«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

lunes, 29 de febrero de 2016

Las diferencias históricas entre la creación del capitalismo de Estado en la RFA y la RDA

Erich Honecker y Walter Ulbricht 

«El capitalismo monopolista de Estado que hoy domina la República Democrática Alemana (RDA) ha surgido como resultado de la degeneración burguesa de la economía socialista y el Estado socialista. El grado de desarrollo del monopolio estatal en la RDA es mayor que el de la República Federal Alemana (RFA) y el Oeste de Berlín. Mientras que en Alemania Occidental los monopolios estatales juegan un papel menor y fueron subordinados a los intereses de monopolios privados, en la Alemania del Este solo existen monopolios estatales. Bajo la supremacía del socialimperialismo soviético, esta nueva burguesía ejerce su dictadura de clase sobre la clase obrera y el resto de clases trabajadoras de la RDA. Esta burguesía monopolista de nuevo tipo, fue formada principalmente entre las altas esferas del partido y el Estado, que usurparon todo el poder político y económico. Esta camarilla de entre 195 a 200 personas ejercen, pero siempre bajo la correa de Moscú, todo el poder en la dictadura de clase de la RDA.

Los principales medios de producción no están bajo propiedad individual de cada miembro de la nueva burguesía, pero poseen estos en conjunto como clase. La nueva burguesía se apropia del plus valor que se encarna del trabajo de la clase obrera. Para completar la completa restauración del capitalismo en la RDA, la burguesía da caza a sus fines de lucro como factor decisivo, los directores de operaciones también recibieron una vez más la competencia adecuada para poder exacerbar la explotación de los trabajadores y cumplir estas metas, para que la nueva clase burguesa logre sus objetivos. Estas gestiones de la producción se reciben en forma de bonos y salarios, los cuales dependen de la cantidad de beneficio reportado en explotación a la que se someten a los trabajadores». (Partido Comunista de Alemania/Marxista-Leninista; Programa; Recopilación de citas de Ernst Aust sobre la cuestión alemana y sobre el revisionismo alemán, 1978)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»