«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

martes, 4 de abril de 2017

Por mucho que teoricen en contra los revisionistas, el socialismo implica resolver la contradicción antagónica existente entre la burguesía y el proletariado

El líder del revisionismo chino Mao Zedong junto al líder revisionismo rumano Nicolae Ceaușescu durante 1971

«Con el triunfo de la revolución, el proletariado derroca a la burguesía del poder y la expropia. En las condiciones del socialismo, en cualquier situación y circunstancia, los intereses de la burguesía como clase no tienen nada que ver con los intereses del pueblo. Son ya, en todos los aspectos y relaciones entre ellas, dos fuerzas radicalmente contrarias, la contradicción entre ellas es una contradicción fundamental, antagónica.

Debido a su concepción marxista-leninista sobre esta importante cuestión, el Partido y el camarada Enver Hoxha descubrieron y desenmascararon las «teorizaciones» del pensamiento Mao Zedong, que pretendía negar la necesidad de una clara y categórica definición del carácter de las contradicciones en el socialismo. Según el pensamiento Mao Zedong, en el socialismo existiría la posibilidad de que el proletariado estableciera alianzas, acuerdos y colaboración con la burguesía para transformarla en participante y compañera de viaje durante todo el período de la construcción socialista. Para el pensamiento Mao Zedong sería la propia burguesía la interesada en tal cosa debido a su supuesta doble naturaleza de explotadora simultáneamente a la de trabajadora. Por eso, según el pensamiento Mao Zedong, las contradicciones con ella no serían contradicciones antagónicas fundamentales, sino un ensamblaje entre las contradicciones antagónicas y las no antagónicas, que no pueden diferenciarse ni existir sin las otras. Con este tratamiento ecléctico el pensamiento Mao Zedong pretendía en esencia tratar la contradicción entre la clase obrera y la burguesía como una contradicción no antagónica, lo que los revisionistas chinos han utilizado y utilizan como máscara teórica de su línea oportunista de colaboración de clase con la burguesía y de desarrollo del capitalismo en China. La teoría marxista-leninista y la experiencia de la construcción del socialismo científico demuestran que no es cierta en absoluto la doble naturaleza de la burguesía. Esta se caracteriza única y continuamente como una fuerza reaccionaria que, pese a haber sido derrotada, jamás renuncia, en ningún momento, a la idea de reconquistar el poder. Por consiguiente, la contradicción con la burguesía o con sus remanentes es una contradicción profundamente antagónica y sólo eso». (Ismail Lleshi; El Partido del Trabajo de Albania sobre el tratamiento y la correcta solución de las contradicciones en la sociedad socialista, 1984)

1 comentario:

  1. No se puede descargar el fichero que contenga 'El Partido del Trabajo de Albania sobre el tratamiento y la correcta solución de las contradicciones en la sociedad socialista' porque el link no apunta más que al propio PC en donde esté dicho fichero y no al servidor de descargas. O algo parecido.

    ResponderEliminar

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»