«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

viernes, 6 de diciembre de 2013

La situación de la mujer trabajadora en la Yugoslavia de Tito

Dejaremos esta vez sin más, la intro de los autores:

“Debido a la política contrarrevolucionaria de la camarilla de Tito-Rankovic que ha usurpado el poder del partido y del Estado, en Yugoslavia se ha establecido un Estado policial anticomunista, un régimen de tipo fascista.”| Resolución del Buró de Información del 29 noviembre de 1949

En todo Estado en el que existe la explotación de la minoría por la mayoría, las obreras y campesinas son doblemente oprimidas: por el capital, en primer lugar, y en segundo lugar por lo que Lenin denominaría la “esclavitud casera”, son agobiadas por las tareas más mezquinas, ingratas, duras y embrutecedoras: las tareas relacionadas con la economía doméstica familiar individual.

Y como el estado capitalista que fue, el régimen instaurado tras la guerra por Tito y su camarilla en Yugoslavia ofrecía tal realidad a las mujeres trabajadoras. Ellas eran indiscriminadamente despedidas de las empresas capitalistas “autogestionadas”; cuando conseguían un trabajo, eran remuneradas de peor manera que los hombres por el mismo trabajo realizado; eran inducidas por el Estado a dedicarse a las tareas domésticas; eran abandonadas a su propia suerte, pues no contaban con ninguna clase de seguro de desempleo, de embarazo, etc.

El texto que ofrecemos a continuación, escrito en 1953 por Ekaterina Avramova, Miembro del CC del PC de Bulgaria, resume muy bien la situación de la mujer trabajadora bajo el régimen policíaco que instauraron los carniceros de Tito en Yugoslavia, a la vez que da algunos datos sobre tal régimen.




La condición de esclavas de las mujeres en Yugoslavia

Ekaterina Avramov
(1953)

Como ha sido siempre el caso con el mundo capitalista y sobre todo hoy en día en el período de los frenéticos preparativos de los imperialistas para la guerra, las mujeres y las jóvenes en los países capitalistas son víctimas de la explotación más despiadada. En la Yugoslavia fascista la explotación de las mujeres y los jóvenes se practica con una brutalidad bestial. Todos los horrores del capitalismo, restaurado por la pandilla traidora de Tito, son sentidos, sobre todo, por los trabajadores de Yugoslavia.

Después de la liberación de Yugoslavia por el ejército soviético, la banda de Tito, en un intento de camuflar su repugnante fisonomía de traidores y espías, tuvo que fingir, bajo la presión de las masas populares, que se adheriría al camino firmemente tomado por todas las naciones del centro y sudeste de Europa liberadas por el ejército soviético — el camino de la democracia popular. La Constitución de 1946 de Yugoslavia no sólo proclamó la igualdad de las mujeres sino que también contenía determinadas condiciones que garantizaban tal igualdad: igualdad de remuneración por un mismo trabajo, protección por ley de la madre y el niño, apertura de guarderías, jardines de infancia y otros centros de bienestar infantil.

Ni rastro queda hoy en día de estos derechos conquistados con la sangre de los trabajadores yugoslavos. El principio de igualdad de retribución para un mismo trabajo ha sido enterrado hace mucho tiempo, y los trabajadores yugoslavos se ven obligados otra vez a luchar por este principio.

Las falsas “teorías” de los economistas burgueses se elevan oficialmente en Yugoslavia en el sentido de que, al ser la productividad del trabajo de las trabajadoras más baja que la de los hombres consecuentemente, se les paga a las mujeres por el mismo trabajo menos que a los hombres. Por ejemplo, las mujeres trabajadoras en las fabricas “Napredak” y “Albus”, en Novi Sad, reciben un 15 por ciento menos que los hombres por el mismo trabajo. No es raro que la brecha en la diferencia de remuneraciones ascienda a un 20-30 por ciento. En la actualidad los directores de fábrica en Yugoslavia pueden usar su discreción y fijar las tasas de remuneración. Así, los propietarios capitalistas están constantemente bajando las tasas de los salarios y, en primer lugar, los de las trabajadoras.

La situación no es ni un poco mejor para las mujeres del campo. Las campesinas hacen el trabajo más arduo en el kulak de Tito “zadrugi” y en todas partes reciben menos que los hombres.

El régimen fascista ha abolido, no sólo el derecho de las mujeres a la igualdad de remuneración, sino también el elemental derecho humano —el derecho al trabajo. Subordinando la economía a los intereses preparativos de guerra, los yugoslavos secuaces del imperialismo norteamericano reducen cada vez más la producción civil. La reducción es particularmente pronunciada en las industrias textiles y de alimentos que, en su mayoría, emplean mano de obra femenina. Esto ya se ha traducido en un desempleo masivo de mujeres. Actualmente, según cifras que distan mucho de ser completas, hay casi 130.000 mujeres desempleadas en la industria en Yugoslavia. El número total de desempleados no incluye a las jóvenes desempleadas ni tampoco a aquellas que han adquirido un oficio pero que no pueden encontrar puestos de trabajo. Hay 20.000 mujeres desempleadas solamente en Belgrado. El número de desempleados se eleva constantemente. Las columnas de los periódicos titoístas están llenas de anuncios de mujeres listas para realizar cualquier trabajo. El buró intermediario de Belgrado recibió 1.500 solicitudes de mujeres de diferentes oficios durante uno de los últimos meses de 1952.

Los dirigentes fascistas yugoslavos, que llevan el país a la catástrofe económica y política, tratan de despedir a tantas mujeres como sea posible y apuntan particularmente a futuras madres y a madres con niños pequeños. El propio Tito, el cabecilla de la pandilla fascista, confiesa que en los doce meses pasados más de 90.000 mujeres casadas habían sido despedidas de las empresas. En un intento de justificar su actitud bárbara frente a las mujeres, los titoístas inventaron la teoría de que Yugoslavia, según afirman, ha entrado en una fase  “socialista” de desarrollo en la cual las mujeres pueden regresar con seguridad a sus hogares y dedicarse a la cocina y la crianza de los hijos. Esto es simplemente una repetición de una proclama de Hitler, según la cual la mujer sólo es apta para la cocina, los niños y la iglesia.

La protección del estado a la madre y el niño es una de las condiciones necesarias de la igualdad genuina de las mujeres. La pandilla de Tito ha abolido completamente el seguro social para las mujeres trabajadoras. Tanto las mujeres empleadas como las desempleadas, a pesar de las falsas conversaciones con las mujeres dirigentes del llamado “frente de las mujeres anti-fascistas”, han sido abandonadas a merced del destino. “Politika”, un periódico burgués de Serbia, escribe cínicamente: “Es difícil discutir la necesidad de contar con mejores condiciones para los hijos de los obreros y empleados, que las que tuvieron sus padres. No estamos contra la construcción de establecimientos para niños, pero hoy, cuando tenemos que tomar cada dinar en cuenta, sobre todo después de la sequía, debemos ser más modestos”. Reacio a decir la verdad, “Politika” no dice nada sobre el destino de los dinares exprimidos del sudor y la sangre del pueblo de Yugoslavia. Al mismo tiempo el 78.6 por ciento del presupuesto de 1953 se destinará a los gastos de guerra. ¿Qué conversación puede haber sobre la construcción de los establecimientos para niños cuando los titoistas, impulsados por los belicistas estadounidenses, aceleran la construcción de pistas de aterrizaje, carreteras estratégicas y cuarteles militares? Los titoistas servilmente obedecen las órdenes de sus amos transatlánticos.

Las condiciones de la salud y la salud de los niños en primer lugar son una acusación severa contra el régimen sangriento de Tito. La pandilla de asesinos de Tito ha aumentado la tasa de mortalidad infantil al nivel de los países coloniales. La tasa de mortalidad entre los recién nacidos en algunos distritos de Yugoslavia asciende al 50 por ciento. No extrañamente, uno de los periódicos titoistas escribió hace poco que en Yugoslavia “cada segunda tumba es la tumba de un niño”.

Las mujeres en Yugoslavia trabajan, suponiendo que tengan algún trabajo, hasta el momento en que están a punto de dar a luz. Y dan a luz a niños en unas condiciones que amenazan la vida de la madre y el niño. Por ejemplo, en 1952, en la zona de Sarajevo fueron atendidos por un médico o partera sólo 20 nacimientos de cada 2.194. Condiciones similares prevalecen en todo el país.

Recientemente los oscurantistas de Tito efectuaron una “reorganización” del sistema de salud pública que significó, en efecto, no sólo el final de cualquier preocupación que podía tener el estado de la salud de la población trabajadora, sino también el final de toda la responsabilidad por parte de las autoridades centrales de la salud pública. Según esta reorganización todos los establecimientos médicos de Yugoslavia deben ser ahora… autosuficientes. Los trabajadores pagan ahora todos los servicios médicos.

Mientras que los gobiernos de la Unión Soviética y de los países de democracia popular ayudan al pueblo de todas las maneras para fortalecer la familia, la familia en la Yugoslavia de Tito está, por el contrario, colapsando. El número de niños abandonados y vagabundos va en constante aumento y se encuentra cerca de 400.000. Esto ha llevado a un crecimiento de la delincuencia juvenil. En Scoplje, por ejemplo, 75 delincuentes juveniles cometieron 338 delitos durante 1952. No se trataban de casos de hurto, sino, según el periódico “Nova Makedonija”,  de “crímenes premeditados y descarados”.

Relatando estos hechos los periódicos de Tito dibujan una conclusión: la responsabilidad descansa únicamente sobre los padres, ellos son responsables de la mala educación de sus niños.

¿No son conscientes los carniceros de Belgrado que la mayoría de los padres habían fallecido luchando por su país contra la ocupación de Hitler? Además, más de 250.000 padres y madres, patriotas yugoslavos, languidecen, en prisiones de Rancovic y campos de concentración. Muchos trabajadores y  campesinos marchan a lo largo del país en busca de empleos para salvar a sus familias de la inanición. Por todas estas causas, muchos niños están abandonados a sí mismos y a la influencia ruinosa de las películas de gánsteres de los Estados Unidos y de la literatura policial que inunda Yugoslavia.

Los Titoístas quieren que la juventud sea entrenada como matones fascistas. Por ello afirman, cada vez con más insistencia, que la crianza de los niños debe tomarse fuera del control de los padres. Alegan que en la familia los niños están sujetos a influencias “reaccionarias” y “antisocialistas”. La introducción del servicio militar no-cuartelario de dos años obligatorio para la juventud revela el alcance de los diseños de la titoistas en relación con la juventud. Tito, el matón, declaró que se formaron de esta manera 230.000 muchachas del país. “Sólo imagine”, dice este mercenario de los imperialistas estadounidenses, “lo que significa tener 230.000 enfermeras entrenadas; este es un ejército enorme”.

Sus amos norteamericanos necesitan carne de cañón y Tito obedientemente la prepara para ellos. Tal es la verdadera razón de la preocupación titoista por la “crianza” de los niños y jóvenes.

Sin derechos políticos, destinadas a sufrir el desempleo, la pobreza, el hambre, la humillación, a sufrir una oscura maternidad y la siniestra amenaza de una nueva guerra — tal es el estado de cosas para las mujeres en Yugoslavia gracias a la pandilla de Tito.

Las mujeres de Yugoslavia, que experimentaron y sufrieron innumerables privaciones durante la Segunda Guerra Mundial y la ocupación de Hitler, no desean una nueva guerra. Y con toda seguridad se puede afirmar que no desean una guerra contra la Unión Soviética y los países de democracia popular. Las mentiras y la difamación de los traidores titoístas nunca podrán borrar de la memoria del pueblo yugoslavo que fue el Ejército Soviético quien los liberó del yugo fascista alemán, que la Unión Soviética es el mejor amigo de los pueblos de Yugoslavia. Las mujeres de Yugoslavia no se han olvidado de las canciones sobre el gran y sabio Stalin, que, con tanto amor, compusieron durante la guerra y después de ella. Saben que sus amigos no se encuentran entre los esclavistas y carniceros de los pueblos norteamericanos, no se encuentran entre los monarco-fascistas de Atenas ni entre los reaccionarios turcos; sus amigos se encuentran en el campo de paz, democracia y Socialismo.

Firmemente convencidas de la victoria de su justa causa las mujeres de Yugoslavia, en conjunto con los hombres patriotas, están, con creciente determinación, alzándose en la lucha contra los sinvergüenzas de Tito que han robado y engañado al pueblo de Yugoslavia, que lo han privado de todos los derechos, lo han reducido a la pobreza y lo han sacado del campo de la paz, lanzándolo al campo de los misántropos y asesinos. En Yugoslavia, decenas de miles de valientes mujeres patriotas están siendo encarceladas en las prisiones y campos de concentración de Rankovic y constantemente están sufriendo brutales represiones del tribunal. Pero esto no puede quebrar la voluntad de las mujeres de Yugoslavia que desean luchar y ganar. Más y más mujeres patriotas se levantan para ocupar el lugar de las víctimas de la U.D.B.A. Las mujeres trabajadoras en las fábricas luchan con la mayor tenacidad contra la explotación brutal. Las campesinas, por su parte, luchan contra los insoportables impuestos y el pillaje directo. Un número creciente de mujeres están abandonando la organización de mujeres titoitas, cansadas de escuchar la repugnante demagogia fascista.

Las mujeres de Yugoslavia han acumulado una experiencia considerable en la lucha contra los invasores fascistas alemanes. Hoy utilizan esa experiencia en la lucha contra la pandilla fascista de Tito, en la lucha por el pan y por las vidas de sus niños, por la liberación completa de su país de las garras de los belicistas norteamericanos y británicos y de sus mercenarios yugoslavos, en la lucha por la independencia nacional, por la paz y el Socialismo, por la amistad con la gran Unión Soviética y los países de la democracia popular.

Las mujeres de Yugoslavia están ansiosas de volver al campo de los pueblos amantes de la paz, y junto a la clase obrera y todos los trabajadores, van a lograrlo.

Publicado en For a Lasting Peace, for a People’s Democracy!, 1953, No. 10 (226).


No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»