«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

domingo, 20 de septiembre de 2015

El oportunismo italiano traficando con la cuestión de la Patria

Liberación de Florencia en 1944 por los partisanos italianos, en su mayoría comunistas

«
En el caso italiano esta desviación nacionalista se traducía en el siguiente problema para sus mismos intereses: y es que bajo la excusa de «no romper la unidad del país» se daban directrices de frenar los avances cualitativos más importantes en el norte de Italia desarrollados en la lucha contra el fascismo como eran la creación del nuevo poder y del nuevo ejército. Esta excusa era pueril, pues los bolcheviques podrían haber comprado tal argumento de autocomplacencia para no lanzarse a la revolución con la excusa de que «existían zonas menos revolucionarias que aún creían en los mencheviques y eseristas, incluso en los zaristas, y que hacer la revolución era producir  una división nacional», pero por suerte para el proletariado ruso los bolcheviques no eran charlatanes como los revisionistas italianos. ¿Y es que acaso los presuntos «marxista-leninistas italianos» imaginaban que a la hora de hacer su revolución idílica contaría con el apoyo completo de todo del país –inclusive para Togliatti a gran parte de la burguesía y la iglesia italiana como teorizaría abiertamente después–? ¿No es acaso la revolución la expresión máxima de la lucha de clases recrudecida hasta el punto de guerra civil –más o menos larga– que divide la nación entre explotados y explotadores, entre la disyuntiva de revolución o contrarrevolución? ¿Donde se ha visto históricamente una revolución que triunfe en todos los elementos explotados y explotadores y en todas las zonas el país? Eso solo cabe imaginar en la mente de un necio, ni eso, porque nadie imagina tal cosa, ya que esta teorización es una mera excusa cobarde que pretende no rebasar la legalidad burguesa y busca evitar crear el poder proletariado, su ejército y el establecimiento de su dictadura:

«Uso especial se hizo en el Partido Comunista Italiano de la consigna de la defensa de la «unidad de la nación». Sabemos que el Norte de Italia es mucho más progresista en el desarrollo y espíritu de lucha de su movimiento obrero que el Sur. Los camaradas italianos se autoasignaron la tarea de frenar el desarrollo revolucionario del Norte de Italia para que el sur no se quedara rezagado, y que de este modo la «unidad nacional» de Italia no se debilitara. Tales errores oportunistas por parte del PCI se conectaron con los graves errores cometidos por los dirigentes del PCI durante la guerra. El PCI tuvo a partir de 1943, buenas condiciones para desarrollar la lucha armada contra los alemanes y a través de esta lucha armada, la creación de las grandes fuerzas armadas de la revolución. Pero los camaradas italianos fueron incapaces de realizar esta conexión y explotar estas condiciones favorables, no lograron preparar una base y una fuerza armada que, después de la guerra, podría haber sido utilizada en una lucha por las posiciones decisivas en el poder del Estado. (…) Después de la guerra ellos perdieron también, debido a sus tácticas legalistas y concesiones a sus aliados de la coalición de partidos. Por último se dejaron desarmar, dejaron el poder que con más o menos precisión el PCI había sostenido, ellos mismos decidieron renunciar a sus firmes posiciones entre las masas del Norte de Italia por débiles posiciones en coaliciones políticas». (Edvard Kardelj; Informe en la Iº Conferencia de la Kominform, 26 de septiembre de 1947)

El delegado yugoslavo no entendía pues: la forma en que se desperdiciaron unas condiciones tan propicias para asegurar la hegemonía del partido comunista tras el fin de la ocupación alemana. En particular creía que los comunistas italianos habían disfrutado de mejores condiciones que las de los comunistas franceses y que el proletariado italiano demostró ser de hecho el más combativo de Europa Occidental:

«Solo quiere hacer hincapié en que las condiciones en el Norte de Italia fueron tal vez, incluso mejor que las condiciones en que los camaradas franceses estuvieron luchando. Por lo cual, los camaradas italianos tenían en el Norte detrás de sí un proletario, que con su conciencia y espíritu de lucha fue seguramente el más importante de todos los países ocupados de Europa Occidental. En vista de ello, se concluye que los errores cometidos por el PCI durante la guerra fueron aún más graves que los cometidos por los camaradas franceses». (Edvard Kardelj; Informe en la Iº Conferencia de la Kominform, 26 de septiembre de 1947) (Equipo de Bitácora (M-L)La crítica al revisionismo en la Iº Conferencia de la Kominform de 1947, 13 de agosto de 2015)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»