«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

martes, 16 de mayo de 2017

Una exégesis sobre la deserción del MVTC y su inclusión en Bandera Roja; Equipo de Bitácora (M-L), 2017


«Entendemos preciso dejar constancia que todo el apoyo dispensado a MVTC desde Bitácora (M-L) está comprendido en las normas y procedimientos propios del internacionalismo proletario, y siempre en estrecho respeto a las normas marxistas-leninistas que rigen las relaciones camaraderiles entre cualquier tipo de colectivos marxista-leninistas sean partidos, sindicatos, centros de estudio, clubs, medios de expresión, etc.  Por cuanto, nuestros análisis y sugerencias al respecto de temas generales y concretos tienen rango de recomendaciones, aun cuando son beligerantes en el marco de las desviaciones teórico-prácticas mostradas por la organización que entendíamos hermana; que por lo demás se ha mostrado renuente a hacer autocrítica, o siquiera a entablar diálogo directo con las organizaciones con que mantenía relaciones. Evidentemente el que estos camaradas no corrijan sus desviaciones supone para nosotros la ruptura directa e inmediata de relaciones que hayamos podido desarrollar en el marco del marxismo-leninismo.

Dicho esto, en adelante haremos un resumen de los acontecimientos que no dejan lugar a dudas de que la forma en que MVTC ha manejado su disolución en Bandera Roja se encuentra en las antípodas de lo que exige el marxismo-leninismo para estos casos –menos tratándose de una unificación con un partido revisionista–, y que a su vez, esta polémica ha servido para evidenciar poco a poco terribles fallos de organización en el MVTC desconocidos para nosotros. Grandes errores que al no haber sido corregidos a tiempo convirtieron a esta organización en nada más que en una promesa que no superó las expectativas fijadas que permitirían su consolidación:

 1) El Equipo de Bitácora (M-L) desde que en 2014 conoció la escisión del Movimiento Venezolano de Trabajadores Comunistas (MVTC) ha venido ayudando en todo lo posible conforme sus posibilidades: asistencia en la redacción de documentos, ayuda sobre conceptos de organización de partido, sobre lucha ideológica contra el revisionismo, ayuda en los debates contra corrientes del revisionismo venezolano –en especial del Partido Comunista de Venezuela (PCV) del que procedían– y sus representantes, formadores y teóricos como: Manuel Sutherland, José Antonio Ejido y otros–.

Los motivos de que Bitácora (M-L) asistiera a este grupo fueron muy claros para nosotros: los miembros del MVTC venían de escindirse de las juventudes del Partido Comunista de Venezuela (PCV), y según las declaraciones de sus principales miembros, esta escisión era debido a que deseaban crear una organización basada en el marxismo-leninismo, afirmaban que deseaban estar libre del oportunismo político, el burocratismo, el seguidismo y el revisionismo del marxismo-leninismo que caracterizaban a su antigua organización. Debido a estos motivos que nos anunciaban nos pareció sumamente necesario prestar nuestra ayuda:

«No podemos ocultar nuestro gozo por este tipo de sucesos, en los que como decía Enver Hoxha: «La justa lucha de los marxista-leninistas contra los revisionistas de sus países nos alegra inmensamente y no tememos en absoluto expresar nuestra solidaridad internacionalista, porque los revisionistas vayan a acusarnos de «injerencia». (Introducción de Bitácora (M-L) al documento del MVTC: «Día de Lucha Revolucionaria del Proletariado» de 2015, 1 de mayo de 2015)

Además, al abrigo de nuestros principios, apoyar estos esfuerzos hacen parte de nuestros marxista-leninistas:

«Nosotros simplemente tenemos la idea de publicar online material marxista-leninista, lecturas clásicas pero sobre todo si es posible material inédito, tanto de autores marxista-leninistas como nuestras, de temas pasados como actuales, que ayude tanto al simpatizante e interesado como al veterano militante en su formación del marxismo-leninismo. Así como ayudar en todo lo posible a los marxista-leninistas sin partido, a las organizaciones embriones con vistas a ser partido, y a los propios partidos marxista-leninistas. Por tanto nos parece absurdo intentar eludir cuestiones claves si realmente compartimos un mínimo de rigor en esta clarificación histórica de lo que fue y es marxismo-leninismo, y de lo que entendemos que debe de ser». (Equipo de Bitácora (M-L); Diferencias entre unidad entre marxista-leninistas y la unión ecléctica de pretendidos o simpatizantes de dicha doctrina, 24 de noviembre de 2013)

Pero nosotros no damos nuestro apoyo a cualquier ni sin condiciones: fuimos muy claros desde el principio en lo que se basaba el dar nuestro apoyo, o el dejar de darlo, a cualquier individuo o colectivo:

«Pese a conocer a ciertos camaradas de esta organización como dijimos, como marxista-leninistas, no nos ganará el «amiguismo» y el «compadrazgo» por lo que analizaremos todos y cada uno de los comunicaciones, acciones, escritos y declaraciones que realicen, y en caso de que logren –como estamos seguro que harán– una labor genuinamente revolucionaria y marxista-leninistas seguiremos trayendo a este medio sus pensamientos y acciones. (...) Solo queda esperar que esta organización no se desvíe de sus objetivos y pueda consolidarse como el partido único del proletariado en Venezuela y que alcance todos sus propósitos». (Introducción de Bitácora (M-L) al documento del MVTC: «Día de Lucha Revolucionaria del Proletariado» de 2015, 1 de mayo de 2015)

El tiempo ha demostrado que nuestra prudencia fue un acierto, ya que descubrimos que el MVTC no era lo que sus líderes querían presentar, vimos graves desviaciones, las cuales denunciamos poco a poco según las fuimos conociendo. Finalmente algunos de sus elementos oportunistas han acabado integrando a través de diversas intrigas el MVTC en el partido ultraoportunista que hemos venido analizando hasta ahora: Bandera Roja. Lo que ha sido el súmmum del oportunismo político de estos elementos, y la confirmación de que a día de hoy son revisionistas recalcitrantes.

2) A modo de introducción en la historia de relaciones con esta organización, hay que decir que más allá de lo que siempre hemos recomendado en Bitácora (M-L) a los elementos que vienen de organizaciones revisionistas, los miembros del MVTC jamás realizaron una autocrítica profunda de las causas de su militancia en el Partido Comunista de Venezuela (PCV) así como de su escisión y las lecciones aprendidas de dicha experiencia:

«No queremos que se nos malinterprete en esta cuestión. No estamos diciendo que los elementos que hayan militado parte o gran parte de su vida en organizaciones revisionistas están condenados de por vida. No, el haber mantenido posturas ajenas al marxismo o el haber militado en organizaciones no marxistas es un proceso lógico que puede ocurrir en el desarrollo dialéctico de la vida, formación y maduración de un revolucionario desde sus inicios hasta que toma consciencia real y total de las cosas, y de ello dependen varios factores como el origen social, el contexto cultural del individuo, el ambiente en que se desarrolla, y los rasgos de personalidad que porta, que puede hacer que ese viraje sea más corto o más largo, tenga más ziz zags o menos. Pero tampoco nos equivoquemos, el mero hecho de separarse de un partido revisionista no significa que seas un verdadero marxista-leninista. Tal elemento debe realizar una autocrítica y examinar las razones de su salida; y si es motivada por razones de incompatibilidad ideológica debe preguntarse por qué ha militado entonces en esa organización; en caso de darse cuenta de esa incompatibilidad ideológica tiempo después de entrar a militar en dicho partido revisionista, entonces debe exponer qué es lo que ha llevado a dicho elemento a discrepar de la línea política revisionista de su partido; si finalmente se ha comprendido y expuesto correctamente el carácter revisionista de su vieja organización, debe demostrar en la práctica que no tolerará caer en el mismo lodazal de nuevo; del mismo modo que no debe obsesionarse ni dejarse deslumbrar con las desviaciones y corriente revisionista de su vieja organización, sino también estudiar y comprender el resto de desviaciones y corrientes revisionistas, así como ser consecuentes y exponerlas en igual medida». (Equipo de Bitácora (M-L); El maoísmo solapado de Reconstrucción Comunista (RC) es una negación de las luchas y lecciones de los marxista-leninistas, 2016)

A fin de cuentas resultaría en no saber exactamente de dónde venían –que métodos y conceptos tenían– ni a donde iban –cuales querían obtener–. También resultaría en que los miembros del MVTC no solo se acostumbraran a no hacer autocrítica de su pasado lejano, sino a no hacer autocrítica de un pasado reciente, ni siquiera cuando los errores pasados en el PCV redundaban de forma evidente en las actuaciones presentes del MVTC.

3) Las alianzas que desde el principio buscó el MVTC evidenciaban que sus líderes no habían calibrado bien donde se debían buscar las alianzas. Joey personalmente nos pidió nuestra opinión sobre la participación del MVTC en la Unidad Popular Revolucionaria Antiimperialista (UPRA). Para quién no conozca esta organización: la UPRA es un frente de organizaciones bañadas en el economicismo, el tercermundismo, el seguidismo, y la adoración a corrientes revisionistas pasadas como el revisionismo soviético o yugoslavo, y otras presentes como el revisionismo cubano, chino o vietnamita. Acoge mayoritariamente a organizaciones de inclinación chavistas y en menor medida a partidos «críticos» con el chavismo pero que a pesar de ello expresan su apoyo al gobierno del PSUV:

«Desde tal perspectiva ratificamos nuestro apoyo crítico al gobierno del presidente Maduro». (UPRA; Programa mínimo de la UPRA ante la Iº Convención Nacional de la UPRA, 12 de marzo de 2016)

Dijimos a Joey sobre la UPRA en su momento:

«No pasa de ser un programa ambiguo y que no ve que el chavismo es revisionismo que vuelve a la socialdemocracia, maoísmo, bujarinismo, titoismo, etc. Es la muleta del capital en Venezuela. El programa [de la UPRA] tiene mucha palabrería y ambigüedad pero cuando habla no propone nada más allá de lo que hace el Partido Comunista de Venezuela (PCV). Se habla como el PCV de «profundización de la revolución». (Ander, miembro del Equipo de Bitácora (M-L); De una conversación con Joey, 24 de marzo de 2016)

Esto se ve en su programa donde confiaban en el Gran Polo Patriótico, es decir en el frente del chavismo para impulsar la lucha contra el imperialismo y la profundización de la revolución:

«Hoy, más que nunca, es fundamental un referente revolucionario que contribuya a orientar a la clase obrera para el logro de su papel histórico, a la  formación política del pueblo trabajador, para luchar en conjunto con el campesinado y otros sectores oprimidos de la sociedad como: las mujeres, estudiantes e indígenas, para asumir la vanguardia de la lucha revolucionaria y alcanzar el verdadero poder popular revolucionario. consideramos que el Gran Polo Patriótico generó en su momento importantes expectativas, y debió convertirse en espacio de debate y participación donde se discutieran las grandes problemáticas  que afectan al pueblo, donde se captasen verdaderamente las propuestas de las bases populares y se decidiera democráticamente sobre la ejecución de medidas revolucionarias para derrotar las acciones de sabotaje emprendidas por el imperialismo y sus socios, por tal razón hicimos votos en su momento de la realización de Asambleas Patrióticas Regionales y el Congreso Nacional del Gran Polo Patriótico. (…) Desde tal perspectiva ratificamos nuestro apoyo crítico al gobierno del presidente Maduro». (Unidad Popular Revolucionaria Antiimperialista (UPRA); Programa mínimo, 27 de abril de 2016)

Una posición que ya criticamos en otros grupos revisionistas como el Partido Comunista de Venezuela (PCV) que también ha sido un gran actor secundario en el papel de las muletas del chavismo para mantener su farsa. Tanto en el aspecto de la «unidad popular y lucha antiimperialista» primero, y segundo en el de la teoría ilusoria de la «profundización de la revolución»:

«Primero: su falsa posición antiimperialista. (…) Segundo: la necia teoría de la «profundización del proceso» chavista sin exponer ni romper con el chavismo mismo. (...) 1) No se puede mantener una política antiimperialista si se niegan los vínculos dependientes del imperialismo estadounidense con el gobierno venezolano de Nicolás Maduro y a la vez se santifica las relaciones con otros rivales imperialistas del imperialismo estadounidense como algo positivo. Cuando se habla de «unidad popular antiimperialista» en torno a un gobierno que está en las antípodas de garantizar tal cosa y lo demuestra con la entrada masiva de capital extranjero. Es decir, no se puede uno autocalificar de antiimperialista cuando se brinda por la unión con el imperialismo y sus tentáculos que no son otros que sus monopolios. (...) 2) No se puede reivindicar así mismo un partido como «revolucionario», como «antiimperialista», como garante de los intereses anticapitalistas de toda las clases trabajadoras, ni mucho menos como destacamento armado y vanguardia del proletariado: cuando se celebra la unión de las clases explotadas nacionales con las clases explotadoras internacionales, y la unión de las clases explotadoras nacionales con las internacionales, como viene haciendo el Partido Comunista de Venezuela. 3) No se puede profundizar ninguna revolución de ningún tipo –antimonopolística, antifeudal, antifascista, anticolonial o socialista– si no se comprende los desarrollos históricos de nuestra época, eso incluye conocer y dominar la teoría leninista del imperialismo como fase superior del capitalismo, y cuando hablamos de comprensión significa albergar una comprensión total de sus puntos cardinales –y no una visión de imperialismo de la época medieval o esclavista como hacen muchos de los actuales revisionistas modernos–. Reducir el imperialismo a su forma de dominación colonial con presencia militar de ocupación y con sus agresiones militares e ignorar la forma de dominación neocolonial –forma de dominación fundamental del imperialismo tras la Segunda Guerra Mundial– como es la exportación de capitales, es ser un ignorante y un pseudomarxista. Saber en qué época estamos es el nudo gordiano para determinar la estrategia y táctica de cualquier partido que se diga comunista marxista-leninista. 4) No puede realizarse una pretendida profundización del proceso «revolucionario» porque este movimiento jamás ha tenido el cariz revolucionario que pintan los revisionistas venezolanos: el movimiento del chavismo jamás salido de los marcos del sistema capitalista y burgués con todo lo que eso incluye en su caso particular: continuación del sistema parlamentarista burgués, promoción y defensa de la propiedad privada nacional y extranjera, no solución de la dependencia de los imperialismos extranjeros, y reforzamiento de la cultura revisionista, es decir burguesa». (Equipo de Bitácora (M-L); Un recuento a las innumerables desviaciones del Partido Comunista de Venezuela, 13 de enero de 2016)

Joey confirmó todo la justeza de nuestras críticas, él mismo hizo una acertada crítica a las posiciones oportunistas de las organizaciones de la UPRA. En cuanto a las posiciones, estructura y dimensión real del frente que era la UPRA, confesó:

«En su estructura no agrupa realmente bases obreras y campesinas sino organizaciones de «izquierda. (...) ¡El problema es que no hay bases [en esas organizaciones]!». (Joey, Secretario General del MVTC; De una conversación con Ander, 24 de marzo de 2016)

Ante esto, rápidamente aconsejamos:

«Entonces no debéis perder el tiempo si solo es una coordinadora de grupos de «izquierda» denunciarlos pero no operéis allí siquiera. No creo que sea bueno para vuestra organización entrar en un frente que tiene la misma postura que el PCV. Solo os relacionarían con los mismos posicionamientos que el revisionismo. El frente de unión con otras organizaciones tiene que ser en puntos en común y vosotros tenéis muchos en contra, como que no ofrecéis un apoyo crítico al gobierno porque sabéis que el chavismo no soluciona los problemas de Venezuela y de la clase obrera, ni por sí mismo ni escuchando a ningún frente». (Ander, miembro de Bitácora (M-L); De una conversación con Joey, 24 de marzo de 2016)

También al relatarnos muchos actos oportunistas de los dirigentes de la UPRA, siendo conciliadores con el chavismo, preguntamos:

¿Y vosotros qué hicisteis al ver todo eso? ¿[Como organización] firmasteis en la UPRA?». (Ander, miembro de Bitácora (M-L); De una conversación con Joey, 24 de marzo de 2016)

Joey confesó haber cometido tal error:

«Bueno ese día votamos a favor de varias medidas que aparecen allí pero en algunas no, y pues la mayoría se impuso, pero tenemos planteado elevar un documento a la UPRA y presentar nuestra posición con respecto a todo eso». (Joey, Secretario General del MVTC; De una conversación con Ander, 24 de marzo de 2016)

Esto nos hizo ver que el MVTC no había medido realmente el carácter de la UPRA ni la influencia real de sus partidos, además estaba cometiendo errores a la hora de aplicar las tácticas de frente: 1) como el salir el nombre de la organización en las firmas de documentos oportunistas de la UPRA donde se llega a decir que se da un apoyo crítico al gobierno de Maduro; 2) o que los miembros del MVTC pese a ser plenamente conscientes del seguidismo, la vacilaciones y la inestabilidad de los líderes de la UPRA jamás se atrevieron a atacar a los principales líderes oportunistas ni a sus políticas concretas, esto lo demuestran pruebas como el discurso del MVTC del 30 de enero de 2016 ante la IIº Convención Nacional de la UPRA.

Estos fallos hizo que el poco trabajo realizado en la UPRA no sirviera para persuadir a un solo militante de estas organizaciones, y permitiera que otros grupos hegemonizasen libremente dicho frente.

El MVTC pese a todo, nunca se retiró oficialmente de la UPRA, lo cual concebimos como un error.

4) Desde finales de octubre de 2016 varios militantes de MVTC como Joey, Toro o Ana vinieron a contactar personalmente con el Equipo de Bitácora (M-L) para preguntar por la historia de Bandera Roja (BR).

La siguiente descripción de los hechos intentará ser lo más fiel cronológicamente posible.

El primero que vino a ello fue Joey, el Secretario General del MVTC.  Joey empezó pidiéndonos nuestra opinión sobre Bandera Roja, a lo que sin miramientos dijimos:

«Un partido que se ha derechizado salvajemente». (Ander, miembro de Bitácora (M-L); De una conversación con Joey, 31 de octubre de 2016)

Para aquel entonces ya Joey nos comentó que había estado reuniéndose con miembros de Bandera Roja:

«Nuestro movimiento se encuentra evaluando la incorporación a este partido. (...) Recientemente nos reunimos con ellos». (Joey, Secretario General del MVTC; De una conversación con Ander, 31 de octubre de 2016)

Tiempo después sabríamos, como nos dijeron los propios militantes, que en una muestra de centralismo burocratismo solamente Joey y Christian habían «evaluado» esta incorporación, y que solo ellos se habían estado reuniendo desde el principio con los miembros de Bandera Roja en Caracas a espaldas del resto de miembros del MVTC. Joey no comunicó estos hechos a la militancia con la debida fidelidad que se presupone en un Secretario General: a lo único que se limitó por entonces fue a invitar a los militantes a que fueran estudiando las obras de Bandera Roja debido a que la dirección –o sea en realidad él– habían iniciado acercamientos –sin mencionar a los militantes en ningún momento la propuesta de Bandera Roja para que el MVTC se integrara en Bandera Roja–:

«Quiero informarles que la dirección del movimiento ha iniciado recientemente el estudio y análisis de  la línea, programa, documentos varios, publicaciones, posiciones etc. del Partido Bandera Roja. En este sentido invitamos a todos a leer estos documentos e integrarse a esta tarea. (...) En este sentido enviaremos lo más pronto posible todos los documentos necesarios para evaluar todo esto y así agilizar un proceso de acercamiento con estos camaradas». (Joey, Secretario General del MVTC; Directriz a los miembros del MVTC, 30 de octubre de 2016)

Por supuesto, Joey no proporcionaría ningún material a sus militantes que comprometiese la posición de Bandera Roja; sino que se limitó a reiterar machaconamente que Bandera Roja era un partido sano ideológicamente y pasar alguno de los artículos soporíferos donde intentan convencer que son un gran partido, que llevan muchos años en lucha, y demás cuentos que suelen utilizar este tipo de partidos añejos. Joey prometió que este partido era de confianza, que no se trataba de un acercamiento a una organización revisionista:

«No se trata de un partido maoísta sino por el contrario marxista-leninista». (Joey, Secretario General del MVTC; De una conversación con Ander, 31 de octubre de 2016)

Replicamos que eso era imposible de aceptar cuando su estrategia nacional reciente sobre el chavismo era una aplicación de la «teoría de los tres mundos» aliándose a la MUD y otros conceptos que es bastante evidentes que son sacados del maoísmo como: 1) promoción económica de la burguesía nacional; 2) presentar el capitalismo nacional como «beneficioso para el pueblo»; 3) la permisión de «dos líneas» y el faccionalismo y la confusión ideológica permanente hasta que hay una expulsión o escisión; 4) que «ninguna clase ni ningún partido hegemonice la revolución», consigna de la «nueva democracia» maoísta; 5) un concepto neutral de la cultura también sacado del arsenal del maoísmo; 6) en general el eclecticismo y cortoplacismo para acercarse a las capas intermedias o tejer alianzas sin principios con la reacción.

Además de todo esto: les aconsejemos que todos los militantes del MVTC verificaran la presunta autocrítica de Bandera Roja de su pasado maoísta en los 80 y les exigieran documentos que probaran una profunda y real autocrítica, pues creíamos que entre otros motivos, de una falsa o formal autocrítica venían los actuales defectos. Algo que le había pasado a muchos partidos y que a causa de ello entrados los 90 cedieron y rehabilitaron al maoísmo. Nunca se nos respondió a tal coherente petición. Es más, la muestra que jamás realizaron tal labor de investigación y verificación se encuentra en pruebas como que poco después descubrimos que Bandera Roja incluso reivindicaba a Mao Zedong en sus publicaciones, como muestra la publicación del artículo de Monthly Review sobre Mao, citado anteriormente, en el blog oficial de Bandera Roja del 12 de enero de 2012.

En medio de la conversación recordamos a Joey que el oportunismo de Bandera Roja había llegado tan lejos como para acudir en alianza con la Mesa de Unidad Democrática (MUD) que agrupa a los partidos tradicionales del puntofijismo y la burguesía proestadounidense. Él nos intentó convencer de que esto era agua pasada y no tenía más importancia porque estuvo en la MUD pero ni siquiera compartió programa ni apoyó candidaturas (sic):

«Ellos [Bandera Roja] lo único que compartían con los otros partidos era la salida del gobierno. Pero en cuestiones programáticas y de líneas no tienen nada que ver. Siempre mantuvieron autonomía frente a esos partidos burgueses». (Joey, Secretario General del MVTC; De una conversación con Ander, 31 de octubre de 2016)

Esto es una falsedad pues Bandera Roja firmó el documento: «Lineamientos del Programa de Gobierno de Unidad Nacional de la MUD» de 2013 por citar un ejemplo. Las consignas presentadas tampoco se han diferenciado de las de los líderes de la MUD, y precisamente se han apoyado las candidaturas presidenciales y locales de muchos de ellos como reconocen en sus medios. Contestamos debidamente a este intento de perdonar las desviaciones de Bandera Roja:

«Estaban participando en la MUD, querían echar a Chávez para traer a Leopoldo. Eso es incluso colaborar con el ala más reaccionaria de la burguesía venezolana para sacar a otra. Es marcarse una táctica estilo teoría de los «tres mundos» pero aplicado a las elecciones nacionales. Cuando vas en la MUD das votos a una coalición electoral que suma para que en caso de ganar ponga un presidente «escuálido». Yo no me fiaría de esos tipos. Ni de lo que os digan ahora». (Ander, miembro de Bitácora (M-L); De una conversación con Joey, 31 de octubre de 2016)

Sobre las tácticas de la MUD de Bandera Roja Joey diría justificándolo:

«Es que aquí la realidad impone encontrarse a la MUD en el camino en ese frente antichavista». (Joey, Secretario General del MVTC; De una conversación con Ander, 31 de octubre de 2016)

Nosotros nos negamos a dar este punto por válido pues supone hacer alianza con la burguesía venezolana proestadounidense:

«Yo no veo justificable unirse a la burguesía proimperialista en el poder para echar a otra burguesía proimperialista. Así piensan los pequeño burgueses. Los proletarios y marxista-leninistas presentan su propio programa y popularizan su línea. Y en caso de ir en un frente antichavista no es de la mano de la burguesía imperialista sino de otros grupos cercanos a las clases trabajadoras». (Ander, miembro de Bitácora (M-L); De una conversación con Joey, 31 de octubre de 2016)

Y de repente cambió de tema y nos comentó la petición formal que Bandera Roja le había hecho a él para que el MVTC se uniera a Bandera Roja –no estamos del todo seguros de quién realmente hizo el acercamiento y la petición de unión–:

«La cuestión es que nos están invitando [al MVTC] a formar parte de Bandera Roja como partido». (Joey, Secretario General del MVTC; De una conversación con Ander, 31 de octubre de 2016)

Ante esta cuestión de peso emitimos nuestra opinión firme:

«Eso es una cuestión bien sería. Para unirse con otro grupo y más cuando vosotros no seréis mayoría, podríais acabar absorbidos por una organización que dice ser marxista-leninista y luego os lleváis una sorpresa. Por eso digo que verifiquéis todo». (Ander, miembro de Bitácora (M-L); De una conversación con Joey, 31 de octubre de 2016)

Terminada la conversación. Y ante la petición de ayudarles en la investigación de Bandera Roja para estudiar la oferta de unificación, una vez más accedimos a proporcionarles datos y hechos históricos, documentos del presente y un resumen de la historia del partido para que se pudieran hacer una idea del carácter revisionista de dicha organización y no cometieran el error de unirse a ellos. El lector podrá leer este documento en el capítulo: «Un resumen de las tácticas y declaraciones políticas de Bandera Roja de 2010 a 2016».

Además, subrayamos que si ellos se quejaron en su momento y tipificaban como ejemplo de un partido no confiable al Partido Comunista de Venezuela (PCV) por ocultar sus documentos, entonces que midieran bajo el mismo rasero a Bandera Roja que sigue la misma política de ocultamiento de gran parte del material político histórico, pasado y presente.

En principio. Todos los integrantes agradecieron nuestra colaboración realizada bajo las normas del «internacionalismo proletario» en el marco de la información dada sobre Bandera Roja, y de hecho gran parte de los militantes difundieron los materiales proporcionados entre sus conocidos. He aquí una declaración de uno de ellos sobre la recopilación documental de Bandera Roja hecha por el camarada Ander:

«¡Camarada! Saludos. Comparto plenamente sus argumento». (Toro, Militante del MVTC; Declaración sobre Bandera Roja, 31 de octubre de 2016)

Ana opinaba de forma similar, criticó las posiciones de Joey y agradeció nuestra ayuda teórica a la hora de clarificar el tema:

«Joey y Cristian se reunieron con miembros de Bandera Roja el sábado o el domingo [es decir el 29 o 30 de octubre]. (…) Yo estoy de acuerdo contigo [respecto al carácter de Bandera Roja]. Si el MVTC pretende sacar a un gobierno burgués para aliarnos y apoyar a otro gobierno burgués, ¿qué estaríamos haciendo? La verdad no sé porque Joey está haciendo eso. (...) Nosotros mismos como revolucionarios debemos crear nuestras propuestas, concienciar a las masas, y tomar el poder político. (...) Debemos unificarnos o acercarnos pero con movimientos verdaderamente revolucionarios. (…) [Bandera Roja] Plantea lo mismo sobre la democracia y la paz que la derecha y la supuesta izquierda venezolana. (…) Te agradezco mucho por tratar de ayudarnos en esto, me preocupa la posición de Joey en esto». (Ana, militante del MVTC; De una conversación con Ander, 31 de octubre de 2016)

Hasta ahí todo parecía bien, y parecía que la mayoría de los miembros del MVTC se estaban dando cuenta del carácter de Bandera Roja o estaban reforzando sus opiniones previas sobre dicha organización, todos excepto Joey y Cristian.

5) Días después, Joey, el Secretario General del MVTC en lugar de evaluar nuestra extensa información y dar una opinión propia, procedió a defender la posición de Bandera Roja acudiendo a un militante activo de dicha organización. En la respuesta de este militante de Bandera Roja quedó patente el carácter de los militantes de este partido: fueron comentarios sin apenas contenido político, basados más en el chisme, el insulto y la deshonestidad. Se decía que la información recopilada por nosotros sobre Bandera Roja era errónea porque no comprendíamos que la Mesa de Unidad Democrática (MUD) era la representación de la burguesía favorable a China y no a Estados Unidos (sic), que mezclábamos contenido teórico de su facción –la de Gabriel Puerta Aponte– con la escisión de 2012 –la de Eder y Pedro–, que las informaciones sobre su corriente –la de Gabriel Puerta Aponte– estaban sacadas de contexto –sin llegar a aclararnos por qué–. Que otras declaraciones no eran fiables porque habían sido recogidas en medios de comunicación que no pertenecen a Bandera Roja. El resto del comentario de este militante de Bandera Roja fue un extenso en insultos y calumnias que no merece la pena citar. Tampoco sabemos a día de hoy si este militante vino solo a soltarnos estas barrabasadas o si Joey acudió a él.

Ante tal situación respondimos: 1) que es sabido de sobra que los partidos de la MUD son los representantes de la burguesía estadounidense, pero en caso de serlo de otro competidor imperialista como la China socialimperialista tampoco tendría sentido ir bajo sus programas neocoloniales y apoyando a sus candidatos «vendepatrias»; 2) que las dos corrientes que reclaman las siglas de Bandera Roja no se diferencian en nada, solamente en el envoltorio, que cualquiera podría darse cuenta de ello si tiene un mínimo de conocimientos políticos; 3) que no entendemos el qué está sacado de contexto, pues son declaraciones muy explícitas que hablan de abierta colaboración de clases y con una terminología claramente socialdemócrata; 4) que en primer lugar nosotros no teníamos culpa si son los medios de comunicación anticomunistas y ultrareaccionarios como Globovisión, Venevisión son los que se hacen eco y dan publicidad a las declaraciones de Bandera Roja, que difícilmente podemos considerarlas falsas debido a que coinciden con otras declaraciones del partido, que las consignas de los partidos políticos que apoyan estos medios coincide con las consignas y declaraciones de Bandera Roja; 5) y por último, que de ser declaraciones falsas  Bandera Roja tendría que haber emitido inmediatamente algún tipo de denuncia al respecto en tiempo y forma, y por lo tanto la ausencia de una denuncia de manipulación de las declaraciones de Bandera Roja sugieren que estas son verdaderas.

Algunos de los miembros del MVTC como Cristian incluso reconocieron que las excusas del militante de Bandera Roja no tenían justificación como la de hablar de restauración del capitalismo en países donde nunca había habido socialismo como China, Vietnam, Cuba, otros nos dijeron que era absurdo discutir si la MUD iba detrás de una burguesía del exterior o de otra, que la cuestión era que ese partido iba detrás de las proclamas, programa y líderes de dicho frente burgués.

La patética respuesta de aquel militante de Bandera Roja, con el que Joey y Cristian habían contactado y estrechado lazos, les fue suficiente para suscribir sus excusas de seguir apoyando la idea de «estrechar lazos» con Bandera Roja. Esto suscitó nuestras primeras y reales preocupaciones de cómo era posible que Joey y Cristian fueran capaces de detectar el revisionismo mejor camuflado del Partido Comunista de Venezuela (PCV) del que proceden, y no fueran capaces de ver ese mismo peligro en Bandera Roja (BR). Que fueran capaces de creerse la poca fraseología que la organización aún usaba era algo inexplicable para el Equipo de Bitácora (M-L).

6) Después del material recopilado para que los camaradas pudieran entender la historia pasada y reciente de Bandera Roja, y sin más noticias sobre el tema, procedimos a tantear cómo estaba yendo la presunta evaluación de las prácticas actuales de Bandera Roja y la labor de investigación de su historial política, pero de nuevo no había noticias. Para nosotros esto no era buena señal, pues sabíamos que hasta entonces sólo había habido posiciones incorrectas –como las de Joey– o una aceptación formal de las críticas hacía Bandera Roja pero sin reflexionar e investigar para elaborar un análisis propio del tema; se trataba del «seguidismo pasivo» que siempre hemos criticado y que entendemos extremadamente perjudicial para la organización proletaria y por ello condenable:

«Una organización que se pretende bajo el marxismo-leninismo, en tanto una suerte de aproximación de vanguardia, debe de proporcionar sus propios análisis para que junto al resto de organizaciones auténticamente marxistas-leninistas del panorama internacional, podamos aportar un poco de claridad a las militancias y a las masas en medio de tanta confusión ideológico-política. Añadir que no estamos interesados, y no debe de ser interés de ninguna organización, que otras organizaciones repitan nuestras conclusiones y análisis sin más, estamos interesados en que sean escrutadas en base a la ciencia marxista, aún cuando se trate de círculos de estudio dado que sabemos que el marxismo-leninismo demanda una «militancia consciente»; pues solo de ese modo evitaremos crear seguidismos sentimentalistas y dogmáticos que propaguen a fuerza de repetición conclusiones que ni entienden porque se llega a ellas, que es precisamente lo que están propagando estos señores». (Equipo de Bitácora (M-L); ¿Por qué los de Reconstrucción Comunista (RC) nos copian las obras?, 2016)

Es entonces cuando desde Bitácora nos percatamos de varios defectos que estaban afectando a los militantes del MVTC y por defecto a la organización. Por ello, les sugerimos que para evaluar una cuestión tan seria como una unificación de un partido no podían caer, como estaban sucediendo, en la pasividad, que debían tener un espíritu de iniciativa e investigación, que no podían dejarse llevar tampoco por las declaraciones formalistas de Bandera Roja donde se anunciaban en pequeños textos con consignas revolucionarias donde no se decía nada relevante, y más importante aún: que parecía que no les saltaba la alerta cuando en tales textos aparecían epítetos antimarxistas con términos como «democracia» y «dictadura» sin señalar el carácter de clase, «nueva democracia», «nuevo poder», «cultura ciudadana» o el clásico eslogan de la derecha tradicional de «se están cargando el país, necesitamos un gobierno de reconstrucción nacional».

El camarada Ander aconsejó personalmente a tres miembros de MVTC que a la hora de verificar el revisionismo de Bandera Roja debían fijarse y pedir cuentas sobre cuestiones como:

En política internacional:

«1) Documentos que acrediten su separación del MIR y su rechazo al guevarismo y al foquismo. 2) Documentos que muestren su adhesión al Partido del Trabajo de Albania. 3) Documentos que critiquen al maoísmo más allá de la «teoría de los tres mundos». Y su autocrítica por su pasado maoísta. 4) Documentos sobre países como Cuba, Corea, Vietnam, etc., antiguos y recientes. 5) Explicación de la salida de la CIPOLM antirevisionismo no es ser opuesto a Chávez». (Ander, miembro de Bitácora (M-L); De una conversación con Joey, Secretario General del MVTC, 2 de noviembre de 2016)

En política nacional:

«1) Participación en la MUD. Si hicieron autocrítica de ello. 2) Crítica el «programa mínimo» del Vº Congreso de Bandera Roja de 2012, y el hecho de que en la praxis ese programa no acerca sino que aleja a las masas del partido, y el «programa máximo porque no ven a la organización como nada diferente al resto de partidos». (Ander, miembro de Bitácora (M-L); De una conversación con Joey, Secretario General del MVTC, 2 de noviembre de de 2016)

Toro nos dio su beneplácito a nuestro consejo:

«Si eso es lo que debemos analizar bien. Porque como dices hay muchas verdades en algunos escritos que tienen pero su estrategia es la que no cuadra mucho porque parece oportunismo». (Toro, miembro del MVTC; De una conversación con Ander, 10 de noviembre de 2016)

También, aprovechando nuestro consejo, Toro nos preguntó sobre algunas cuestiones específicas de Bandera Roja y sus tácticas, le insistimos que ya habíamos hablado con otros militantes del MCTV, que podía recurrir a ellos para saber nuestras posiciones, pero insistió y accedimos. En concreto nos preguntó:

«¿Tu como ves esa alianza [de Bandera Roja con la MUD]? Ellos planteaban la necesidad de la salida del gobierno y coinciden con la MUD en ese aspecto. Cabe allí lo de dar algunas concesiones a la burguesía con tal de lograr dicho objetivo?». (Toro, miembro del MVTC; De una Conversación con Ander, 10 de noviembre de 2016)

Se le contestó que:

«Ya hable con todos [miembros del MVTC] que es un despropósito. Ellos no crearon ese frente. Ellos se metieron en la MUD habiendo un frente planteado, consolidado, y sólo sumaron. ¿De qué les sirvió? Nada. Porque tampoco son buenos agitadores. La gente los veía como el ala izquierda de la MUD sin diferenciarse de sus exigencias. En cada elección Bandera Roja no pasaban de un 1%, o sea que esa alianza lejos de hacerles avanzar en influencia, no sirvió de nada. Vosotros no deberíais equivocaros aceptando entrar con ellos y los otros partidos derechistas en la MUD. Debéis popularizar vuestra línea y darle duro al Gran Polo Patriótico [frente del chavismo] y a la MUD [frente de la oposición de los partidos tradicionales]. Bandera Roja acusa a la MUD de burócratas, de tener sus jefes intereses personales, [pero eso ya lo deberían saber y no un análisis de clase ni entraña contradicciones político-ideológicas, y aún así habla de unirse a ellos]». (Ander, miembro de Bitácora (M-L); De una conversación con Toro, 10 de noviembre de 2016)

Toro solamente nos respondió:

«Estoy de acuerdo, me avisas para debatir con más tiempo sobre este tema». (Toro, miembro del MVTC; De una Conversación con Ander, 10 de noviembre de 2016)

Toro concluyó estar de acuerdo y sugiere una reunión para poder conversar en profundidad.

De hecho, en general todos los miembros del MVTC prometieron hacer un análisis exhaustivo y ponerse las pilas en evaluar ese tipo de cuestiones. Pero esas promesas quedaron en agua de borrajas e ignoraron aplicar el consejo –por las razones que sean–. El único que pudo traer algo para el debate fue Joey, quizás porque de todos era el que más tenía prisa en justificar su traición futura. Eso sí, de nuevo no vino para presentarnos aspectos positivos y negativos de la organización, solo aspectos que presentaba como positivos para intentar que le diéramos el visto bueno a la disolución mecánica del MVTC en Bandera Roja, su aporte fue:

a) Un documento que demostraba que Bandera Roja participó en una reunión con partidos marxista-leninistas de los 70, lo cual no demuestra nada de la compresión de Bandera Roja del marxismo-leninismo ni de la obra de Enver Hoxha al cual ya no se remiten ni de casualidad. No demuestra nada relevante pues en esa misma reunión existían líderes y partidos que traicionaron no sólo al marxismo-leninismo, sino incluso el reivindicar al propio Enver Hoxha y la tradición de los marxista-leninistas albaneses;

b) Documentos sobre la polémica Bandera Roja-CIPOML: sólo se nos proporcionó los conocidos documentos de cada una de las partes emitiendo la opinión en el tema –declaraciones ya citadas en este documento–. En el documento de Bandera Roja no se decía nada de hechos como que ellos habían formado parte de una internacional ultrarevisionista donde en su fundación se negó el legado reciente de Enver Hoxha, nada de hechos fehacientes respecto al carácter de los partidos miembros de la CIPOML: como que el PC ML de Colombia apoya a Cuba y tiene amistad con el PC Colombiano del que se escindió por revisionista, donde el PCE (marxista-leninista) de España tiene delirios de republicanismo y legalismo burgués, donde el Partido Toufan de Irán niega el rol de la industria en la construcción socialista, donde ahora el PC ML de Venezuela apoya el revisionismo alemán y soviético, etc. Esto para Joey no parecía importante que no apareciera en los documentos de Bandera Roja sobre la CIPOML;

c) Un viejo documento de Bandera Roja donde aparecían términos y tesis como la necesidad de la «revolución violenta» y la «dictadura del proletariado», derribar el poder burgués y su maquinaria e instalar el «poder soviético» y otros. Algo que la propia dirección de Bandera Roja ha negado con programas como el de 1994 en el que se habla de alianzas con la burguesía nacional o el reclamo reformista de convocar la «Asamblea Nacional Constituyente». Y ni que hablar del Vº Congreso de Bandera Roja de 2012 y plenos siguientes donde se habla de «tránsito pacífico», «nueva democracia», sumado a «revolución ciudadana», «economía mixta», «promoción de la propiedad privada eficiente», donde no sabes si estás leyendo un programa marxista-leninista o chavista.

En resumen, en general a Joey se le notaba un claro liberalismo ideológico a la hora de tratar la cuestión de evaluar a Bandera Roja, que se traducía en ocultar sus errores de bulto y fijarse en cuestiones secundarias para justificar su apoyo.

Un verdadero marxista-leninista sabe que para evaluar el carácter de un partido o de un régimen político debe fijarse en las política que ha llevado a cabo en el pasado y en cuales lleva actualmente, en a qué sectores beneficia tal política si a los explotados o a los explotadores; en fijarse en qué ideología o en qué variadas ideologías se basa, en que programas, objetivos, discurso y metodología. En qué sectores de la sociedad se apoyan.

7) El camarada Ander propuso a Toro el 20 de noviembre realizar la charla pendiente que este último había propuesto para que diera su opinión del tema más allá de un «comparto su argumento» y el «estoy de acuerdo» como nos dijo el 31 de octubre y el 10 de noviembre:

«Después de que viniste a pedir nuestra opinión hubiera sido un detalle una contestación adecuada y tu propia opinión del tema». (Ander, miembro de Bitácora (M-L); De una Conversación con Toro, 10 de noviembre de 2016)

¿La respuesta? Dar largas.  Toro contestó que no pudo concretar esa conversación por falta de tiempo, a ello le recriminamos que para no tener falta de tiempo era extraño pues había estado activo durante más de diez días en sus redes sociales personales. Le comunicamos que de igual modo cuando tuviera tiempo nos avisara a cualquiera de nosotros porque el tema era serio como para postergarlo. Por aquel entonces no sabíamos que Toro había cambiado de posiciones y guardaba silencio para no exponerlas.

8) Y finalmente vino la sorpresa…

Militantes y simpatizantes del MVTC alertados por el desenvolvimiento del tema, y el cariz que estaba tomando los acontecimientos, nos informaron desesperados de que estaban sucediendo cosas inadmisibles que evidenciaban que algo anómalo estaba pasando dentro de la organización, pues se estaba yendo a pique. Hay que decir que nosotros ayudamos considerablemente a hacerse las preguntas pertinentes para llegar al fondo de la verdad sobre estas cuestiones:

Primero: nos informaron que Joey y Cristian se habían estado reuniéndose regularmente con miembros de Bandera Roja y que no se estaba rindiendo cuentas al resto de la militancia de que se decía o hacia allí: en principio ni Toro, ni Ana, Mariu, Luis, decían que no sabían nada de como se habían llevado estas reuniones, por qué, ni que se decía en ellas. Se denunció que Joey solo había comunicado el estudio de las obras de Bandera Roja y que él solo intentaba persuadir de los «beneficios» de la política de este partido; pero que a otros se les dijo en privado que «la dirección» estaba valorando una alianza con Bandera Roja; y a otros que «se debía insistir en revisar los documentos de este partido pues el MVTC planteará próximamente su integración o no en el» –como a nosotros–. Es decir, a cada miembro del MVTC, según la confianza que el Secretario General tenía en él le daba un trozo de información. Absolutamente increíble.

Segundo: algunos miembros del MVTC manifestaron su preocupación de plantear una alianza o una integración cuando el MVTC no tenía estatutos –es decir normas por las que regir una democracia interna, reglas para basar una organización, ni evaluar el trabajo hecho–, que en dicho proceso nadie les había informado debidamente de los movimientos que su Secretario General había hecho a espaldas de la organización respecto a hablar de alianzas e integración en otro partido. Ante nuestra pregunta de qué producciones teóricas se llevaban a cabo y qué medios de expresiones disponía el MVTC realmente, se relató que la mayoría de miembros habían parado de producir material teórico, y que solo existía como medio de expresión una fanpage de facebook que la última entrada era de hacía cinco meses y que encima su uso estaba vetada para Cristian y Joey –esto nos pareció sumamente lamentable y ridículo–. Nos confesaron apenados que en política de masas el movimiento llevaba tiempo inactivos por dificultades económicas o pasividad de los miembros y que eso debía acabar. También ante nuestras preguntas varios militantes reconocieron que el MVTC jamás había habido una separación oficial de la UPRA, que era una cuestión más que se había dejado a medias. Joey y Toro nos confirmaron personalmente todas estas cuestiones el 11 de noviembre de 2016.

Viendo esto, el Equipo de Bitácora (M-L) evaluó la situación y extrajo las conclusiones derivadas de esta nueva información, para comunicarle a los miembros del MVTC lo que pensaban sobre tan inesperada situación.

Propusimos que ante tal estado de coma del movimiento debido a: la falta de aprobación de los estatutos, la falta de difusión teórica y la falta de trabajo de masas, significaba que como expresó el camarada Pedro «el movimiento en sí jamás nació se quedó completamente en lo nominal», y como decía el camarada Ander «no pasaba de ser un club de debate o de amigos».

Sugerimos a todos los miembros del MVTC la imperiosa e inmediata necesidad realizar un parón y reevaluar estos defectos, depurar responsabilidades, parar todo planteamiento próximo sobre una alianza o integración con ningún grupo hasta no realizar una profunda autocrítica de hasta donde habían llevado las cosas, proceder a aprobar los estatutos y a partir de ahí seguir aprendiendo las lecciones de este terrible periodo de gravísimos defectos.

En esta cuestión, los camaradas Ander y Pedro de Bitácora (M-L) consultaron nuestras preocupaciones con Nico y Lev, dos miembros del Partido Comunista del Trabajo de España (PCTE) debido a nuestras excelentes relaciones con ellos, a la amistad y admiración mutua que nos profesamos, y también debido a la relación que esta organización partidaria tiene con el MVTC.

Ambos colectivos transmitimos nuestras preocupaciones por los sucesivos canales a los miembros del MVTC, incluidos a su Secretario General Joey. Se nos presentaron una nueva avalancha de excusas tales como que «debido a las duras condiciones económicas» el movimiento no había podido realizar funciones teóricas ni de agitación, formación, y que no solo no había podido trabajar con las masas sino que el movimiento estaba en sí inactivo y sus miembros habían perdido la comunicación entre sí.  Nosotros respondimos con sinceridad que las duras condiciones del capitalismo: los horarios de trabajo o estudio, el pluriempleo, el desempleo, el incremento del coste de vida, el coste los alimentos, la vivienda,  etc, son condiciones que como dice el camarada Nico «en nuestros países también se hacen sentir»–, que no son excusas para eludir las responsabilidades de la organización. Si un comunista se compromete a algo debe cumplirlo, si por causas de fuerza mayor o por acontecimientos repentinos cree que no va a poder completar objetivos a los que se había comprometido debe comunicarlo a los órganos pertinentes para que otro camarada asuma sus funciones –sea cuales sea que tenga– y la tarea no queda incompleta. Comunicamos que solo ellos sabían a ciencia cierta si tenían la conciencia tranquila de haber hecho todo lo posible para mantener a flote la organización y que no hubiera llegado a este punto inadmisible. Pese a todo, nada de esto sirvió. Nada sirvió para recibir una respuesta que nos diera a entender que entendían la gravedad del asunto, ni una predisposición a mejorar.

9) El Secretario General Joey y Cristian finalmente planearon la reunión del MVTC para decidir finalmente la incorporación oficial a Bandera Roja, reunión que finalmente cambiaría de día y ubicación para mayor despiste de sus militantes, a otros ni se les invitó como denunciaron algunos militantes como Luis.

Esta última acción sumada a las anteriores fue la gota que colmó el vaso, hizo que camaradas como Mariu o Luis, cansados de que las propuestas para hacer funcionar la organización fueran tiradas abajo –como la aprobación de los estatutos o la retirada de la UPRA–, o que se aceptaran y en la práctica quedarán en papel mojado –cuando a veces ni había «papel» que lo registrase–, cansados de la actitud del Secretario General y su comparsa Cristian que no rendían cuentas, y en especial de los últimos tejemanejes a escondidas con los miembros de Bandera Roja, creyeron –con razón– que la organización no tenían más razón de ser, y denunciaron que la decisión de unificarse ya estaba decidida de antemano y pasaron a denunciar los males de la dirección.

Ante las preguntas del PCTE y Bitácora (M-L) de que si el MVTC había decidido integrarse en Bandera Roja, Joey y su grupo nos respondió dándonos largas, cuando la decisión como mostrarían los documentos, ya se había tomado días antes:

«El Movimiento Venezolano de Trabajadores Comunistas el día de ayer 12 de Noviembre del 2016 en reunión extraordinaria. (...) Las condiciones actuales demandan una inmediata correlación de fuerzas para la elaboración de una táctica acertada que se adecúe a las condiciones materiales  así como una vital y crucial alianza de los Marxistas-Leninistas por el fortalecimiento del partido del proletariado para que sea capaz de colocarse en la dirección política de las masas. (...) Resuelve: 1) Que el Movimiento Venezolano de Trabajadores Comunistas (MVTC) se incorpore de inmediato al Partido Bandera Roja contribuyendo directamente a su fortalecimiento y así cualificar las luchas venideras que se nos presentan. 2) Que desde Bandera Roja se conforme un equipo desde la comisión internacional para establecer enlaces que permita dar inicio a un proceso de diálogos con camaradas de otras organizaciones como el Partido Comunista del Trabajo de España (PCTE), así como con la coordinadora de trabajadores en Turquía y así sentar las bases para unas buenas relaciones internacionales como parte del  internacionalismo proletario.  3) Que se integrará toda nuestra militancia al partido Bandera Roja. 4) Proponer la participación de un miembro ante el CC como principal y dos invitados permanentes». (MVTC; Resolución política emanada de la 3ra asamblea nacional de delegados, 13 de noviembre de 2016, Tinaquillo Estado Cojedes)

¡Vergonzante! ¡Se negaban a reconocer que ya existía un veredicto y resulta que el 13 de noviembre ya se había decidido! Más aún vergonzante lo que aquí se lee: ¿alguien salvo estos oportunistas se puede creer que esa pretendida necesidad de unión entre marxista-leninistas y sucesivo fortalecimiento del proletariado se hará realidad en un traidor al marxismo-leninismo como Bandera Roja? Creemos que ni ellos mismos se creen tal broma. ¿Por qué se pretende unir el nombre del PCTE al de Bandera Roja, cuando los primeros han manifestado reiteradamente su rechazo a tal bazofia revisionista que es Bandera Roja?
Esta actitud de no comunicarnos este veredicto, es una muestra de desconfianza ante sus camaradas y de deshonestidad. Pero esta actitud no solo se adoptó con nosotros, sino con los miembros del MVTC que no pudieron asistir o directamente no fueron invitados, ¡¡¡los cuales tuvieron que enterarse días después de que su organización, después de meses inactiva, se había reunido para ser oficialmente liquidada!!!:

«¿Puedes decirme a que decisión se llego en la reunión del pasado sábado sobre Bandera Roja? Que hasta ahora no veo que se diga nada». (Luis, miembro de del MVTC; De una conversación con Toro, 20 de noviembre de 2016)

Toro contestó dando largas como de costumbre:

«[La cuestión de que se decidió] Es algo que debemos hablar en una reunión». (Toro, miembro de del MVTC; De una conversación con Luis, 20 de noviembre de 2016)

Luis insistió:

«¿Pero a qué decisión se llegó? Joey dice que se va a publicar la decisión en un documento que se hará público. Entonces si se va a hacer un documento es que hubo un resultado. De esa reunión ya hace una semana y aún no ha salido el documento, no entiendo nada». (Luis, miembro de del MVTC; De una conversación con Toro, 20 de noviembre de 2016)

Así se las gastan los revisionistas en su modelo de organización.

10) Toro vino de nuevo a pedir ayuda y material teórico sobre un tema externo a Bandera Roja a un miembro de Bitácora (M-L).  El camarada Ander le contestó que antes que eso, teníamos una conversación pendiente, que:

«Me gustaría que me explicases cosas: 1) Como puede ser que Joey contacte sin permiso de nadie con gente de Bandera Roja y concilie encuentros donde se habla de unificación: 2) Como puede ser que MVTC no tuviera ni aprobado los estatutos como han reconocido todos. 3) Como puede ser que la organización esté en un estado comatoso durante meses, donde además el único medio de expresión es un facebook y desde mayo no se publica nada. 4) Cómo se les ocurre unificarse con un partido antes de hacer evaluación de estas graves deficiencias que dan a entender que el movimiento nunca acabó de nacer. 5) Porque venís pidiendo opinión a camaradas como Mehmet, Lev, a nosotros etc., y en vez de exponer, venís pidiendo respuestas y cuando os las damos nos respondéis con el silencio –como tu caso– o los argumentos de otros de Bandera Roja –como Joey– en vez de hacer un análisis propio. 6) Porque sois tan deshonestos de no comunicar a la gente que milita en vuestro partido –como Luis–, la que os ha ayudado vuestra formación y os ha aconsejado en este tema por decisión vuestra –de nuevo a ejemplo de Mehmet, Lev– de que os unificasteis –guardándolo en secreto y dándonos largas–? 7) Porque mandáis correos a simpatizantes del MVTC –como José– para que se una a Bandera Roja [que aborrece ese partido y] donde metéis al PCTE de por medio sabiendo también de sobra que el PCTE –y os lo dejaron claro desde el primer momento– no comulgaba en vuestra aventura con Bandera Roja?». (Ander, miembro de Bitácora (M-L); De una conversación con Toro, 9 de diciembre de 2016)

Toro, una vez más ante los interrogantes, solo se quedo a responder las dos primeras cuestiones y se volvió a marchar por «falta de tiempo». Esto demostraba que: como ya nos habían comentado varios camaradas, Toro había cambiado de opinión, lo cual queríamos ver si era cierto con una conversación y la libre exposición de ideas. Eso sí, si bien Toro por cobardía no abordó más que dos de las primeras cuestiones, nos dejó comentarios interesantes que demostraban que no pueden ocultar la realidad de la desastrosa política que se ha llevado a cabo en el MVTC:

Primero: ante la primera cuestión intentó defender la actuación de su Secretario General Joey efectuada a espaldas de la militancia:

«Eso es totalmente mentira, todos estaban enterados de eso [de los contactos entre Joey y Cristian con los miembros de Bandera Roja]». (Toro, miembro del MVTC; De una conversación con Ander, 9 de noviembre de 2016)

Intentaba engañarnos, ya que como vimos: el mismo Joey nos había notificado en una conversación privada del 31 de octubre el documento que mandó el día anterior a la militancia donde no se hablaba por ningún lado de la oferta de integración en Bandera Roja. De igual modo, el camarada Luis ya había denunciado el 4 de noviembre todo los métodos irregulares que estaba sufriendo el MVTC. Precisamente pidió explicaciones a Toro del porqué la militancia del MVTC no había sido informada, ni consultada, al respecto de los movimientos de Joey con miembros de Bandera Roja y de lo que dijo en nombre del movimiento:

«¿Por qué se reúnen con otro partido sin consultar a los demás miembros y se habla en nombre de un movimiento?». (Luis, miembro del MVTC; De una conversación con Luis, 4 de noviembre de 2016)

Ahí, Toro reconoció que según su concepto de «centralismo democrático» esto era debido a que: ¡¡¡«se debería informar pero no consultar a la militancia de ello!!!:

«Toro: Bueno camarada, yo creo que no todo se debería consultar aunque si se debió informar». (Toro, miembro del MVTC; De una conversación con Luis, 4 de noviembre de 2016)

Segundo: siguiendo con el relato de nuestra conversación del 9 de noviembre, Toro ante las evidencias expuestas y la carencia de potencia teórico para darles salida, reculó y dijo para intentar conciliar:

«Hasta que decidimos activarnos, en eso llegó lo de Bandera Roja y llamamos a la militancia a una asamblea. A lo mejor nuestro error estuvo en poner sobre el debate [después de la inactividad] lo de Bandera Roja porque eso hizo que el camarada Luis y la camarada Mariu se alejaran». (Toro, miembro del MVTC; De una conversación con Ander, 9 de noviembre de 2016)

Lo más curioso y risible de esta estrafalaria historia es que hacía dos días Toro, por ejemplo, era el más firme atacante de la línea política oportunista de Bandera Roja:

«¿Qué hace un partido supuestamente marxista-leninista defendiendo a un político de la burguesía Coordinador Estadal de un partido reaccionario y anticomunista como lo es Primero justicia? (...) Si las camarillas de la oposición burguesa son las que direccionan todo en la MUD, entonces porque estar en la MUD, a mi juicio es lo mismo que estar en el GRAN Polo Patriótico [frente del chavismo]. Este punto debe ser debatido hasta más no poder a lo interno de nuestro movimiento por todos sus miembros y buscar la explicación científica a esto desde el marxismo-leninismo más allá de dejarnos asombrar con esta organización. (...) Los marxista-leninistas siempre estaremos claro que el proletariado debe ser la vanguardia de la revolución socialista, pero también debemos estar bien claros que la lucha es por la unidad de los marxistas y no con los empresarios. ¡No podemos esperar de los sectores de la burguesía nada, ni mucho menos de un diálogo entre reformistas! (...) Entonces no nos extrañemos que en un diálogo interburgués, no se pongan sobre la mesa los problemas que aquejan al proletariado Venezolano». (Toro, miembro del MVTC; Algunos apuntes respecto a Bandera Roja y sus artículos en la web, 4 de noviembre de 2016)

¿Bien señor, y que ha cambiado de aquí a unos días para que se oculte y niegue tales evidencias? ¿Es que acaso los artículos y declaraciones de Bandera Roja y sus medios de expresión ya no existen? ¿Si lo escrito no ha sido rectificado por sus autores sino profundizado, cuál debe ser la razón para el repentino cambio de opinión de Toro sobre Bandera Roja? ¿Quizás ha sido una suculenta promesa de un «premio» la que ha provocado la amnesia del pobre de Toro?

Es más, quién era sino él el que afirmaba que:

«Maoístas que se hacen pasar por marxista-leninistas diferenciándose del Pensamiento Mao Zedong, de camaradas que creen que hay maoístas serios con los que se puede trabajar en organismos internacionales y nacionales en la conformación de los frentes de masa. Para nosotros esta no es una táctica acertada, la dirección del frente de masas deben tenerla los marxista-leninistas. (…) Nosotros nos oponemos a tal postura desviacionista». (Toro, miembro del MVTC; De una conversación con Ander, 18 de febrero de 2016)

¡¡¡Vaya paradojas da la vida!!! Toro en febrero consideraba una desviación a quién se presentaba como marxista-leninista siendo un maoísta camuflado, apuntaba acertadamente que no se puede trabajar seriamente en frentes conjuntos con el maoísmo, y abogaba porque la dirección de los frentes sean llevados por los marxista-leninistas y no que estos se sumen a los ya creados por los revisionistas. ¿Y ahora en diciembre ya no le parece una «desviación» del marxismo-leninismo el liquidar tu organización para pasar a militar en un partido como Bandera Roja que mantiene tesis y terminología maoísta, que incluso apoya directamente a Mao Zedong en sus artículos, que conforman frentes con lo más ultra de la reacción –como él mismo reconocía hace nada–? ¿Cómo es posible que se quejasen de que en el PCV adoctrinaran a los militantes con la teoría revisionista de la «nueva democracia» de Mao Zedong en sus escuelas de formación y ahora entren de nuevo a un partido como Bandera que tipifica la misma doctrina en sus programas?

11) Pero ahí no acaba la cosa...

Existía desde meses una petición formal del Partido Comunista del Trabajo de España (PCTE) para debatir con el Movimiento Venezolano de Trabajadores Comunistas (MVTC) varias cuestiones de peso del panorama internacional, además de producir como fin el intercambiar experiencias sobre las actividades de cada uno en los respectivos países. El MVTC negó esta entrevista durante 8 meses hasta formalizarla para mediados de diciembre por medio de Cristian. Esto daba a entender que a espaldas de la militancia si se reunían con conocidos partidos antimarxistas como Bandera Roja, pero que casualmente no tenían tiempo para debatir con los camaradas de otros países.

La reunión entre PCTE y MVTC fue concertada finalmente para el día 18 de diciembre de 2016: a la que fuimos invitados los miembros de Bitácora (M-L) para dar su opinión en la cuestión de la historia pasada y reciente del movimiento marxista-leninista en Venezuela, Nicaragua y España. A los miembros de Bitácora (M-L) les pareció una buena iniciativa, y no habíamos notificado aún nuestra confirmación cuando la reunión se fue al traste. Esto se debido a que después que el PCTE llevaban meses pidiendo una reunión con el MVTC, y cuando por fin el MVTC contestó afirmativamente y fijaron la fecha, ¡quisieron imponer a la reunión el asistir junto a miembros de Bandera Roja! Claro está que el motivo era porque la unificación se había llevado a cabo, hecho que hasta ese momento desconocíamos. Ante esto el PCTE se negó –como es obvio– y ofreció que la entrevista fuese como se había acordado, y Bitácora (M-L) se sumó a la queja de esta infame propuesta –que ya Joey habían tanteado hace meses antes de unificarse–. La cosa se enfrió y quedó sin respuesta clara. Durante esos días procedimos a seguir extendiendo –como habíamos hecho desde el primer día– la crítica a la historia lejana y reciente de Bandera Roja, eso supuso, que los miembros que habían concertado la liquidación del MVTC en Bandera Roja, procedieran a intentar silenciar la crítica en un primer momento, hasta que pasaron a recurrir al insulto y la calumnia contra los miembros del PCTE, de Bitácora (M-L) y de todos los que hasta entonces simpatizantes del MVTC que se negaban a aceptar a un partido ultraoportunista como Bandera Roja como «partido marxista-leninista», eso incluía a varios camaradas y colectivos de otros países. Algunos otros por falta de conocimientos o cobardía, se quedaron en silencio siendo testigos u opinando solo en privado, como Ana, pero sin participar en la polémica.

Es ahí cuando los cabecillas oportunistas aprovecharían esto como excusa para suspender la reunión bajo una postura victimista de que al negarnos a aceptar la inclusión de miembros de Bandera Roja estábamos imponiendo unas reglas inadmisibles para la reunión, cuando los únicos que imponían reglas fuera de lo acordado eran ellos que querían traer a sus nuevos amos a la reunión para demostrar que podían hacerles bien el trabajo de sumisos del revisionismo.

Por otros medios –más personales– Cristian nos dijo:

«Damos entonces por concluido el proceso de diálogo con el PCTE». (Cristian, miembro del MVTC; De una conversación entre el MVTC, el PCTE y Bitácora (M-L), 12 de diciembre de 2016)

Pero además salieron esta vez de forma más abierta a atacar a toda la gente que les había ayudado, a todos quienes eran conocidos por su compromiso revolucionario y quienes habían sido claros y francos desde el principio con el MVTC. Así fue como Toro ahora por sorpresa –¡tras rehuir dar su opinión y debatir durante casi un mes!– tuvo la osadía de decir las siguientes ignominiosas declaraciones:

«No aceptamos bajo ningún concepto la forma autoritaria y despótica como se nos pide «retractarnos» cual PCUS jruschovista imponiendo su línea a los demás PC. Nos parece que los únicos irresponsables e irrespetuosos han sido ustedes al desconocer las decisiones que bajo la democracia leninista, es decir, el centralismo democrático, nuestra organización tomó. Nos retiramos de todo diálogo con personas que más que militantes parecen infantes jugando a ser Hoxha, pero que toman de lo poco que han leído de Bandera Roja solo lo que les conviene». (Toro, miembro del MVTC; De una conversación entre el MVTCV, el PCTE y Bitácora (M-L), 12 de diciembre de 2016)

A esto queremos comentar: ¿desde cuándo la crítica camaraderil a los errores son «formas autoritarias y despóticas»? ¿Desde cuándo responder con consejos y recomendaciones a quién te ha pedido ayuda es un signo de imposición? ¿Desde cuándo decir la verdad sobre las deficiencias de una organización o su línea política es ser «irrespetuoso»? ¿O el irrespetuoso es el aquel que no se digna a dar su opinión durante semanas, el que niega no solo a sus camaradas internacionales sino hasta a su propia militancia la noticia de que en «petit comité» se ha liquidado su organización en Bandera Roja? ¿De cuál centralismo democrático habla aquí el renegado Toro, quizás el que le comentaba al camarada Luis de «no todo debe consultarse»? ¿Quién toma lo que «le conviene» de Bandera Roja, nosotros que hemos mantenido la misma posición desde el principio y proporcionado la documentación pertinente para sostener y profundizar la crítica o él que ahora oculta y niega las evidencias que el mismo expuso de este partido degenerado?

En los últimos días de diciembre de 2016 Joey, Toro y Cristian también se han atrevido a negar la ayuda proporcionada por Bitácora (M-L) desde sus inicios –lo que les faltaba para demostrar su poca honestidad personal–. Bien, durante el documento el lector ha podido ya comprobar nuestra asistencia teórica con varias conversaciones donde respondíamos sus peticiones de consejo, ayudándoles con nuestros conocimientos aplicados a la situación Venezuela, así que señalemos esta vez la relevancia que ha tenido para los revolucionarios venezolanos tanto los documentos inéditos de los marxista-leninistas como nuestras propias obras que hemos publicado en Bitácora (M-L). No hace mucho su Secretario General del MVTC nos habló de la relevancia de las obras de Bitácora (M-L) entre algunos individuos y organizaciones de Venezuela para empezar a abrir los ojos respecto a las circunstancias por las que atraviesa Venezuela y otras muchas cuestiones:

«¡¡Saludos camarada!! ¿Cómo está? Me he alegrado pues he visto los aportes de Bitácora (M-L) entre los documentos a estudiar de varios camaradas que he conocido aquí en Venezuela que formamos parte de la UPRA Unidad popular revolucionaria antiimperialista, Bitácora (M-L) ha tenido un impacto positivo entre los revolucionarios de nuestro país camarada, felicidades». (Joey, Secretario General del MVTC; Mensaje a Bitácora (M-L), 22 de enero de 2016)

La verdad y los hechos son tozudos.

***

La cuestión es clara: estos elementos solitos se han metido en un callejón sin salida, o mejor dicho: ellos mismos han negado sus defectos y errores archievidentes, ellos mismos han negado la historia, ellos solos se han metido a militar una vez más en las filas del revisionismo es decir de la burguesía. Si de verdad algún día llegan a darse cuenta del error que han cometido, y si algún día desean enmendarlo, si desean hacer algo productivo para el comunismo, si desean recuperar la honra perdida para que vuelvan a ser confiables a ojos de cualquiera, tendrán, irremediablemente que realizar un examen de conciencia a nivel individual y colectivo; deberán sacar a flote hasta los aspectos más oscuros de esta historia que todavía no conocemos para demostrar su buena predisposición; deberán limpiar toda la podredumbre moral con la que cargan y ha hecho posible que sean los culpables directos de la mala dirección del MVTC hasta consumar su completa degeneración y finalmente su liquidación en Bandera Roja; deberán desligarse de esa carga moral aburguesada que ha hecho imposible realizar una autocrítica a tiempo cuando tantos camaradas le intentaron ayudar para conducirlos a ella.

¡No vayan a pensar estas pobres caricaturas que con decir que se han «arrepentido» y salirse de Bandera Roja parten de cero otra vez! Ni mucho menos. Han dejado tras de sí uno de los capítulos más vergonzantes en la historia reciente de Venezuela. Si desean recuperar la credibilidad, si desean que se les reconozca no ya como marxista-leninistas pues a día de hoy se ha constatado que no lo son sino como al menos revolucionarios honestos, que demuestren que verdaderamente han reflexionado sobre los errores que existían en el MVTC y que ya son de dominio público, que emitan la disculpa que aún le deben a los ex-militantes del MVTC críticos con ellos así como a todos los colectivos internacionales que se opusieron a la liquidación del MVTC, a los que además les han faltado al respeto: abusando de su confianza y su paciencia. Y esto no es una «imposición» nuestra, lo impone la lógica de los hechos y de la autocrítica.

Sabemos que el hecho de que esto ocurra es bastante difícil, la problemática de estos elementos no versa solo en sus pocas nociones de marxista-leninismo, sino en su forma de pensar y actuar que carece de espíritu autocrítica, esto imposibilita cualquier avance cualitativo, y no creemos que eso vaya a cambiar de la noche a la mañana pues se necesita una predisposición a abandonar esa moral que pone por delante el honor a las siglas y el orgullo personal al debido análisis de la cuestión, una predisposición a mejorar que no hemos visto de momento. Pero por decirlo, que no quede»(Equipo de Bitácora (M-L)Bandera Roja y MVTC: Un repaso histórico a las posiciones ultraoportunistas de Bandera Roja, y una exégesis sobre la deserción del MVTC y su disolución en Bandera Roja, 1 de enero de 2017) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»