«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

domingo, 1 de febrero de 2015

En torno al juicio al cardenal Mindszenty y como tratan los juicios en los países socialistas

József Révai resoondiendo a los ataques de los estadounidenses sobre el juicio

«El juicio, la discusión judicial que ha tenido lugar contra József Mindszenty [1], se ha desarrollado según el modo habitual, respetando severamente el procedimiento judicial habitual y ante el público. Ha sido retransmitido por la radio. Más de una docena de periodistas extranjeros han estado presenten en las discusiones. No es muy honrada la actitud del presidente norteamericano, no es muy honrado hablar de la soga en casa del ahorcado. Un presidente que traiciona sus promesas, no tiene derecho a exigirle nada a nuestro gobierno, un gobierno que siempre ha cumplido aquello que ha prometido ni a decir que no se sienta en su sitio por decisión del pueblo. (Aplausos)

Nosotros medimos con el mismo rasero a los grandes criminales y a los pequeños. Es más, consideramos más grave el crimen de los grandes criminales. 

Camaradas, puedo prometer a todos aquellos a quienes no les gusta que un cardenal sea puesto ante un tribunal civil, que la democracia húngara va a seguir aplicando el principio de que cada persona que viole las leyes de la república, sea jornalero o sea arzobispo, sufrirá el mismo castigo». (József Révai; Discurso contra las acusaciones occidentales del juicio, 1949)

Anotaciones de Bitácora de un Nicaragüense:

[1] József Mindszenty, famoso cardenal conocido por su acérrimo anticomunismo, llevado a juicio por el poder popular húngaro en 1949 por fraude monetario de moneda extranjera, sucesivas arengas para levantarse contra el régimen socialista atizando la religiosidad de las personas, y conspiración para derribar el régimen socialista en confabulación con los imperialistas estadounidenses y viejos horthystas. En breve traeremos la traducción que en su día hicimos de la obra de Wilfred G. Burchett: «Las democracias populares» y la parte relativa a este histórico suceso, el capítulo titulado: «El juicio del Cardenal Mindszenty».

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»