«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

viernes, 27 de enero de 2017

Los marxista-leninistas solo pueden comprender las relaciones internacionales en cualquier época analizando desde una óptica de clase


«Los teóricos burgueses, revisionistas y oportunistas tratan las relaciones internacionales como un mecánico, heterogéneo conjunto de Estados que establecen alianzas en base a su desarrollo industrial, a cuestiones geográficas de vecindad o a intereses momentáneos para establecer alianzas. Este punto de vista no científico representa la plataforma de la política exterior de los contrarrevolucionarios y socialimperialistas que desean justificar al imperialismo y el capitalismo internacional. Para camuflar estos objetivos y crear condiciones para el trabajo de su política, los imperialistas, socialimperialistas, los oportunistas y reaccionarios tienen interés en que las fuerzas revolucionarios, los partidos marxista-leninistas, el proletariado y los pueblos no evalúen y consideren los acontecimientos y los fenómenos desde un punto de vista de clase. Sin lugar a dudas, los eventos internacionales, en cualquier campo, en la esfera de la política, económica, militar o social es muy compleja, muy intensa y se manifiesta a menudo en formas que son exclusivas de un país o de una época. Pero para encontrar el camino en el laberinto de un sinnúmero de eventos, del por qué esta o aquella situación o desarrollo, para comprender el funcionamiento de una u otra fuerza política, siempre hay que partir de una concepción materialista de la historia, realizar un análisis marxista-leninista y tomar una posición de principios estrictamente de clase a la hora de evaluar. Este criterio de clases es la única base adecuada para la comprensión y valoración de las relaciones internacionales, que también se trata de determinar si la táctica, la estrategia y la política en el exterior de un partido u otro, de tal o cual país, de tal o cual organización, es correcta». (Radio Tirana; El criterio de clase: La única base para una comprensión adecuada y una correcta evaluación de las relaciones internacionales, 1978)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»