«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

viernes, 17 de enero de 2014

Pablo Iglesias Turrión...¿saltó la talanqueta?

Varios puntos:

1. Pablo Iglesias Turrión, trotskista militante sería erróneo denominarlo reformista pues pertenece a una rama salida del menchevismo, es un ideólogo pequeñoburgués que bebe directamente de las tesis de Francis Fukuyama como así se los expresamos en su momento además de su tendencia postmoderna de eliminar el papel de vanguardia del proletariado y depositarlo en eso que él ha denominado como «precariado», según sus palabras ese segmento de la clase media empujados a la precariedad laboral.

2. Su exaltación mediática surge de la mano de los medios de comunicación de la clase dominante, lo que resulta de imprescindible análisis, sobre todo por el hecho de que precisamente surge en un momento en que la crisis económica galopante está dando lugar a la convergencias de condiciones objetivas y subjetivas para un proceso revolucionario que trastoque a la dictadura de la burguesía. Eso sí, se carece de una organización de vanguardia verdaderamente proletaria y marxista-leninista, un resultado de las traidores tesis del eurocomunismo de Carrillo y compañía. Para nosotros no cabe dudas, Pablo es una construcción de los poderes hegemónicos en un momento en que otras opciones han fracasado como Beatriz Talegón.

3. En ese proyecto quedan englobados conocidos y reconocidos traidores a la clase obrera y a los pueblos, es el caso del otanista, por defecto proterrorista Alba Rico, véase caso libia, Túnez, y todo eso que pretenden «primavera árabe».

4. Si uno es capaz de aguantar las tertulias donde este hombre aparece, puede observar que sus análisis no se diferencian de lo que lo que Georges Marchais decía décadas atrás. Al igual que el eurocomunista francés, esta figura juega a dos frentes; criticar y condenar el marxismo-leninismo 
él lo llama «stalinismo», y promover a su vez nuevas corrientes que puedan servir para su eclecticismo ideológico y que no estén muy desacreditadas todavía, en este caso, el «socialismo del siglo XXI».

5. Por lo antes expresado y por otros muchísimos elementos ideológicos, Pablo Iglesias y su organización no es ni de lejos una respuesta a los problemas coyunturales del proletariado español, e incluso es parte de las contradicciones que impiden la organización y asalto al poder del mismo.

El documento:


Del «yes we can» del genocida de masas al «podemos» del trotsko televisivo

Según se informa desde el diario digital "Público", el mediáticamente conocido Pablo Iglesias Turrión, profesor de la Universidad Complutense y participante como tertuliano en algunas de las principales cadenas televisivas, se presentará a los próximos comicios europeos.

De acuerdo a la información que difunde "Público.es", Iglesias responde al llamado de "distintos intelectuales y personalidades" para presentarse a las elecciones al Parlamento Europeo, que tendrán lugar el próximo mes de mayo.

De acuerdo con lo que se aclara en la nota de "Público", esta iniciativa dice responder al interés mostrado por el mediático Pablo Iglesias por constituir una candidatura que "convoque a la gente a ser protagonista y no espectadora".

El proyecto cuenta con el respaldo de "personalidades" vinculadas a La Tuerka, un programa televisivo de debate dirigido por el propio Iglesias. Entre estas personalidades se encuentran Juan Carlos Monedero, Jaime Pastor, y el polémico escritor Santiago Alba Rico, que en su día apoyara la intervención de la OTAN en Libia.

En un comunicado suscrito por estas personalidades y titulado con el ilustrativo epígrafe de "Mover ficha", se manifiesta que "es la ciudadanía la que tiene que decidir, no la minoría egoísta que nos ha traído hasta aquí" y que, por ello, "esta iniciativa defenderá un cambio radical en el panorama político español". El documento, que hace mención de los movimientos sociales que apoyan esa iniciativa electoral, tampoco precisa de qué forma y con qué fuerzas se cuentan a la hora de defender "el cambio radical" que anuncian.

Puntos de vistas encontrados en el espectro político que se reclama perteneciente a las izquierdas

Desde el espectro político amplio, variado y muchas veces contradictorio que se reclama perteneciente a la izquierda, la iniciativa de Iglesias Turrión suscita opiniones encontradas. Javier Caso Iglesias, por ejemplo, adscrito a las corrientes políticas de la socialdemocracia de izquierdas - Iniciativa Socialista de Extremadura – augura un futuro prometedor al proceso emprendido por Iglesias Turrión. "Esto es ya imparable. A las organizaciones políticas les toca mover ficha y apostar sin vacilaciones por un Frente Amplio no excluyente por la ruptura democrática con el sistema" - aseguraba Caso apenas unas horas después de conocerse la noticia de la candidatura de Iglesias.

Sin embargo, no parece ser esa la opinión predominante en los ámbitos de la izquierda no institucional, entre los que ni la candidatura de Iglesias ni la fórmula utilizada para su constitución se ven con buenos ojos. De acuerdo con las fuentes de esa área ideológica a las que hemos consultado, se sostiene que "Pablo iglesias no tiene otro peso social que aquel que generosamente le han proporcionado los medios de comunicación adscritos al poder económico…". "En realidad -nos aseguran- esta huida hacia adelante del grupo que apoya a Iglesias, no es sino una reiteración de otras tentativas del mismo estilo que hemos conocido ya en el pasado. Lo que en realidad se debería hacer es construir por abajo, organizar a la sociedad, contribuir a la articulación de los movimientos sociales con la finalidad de acabar con el poder constituido".

"La candidatura de Pablo Iglesias -nos continúan diciendo- es una candidatura televisiva, organizada por intelectuales pequeño burgueses que aspiran a satisfacer la inquietud de sus egos, muy similar a las que ya en otras ocasiones ha intentado organizar el juez Garzón alrededor de su persona. Éste y otros personajes tratan de aprovechar irresponsablemente una situación social y política de crisis profunda para su propio lanzamiento personal".

"Lo que en el Estado español se necesita hoy -prosiguen- es organizar políticamente a la clase trabajadora, a la sociedad desde abajo, y no reproducir viejos montajes que a la postre no hacen sino generar una enorme desilusión y hastío en la gente".

Manuel Navarrete, un miembro de Red Roja, apuntaba premonitoriamente en un artículo titulado "El Egorrevisionismo: teoría y práctica", escrito antes de que se conociera la noticia del lanzamiento de la candidatura de Iglesias a las elecciones europeas:

"Alguien tan inteligente como Pablo Iglesias Turrión no podía conformarse con aportar su granito de arena: tenía que volar alto. Por eso, como aspirante a divo de la comunicación "alternativa", nuestro amigo no pierde ocasión para recordarnos cómo de famoso se ha hecho últimamente, algo que plaga su vida de anécdotas en las cuales la gente se hace fotos con él por la calle o cosas por el estilo...".

Desde los ámbitos de la izquierda extraparlamentaria y desde sectores diversos de lo que queda del movimiento 15M, se piensa, pues, que Pablo Iglesias Turrión no ha hecho otra cosa que lo que en la Venezuela bolivariana se denomina "saltar la talanqueta". Es decir, pasarse a las filas del enemigo. Que tal augurio se cumpla solo el tiempo podrá corroborarlo. Mientras tanto serán los programas, los compañeros de viaje de la singladura y la práctica de los que lo protagonizan esta aventura electoral, los que nos irán dando pistas de por dónde navegará realmente este incierto proyecto personal.


A.R. Suárez
Canarias-semanal.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»