«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

lunes, 20 de febrero de 2017

La marcha fúnebre de los 80 hacia el precipicio; Equipo de Bitácora (M-L), 2017


«El periodo de la década de los 80 los desarrollos de Bandera Roja no distan de los partidos latinoamericanos coetáneos: vivencias bajo un régimen democrático-burgués o fascista que igual que en la década anterior sigue arrestando o asesinando a la dirección del partido y a su militancia, además de que se dan los primeros intentos de la organización de cambiar su fisonomía y aceptar no solo de facto sino también de jure la democracia burguesa. Veamos.

En 1982 ocurrió la Masacre de Cantaura:

«Hace siete años 23 revolucionarios fueron masacrados en Cantaura. Aquel asesinato colectivo de hombre y mujeres heridos e incapacitados para continuar combatiendo militarmente pretendió ser aprovechado por la burguesía para sembrar la idea de que su Estado era invulnerable y que las fuerzas revolucionarias no tenías posibilidad de triunfar en un país como Venezuela. En esa oportunidad nuestro partido reconoció el duro golpe que esa masacre significaba para las fuerzas revolucionarias, pero al mismo tiempo llamó a no caer en posiciones derrotistas, a perseverar en la lucha y a reconstruir al FAS (Frente Américo Silva) como fuerza militar revolucionaria que garantice la solidez de los enfrentamientos estratégicos. Hoy esto es una realidad que nos permite decir con orgullo que la muerte de nuestros 23 camaradas no fue en vano. Su ejemplo de heroísmo y sacrificio revolucionario ha sido una bandera de estímulo no sólo para reconstruir al FAS sino para enfrentar con entusiasmo las tareas que hoy nos plantea la revolución venezolana». (Bandera Roja; Honor y gloria a los caídos en Cantaura, 4 de octubre de 1988)

En 1987 Bandera Roja decide crear la Unión de Jóvenes Revolucionario (UJR) como asociación juvenil que englobaba a la juventud revolucionaria aunque no con una vinculación estrictamente partidista respecto a Bandera Roja, el grupo sería conocido por sus publicaciones en las que en la portada se podía ver un rostro de Guevara. La mitificación y el misticismo hacia el «Che» Guevara como figura «marxista-leninista» fue la nota común. Esto denotaba un desconocimiento sobre las desviaciones de Guevara y de los mitos nacionales o regionales, denotaba la desesperación de la dirección de romper con la historia reciente del partido con tal de ganarse a la juventud intoxicada con el mito revisionista. La adecuación a los mitos nacionales o regionales por miedo a quedarse aislados es algo que debe de ser extinguido como praxis en los revolucionarios, hecho que hemos denunciado de modo reiterado desde Bitácora (M-L).

«Cada país tiene estos mitos por influjo interno o exterior entorno a movimientos pasados, regímenes exteriores o figuras históricas que no son puestas en su debido lugar, que son sobrestimado e incluso considerados referentes. Entendemos que no son mitos que vayan a desaparecer de la noche a la mañana porque han sido creados en la mente colectiva a través de un largo trabajo de propaganda agitada machaconamente, pero lo que no es permisible es que los llamados marxista-leninistas contribuyan a agrandar estos mitos en las masas, ya que si es que son verdaderamente la verdadera vanguardia del proletariado de su país, pondrán estos temas bajo el prisma de clase, y bajo un análisis certero se dará fin a falsos conceptos sobre estos temas. Y es que los marxista-leninistas colombianos deben preguntarse seriamente: ¿si no hacen ellos mismos este quién lo hará? Todos los países tienen en la mentalidad colectiva de los trabajadores muchos mitos arraigados, inclusive de grupos y figuras pseudocomunistas nacionales, es necesario desmontar estos mitos ya que de otro modo se quedan incrustados en la mente de los trabajadoras e identifican erradamente conceptos como: lucha de clases, libertad, democracia, violencia, revolución, socialismo, marxismo, o comunismo; y otros con experiencias erradas de grupos antimarxistas y el concepto que estos le daban. Es decir que si es importante explicar las mentiras de la llamada «derecha» de que «no existe alternativa al capitalismo», o desmontar teorías falsas sobre las causas de la crisis, no es menos importante desmontar las mentiras y mitos de la falsa «izquierda», que hace que los trabajadores adopten posiciones erradas creyendo que ciertos conceptos y poses son las correctas por desconocimiento o bajo la resignación que es a lo máximo que pueden aspirar según les enseñan estos embusteros». (Equipo de Bitácora (M-L); Una reflexión necesaria sobre las FARC-EP, los acuerdos de paz y la historia de las guerrillas en Colombia, 2016)

En 1988 Bandera Roja (BR) crea el Movimiento por la Democracia Popular (MDP):

«Con el fin de darle un frente legal a Bandera Roja en Venezuela y profundizar la política de las masas». (Bandera Roja; Historia de Bandera Roja, 2012)

Un frente donde pretendía agrupar a todas las masas susceptibles de sus reivindicaciones presentes que sirviera de plataforma electoral mientras su partido no era legalizado. Este frente en el futuro, sería unificado al partido en el año 2000, lo que indica que tampoco comprendían las tácticas de frente desde una visión marxista-leninista». (Equipo de Bitácora (M-L); Bandera Roja y MVTC: Un repaso histórico a las posiciones ultraoportunistas de Bandera Roja, y una exégesis sobre la deserción del MVTC y su disolución en Bandera Roja, Enero 2017)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»