ello se crearon un chapucero mensaje en el que los administradores de la página la cedían a RC con la excusa de que eran unos «pobres represaliados» –la excusa no puede ser más bizarra–:

«NOTA SOBRE NUESTRO FACEBOOK. Queremos informar de que nuestra página de Facebook ha sido cedida al PML (RC) pues sus redes o han sido borradas sin su consentimiento o han perdido el acceso a las mismas durante su ilegalización de un año por solidarizarse con el pueblo kurdo mediante actividades y participación activa en nuestro Comité. Nosotros hemos abierto una nueva página para la difusión en castellano de la lucha del pueblo kurdo, Comité de solidaridad con Kurdistán, en la que podréis seguir la información que publiquemos. Esperamos que comprendáis esta decisión que no tiene otro fin más que el de apoyar a aquellos que han sufrido y sufren la represión por su incansable trabajo solidario con el pueblo kurdo». (Comentario de Facebook del Comité de Solidad con Rojava, 25 de abril de 2017)

Es decir: RC cedía la página de su plataforma tapadera a RC. ¡Totalmente surrealista! Por supuesto la respuesta de los seguidores fue una caída de miembros de la página, más de 200 los primeros dos días. Ya que la gente no es estúpida y pudo ver que a RC le importa un comino la causa del pueblo kurdo, que lo único que le importa es ganar publicidad a costa de lo que sea.

Los exmilitantes han contado, como el puesto de administrador de esta «fan page» ha sido usado para repartir cargos y aliviar las peleas internas, o al menos así se ha intentado:

«Itxasne: –El Comité de Solidaridad con Rojava: fue otro proyecto de miembros de RC con el fin de propagar lo que desde entonces iba a ser el tema estrella en materia internacional: Rojava. Se diría en RC que en el Kurdistán se estaba llevando según Roberto un proceso socialista, y que ante el hecho de que otros grupos como el PCE (r) no hegemonizasen la propaganda de tal revolución, debía ya mismo crearse un frente. Roberto llamó a varios de nosotros para crear la página, a Felipe incluso le ofreció un puesto como administrador de tal página cuando las cosas ya no iban bien y nos habíamos salido, uno de sus típicos sobornos encubiertos de cuando se ve desesperado». (Equipo de Bitácora (M-L); Entrevista a dos exmiembros del Comité Central de Reconstrucción Comunista sobre su experiencia en dicha organización, 25 de junio de 2017) (Equipo de Bitácora (M-L)Antología sobre Reconstrucción Comunista y su podredumbre oportunista, 25 de septiembre de 2017)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»