«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

jueves, 3 de noviembre de 2016

El nacimiento del Partido Comunista Colombiano (PCC) y su pronta claudicación; Equipo de Bitácora (M-L), 2016

Gilberto Vieira, a la derecha

«El Partido Comunista Colombiano (PCC) nace en 1930 como el resultado de un largo proceso de creación de asociaciones fallidas. Por ejemplo: fue el caso del Partido Obrero (PO) de 1915, el intento de fundar un partido comunista en Bogotá bajo la iniciativa de Silvestre Savistki, o el caso del Partido Socialista (PS) que tan sólo duró de 1919-1923; para 1926 se fundaría el Partido Socialista Revolucionario (PSR) que fue aceptado como miembro de la Komintern (Internacional Comunista) en 1928. A finales de la década muchos miembros acabarían presos o muertos por la represión o desertaron en momentos de horas bajas a las filas del Partido Liberal Colombiano (PLC), el sector que se consolida y cree firmemente en su propósito fundaría el PCC finalmente.

Pero pronto surgirían grandes desviaciones en lo ideológica que evidenciaban la falta de bolchevización del partido y sus remanencias socialdemócratas.

El PCC en los años 40 venía de mantener desviaciones derechistas de tipo browderistas durante los años en que Augusto Durán estuvo a la cabeza:

«El cubano y el venezolano fueron, con el colombiano, los partidos comunistas que aceptaron con mayor entusiasmo las tesis de Earl Browder». (Manuel Caballero; La Internacional Comunista y la revolución latinoamericana, 1919-1943, 1987)

Las desviaciones del browderismo incluían unas ilusiones sobre el carácter del imperialismo, creyendo que el imperialismo podía desarrollarse de forma pacífica sin necesidad de las políticas colonialistas que incluyeran métodos militares; que podían y debían entenderse el campo imperialista con el campo socialista y que gracias a la mediación entre los Estados Unidos y la Unión Soviética todas los problemas podrían resolverse de forma civilizada; que los países atrasados podían salir de su atraso apoyándose en los países desarrollados incluidos los países imperialistas por medio de la estimulación de capital y comercio a base de empresas mixtas, créditos, organismos económicos conjuntos, etc.; que puesto que hasta un futuro muy lejano se lucharía por el socialismo y el comunismo los partidos comunistas no tenían sentido, que todo se debía reducir si era posible a un sistema bipartidista para polarizar la sociedad, donde los comunistas se agruparan con otras fuerzas progresistas contra el fascismo, la derecha y la reacción recalcitrante; que en los países atrasados no se podía ir al socialismo sin haber pasado un largo periodo de desarrollo del capitalismo lo que incluía la búsqueda de una alianza con la burguesía nacional.

En Colombia estas líneas browderistas se reflejaron en el PCC en hechos como cambiar de nombre al partido llamándolo Partido Socialista Democrático (PSD) con la perspectiva de disolverlo, manteniendo una política reformista de colaboración de clases de lo más deleznable, incluso llegando a colaborar con el nefasto y represivo gobierno electo de Mariano Ospina Pérez en búsqueda de una alianza con la parte «progresista» de la burguesía.

Muchos de los defensores de la historia del PCC han hablado que esa línea se rectificó a partir de 1947. Nada más lejos de la realidad. Sépase que el llamado Vº Congreso del PCC de 1947, autodenominado congreso de la rectificación leninista, no fue liderado por leninistas ya que Gilberto Vieira White fue nombrado secretario general, y este ya entonces era un famoso revisor de las tesis de Marx sobre Bolívar desde un enfoque sentimentalista y nacionalista-burgués, figura colombiana que a la postre sería un jruschovista declarado y fervoroso defensor de la Perestroika de Gorbachov, pero que hasta destaparse como tal desarrolló una línea oportunista en especial en la política de frente y sus alianzas intentando decorar esta línea traicionera. Así que pese a la pretendida rectificación de línea que vendía Vieira el PCC no se libró de los errores derechistas, y poco después el partido con Vieira a la cabeza aceptó las resoluciones y tesis del XXº Congreso del PCUS de Jruschov de 1956. El PCC sólo mantuvo una particularidad obligada por las condiciones de Colombia que era el justificar teóricamente y en la praxis el uso de las guerrillas campesinas como métodos de autodefensa; es decir, validaba la violencia armada solamente como métodos defensivos para defender a los militantes del partido y simpatizantes, pero sin ninguna perspectiva de utilizar esas guerrillas campesinas con carácter ofensivo en un futuro ni de extender el brazo armado a las ciudades, lo que limitaban la comprensión de las masas trabajadoras sobre el uso de la violencia revolucionaria para sus fines y entorpecían la expansión de la revolución armada. Con estos desarrollos en el PCC acabó diluyéndose por completo cualquier rastro de comunismo que pudiera haber tenido este partido.

Las desviaciones de tipo jruschovista incluyen la coexistencia pacífica entre el capitalismo y el socialismo, la integración pacífica y paulatina del capitalismo en el socialismo, centrar el trabajo del partido en la lucha parlamentaria. El PCC no escapó a todo ello:

«Se consideraba que en la Unión Soviética, bajo el Gobierno del «renegado» Nikita Jruschov, se había «falsificado» la teoría marxista-leninista y se habían generado posiciones políticas imposibles de defender: «(1) la «emulación pacífica» entre el socialismo y el capitalismo; (2) la «coexistencia pacífica» entre el capitalismo y el socialismo; y (3) la «transición pacífica» del capitalismo al socialismo». Según el izquierdismo criollo, esos postulados «revisionistas» habían tenido eco en Colombia, específicamente en el Partido Comunista Colombiano (PCC), pues se consideraba que era un partido pacifista empeñado en alcanzar el poder por la vía electoral, que se había quedado en la lucha exclusivamente reivindicativa y «economicista» —es decir, en la búsqueda de mejores salarios o condiciones laborales—, estimando, equivocadamente, que este era el medio adecuado para que los trabajadores desarrollaran «conciencia de clase». Para los críticos de los «mamertos» —término despectivo que, en la jerga de aquellos años, denotaba la claudicación política a cambio de prebendas—, la lucha reivindicativa conducía a la perpetuación de la esclavización de los obreros y a mantenerlos atrapados en la lógica del capital. Las críticas al PCC sobre la presunta renuncia a la lucha armada, como se había planteado en el VIIIº Congreso (1959) —en el que se esbozó la posibilidad del tránsito pacífico del capitalismo al socialismo—, no puede ser considerada prueba fehaciente del pacifismo de ese partido, pues hubo otras declaraciones que aseveraron lo contrario, como la del Xº Congreso (1966), que planteó la combinación de todas las formas posibles de lucha. La ambigüedad del PCC por esos años, de cara a la lucha armada, radicaba, por supuesto, en la mixtura entre la vía legal y la vía armada, y en que esta ocupaba un lugar secundario en los objetivos del Partido; su existencia, aparentemente, tenía más bien fines propagandísticos o, a lo sumo, era considerada como una reserva estratégica hacia el futuro ante «previsibles enfrentamientos decisivos contra la represión oligárquica y la posible intervención militar directa del imperialismo yanqui en la culminación de la crisis del sistema paritario». (Centro nacional de memoria histórica; Guerrilla y población civil; Trayectoria de las FARC-EP 1949-2013, 2014)

Desviaciones que se parecen como dos gotas de agua a las que ya practicó el PCC durante los años del browderismo implantado por Durán.

Veamos más manifestaciones como la tendencia hacia una búsqueda de alianza con la burguesía nacional a cualquier precio y la política de expulsiones a la más mínima crítica ideológica de la línea del partido estableciendo un centralismo burocrático como método de dirección del partido:

«Esta condición internacional se convirtió en un catalizador de las diferencias internas que el PCC buscó resolver por la vía de la expulsión a los críticos y opositores de su política de alianzas y de su concepción táctica de la lucha revolucionaria. El PCC realizó el IXº Congreso a mediados de 1961, planteando como táctica principal para el período, la alianza electoral con el Movimiento Revolucionario Liberal (MRL) de Alfonso López Michelsen, recién creado en 1960». (Carlos Medina Gallego; FARC-EP Y ELN; Una historia política comparada (1958- 2006), 2010)

A principios de los 60 el PCC veía como se descomponía al interior con el surgimiento de fracciones y escisiones debido a su carácter browderista-jruschovista:

«A partir del IXº Congreso de 1961 se incrementaron las expulsiones: Francisco Garnica, Secretario Político de la JUCO en el Valle es expulsado en el Vº Pleno de 1962. Durante el Pleno, Garnica criticó al PCC por centrar su ataque contra lo que se llamaba el «oportunismo de izquierda», insistiendo en que el principal peligro para la revolución colombiana era el «oportunismo de derecha». Esta posición dividió a la JUCO y el sector mayoritario abandonó el Partido. El 11 de marzo de 1962 el Comité Ejecutivo Central de la JUCO expulsó a Edisson Lopesierra, Fred Kaim, Uriel Barrera, Cesar Uribe, Libardo Mora Toro –futuros fundadores del PC de C-ML– y Víctor Medina Morón –uno de los fundadores del ELN–. El 3 de diciembre de 1963, Pedro Vásquez Rendón, miembro del Comité Central, envió una carta al Partido cuestionando su expulsión en el 29 Pleno. En ella formulaba una dura crítica a la dirección del partido centrándose en el cuestionamiento a la creencia del partido en una alianza con la burguesía, o en la existencia de sectores progresistas de la burguesía, para él la burguesía colombiana era en su totalidad proimperialista; se oponía a la estrategia de participar en elecciones, planteando que estaban cerradas las vías para la participación electoral; condenaba la línea de la autodefensa para el movimiento campesino, pues impedía el avance a «formas superiores de lucha». (Carlos Medina Gallego; FARC-EP Y ELN; Una historia política comparada (1958- 2006), 2010)

Durante los años 70 y 80 el PCC fue el clásico partido revisionista prosoviético que apoyaba todas las políticas nacionales e internacionales de la Unión Soviética, en eso no se distinguía del resto de partido afines al revisionismo soviético que languidecían poco a poco por sus políticas de reconciliación de clases y por su seguidismo acrítico a un país del exterior. Este apoyo incluyó por supuesto propaganda y entusiasmo hasta en la época de la Perestroika:

«¿Qué significado atribuyen a las transformaciones que está viviendo la URSS? ¿Ha tenido este proceso alguna repercusión interna dentro de su partido y dentro de la izquierda colombiana?

Nosotros hacemos una valoración entusiasta de la «perestroika». Consideramos que es un progreso inmenso, un gran salto histórico hacia adelante, es la etapa en que el socialismo se siente capaz de corregir una gran cantidad de deficiencias y liberarse del problema de la costra burocrática. Esto no quiere decir que nosotros percibíamos todos los problemas que había en la Unión Soviética; nos dábamos cuenta de algunos de ellos; conocíamos una cantidad de problemas a través de camaradas nuestros que vivían, que trabajaban allá, que dominan bien el ruso. Y nunca pensamos que esos problemas pudieran impedir el avance del socialismo. Estábamos seguros de que el socialismo los superaría, pero nos ha sorprendido gratamente ver que ha irrumpido la «perestroika», que la corrección de las deficiencias es más rápida de lo que esperábamos. Yo, personalmente, suponía que eso iba a llevar más tiempo. Estoy muy contento de lo que está sucediendo en la Unión Soviética, creo que eso va a tener una repercusión favorable y muy grande en el movimiento revolucionario mundial, como lo ha tenido ya en el mundo su política de paz, que ha sido un éxito extraordinario. Y va a resolver y está ya resolviendo una serie de problemas que había en el movimiento comunista». (Marta Harnecker; Colombia: Combinación de todas las formas de lucha, Entrevista a Gilberto Vieira, 1988)

El PCC siempre ha sido uno de los promotores de la paz entre las guerrillas y el gobierno, y de una emulación civilizada por el poder en los límites de la democracia burguesa. Actualmente es uno de los grupos impulsores de la Marcha Patriótica, grupo a fin al «socialismo del siglo XXI». En general explicamos el carácter del PCC y su viraje de forma cronológica para que se vea lo falso de aquellos que dicen que las FARC-EP son una guerrilla «revolucionaria» e incluso marxista debido al influjo de miembros o ex miembros del PCC en su día». (Equipo de Bitácora (M-L); Una reflexión necesaria sobre las FARC-EP, los acuerdos de paz y la historia de las guerrillas en Colombia, 2016)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»