«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

martes, 28 de marzo de 2017

Las vacilaciones sin principios hacia la «izquierda» y la derecha, es un rasgo común del trotskismo


«Las vacilaciones sin principios a la «izquierda» y la derecha, la unidad a veces con los oportunistas de extrema derecha extrema y en otras ocasiones con los elementos extremistas y aventureros de «izquierda», es también un rasgo característico de los conceptos y actitudes de los trotskistas. Así, por ejemplo, por un lado, que persiguen la política así llamado de «entrismo», es decir, la fusión de los grupos trotskistas con otros partidos, entre ellos los partidos socialdemócratas derecha, mientras que por otro lado se tiende furiosamente a atacar la política antifascista de los frentes populares, describiéndolo como «política oportunista de colaboración de clases». Por un lado los trotskistas ponen por los cielos el uso de la violencia al azar, apoyan e incitan a los anarquistas y los movimientos de «izquierda» que carecen de perspectiva y de un programa revolucionario claro, trayendo una gran confusión y desilusión en el movimiento revolucionario, como las revueltas caóticas de los grupos armados o la guerra de guerrillas no basadas en un amplio movimiento de masas organizado. Así, abogan por el aventurismo político y el golpismo, mientras que también por otro lado recomiendan para el movimiento obrero unas «estrategias» y «tácticas» en la lucha por el socialismo, que son idénticas a la línea reformista de los revisionistas de derecha. Véase la obra de Pierre Frank: «La Cuarta Internacional» de 1969 o la obra de Kostas Mavrakis: «Sobre el trotskismo» de 1971. Estas vacilaciones, la mezcla ecléctica de conceptos más derechistas con los de la extrema izquierda, no son solo una expresión de la naturaleza esencialmente pequeño burguesa del movimiento trotskista, sino también una manera de desintegrar y desorientar al movimiento obrero.

Todo esto demuestra que la característica fundamental de la política de hoy en día del trotskismo es, al igual que en el pasado, la revolución en las palabras y el debilitamiento y el sabotaje del movimiento revolucionario en la práctica». (Agim Popa; El movimiento revolucionario actual y el trotskismo, 1972)

Anotaciones de Bitácora (M-L):

No solo el revisionismo trotskista tiene la característica de aunar en su seno desviaciones de izquierda y derecha. 
Otras corrientes revisionistas como el revisionismo chino o maoísmo, también se han caracterizado por reunir en un mismo seno tanto desviaciones derechistas e izquierdistas, y como su propio creador afirmó tanto los de la facciones de izquierda como las facciones de derecha pueden utilizar sus palabras para justificarse. En una corriente revisionista siempre habrá una tendencia que es más pronunciada que la otra, y generalmente suele ser el derechismo que suele primar sobre el izquierdismo por el desarrollo histórico que se ha dado en el movimiento obrero, pero esto no siempre tiene porqué ser así, además debido a las particularidades de cada país, a la historia de la organización o a los nuevos cambios dialécticos del momento pueden estar más pronunciadas unas tendencias u otras. 

Si repasamos la obra de Lenin «Qué hacer» de 1902, observaremos que en el capítulo: «¿Qué hay de común entre el economismo y el terrorismo?» hace una curiosa pero acertada comparativa entre ambas corrientes: desviacionistas de derecha los primeros y desviacionistas de izquierda los segundos, pero que albergan como hilo común el espontaneismo, el pragmatismo y la alergia al estudio de la teoría cometiendo errores del mismo calado. Por tanto muchas veces los desviacionistas de derecha convergen con los de izquierda en el resultado de sus errores o en la motivación de ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»