«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

miércoles, 29 de abril de 2015

La lucha de los marxista-leninistas albaneses contra las teorías trotskistas en la creación de su partido único del proletariado


«Una de las causas políticas e ideológicas más importantes, que condujeron a la derrota y expusieron la traición de todos los elementos y grupos hostiles antimarxistas en las filas del partido, fue que ellos nunca llegaron a evaluar correctamente el gran potencial político e ideológico del partido, su experiencia revolucionaria en el campo del la dominación y la aplicación del marxismo-leninismo, que entre otros, provoco la derrota de los trotskistas Anastas Lula y Sadik Premte.

Basándose en formas teóricas dogmáticas y en fragmentos asilados tomados prestados del arsenal de las ideologías antimarxistas reaccionarias, ellos intentaron imponer sus puntos de vista erróneos en el movimiento comunista, y después en el propio partido clamando que el campesinado era «retrógrado», «conservador», «reaccionario», y que los comunistas «no debemos trabajar con ellos, «no debemos ir a la guerra con ellos, etc. O estaba la llamada teoría de «entrenar» a los cuadros y «preservarlos», sostenida por Andrea Zisi, Zef Mala, Niko Xoxi y otros:

«Quienes seguían estas tesis y llegaban a la conclusión de que hasta que las condiciones para la revolución (!) fueran creadas, los comunistas no debíamos hacer nada que no fuera «prepararnos teóricamente», «familiarizarnos con la literatura», y protegernos a nosotros mismos, esto era, escondernos de la lucha actual real que se daba, con el objetivo de que cuando el «soñado momento llegara», estos «hombres ilustrados» pudieran proclamar sus conocimientos en las calles y tomar el poder». (Enver Hoxha; Cuando el partido estaba naciendo (memorias), 1981)

La base ideológica y organizativa marxista-leninista del partido, su línea política trabajada y afirmada en el curso de la severa y consistente lucha para exponer radicalmente estos puntos de vistas trotskistas, hostiles y antipartido, tesis que como el camarada Enver Hoxha dijo:

«Huelen a fascismo y su origen denota que están cocinadas en la cocina del ocupante fascista». (Enver Hoxha; Cuando el partido estaba naciendo (memorias), 1981) (Jorgji Sota; El Partido Comunista de Albania fue fundado sobre unos sanos principios ideológicos y organizativos; Sobre la obra del camarada Enver Hoxha: Cuando el partido estaba naciendo, 1981)

Anotaciones de Bitácora (M-L):

[1] Entre los grupos comunistas de Albania que formarían el futuro Partido Comunista de Albania el grupo más reciente en historia, el llamado Grupo de los Jóvenes fue influenciado en gran parte por las tesis antimarxistas de sus cabecillas entre los cuales algunos de ellos anidaban tesis trotskistas como la teoría de los cuadros, el clásico concepto temprano del campesinado del trotskismo o la teoría de las fuerzas productivas que calificaba de imposible la construcción del socialismo sin pasar por la etapa capitalista de desarrollo: 

«La dirección del Grupo de los Jóvenes formuló una plataforma ideológica y política antimarxista. Sostenía que en Albania no había proletariado, ni existía la lucha de clases, por lo tanto no había una base para fundar el partido comunista, y que el campesinado era conservador, reaccionario y no podía ser aliado de la clase obrera. Esta dirección había asimilado la teoría trotskista sobre la educación y preservación de los cuadros. Consideraba que era muy perjudicial trabajar y vincularse con las masas ¡porque se exponía a los cuadros! Así como Zef Mala y Niko Xoxi, los cabecillas de este grupo pensaban que la ocupación fascista desarrollaría el capitalismo, acrecentaría el proletariado y fortalecería los vínculos entre los obreros albaneses e italianos, y de esta manera se desarrollaría la lucha de clases y se crearían las condiciones para la fundación del partido comunista de Albania que dirigiría la lucha por el triunfo del socialismo (!). Los jefes del Grupo de los Jóvenes y algunos de sus seguidores degeneraron en una secta de anarquistas». (Partido del Trabajo de Albania; Historia del Partido del Trabajo de Albania, Segunda Edición, 1982)

El Grupo de Shkodra también fue parcialmente infectado de tesis de este tipo. Uno de los requisitos de los marxista-leninistas para lograr la unidad Grupo de los Jóvenes, del Grupo de Korça y del Grupo de Shkodra era la explicación, refutación y eliminación de esas tesis antimarxistas para lograr el nuevo partido único del proletariado albanés, es decir el Partido Comunista de Albania. Por supuesto como demandaba el VIIº Congreso de la Komintern de 1935, el Grupo Zjarri, abiertamente trotskista, no fue invitado a las reuniones, debates, críticas y autocríticas que llevaron a la creación del nuevo partido único del proletariado fundado en noviembre de 1941:

«Del 8 al 14 de noviembre de 1941, en Tirana se llevó a cabo en la clandestinidad la reunión de los Grupos Comunistas para fundar el partido, en la que participaron 15 representantes. Entre ellos estuvieron Enver Hoxha, Qemal Stafa, Vasil Shanto y Pilo Peristeri. El problema principal, para el cual fue convocada la reunión, se resolvió en principio desde el comienzo. El 8 de noviembre fue adoptada la decisión histórica de realizar la fusión de los grupos y de fundar el Partido Comunista de Albania (PCA). La reunión escuchó los informes sobre la actividad de cada grupo, poniéndose de relieve los éxitos y las deficiencias del movimiento comunista en Albania y debatió los problemas vitales que tendría en adelante el partido. La mayoría de los representantes expresaron su resolución de poner fin a la división y crear un partido marxista-leninista único, con una sólida unidad organizativa e ideológica y con una línea política combativa. Solamente Anastas Lula y Sadik Premte, dirigentes principales y representantes del Grupo de los Jóvenes, se esforzaron en obstruir el logro de este objetivo. No se atrevieron a pronunciarse abiertamente contra la unión de los grupos comunistas, porque ésta era reclamada insistentemente por las bases Pero sí presentaron y defendieron los conocidos puntos de vista trotskistas de su grupo y de otros traidores del marxismo-leninismo. Trataron de demostrar sobre todo la «ausencia del proletariado», el «carácter reaccionario y conservador del campesinado», la «falta de cuadros preparados», «el peligro que representa la propaganda y agitación abierta contra el fascismo para los cuadros» y «la vanidad de contar con la ayuda y respaldo de la Unión Soviética»(!). Con estos argumentos se esforzaban en crear la idea de que la fundación de un partido comunista único sería puramente formal y que este partido nunca lograría ser el guía del pueblo albanés ni dirigir la lucha por la liberación nacional. Contra estas tesis liquidacionistas se llevó a cabo una lucha de principios dirigida por Enver Hoxha con el apoyo de Qemal Stafa y otros participantes en la reunión que mantenían una posición marxista-leninista. Guando vieron su fracaso, Anastas Lula y Sadik Premte aceptaron en apariencia someterse a la mayoría y se comprometieron a ejecutar las decisiones de la reunión». (Partido del Trabajo de Albania; Historia del Partido del Trabajo de Albania, Segunda Edición, 1982)

La mayoría de sus cabecillas como Anastas Lula y Sadik Premte al no adaptarse al espíritu y normas del nuevo partido marxista-leninista y continuar con las viejas actitudes de «espíritu de grupo», rivalidad, arribismo y abierto fraccionalismo en el nuevo Partido Comunista de Albania, serían finalmente expulsados en 1943 mientras que los ex miembros de base de este grupo contribuyeron en tal trabajo llevado por el partido para separar al partido y a las masas de esta nefasta influencia de sus viejos líderes filotrotskistas:

«En general, los miembros de base del Grupo de los Jóvenes eran puros, extremadamente patrióticos, valientes, antizogistas y antiitalianos [antimussolinianos y antiimperialistas - Anotación de Bitácora (M-L)] y amantes el comunismo. En Vlora, en particular, a pesar de que Sadik Premte estaba en este lugar, no podía y no se atrevió a frenar la actividad antifascista contra los ocupantes italianos, porque se hubiera enfrentado a Hysni Kapo, un resuelto antizogista y antifascista, un camarada con influencia decisiva en Vlora, que estaba a la cabeza del 
Grupo de los Jóvenes en muchas partes de las ciudades, de las escuelas, el comercio y las aldeas. Inmediatamente después de la fundación del partido, Hysni Kapo se convirtió en el pilar de la nueva organización del Partido Comunista de Albania que se estaba construyendo en Vlora y, bajo la dirección del partido, luchó junto a sus camaradas para limpiar totalmente la influencia hostil de Sadik Premte y Anastas Lula en Vlora, donde intentaron crear su facción hostil. La lucha de Hysni Kapo contra ellos en defensa del nuevo partido fue la señal para la liquidación definitiva de las opiniones y prácticas trotskistas de los jefes de la antiguo Grupo de los Jóvenes y algunos de sus seguidores, que no actuaron con sentido ni siquiera después de la formación del partido». (Enver Hoxha; Cuando el partido estaba naciendo (memorias), 1981)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»