«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

domingo, 7 de febrero de 2016

Una comparativa entre la línea de la Unión Soviética de Stalin y la nefasta línea de la Unión Soviética de los revisionistas jruschovistas


«El revisionismo jruschovista en la Unión Soviética ha sido objeto de varias etapas, en conexión a sus formas, métodos y tácticas de lucha y acción para llevar a adelante su práctica antimarxista y traidora, por supuesto ha tenido que ir cambiando para camuflarse mejor.

La primera etapa que fue la etapa de la construcción, el mantenimiento y establecimiento de la traición, acompañada de un escandaloso ruido y un falso «optimismo» para distraer las mentes de las personas. Se caracterizaba por una frenética campaña de ataques contra Stalin, para desacreditar las ideas del marxismo-leninismo y la causa del Partido Bolchevique, bajo un fraudulento pretexto de estar manteniendo una lucha «contra el culto a la personalidad y sus consecuencias».

Pero era la línea del Partido Bolchevique, la línea de Stalin, contra la cual los revisionistas jruschovistas se estaban lanzando con tanta furia. ¿Y cuales fueron las consecuencias para el desarrollo de la Unión Soviética, el comunismo internacional y el movimiento revolucionario?

En el campo ideológico la línea seguida por el Partido Bolchevique dirigido por Stalin era la línea de la defensa constante y el desarrollo creativo del marxismo-leninismo en una lucha sin cuartel contra los enemigos y distorsionadores del leninismo tanto en la Unión Soviética como fuera de ella, esto era en contra de los trotskistas, bujarinistas, socialdemócratas, titoistas, etc., contra la línea de presión e influencia ideológica y cultural burguesa, un trabajo para la implantación y el desarrollo de la ideología y cultura socialista, una línea de partidismo proletario en todas las esferas espirituales de la vida, una educación comunista de los trabajadores.

En el campo político-social, la línea era la del fortalecimiento incesante del partido proletario y su papel de liderazgo en toda la vida nacional, del fortalecimiento y consolidación de la dictadura del proletariado, de la alianza de la clase obrera y el campesinado, de la amistad de los pueblos de la Unión Soviética, de la unidad de todo el pueblo soviético en torno al partido y el poder soviético, a través de una feroz lucha de clases contra las clases explotadoras derrocadas y sus restos tanto en el partido como fuera de sus filas, la línea del fortalecimiento constante de la capacidad defensiva del país con el fin de hacer imposible cualquier agresión imperialista.

En el campo económico la línea era la de la construcción del socialismo con el propio esfuerzo y bajo rápidas tasas de crecimiento, siempre bajo las condiciones de un completo cerco capitalista, en una lucha a vida o muerte contra la corriente de la espontaneidad pequeño burguesa, era la línea de la industrialización socialista y la colectivización de la agricultura, de la mejora constante de las relaciones socialistas de producción, del impetuoso desarrollo de la producción socialista y del crecimiento ininterrumpido del bienestar de las personas que trabajan.

En el campo de las relaciones internacionales era la línea de la resuelta oposición al imperialismo, a su política de guerra y agresión, así como de la explotación de las contradicciones en el campo imperialista por su debilitamiento y el fortalecimiento de las posiciones del socialismo, la línea internacionalista de la poderosa ayuda, y sin reservas, hacia el movimiento revolucionario de liberación nacional de todo el mundo, la línea de las relaciones fraternales de apoyo mutuo, y la ayuda hacia los países socialistas y los hermanos partidos obreros y comunistas, la línea de fortalecimiento incesante de la unidad militante del campo socialista y del movimiento comunista internacional sobre la base de los principios del marxismo-leninismo y del internacionalismo proletario, en la lucha común por la victoria de la causa del socialismo en todo el mundo.

Como resultado de la aplicación de la revolucionaria línea correcta marxista-leninista del Partido Bolchevique dirigido por Stalin: las transformaciones socialistas que se llevaron a cabo con éxito en todo el país en un breve período de tiempo, fue liquidado el atraso heredado del régimen zarista, y la Unión Soviética se transformó en un Estado socialista de gran alcance con la industria moderna, con una agricultura colectivizada a gran escala, con la tecnología y la ciencia más avanzadas, con un enorme potencial económico y militar. La histórica gran victoria sobre el fascismo en los años de la Segunda Guerra Mundial hizo que el papel y la importancia del país soviético en la vida internacional creciesen considerablemente. La consolidación y el crecimiento de la influencia del movimiento comunista en el mundo, la creación y la consolidación del campo socialista después de la Segunda Guerra Mundial, el debilitamiento general de las posiciones del imperialismo internacional y los grandes éxitos en el desarrollo de la revolución proletaria mundial se deben, en gran medida, a la línea revolucionaria internacionalista aplicada de manera coherente por Stalin.

Los revisionistas modernos jruschovistas, que después de haber asumido la dirección del partido y el Estado, quienes dependían precisamente de los grandes resultados de la época de Stalin para difundir y consolidar su curso traidor y revisionista, atacaron frontalmente todos los principios marxista-leninistas que guiaban la política de Stalin, sobre la cual subyacía la colosal fuerza de la Unión Soviética, la cual ellos usurparon y apropiaron.

En el campo ideológico los revisionistas sustituyeron las ideas y la consistente línea marxista-leninista de Stalin sobre todas las cuestiones fundamentales con las ideas y la línea antimarxista del revisionismo moderno. Los oportunistas y varios enemigos trotskistas, bujarinistas, zinovievistas, nacionalistas y otros, fueron proclamados ahora en la Unión Soviética como «víctimas de Stalin» y se les colocó en el pedestal de los «mártires» y «héroes». La camarilla del renegado de Tito en Yugoslavia fue rehabilitada y el titoismo fue proclamado como una variante «creativa del marxismo-leninismo» y del «socialismo». En varios países socialistas los traidores condenados fueron rehabilitados y las camarillas revisionistas unidas al carro de Jruschov fueron llevadas al poder. Ellas lanzaron la consigna de la unidad con los socialdemócratas a escala nacional e internacional «en la lucha conjunta por el socialismo», y se pavimentó el camino para el acercamiento ideológico, político y organizativo para la completa fusión de los partidos comunistas con los partidos socialdemócratas. El principio del partidismo proletario, y bajo la consigna de la liberalización y la «libertad de pensamiento creativo», se alentó a la reactivación de tipo de tendencias decadentes y antisocialistas en los campos de la cultura, la literatura y las artes.

En el campo político Jruschov y su grupo mancillaron y descartaron la teoría marxista-leninista, la práctica de la lucha de clases y la dictadura del proletariado fue calificada de «distorsión stalinista» y proclamaron que todo el periodo histórico de la dirección de Stalin fue un «oscuro periodo antidemocrático, un periodo de violaciones de la legalidad socialista, de terror y asesinatos, de cárceles y campos de concentración». El campo se abría así para la liquidación de la dictadura del proletariado y su sustitución por la dictadura burocrática y contrarrevolucionaria de la nueva aristocracia «socialista», que nació y se estaba desarrollando, todo esto cubierto bajo las engañosas consignas de «democratización» y de «restauración de la libertad y la justicia socialista» que supuestamente se había perdido y que se «estaba recuperando».

En el ámbito económico los jruschovistas declararon como errónea e incorrecta la línea y los métodos de desarrollo y gestión de la economía socialista en todas las ramas, especialmente en la agricultura, rechazando las directivas de Stalin sobre la mejora y desarrollo de las relaciones socialistas de producción en el histórico período de la transición del socialismo al comunismo, y luego bajo el pretexto de superar el «estancamiento» económico y las supuestas dificultades creadas como resultado de la línea «dogmática» de Stalin, se procedió a emprender una serie de «reformas», que allanó el camino a la progresiva degeneración del orden económico socialista e introducir el funcionamiento incontrolado de las leyes económicas del capitalismo.

En el campo de las relaciones internacionales los revisionistas jruschovistas proclamaron como «errónea», «rígida» y «dogmática» la línea de la política exterior de Stalin, la línea del golpe a golpe contra el imperialismo y del determinado apoyo internacionalista para las luchas de liberación y revolucionarias. Ellos la reemplazaron con la política de «coexistencia pacífica», como la línea general de la política exterior del Estado soviético. Ellos proclamaron la convivencia pacífica en todas las direcciones como un «gran descubrimiento», como una «contribución inestimable al desarrollo creativo del marxismo-leninismo», y como «el comienzo de una nueva época en las relaciones internacionales». Todo –la causa de la revolución, de la liberación de los pueblos, de la independencia y la soberanía de los países socialistas–, se sometió a las necesidades de la «coexistencia pacífica» y de «paz a cualquier precio» con el imperialismo, sobre todo con el imperialismo estadounidense. Este fue, de hecho, la línea de capitulación ante el imperialismo, de renunciar a la lucha en contra él, de acercamiento y colaboración con él.

La campaña antiStalin sirvió a los renegados jruschovistas para pasar a la  segunda fase: la de los esfuerzos para el fortalecimiento y la estabilización de la traición en los campos de la economía, la política y la ideología, tanto en casa como en las relaciones exteriores. Esta es la etapa de la codificación de los puntos de vista del revisionismo jruschovista y de la implementación a gran escala de su política.

Nikita Jruschov y su grupo liquidaron por completo al partido proletario marxista-leninista, lo transformaron en una arma del revisionismo para la contrarrevolución, remplazaron las normas marxista-leninistas de la construcción del partido con las normas revisionistas, y por último, lo proclamaron como un «partido de todo el pueblo». Liquidaron la dictadura del proletariado y la proclamaron como una etapa pasada, bajo el pretexto de la transformación del Estado soviético en un «Estado de todo el pueblo», que no es más que una máscara «democrática» que oculta la dictadura contrarrevolucionaria de la nueva clase burguesa representada por los renegados revisionistas. El proceso de la restauración del capitalismo en la economía comenzó a gran escala. La proclamación del «beneficio» como el criterio fundamental y el incentivo del desarrollo económico, la descentralización de enlaces vitales de la gestión económica, el fomento de las tendencias a la abierta propiedad privada, la transformación de la propiedad socialista en un medio de explotación del trabajo que asegure grandes ganancias a la parte de la sección principal de la burguesía burocrática, la apertura de las puertas a la penetración del capital extranjero y, como consecuencia de todo esto, la cada vez más poderosa operación de las leyes de la economía capitalista, la anarquía en la producción y la competencia entre las empresas, la importante reactivación del mercado negro, la especulación, abusos, corrupción, etc., tales son algunas de las características fundamentales de la degeneración burguesa de la economía soviética. Junto a esto, el curso antimarxista de los revisionistas jruschovistas abrió de par en par las puertas a la penetración irresistible de la ideología y cultura burguesa, a la degeneración mortal del pueblo, y en primer lugar de la nueva generación, a la difusión del «modo de vida occidental». 

En el campo de las relaciones internacionales esta etapa se caracterizó por el establecimiento completo de la alianza contrarrevolucionaria de la dirección soviética con el imperialismo estadounidense para compartir el dominio del mundo, a expensas de la libertad e independencia de los pueblos y de los intereses vitales de los países socialistas, de la causa de la revolución y del socialismo. La venta de los intereses de la lucha de liberación nacional del pueblo congoleño, los regateos con el imperialismo estadounidense y el imperialismo germano-occidental, en detrimento de los intereses nacionales de la República Democrática Alemana, la traición contra el pueblo cubano en los días de la crisis del Caribe, las parcelas conjuntas con los imperialistas estadounidenses y los reaccionarios indios contra la República Popular de China, la firma del tratado de mala fama soviético-estadounidense-británico sobre la prohibición parcial de las pruebas nucleares, el sabotaje de las lucha revolucionaria del pueblo vietnamita contra los agresores estadounidenses, y de la justa lucha de los pueblos árabes contra la agresión imperialista israelí, etc. todos estos y otros actos, son eslabones de la larga cadena de alianza contrarrevolucionaria de la dirección soviética con el imperialismo estadounidense.

Toda esta línea contrarrevolucionaria y los puntos de vista antimarxista-leninistas de los revisionistas jruschovistas fueron consagrados en las decisiones del XXIIº Congreso del PCUS de 1961, en especial con en el programa del PCUS adoptado en este congreso, que, debido a la posición dominante de la dirección soviética en el campo revisionista, se convirtió en el código principal de la tendencia del revisionismo moderno internacional.

En este congreso de mala fama se repitieron ahora abierta y públicamente los ataques y monstruosas calumnias contra Stalin. Esto demostró, en primer lugar, que los sentimientos de simpatía hacia Stalin se habían mantenido vivos entre el pueblo soviético y esto preocupaba en gran medida a la camarilla dirigente jruschovista; en segundo lugar, que esta camarilla avanzaba obstinadamente en su camino antimarxista, y en tercer lugar, que necesitaba el «espantajo del stalinismo» con el fin de vencer la resistencia cada vez más decidida que fue en aumento en el movimiento comunista internacional contra su línea traicionero.

Pero la lógica de traición es tal que cuanto más profundamente se sumergen en el pantano, más los asfixia. El revisionismo nació como una tendencia regresiva para salvar al capitalismo de su crisis general. Pero con este agente, está igualmente en una crisis profunda y general de la que nada puede salvarlo. La situación para la cabeza del revisionismo, dirigida por la camarilla dirigente soviética se ha convertido en especialmente grave.

La lucha de los partidos y fuerzas marxistas-leninistas, y la vida misma, que es el mejor juez de todas las políticas, rechazaron la línea y las teorías de la dirección revisionista soviética, expusieron su esencia antimarxista y contrarrevolucionaria. Días difíciles han llegado a los revisionistas jruschovistas. El revisionismo jruschovista ha entrado en la  tercera etapa, que es la etapa de su declive, de su crisis profunda y general, la etapa en que se desarrolla la traición, pero produce frutos amargos y trae derrotas a los revisionistas». (Enver Hoxha; La demagogia de los revisionistas soviéticos no oculta su rostro traidor; Publicado en el periódico Zëri i Popullit, 10 de enero de 1969)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»