«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

lunes, 6 de noviembre de 2017

¿Quién crea y dirige a los GRAPO?; Equipo de Bitácora (M-L), 2017


«¿Quién crea y dirige los GRAPO? Para ello debemos evaluar varios aspectos como quién decidió su creación, quienes integran sus filas y les proporcionan militantes, quienes dirigen sus objetivos. Bien, hagamos otra inmersión histórica. 

¿Cómo nacen los GRAPO? En una entrevista el líder de los GRAPO Sánchez Casas confiesa la creación directa de los GRAPO por el PCE (r) y la conexión y trasvase de militantes:

«–¿Cuándo nacen los GRAPO y por qué?

–Los GRAPO nace en el 1975 cuando iban a fusilar a tres militantes del FRAP y dos de ETA. (...) Nosotros pensamos, el Partido Comunista de España (reconstituido), que en esas circunstancias había que tomar una decisión, algunos militantes del PCE (r), que tomar una decisión, o hacíamos la maleta y nos íbamos para casa. (...) Entonces unos cuantos militantes, unos dos o tres militantes del partido toman la decisión de crear una organización armada para contestar aquel crimen, y se lleva a cabo la primera acción, quedan automáticamente separados de forma orgánica del partido, nosotros apoyamos con los medios que podamos, si os hace falta con personas, si quieren militar en la organización armada». (Entrevista a José María Sánchez Casas por parte de Jesús Quintero en TV, 1990)

En los 80 el PCE (r) reconocía sobre los GRAPO haber «promovido su creación» y «haber venido apoyándolo» enviado «sus mejores cuadros y militantes»:

«Sobre todo, hemos apoyado incondicionalmente a la guerrilla. (...) Hoy ya el capitalismo no tiene ninguna posibilidad de salir de la crisis y por el contrario, va generando un movimiento revolucionario encabezado por las organizaciones guerrilleras y el partido de la clase obrera. (...) Nuestro partido desde hace más de siete años ha venido apoyando a las organizaciones guerrilleras y argumentando su necesidad. Ha promovido la creación de los GRAPO y a ellos ha enviado un sinfín de sus mejores cuadros y militantes, y va a seguir haciéndolo puesto que hoy es inadmisible que nadie se autotitule de comunista si no está dispuesto a empuñar las armas». (Partido Comunista de España (Reconstituido); Declaración del Comité Central del PCE (r), 1984)

Esto efectivamente ha sido así: Cerdán Calitxo y Bueno de Pablos, Sánchez Casas y muchas otras cabezas visibles de los GRAPO fueron anteriormente o a la vez militantes del PCE (r).

El PCE (r)/GRAPO en una de sus variadas páginas tapadera donde cuelga sus documentos llamada Movimiento Político de Resistencia, comenta que la creación de los GRAPO fue una respuesta a los últimos fusilados del franquismo en 1975:

«Ya en el verano de 1975 miembros del PCE(r) habían atentado contra una pareja de la Guardia Civil y el día primero de octubre comandos de la misma organización, cuando en Madrid se desarrolla una multitudinaria manifestación de adhesión al Caudillo, asesinan a cuatro miembros de la policía a título de represalia por los fusilamientos de miembros de ETA y FRAP». (Movimiento Político de Resistencia; Breve historia de la lucha armada de los GRAPO, 20 de septiembre de 2012)

En otro documento tardío de los 80, se reproduce el mismo esquema. El PCE (r) crea a los GRAPO, le da orientación ideológica y le proporciona la mayoría de sus miembros, y critica a los que quieren separar el control de la guerrilla por el partido:

«El PCE(r), ya desde su primer Congreso, se plantea muy seriamente la tarea de apoyar las acciones armadas y de prestar a las organizaciones que la practican toda la ayuda que sea necesaria. A principios de 1975, el PCE(r) destacó algunos de sus militantes más templados y experimentados con la misión de crear, junto a otros antifascistas que habían mostrado su disposición para la lucha, una organización militar, al objeto de que con el tiempo se convirtiera en el brazo armado que necesita el pueblo. (…) En nuestra opinión, no debe confundirse la lucha y la organización armada con la forma superior de organización proletaria, el partido marxista-leninista, imprescindible para la organización y dirección de todo el proceso revolucionario. (…) El importante papel jugado por el PCE(r) en la creación de la organización armada y en su dirección hizo posible que, desde un principio, se establecieran fuertes lazos políticos e ideológicos entre la guerrilla y la vanguardia proletaria. El hecho mismo de que la mayor parte de los cuadros militares que componen los GRAPO sean, a su vez, militantes comunistas, con gran experiencia en el trabajo de masas y en la lucha clandestina, facilita el trabajo militar, asegura su orientación justa y liga a la guerrilla con estrechos vínculos al movimiento de masas. Los GRAPO, a lo largo de su corta historia como organización independiente, han atravesado por períodos en los que la represión ha reducido considerablemente su actividad, mas al poco tiempo y siempre que ha sido necesario han resurgido con redobladas fuerzas gracias a la actividad del partido, a la propaganda que en su favor viene haciendo éste entre las masas populares y a la incorporación de numerosos jóvenes y nuevos militantes comunistas a las filas de la guerrilla. (...) La falta de una dirección política clara y de clase en la guerrilla conduce a una incorrecta valoración de la situación política e impide prever su desarrollo». (Partido Comunista de España (reconstituido); Temas de formación marxista-leninista, 1989)

Los mismos dirigentes del PCE (r), a la hora de rendir homenaje a un miembro del PCE (r) y posteriormente también de los GRAPO, citan en su biografía un informe suyo de 1975 donde se comenta el motivo de la creación de los GRAPO como idea de crear un brazo armado para el PCE (r):

«Esto está que arde. (...) Están preparando juicios sumarísimos contra un montón de antifascistas y seguramente van a condenar a muerte a muchos de ellos. Tratan de sembrar el terror entre el pueblo; así que no queda más remedio que hacerles frente y demostrarles que también el pueblo sabe defenderse. (....) Ahora lo que necesitamos es una Organización de tipo militar». (Biografía de Enrique Cerdán Calixto  (1950-1981), extraído de la web del PCE (r) Antorcha)

Para entonces, los medios de comunicación ya recogían que la Dirección General de Seguridad concluía, según el material incautado, que los GRAPO era el brazo armado del PCE (r) creado por su iniciativa:

«Como resultado de la detención de miembros y militantes del Partido Comunista de España (Reconstituido) y de cualificados elementos integrantes del Grupo de Resistencia Antifascista Primero de Octubre (G.R.A.P.O.), así como de las declaraciones prestadas por unos y otros, documentación obtenida sobre sus actividades, armas y explosivos hallados y ocupados y depósitos de munición descubiertos, así como otros efectos y abundante material de propaganda que les fue intervenido, se ha demostrado que, efectivamente, el G.R.A.P.O. es el brazo armado del Partido Comunista Reconstituido. Este Partido consta de un Comité Central, integrado por quince miembros, de los cuales cinco componen la Comisión Ejecutiva de la que depende directamente la llamada Sección Técnica, antecedente del G.R.A.P.O., y que al igual que éste es la que planifica y ejecuta las acciones violentas y terroristas del citado Partido. Después de los atentados de octubre de 1975 la Comisión Ejecutiva del PCE (r) acuerda la creación de los G.R.A.P.O. En dicha fecha forman parte de la Comisión Ejecutiva del Partido Manuel Pérez Martínez, alias «Arenas», que ostenta el cargo de Secretario General del PCE (r); Enrique Cerdán Calixto, alias «Costa», secretario de la Sección Técnica y principal responsable del G.R.A.P.O.; Juan Carlos Delgado de Codes, alias «Herrera», secretario de Organización y Pío Moa Rodríguez, alias «Verdú», secretario de Agitación y Propaganda. La nueva denominación de G.R.A.P.O. que sustituye a la anterior de Sección Técnica la adoptan para conmemorar, según su terminología «la victoria de los cuatro policías armados en Madrid el día 1° de octubre de 1975». (Nota de la Dirección General de Seguridad; Los GRAPO son comunistas: El Alcázar, 15 de febrero de 77)

En la cárcel, muchos militantes reconocían que era el PCE (r) quién proporcionaba los militantes al GRAPO, quién le dotaba de su «programa» y «objetivos» –lo que incluye perspectivas militares y selección de blancos–:

«El movimiento de masas –dice el «Proyecto de Programa» de los GRAPO ya citado– destaca al partido y a la guerrilla y las nutre continuamente de los hombres y mujeres más decididos. También les aporta incontables y preciosas experiencias. El Partido, a su vez, organiza la lucha, la dota de unos objetivos y de un programa claro y forma a los cuadros dirigentes que necesita –y van a necesitar cada vez más en mayor número– el movimiento de masas y sus organizaciones, y entre ellas, la misma guerrilla». (Partido Comunista de España (reconstituido); Hacia la revolución socialista a través de la Guerra Popular Prolongada; Texto de la Comuna Carlos Marx, Prisión de Soria, marzo de 1985)
Además:

«Los comunistas debemos procurar dirigir todas las formas de lucha del proletariado y otros sectores del pueblo. Entre estas variadas formas destaca la lucha armada guerrillera. El Partido tiene que hacer todos los sacrificios que sean necesarios para sostener a la guerrilla, procurarle el apoyo de las masas y asegurar su dirección. La organización armada guerrillera es parte destacada del movimiento obrero y popular y de él recibe todo tipo de ayuda y apoyo. Si no contara con esa ayuda y con la inagotable reserva de reclutamiento que suponen las masas, hace tiempo que habría sido aniquilada por la reacción. (...) No está al alcance de la organización armada –como tal organización armada– la elaboración del programa o la estrategia; esto únicamente se encuentra al alcance del Partido y son tareas principalmente suyas. Por otra parte, es necesario mantener una estricta separación orgánica entre el Partido y la guerrilla. El movimiento de resistencia y el propio Partido Comunista tienen múltiples tareas que cumplir que no encajan, de ningún modo, dentro de las rigideces de un ejército o movimiento militarizado. Las luchas de las amplias masas de obreros y trabajadores necesitan de la dirección política del Partido Comunista. Este da cauce a su ardor y determinación revolucionarios, sintetizando las experiencias de sus luchas y extendiéndolas. El Partido, como destacamento de vanguardia y núcleo dirigente del proletariado, es quien está mejor preparado para llevar a buen término las tareas de tipo fundamentalmente político, y es obligación suya hacerlo. En caso contrario, el movimiento de las amplias masas sería fácilmente desorientado y dividido y caería en la desmoralización. El Partido asegura al mismo tiempo la conexión entre la guerrilla y el movimiento político de las amplias masas. El establecimiento de estos lazos permite al Partido dar continuidad a la actividad guerrillera, promoviendo la incorporación de la juventud antifascista a sus filas y nutriéndolas de comunistas experimentados y firmes». (Partido Comunista de España (reconstituido; Documentos del IVº Congreso; Manifiesto Programa del Partido Comunista de España Reconstituido, 1998)

Esto a la postre, sería uno de los documentos citados en los registros de la Audiencia Nacional que llevaron a los magistrados a la conclusión de la conexión PCE (r)/GRAPO.

«Además, el referido informe, utilizando la información de la que disponen, llega igualmente a la conclusión de que el PCE (r) y los GRAPO constituyen una sola organización terrorista, dirigida, tanto en el plano político como en el militar, por su secretario general, Manuel Pérez Martínez. Las conclusiones de tal afirmación se extraen, sin dificultad de la documentación intervenida». (Audiencia Nacional; Sentencia, Nº41/2012)

Con eso se concluye, que como los medios de comunicación, los servicios de seguridad y la policía pensaban desde los primeros atentados del GRAPO, este estaba dirigido por el PCE (r), y no se basaban para ello en «especulaciones» y un «intento mecánico de relacionarlos» sino en los propios documentos de ambas organizaciones que con su contenido autorelacionaban la dependencia de las dos organizaciones entre sí.

En las confesiones de los interrogados sobre la estructura de los GRAPO y su relación con el PCE (r), se diría:

«Los acusados, en el orden que lo han hecho, podemos decir lo siguiente: Fernando Silva Sande, conocido orgánicamente como «Antonio», una vez informado de sus derechos de rango constitucional, manifestó, entre otros extremos, los siguientes: Formaba parte del comando central de los GRAPO integrado por 4 ó 5 personas, entre ellos, los otros dos acusados «Pilar» y «Pedro». El comando central coordinaba todas las operaciones de los GRAPO pero, por encima estaba la comisión política, de la que también formaba parte. (...) Igualmente al ser preguntado si el GRAPO y el PCE (r) eran la misma cosa, manifestó que el partido proporcionaba la gente, hacían, lo que podría llamarse «una selección de personal», pero en realidad, se pasaba de una organización a otra, cuando hacía falta. En rigor, precisó, los GRAPO eran más operativos, pero ello no quiere decir que los del PCE (r) no los hiciera, sino que dependía de la acción a ejecutar, existiendo casos, como por ej., un secuestro en el que se requería mucha gente y a veces era del partido. Todos los miembros del GRAPO pertenecían al PCE (r), pero no al revés. La cúpula de ambas organizaciones la ostentaba «Pedro» quien fundó el partido». (Audiencia Nacional; Sentencia, Nº41/2012)

Precisamente lo único que distanciaba al PCE (r) de la RAF como se polemizó en los 80, fue que los segundos creían en una única organización militarizada mientras que el PCE (r) decía que tenía que existir el partido por un lado y la guerrilla por otro lado como órgano supeditado al partido.

Si miramos un documento del PCE (r) de 1998 observaremos como declaran sin miedo que el partido es quién selecciona los objetivos de la «guerrilla urbana»:

«La guerra de guerrillas obedece a profundas causas económicas, políticas, sociales e históricas. Estas causas las analiza el partido a la luz del marxismo-leninismo, extrayendo de su estudio las leyes generales de esta guerra popular, la estrategia y la táctica. No está al alcance de la organización armada –como tal organización armada– la elaboración del programa o la estrategia; esto únicamente se encuentra al alcance del partido y son tareas principalmente suyas». (Partido Comunista de España (reconstituido; Documentos del IVº Congreso; Manifiesto Programa del Partido Comunista de España Reconstituido, 1998)

La pista de los GRAPO y sus acciones más llamativas se pierden a partir de la caída en Cataluña, Galicia y Madrid de la cúpula en 1985. Ellos mismos reconocerían tiempo después los defectos semianarquistas de la organización, no teniendo objetivos políticos en sus acciones, centralismo burocrático, y falta de seguridad. También confesarían la necesidad de reconstruirse una vez más bajo los brazos del PCE (r):

«El militarismo no se manifiesta, necesariamente, en una mayor o menor actividad armada, sino en una carencia casi absoluta de planteamientos y objetivos políticos en sus acciones. Y si bien es cierto que en aquella etapa se realizaron numerosas acciones, éstas se llevaron a cabo, en su mayor  parte, para cubrir las necesidades de la propia organización. (...) No tenían ningún plan concreto de actividades y todo lo que se hacía era improvisado. Los vínculos orgánicos entre los militantes y la Dirección y entre los mismos militantes tampoco existían: habían sido sustituidos por el «ordeno y mando», en unos casos, y por las relaciones de amiguismo y compadreo en otros. (...) De esta forma, los «militaristas» –en realidad semianarquistas– no sólo hicieron desaparecer la influencia del partido, sino que con su actitud y cabezonería estaban poniendo a la misma organización en situación de ser aniquilada. Así ocurrió. Bastó a la policía con infiltrar a un elemento provocador para que, con el sólo hilo que éste les proporcionó, pudiera detener en tan sólo dos días a diez y nueve militantes. (...) La «barrida» de Enero de 1985 dejó a la organización desmantelada. Las concepciones y prácticas semianarquistas que habían predominado van a contribuir a paralizar por completo la actividad armada del movimiento, aunque bien es verdad que no sería por mucho tiempo. Una vez más, todo el peso del trabajo encaminado a poner de nuevo en pie la organización tuvo que recaer sobre las espaldas de los militantes del PCE(r)». (Grupos de Resistencia Antifascistas Primero de Octubre (GRAPO); Un Balance necesario; 1992)

A partir de entonces los registros de sus acciones son asaltos a furgones o bancos, muchas veces de forma infructuosa, para intentar recaudar medios con los que proseguir. A excepción de algún secuestro como el de 1995 al empresario Publio Cordón, caso del que tras pagar el rescate extrañamente desapareció sin más rastro y desde los medios del PCE (r)/GRAPO se vendió que el secuestro había escapado –algo que los fanáticos actuales como Hasél repiten como papagayo sin más–. También colocarían alguna que otra bomba contra objetivos menores sin ningún valor de concienciación para la población:

«En la madrugada del 26 al 27 de ese mes, nuestros grupos operativos atacaron de forma simultánea tres sucursales de las firmas esclavistas de trabajo temporal «TEMPIBER» en Sevilla, «ADER» en Vigo y «ADECCO» en Valencia. El día 28 el objetivo elegido fue la ETT situada en la Avenida de Oporto en Madrid. El 29, en un asalto relámpago de otro comando de nuestra organización, fueron destruidas las instalaciones del periódico parapolicial «El Mundo» en Barcelona (...) Finalmente, en la noche del 29 al 30 otro comando de nuestra organización pone fin a esta ofensiva político-militar atacando con un explosivo la sede de los fascistas del PP en el barrio de Hortaleza de Madrid». (GRAPO; Comando Central de los Grupos de Resistencia Antifascista 1º de Octubre (GRAPO),  8 de noviembre del 2000)

Creer que atacando empresas de trabajo temporal se va a acabar la precariedad, que atacando sedes del PP se va a convencer a sus votantes o que atacando a los periódicos burgueses van a dejar de publicar su cosmovisión burguesa es de lo más necio. Ni siquiera se puede justificar con una política de desgaste, pues todos estos edificios y entidades tienen seguros que les repararan los daños causados, daños que por cierto salen de los impuestos que esquilman a los trabajadores. Es una metodología vana para luchar y derribar al capitalismo, desorganizada y anarquista. Y que de hecho trabaja a favor de los atacados porque salen reforzados ante la opinión pública general. Acciones que ayudan a criminalizar al comunismo como una banda de criminales. Intervenciones que las masas trabajadoras lejos de apoyar las rechazaba por incomprensibles e inservibles para avanzar en nada, cuando no porque directamente estas acciones les afectaban directamente sin comerlo ni beberlo:

«El 8 de mayo de 2000, un comando de seis miembros de los GRAPO colocó tres cargas explosivas al paso del furgón blindado de Prosegur que hicieron explosión cuando el vehículo se dirigía a la Gran Vía de Vigo, en un traslado de fondos del Banco de España. (...) Como consecuencia de los disparos fallecieron el conductor del furgón, Gonzalo Torres, y el vigilante Jesús Sobral, y heridos Manuel Espada y el grapo Martín Ponce. También resultaron con lesiones tres transeúntes». (La información; Petición de 192 años de prisión para seis grapos por matar a dos vigilantes, 18 de enero 2017)

Con las detenciones del 2000 caen Arenas y Silva, las figuras clave del PCE (r)/GRAPO, precisamente uno de los hechos que facilitó su detención fue la coincidencia entre las actividades del PCE (r) y GRAPO desde sus pisos francos en Francia. Eso corroboraba que lejos de lo que se decía en su propaganda constantemente no se tenía apoyo real en el interior entre la población, y que solo se internaban en el país para atentar:

«La operación, en la que han participado decenas de policías de varios cuerpos de élite de la policía francesa, ha permitido la detención del Camarada Arenas, Fernando Silva Sande, María Victoria Gómez Méndez, José Luis Elipe López, supuesto jefe de los comandos operativos; Isabel Llaquet Baldellou –compañera sentimental de Arenas–; José Antonio Peña Quesada, presunto responsable de finanzas, y su esposa, Rosario Llobregat Moreno. (...) Los responsables antiterroristas españoles sabían desde el secuestro de Cordón que la cúpula de los GRAPO se ocultaba en París. Allí se pagó el rescate de Cordón y desde allí solía remitir el Camarada Arenas los comunicados de los GRAPO que publicaba la revista Resistencia, vehículo de expresión del PCE (r)». (El País; La policía francesa detiene en cinco pisos de París a la cúpula de los GRAPO, 10 de noviembre del 2000)

Con la caída de 2002 arrestan a 14 activistas de los GRAPO, 8 en Francia y 6 en España. En los diversos procesos con el material incautado, se llega a la conclusión de que el PCE (r)/GRAPO eran lo mismo, algo bastante evidente desde sus inicios:

«El juez de la Audiencia Nacional Guillermo Ruiz Polanco cree que el PCE (r)  y los GRAPO integran una misma estructura, en la que el partido se encarga de marcar las directrices políticas y las acciones terroristas a los «comandos», y estos las ejecutan. (...) La organización terrorista ha intentado a toda costa, desde la desarticulación de su cúpula en Alicante en 1977, mantener separados el aparato político del militar para evitar el desmantelamiento total de la estructura. Sin embargo, fuentes de la investigación señalan que, mientras en el caso de ETA, Batasuna actúa obedeciendo las directrices del aparato militar; en el de los GRAPO la correlación es inversa, y el PCE(r) es el que se encarga de marcar los objetivos al brazo ejecutor». (ABC; La Audiencia dice que el PCE(r) y los GRAPO son una misma organización, 25 de julio de 2002)

Poco después se ilegalizaría al PCE (r):

«El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ha acordado la suspensión de actividades del Partido Comunista de España reconstituido, PCE(r), formación alegal que constituye el brazo político de los Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre (GRAPO), y ha ordenado la clausura de sus sedes en España o en el extranjero». (El País; Garzón suspende el «brazo político» de los GRAPO, 19 de marzo de 2003)

En los diversos juicios a los miembros detenidos, algunos arrepentidos como Silva, intentaron rebajar su pena reconociendo su autoría en la supervisión de la operación de los atentados y secuestros, pero también detallando como era la estructura de la organización, argumentando que él seguía órdenes del PCE (r), y que era este el responsable de seleccionar los objetivos –como se decía en aquellos documentos del PCE (r) que hemos visto anteriormente–:

«La gresca entre los terroristas se ha iniciado cuando Silva Sande ha dicho que el Comando Central de los GRAPO, que él dirigía, coordinaba todas las operaciones de la organización, pero que era la Comisión Política, encabezada por el «camarada Arenas», la que decidía «qué se hacía, cómo y cuándo». «Él era el responsable máximo, la palabra final siempre le correspondía a él en una organización piramidal como la nuestra», ha asegurado. Silva Sande, que tiene la condición de  testigo protegido en otras causas como la que investiga el secuestro y desaparición del empresario Publio Cordón, ha añadido que el PCE (r) «proporcionaba gente» a los GRAPO y que el partido funcionaba a modo de «cantera» de la organización terrorista. Tras apuntar que no tiene «ninguna enemistad personal» con él, ha reiterado que el «camarada Arenas» era «la cabeza de ambas organizaciones». (Europapress; El «camarada Arenas» llama a Silva Sande «impostor y violador» y añade que «olía mal», 13 de septiembre de 2012)

Ante esta declaración, Arenas se defendió pobremente diciendo que solamente daba «cobertura ideológica» a diversas organizaciones del «movimiento de resistencia popular» entre ellas los GRAPO:

«[Arenas] Pérez Martínez, sin embargo, ha dicho que su labor se limitaba a ejercer «la dirección política e ideológica del movimiento de resistencia popular», en el que se incluían «organizaciones políticas, sociales, culturales y sindicales», entre ellas los GRAPO. Además, era el responsable del archivo del movimiento, lo que explicaría, según ha defendido, que tuviera en su poder un manual de explosivos de la organización terrorista». (Europapress; El «camarada Arenas» llama a Silva Sande «impostor y violador» y añade que «olía mal», 13 de septiembre de 2012)

Efectivamente en los documentos de décadas anteriores, Arenas polemizaba con otros dirigentes sobre el modelo de lucha armada apostando por una mezcla entre guevarismo y maoísmo, discutía sobre el papel de algunas organizaciones europeas militarizadas creyendo él que el partido debía dirigir la guerrilla, que el GRAPO debía aprender a dejar de ser dependiente del PCE (r) y aprender a reclutar a sus propios militantes, etc. Pero posteriormente, en los respectivos juicios, Arenas pretendía desligarse de la responsabilidad que arrastraba. Un rasgo de cobardía que ya hemos visto en otros personajes maoístas como el «Presidente Gonzalo» cuando son detenidos, poniendo siempre por delante sus intereses personales al de la organización política que dirigían, la cual están dispuestos a sacrificar negando su historia o a disolverla formalmente con tal de obtener ciertos privilegios en la cárcel.

De pronto, en mitad del juicio, asistimos a una comedia en donde Arenas y su comparsa atacaron al renegado de los GRAPO Silva con argumentos de patio de colegio:

«El secretario general del PCE (r), Manuel Pérez Martínez, alias «camarada Arenas», ha acusado al miembro arrepentido de los GRAPO Fernando Silva Sande, de origen gallego, de ser «un impostor y un violador» y ha señalado que, a causa de sus «fechorías», nunca se han «llevado bien». El «camarada Arenas» llama a Silva Sande «impostor y violador» y añade que «olía mal». «Nos veíamos alguna vez, tomábamos una caña por compromiso, pero yo no quería saber nada de él. Además es que olía mal», ha espetado el acusado, provocando las carcajadas del público que seguía el juicio en la sala de vistas de la Audiencia Nacional». (Europapress; El «camarada Arenas» llama a Silva Sande «impostor y violador» y añade que «olía mal», 13 de septiembre de 2012)

Es muy común ver entre las riñas de las organizaciones revisionistas peleas debido a líos de faldas, problemas de drogas, desfalco de dinero, y acusaciones mucho más monstruosas, en algunos casos son meras acusaciones propagandísticas de una fracción a otra para desacreditar al contrario, en otros casos recriminaciones tardías que solo se sacan cuando se deja de ser amigos y camaradas. Es bastante poco creíble que en una organización clandestina como los GRAPO se deje ir de rositas a un miembro que presuntamente ha violado a otra camarada siendo un cargo importante y sabiendo toda la información sensible del grupo. Sean verdad las acusaciones que aquí enuncia Arenas o no, de serlas solo sería una prueba más del tipo de militantes degenerados que han militado en los GRAPO, de no serlas, una calumnia gratuita en la larga lista de Arenas.

Del mismo modo tampoco nos sorprende que en los círculos del PCE (r) se hable de estas cosas, pues recientemente se hizo muy famoso el caso del rapero Pipe Díaz, seguidor del PCE (r), el cual fue denunciado públicamente por una chica que demostró con pruebas gráficas las prácticas machistas y de ciberacoso que consistían en mandarlas fotos de sus genitales y frases provocativas animándola a tener sexo con él, demostrando además que no era la primera vez que este elemento acosaba de esa forma a las mujeres; esto le valió, tras intentar ocultarse, la repulsa de la mayoría de los colectivos sensibilizados con la cuestión de género. Este rapero se caracterizaba por temas en contra del maltrato machista. Eso nos indica el perfil de perturbados en la órbita del PCE (r) y su nivel de hipocresía en cuanto a su «comunismo».

Volviendo al tema principal, finalmente en 2006 los GRAPO se desarticularon durante un triste intento de reorganización encabezado por tres personas, responsables de los últimos atentados de aquellos años:

«Entre los detenidos está Juan García Martín, considerado el jefe de la organización, que habría participado en las dos últimas acciones del grupo: una en Zaragoza, en la que fue asesinada Ana Isabel Herrero, esposa del empresario aragonés Francisco Colell, en febrero, y otra en Castellón, donde fue herido el director de una sucursal bancaria, en marzo. Además del jefe de la banda, fueron detenidas Aránzazu Díaz Villar y Carmen Cayetano Navarro. La primera dirigía el comité general de la organización en el interior y la segunda la comisión de relaciones internacionales». (El País; La Guardia Civil desarticula la cúpula de los GRAPO en un piso franco de Reus, 10 de junio de 2006)

Todos los bobos que llevan años comiéndose la propaganda reciente del PCE (r) en torno a que «ellos no tienen relación con los GRAPO ni dependen del partido», y que la reproducen sin filtro como papagayos, deberán leer todo esto y por supuesto dejando a un lado los sentimentalismos. Aquellos a los que han acusado de seguir la línea resolutiva de la Audiencia Nacional porque evidenciaban la relación PCE (r)-GRAPO, deberán comerse sus palabras, y leer la documentación del propio partido del cual no conocen su historia». (Equipo de Bitácora (M-L); Estudio histórico sobre los bandazos políticos oportunistas del PCE (r) y las prácticas terroristas de los GRAPO, 2017)

2 comentarios:

  1. ¿Cual es el objetivo de este articulo parapolicial? ¿Criminalizar? Porque no veo ningun atentado contra los principios del marxismo-leninismo.

    ResponderEliminar
  2. El objetivo es enseñar que os han engañado, el GRAPO y todos sus atentados terroristas fueron dirigidos consciente por el PCE (r)... que Arenas es un cobarde y que tú bastante bobo por creerte el giro de guión del PCE (r) de negar lo que ya reconocieron...

    ResponderEliminar

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»