«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

domingo, 21 de enero de 2018

El partido «padre» y sus «hijos» bastardos; Reflexiones sobre China; Enver Hoxha, 1977


«La dirección de Relaciones Exteriores del Comité Central del PC de China en Pekín, que supuestamente se encarga de las relaciones con el extranjero y con el movimiento comunista internacional, se ha convertido de hecho en un centro donde se fabrican los planes para escindir a los auténticos partidos marxista-leninistas y para crear nuevos partidos o grupos que sigan la nueva línea revisionista china. Se sobreentiende que estos últimos no son partidos comunistas marxista-leninistas, sino partidos revisionistas, prochinos. Esta dirección tiene a su cabeza a un tal Keng Piao, ex embajador en Suecia, en Albania y en no sé que sitios más. Es un hecho que de esta dirección dependen todos los «corresponsales» de Hsinhua, que son agentes de los servicios secretos chinos, en los diversos países del mundo. Estos pretendidos trabajadores de la Hsinhua realizan numerosas funciones, recogen información acerca de cualquier cosa, acerca de las instituciones estatales, económicas y sociales, acerca de la organización y los medios militares, de los partidos políticos, de las personalidades y en general de la vida del país a donde han sido enviados. En pocas palabras, llevan a cabo una labor de espionaje.

Otra misión de esta dirección de Relaciones Exteriores del Comité Central del Partido Comunista de China es, como ya he dicho antes, fabricar partidos prochinos autodenominados marxista-leninistas. Estos partidos son creados para dar la falsa impresión de que el Partido Comunista de China goza de un amplio apoyo entre el proletariado mundial. Estos partidos «marxista-leninistas», que brotan como hongos, como es lógico, gracias a los yuans de China cambiados en dólares, no son otra cosa que algunos grupúsculos que se dicen marxista-leninistas y que han sido bautizados por la dirección revisionista china.

Grupos o partidos de este género se crean cada día en diversos países del mundo. En Italia, por lo que sabemos, hay tres partidos prochinos, en Francia dos, en Bélgica uno, en Luxemburgo uno, en Grecia no podemos decir con exactitud si sellan creado dos o tres partidos de este tipo, en los Estados Unidos fue creado uno, en Portugal uno, pero es posible que haya dos, en España asimismo se han creado tales grupos maoístas. En América Latina ocurre lo mismo.

En los países donde ya hay auténticos partidos marxista-leninistas, China fabrica esos pretendidos partidos comunistas marxista-leninistas para propagar las tesis revisionistas, antimarxistas y proimperialistas de la China de Mao Zedong, contra el marxismo-leninismo, contra nuestro Partido y todos los demás partidos auténticamente marxista-leninistas.

Esta feroz corriente revisionista china se suma a la otra feroz corriente revisionista, la soviética. En esencia, ambas son idénticas y constituyen una gran fuerza, una fuerza colosal contra la revolución. Nosotros, los marxista-leninistas que militamos en los auténticos partidos comunistas marxista-leninistas, debemos enfrentar y desenmascarar esta furiosa corriente antimarxista, que utiliza todos los medios a su alcance para engañar al proletariado mundial con el objetivo de hacerle cesar su lucha, de conducirle a una «paz de clases» con su rabioso enemigo, el gran capitalismo mundial que le oprime. Esta es la labor que realizan los dos Estados socialimperialistas, el soviético y el chino, uno ya constituido y el otro en formación, pero que no se detendrá hasta conseguirlo.

No debemos perder de vista el hecho de que, en estas condiciones, la lucha contra los revisionistas chinos es inevitable y que si no es hoy será mañana que se convertirá en más abierta. A la estrategia capitulacionista capitalista y socialimperialista del revisionismo chino debemos oponer nuestra estrategia revolucionaria marxista-leninista. No debemos alimentar ninguna ilusión acerca de que los revisionistas chinos puedan corregirse, ni debemos tener la menor vacilación en lo que se refiere a nuestra actitud hacia ellos.

Naturalmente debemos agrupar nuestras fuerzas para librar batalla, encontrar el momento más oportuno para lanzar nuestros proyectiles y hacerlo, esto es indispensable, con la máxima eficacia, porque tenemos en frente a dos Estados poderosos desde cualquier punto de vista que se les mire, excepto en los aspectos ideológico y político. Estos dos grandes Estados económica y militarmente poderosos, pero política e ideológicamente débiles, no pueden hacernos nada, debido a que nuestra ideología marxista-leninista es una ideología infalible, y por eso desenmascararemos y venceremos a los enemigos. Si sabemos, como hasta ahora, utilizar debidamente y en el momento oportuno nuestra lucha contra los enemigos de la revolución, del proletariado y del socialismo, es seguro que venceremos.

Es evidente que la actual estrategia de China es contrarrevolucionaria y camina pareja y en alianza con la estrategia del imperialismo estadounidense. Así pues, el Partido del Trabajo de Albania y todos los demás partidos comunistas marxista-leninistas deben oponer a estas dos estrategias idénticas sus estrategias revolucionarias marxista-leninistas. El tiempo y las circunstancias nos indicarán los métodos y las formas de lucha que emplearemos. Debemos encontrar las tácticas más apropiadas, y las encontraremos, sabiendo que estas tácticas, a medida que pase el tiempo y que la lucha entre nosotros y nuestros enemigos se haga más encarnizada, dejarán de tener la prudencia que les caracteriza en la actualidad. Esta prudencia, en algunas de nuestras tácticas, es lógica y necesaria, ya que con nuestra lucha perseguimos dos objetivos: primero, desenmascarar al imperialismo estadounidense, al socialimperialismo soviético, a los revisionistas modernos chinos y a todos sus sostenedores; y segundo, aclarar en lo posible a los pueblos, al proletariado, a los comunistas, incluidos los comunistas honestos que militan en los partidos que han traicionado, a fin de que sigan el camino revolucionario, marxista-leninista. Jamás debemos olvidarnos de esto.

Ciertamente, nuestras ideas y concepciones revolucionarias no encontrarán la difusión que deseamos en todos esos países, porque, sobre todo en los Estados revisionistas se establecerá una censura fascista rigurosa y abyecta en contra de nuestras ideas, pero las ideas triunfantes del marxismo-leninismo no pueden ser encerradas entre cuatro muros. A pesar de esta censura rigurosa, penetrarán, no sólo porque las defendemos nosotros, sino también a causa de las contradicciones internas que existen en estos países entre el proletariado, en unidad con el pueblo deseoso de libertad, por un lado, y las bandas dirigentes revisionistas y fascistas que han tomado el poder y se esfuerzan por restaurar el capitalismo y liquidar la dictadura del proletariado, por el otro. En todos estos países existen fuerzas revolucionarias, marxista-leninistas, pueblos que comprenden lo que ocurre y que resisten de manera pasiva, pero esta resistencia pasiva se transformará en activa, se multiplicará y llegará el momento decisivo en que el proletariado y los pueblos se pondrán en pie. Los pueblos se levantarán a la vez contra el imperialismo estadounidense y el capitalismo mundial.

Por eso nuestro deber, el deber de los auténticos partidos comunistas marxista-leninistas, consiste en coordinar las acciones, sobre todo en lo que atañe a las líneas generales de nuestra política y de nuestra ideología; debemos esforzarnos para que no haya titubeos en nuestras filas. Todo partido de tipo leninista debe actuar de acuerdo con sus condiciones internas, pero debe juzgar estas condiciones con mucha atención, hacer un análisis marxista-leninista y, a partir de este análisis real y concreto, definir las tácticas correctas que lo conducirán de victoria en victoria.

Ningún partido comunista marxista-leninista debe pensar que las directrices tienen que llegar de algún lugar. Que cada uno aprenda de las directrices de Marx, Engels, Lenin y Stalin. Para todos nosotros el principal orientador es el marxismo-leninismo. Es absolutamente necesario que, sobre la base de esta ideología, se lleven a cabo acciones comunes sin que un partido dependa de otro. Nos oponemos a la tesis de que debe haber un partido padre y unos partidos hijos. Estamos por que los partidos gocen de los mismos derechos, tal como nos enseña Marx, pero esta igualdad presupone que dichos parfidos tengan una ideología clara por la que se guíen, y esta ideología clara no puede ser otra que el marxismo-leninismo. Por esta razón debemos asimilar a fondo el marxismo-leninismo para poder luchar contra nuestros enemigos, descubrir sus artimañas, sus mentiras y sus esfuerzos por escindirnos y combatirnos.

Es de gran importancia la asimilación del marxismo-leninismo, que, lejos de excluir la estrecha colaboración y el intercambio de experiencias entre nosotros, los implica absolutamente. Debemos aprovechar la experiencia de los partidos hermanos y éstos deben asimismo aprovechar la nuestra. Esta colaboración indispensable no significa de ninguna manera que dependamos los unos de los otros. Aplicamos la plataforma del marxismo-leninismo, estamos ligados íntimamente a esta plataforma y hablamos de nuestros éxitos mutuos, porque nos alegran. Es indispensable y muy necesario que hablemos los unos de los otros, y no tener miedo de hacerlo so pretexto de que los considerarán dependientes y de que se dirá que este partido depende de aquél, etc. No, esta acusación de nuestros enemigos, que envidian nuestras relaciones, de ninguna de las maneras debe obstaculizarnos en el camino de la cooperación y de nuestro combate común contra el enemigo principal. Somos aliados, pero nuestra alianza no es una alianza formal y burguesa. Nuestra alianza es sana, internacionalista, y tiene una dirección única, clara, infalible: el marxismo-leninismo, la teoría de Marx, Engels, Lenin y Stalin. Debemos saber aplicar esta teoría y, para aplicarla de forma correcta, es necesario que la asimilemos lo mejor posible. Es a través del prisma de esta teoría que tenemos que definir nuestras tareas en un momento determinado, para una situación dada y para unos problemas dados.

China hace en la práctica lo que en teoría supuestamente ha combatido. Mantiene atados y dirige a los partidos que organiza y que brotan como hongos después de la lluvia. Estos partidos esperan las directrices de Keng Piao para adoptar la actitud que más agrade a los revisionistas chinos. En primer lugar esto se produce debido a que no son partidos de la clase obrera, sino grupos de personas, que son pagadas por los servicios que prestan. Esta gente, que se autotitula «marxista», son asalariados y no comunistas. Les han dado los medios y los fondos necesarios para la publicación de un periódico. En estos periódicos insertan algunas noticias internacionales, mas su objetivo es ante todo sostener las teorías revisionistas de los chinos.

El partido revisionista chino se ha transformado práctica-mente en un partido «padre» y estos otros partidos son sus «hijos», sus criaturas bastardas. De tal palo, tal astilla; y por eso tanto aquél como éstos deben ser desenmascarados, deben ser desmantelados, porque están unidos a la burguesía capitalista de sus países y a la burguesía internacional, para urdir juntos infames planes contra los pueblos, contra la revolución, causando así grandes daños.

Nuestro Partido actúa y actuará siguiendo el ejemplo del gran maestro Lenin, que jamás vaciló, no sólo a la hora de golpear a los partidos burgueses de cualquier matiz existentes en diverfsos países, sino de atacar a los renegados, a los que mantuvieron al principio actitudes marxista-leninistas, pero que después traicionaron. Nuestro Partido siempre tiene presentes el ejemplo y la actividad del gran Lenin, que jamás ha sido un oportunista, sino que en todo momento veía los intereses supremos de la revolución en el mundo». (Enver Hoxha; El partido «padre» y sus «hijos» bastardos; Reflexiones sobre China, Tomo II, 1 de agosto de 1977)

Anotación de Bitácora (M-L):


Cuando el texto cuando habla a creaciones para satisfacer las exigencias de los revisionistas chinos reproduciendo la línea de su propaganda, se refiere a grupos como la Unificación Comunista de España creada en 1973, el el Partido Comunista de España (reconstituido) creado en 1975 o el Partido del Trabajo de Bélgica creado en 1979, pero hay muchísimos más ejemplos que podríamos citar. Eran grupos caracterizados sin duda alguna por líderes acríticos respecto a las políticas reaccionarias dirección china, famosos se hicieron los Secretario Generales: Miguel Garre Olmo, Manuel Pérez Martínez o Ludo Martens por su seguidismo al revisionismo chino. Si bien algunos de estos partidos como los tres mencionados inicialmente, eran creaciones tardías y artificiales de los líderes chinos para rivalizar con los círculos o partidos marxista-leninistas ya existentes, también hubo casos donde la táctica a utilizar fue ganarse a través de diversos medios –soborno, intimidación, chantaje, etc. – a alguna facción oportunista dentro de los grupos ya existentes para hacerse con el control, véase el caso del Partido Comunista Francés Marxista-Leninista creado en 1967 y el apoyo lacayuno que su líder Jacques Jurquet otorgó al revisionismo chino durante toda su vida.

5 comentarios:

  1. Buenas compa, enorme vuestro trabajo y se agradece, de corazón. Necesitamos concienciar a la masa, y sobre todo, aunque resulte tan triste, a nuestros camaradas. Aquellos que se supone que son o deberán ser camaradas en el combate para alcanzar nuestros objetivos, pero es muy sencillo y complaciente hablar con los cojones aplastados, sin jugarse nada y sin tener en cuenta demasiado la experiencia objetiva o práctica de las luchas en y contra este régimen, como yo ahora mismo que estoy sentado también, pero es para meditarlo un largo rato, no hablo de los que no han tenido ese acomodo. Salud

    ResponderEliminar
  2. ¿Alguna crítica a esto? https://nuevapraxis.wordpress.com/2015/03/15/el-partido-del-trabajo-de-albania-y-la-revolucion-una-mirada-retrospectiva/

    ResponderEliminar
  3. Hola anónimo. ¿Crítica? Pues a este texto ridículo es muy fácil. Lo primero que hay que decir es que según la rama maoísta, los intentos de atacar a los marxista-leninistas difiere con una u otra tontería sin pruebas. Por ejemplo en la cuestión campesina, mientras unos (el PCMLM de Francia) acusa a Hoxha de "trotskista" y despreciar el pontencial de los campesinos, de no querer organizarlos; los reconstituiconalistas de Nueva Praxis en cambio acusan a Hoxha de lo contrario, ¡de haber aplicado la Nueva Democracia, la GPP y hasta la lucha de dos líneas maoísta en 1941 incluso sin saberlo!, ridículo. Me recuerda a los thälmannianos que dicen que Enver Hoxha y el PTA aplicaron una línea contraria al VIIº Congreso de la Komintern de 1935 y opuesta a las teorías de Dimitrov, aunque según ellos "no lo supieran". El texto de Mao de la Nueva Democracia fue escrito en 1940, por tanto como comprenderás, no llegó a Europa hasta muchos años después, recordemos que casi todos los textos de Mao no llegaron a Europa hasta finales de los 50 a petición de Stalin que deseaba una traducción de ellos [1], para estudiar a los dirigentes chinos (a los cuales ya había criticado en varias ocasiones). Precisamente gracias a los jruschovistas, las obras de Mao empezaron a ser propagadas en Europa. Véase Carrillo mismamente y su promoción de obras de Mao en 1957 [2].

    La nueva democracia era una táctica que negaba el rol del proletariado en la etapa de la revolución democrático-burguesa, por tanto es antimarxista y antileninista, fin. No hay más discusión en eso. Otra cosa es que Mao en sus reediciones, ora dijera que nadie lideraba el rol de vanguardia, otras que era la clase obrera, otras que el campesinado, y otras (como en la Revolución Cultural) el estudiantada, el maoísmo tiene frases altamente contradictorias, pero aparte de eso, su propia praxis demuestra que los dirigentes chinos no tenían influencia ni dirigían el proletariado, algo por lo que Stalin le criticó a Mao personalmente en 1949 por tener una gran presencia entre el estudiantado y el campesinado pero ninguna entre la clase obrera [3].

    En cuanto a las teorías maoístas sobre el PTA no se ponen de acuerdo como vemos, pero ambas teorías son claramente falsas. No hace falta más que leer los documentos del PTA o del propio Hoxha referentes a esa época, así como los posteriores sobre la Lucha de Liberación Nacional. Por tanto no voy a aburrirte con citas, puedes buscarlo tu mismo. La experiencia albanesa es contrapuesta a la china en casi todo [4].

    Por último que utilicen como "partido hoxhista" a RC [5], que milita en una internacional maoísta, ha hecho seguidismo a todas las causas maoístas como los naxalistas o el PCE (r) y a sus mitos propagandísticos, es poco menos que una broma, solo falta que utilizasen a los partidos de la CIPOML, que también reivindican de vez en cuando a Hoxha mientras se declaraban procubanos y hasta prochinos. Es un oportunismo muy clásico a la hora de criticar, como no tienen pruebas se las inventan, exactamente como hacen los trotskistas, como no hay partidos "stalinistas", denominan así a cualquiera que nombre a Stalin aunque sea de pasada. Por cierto, el reconstitucionalismo es una moda barata de maoísmo "superador" incluso del maoísmo", pero se basa en sus propios desechos, como el senderismo, ¡sí! aquellos que han pasado de terroristas a hablar como socialdemócratas y su eslogan actual es el de la "reconciliación nacional" [6].

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco mucho tu respuestas. Las manipulaciones reconstitucionalistas están haciendo mucho daño y atacan a Stalin y Hoxha pervirtiendo a Lenin. Saludos camaraderiles.

      Eliminar
  4. Notas:

    [1] http://bitacoramarxistaleninista.blogspot.com.es/2016/11/las-luchas-de-los-marxista-leninistas.html

    [2] http://bitacoramarxistaleninista.blogspot.com.es/2015/02/una-breve-glosa-sobre-la-influencia-del.html

    [3] http://digitalarchive.wilsoncenter.org/document/121768

    [4] http://bitacoramarxistaleninista.blogspot.com.es/2015/05/el-socialismo-no-puede-construirse-en.html

    [5] http://bitacoramarxistaleninista.blogspot.com.es/2017/09/antologia-sobre-reconstruccion.html

    [6] http://bitacoramarxistaleninista.blogspot.com.es/2017/06/estudio-historico-sobre-los-bandazos.html

    ResponderEliminar

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»