«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

miércoles, 1 de febrero de 2017

El idealismo como carta de presentación en las cuestiones filosóficas; Equipo de Bitácora (M-L), 2015

Kim Il Sung y Mao Zedong en los 70

«¿Cuál es la ideología filosófica que comanda al Partido del Trabajo de Corea?

Desde hace unos años, ya no juegan al juego engañoso de intentar decir que el Juche es la adaptación del marxismo-leninismo a las condiciones específicas coreanas, aunque muchos de sus simpatizantes en Occidente se crean e intenten vender esta idea cuando quieren propagar esta doctrina revisionista.

Actualmente, ya podemos encontrar desde hace bastante tiempo una estructura más o menos clara para esta doctrina revisionista de los líderes norcoreanos, doctrina, que pretende ser «original», pero como sabemos, dentro del revisionismo sólo se puede ser original dentro de los límites de cada rama revisionista, ya que cada rama siempre tiene resquicios de las anteriores, y acude a las viejas tesis para desacreditar al marxismo-leninismo, es el caso del revisionismo coreano, que como estamos viendo durante todo el documento recurre constantemente a las desviaciones del revisionismo chino para intentar crear una ideología propia.

Es de saber común, que el partido marxista-leninista se basa en la concepción filosófica del mundo del materialismo-dialéctico:

«El materialismo dialéctico es la concepción del mundo del partido marxista-leninista. Llámese materialismo dialéctico, porque su modo de abordar los fenómenos de la naturaleza, su método de estudiar estos fenómenos y de concebirlos, es dialéctico, y su interpretación de los fenómenos de la naturaleza, su modo de enfocarlos, su teoría, materialista». (Iósif Vissariónovich Dzhugashvili, Stalin; Sobre el materialismo dialéctico y el materialismo histórico, 1938)

Aquí podrían salir los adalides revisionistas del tránsito pacífico al «socialismo» o los agentes internacional del Juche y los socialdemócratas clásicos y defender a los revisionistas coreanos en sus métodos como son el trato a las clases explotadoras, pero la eliminación en un país del poder económico de la burguesía no es algo que tenga mucha posibilidad de variación, o bien se elimina el poder económico de modo revolucionario o bien se especula y juega a no acabar con dicho poder económico al estilo pseudorevolucionario.

Esto es algo implícito en el desarrollo dialéctico de la revolución:

«Esto quiere decir que el paso del capitalismo al socialismo y la liberación de la clase obrera del yugo capitalista no puede realizarse por medio de cambios lentos, por medio de reformas, sino sólo mediante la transformación cualitativa del régimen capitalista, es decir, mediante la revolución. Esto quiere decir que en política, para no equivocarse, hay que ser revolucionario y no reformista. Continuemos. Si el proceso de desarrollo es un proceso de revelación de contradicciones internas, un proceso de choques entre fuerzas contrapuestas sobre la base de estas contradicciones y con el fin de superarlas, es evidente que la lucha de clases del proletariado constituye un fenómeno perfectamente natural e inevitable. Esto quiere decir que lo que hay que hacer no es disimular las contradicciones del régimen capitalista, sino ponerlas al desnudo y desplegarlas en toda su extensión, no es apagar la lucha de clases, sino llevarla a cabo hasta el fin. Esto quiere decir que en política, para no equivocarse, hay que mantener una política proletaria, de clase, intransigente, y no una política reformista, de armonía de intereses entre el proletariado y la burguesía, una política conciliadora de «integración gradual» del capitalismo en el socialismo. En esto consiste el método dialéctico marxista, aplicado a la vida social y a la historia de la sociedad». (Iósif Vissariónovich Dzhugashvili, Stalin; Sobre el materialismo dialéctico y el materialismo histórico, 1938)

¿Pero cuál es entonces la concepción filosófica de los revisionistas coreanos? La idea «Juche», que según ellos es superior al marxismo-leninismo, sustituye sus limitaciones, y conforma la nueva ideología del proletariado, la nueva ideología científica de la humanidad. Para ello defiende que el hombre es dueño de todo, que su voluntad somete todo, incluso las leyes objetivas:

«Asentar el socialismo sobre un nuevo cimiento científico es una tarea de primer orden no sólo para superar las limitaciones históricas de la doctrina socialista precedente [se refiere al marxismo-leninismo – Anotación de Bitácora (M-L)], sino también para defender el socialismo de la tergiversación de los oportunistas de toda laya y del ataque de los imperialista. Esta tarea histórica vio su brillante solución cuando el gran Líder, camarada Kim Il Sung, concibió la idea Juche y a partir de ella desarrolló de modo original la teoría socialista. Es decir, al descubrir él el principio filosófico de que el hombre es dueño de todo y lo decide todo, y al esclarecer en un nuevo plano las leyes del movimiento social como movimiento del sujeto. La causa del socialismo y el comunismo dilucidada por la idea Juche es la que tiende a lograr la independencia total de las masas populares. El socialismo sistematizado de modo científico por el gran Líder, camarada Kim Il Sung, está centrado en el hombre, en las masas populares. En él las masas populares son dueñas de todo, y todas las cosas están a su servicio, en tanto que su desarrollo se logra por la fuerza unidad de éstas. Sobre la base de la aclaración científica de la esencia del socialismo y las leyes de su desarrollo, circunscribiéndose al hombre, la teoría del socialismo, derivada de la idea Juche, establece que para edificarlo con éxito es indispensable librar con pujanza la lucha para conquistar las dos fortalezas del socialismo y el comunismo, o sea la ideológica y la material, dando segura prioridad a la primera. (...) La idea Juche dio por primera vez en la historia una aclaración científica sobre la esencia del hombre. (...) El hombre, por su independencia, creatividad y conciencia, deviene el ser más valioso y potente. Es el único dueño y transformador del mundo». (Kim Jong Il; El socialismo es una ciencia, 1994)

Como vemos en esta declaración de intenciones, la idea Juche es altamente incompatible con el materialismo-dialéctico del marxismo-leninismo por varias cuestiones:

«El Juche presenta las siguientes proposiciones: 1) las masas populares son los sujetos de la historia; 2) el desarrollo histórico de la sociedad refleja el movimiento creador de las masas populares; 3) la historia de la humanidad es la lucha de las masas populares con el fin de poner en práctica el Chajusong, es decir, el espíritu de la libertad, la independencia y la autosuficiencia; 4) el pensamiento independiente, la conciencia y la iniciativa de las masas populares desempeñan su papel decisivo tanto en el cambio de la naturaleza y en la realización de la lucha revolucionaria; 5) es el Líder que interpreta y da forma a las aspiraciones de las masas mientras dirigen sus esfuerzos. La independencia individual y/o la independencia de la gente residen en la lealtad al Líder y el partido. Partiendo de las premisas de arriba citadas, el Juche niega la concepción materialista y dialéctica de la historia, de acuerdo con la cual las ideas y sensaciones reflejan esencialmente la primaria realidad objetiva que existe fuera de nuestra mente. La filosofía Juche es idealista, basada en el voluntarismo del hombre e imbuida con características metafísicas que pueden llegar a ser incluso teológicas». (Norberto Steinmayr; ¡Larga vida a la reunificación e independencia coreana! ¡Abajo el revisionismo coreano!, 1999)

Profundizando en el rol que le da al hombre, vemos que el revisionismo coreano, con su idea Juche, da al hombre cualidades que le hacen diferentes a otros seres vivos, cualidades que les permiten incluso romper con las leyes fundamentales de la naturaleza:

«La idea Juche planteó la cuestión fundamental de la filosofía de considerar al hombre como el principal factor, y aclara el principio filosófico de que el hombre es el dueño de todo y lo decide todo. (...) Mientras que todas las otras vidas materiales mantienen eternamente su existencia a través de la subordinación y la adaptación al mundo objetivo. (...) El hombre, es un ser social con independencia. (...) Sobre la base de esta cualidad, el hombre se despoja de las cadenas de la naturaleza, se opone a la sujeción social de todas las formas y lo pone todo en su propio servicio». (Kim Il Sung; Sobre la idea Juche, 31 de marzo de 1982)

Esta desviación voluntarista, idealista, mecánica, nos recuerda a la desviación del revisionismo chino en varios campos, en esta ocasión pondremos un sólo ejemplo; la práctica como criterio de la verdad:

«Mao Zedong deforma también la tesis de la filosofía marxista-leninista sobre la práctica como el criterio objetivo de la verdad. En su obra: «Sobre la práctica» de 1937, recuerda que la práctica es el criterio de la verdad, pero solamente hay que subrayar que Mao Zedong aprecia esta cuestión a partir de posiciones pragmáticas. Para él, la realidad concreta es siempre tal como el hombre la produce, para él, la realidad está sometida a la voluntad, a la fuerza humana. Por otra parte, como criterio destinado a probar si el saber es la verdad o no, si coincide con la realidad objetiva o no, Mao Zedong utiliza para este fin: el provecho, la utilidad, el éxito. Este punto de vista maoísta es idéntico al del pragmático estadounidense William James que decía que: «La verdad es lo que es útil». Así, según Mao Zedong, para distinguir la verdad de la no verdad, hace falta: «Aplicar la teoría a la práctica y ver si conduce a los objetivos planteados». (Mao Zedong; Sobre la práctica, 1937) Por tanto, es claro que Mao Zedong niega totalmente la objetividad de la verdad. La práctica, como criterio objetivo de la verdad, demuestra si los conocimientos adquiridos coinciden o no con los propósitos y la realidad objetiva. Como decía Marx: «es en la práctica donde el hombre tiene que demostrar la verdad, es decir, la realidad y el poderío, la terrenalidad de su pensamiento». Pero según Mao Zedong, que el conocimiento sea verdadero o no, esto no es determinado por el hecho de que coincida con la realidad objetiva o no, sino por el hecho de que conduzca: «a los éxitos deseados». La comprobación de los conocimientos por Mao Zedong consiste en el hecho de saber si: «Estas ideas, teorías, planes o proyectos a la práctica del mismo proceso objetivo alcanzan los objetivos planteados». (Mao Zedong; Sobre la práctica, 1937) Afirma que si logramos el éxito que esperábamos –independientemente del hecho de que los conocimientos fueran verdaderos o no–, las ideas, teorías, planes o proyectos etc. entonces eran ciertos, verdad. Pero, unas ideas, teorías, planes o proyectos determinados pueden ser deseables y útiles para un hombre determinado o un extracto social determinado y no ser verdad ni tiene un carácter objetivo. De igual modo que una teoría verdadera puede no dar a lugar en un punto a resultado útil para un hombre o una clase determinada, y aun así esto no probaría que los conocimientos, teorías, y demás seguidos no hubieran coincidido con la realidad objetiva. Esto puede ser probado por la práctica. Por todo esto la lógica pragmática de Mao Zedong es una forma de justificación para sus «teorizaciones», así como también por otro lado, de sus prácticas contrarrevolucionarias frente a las clases explotadoras. Esto se encuentran en su política oportunista y pragmática seguida por él y que hoy en día es seguida aún por la dirección revisionista china». (Vasillaq Kureta; Las falsificaciones maoístas en el ámbito del conocimiento, 1984)

Es obvio, que con esta distorsión de la verdad, afirmando que lo verdadero es la teoría que resulta útil en la práctica, es una máscara para disimular los planes reaccionarios, como dice el albanés Vasillaq Kureta. Por citar un ejemplo: cuando Kim Il Sung y Mao Zedong dicen que las clases explotadoras se integran pacíficamente en el socialismo, ellos dicen que su teoría, pasada a la práctica ha resultado cierta, que los burgueses y kulaks han aceptado el socialismo, pero ocultan que ese «socialismo» no es un socialismo cierto, sino un socialismo falsificado, pues si esas clases explotadoras han aceptado ese socialismo es a condición de que esas clases explotadoras mantengan su poder económico y político –puede que de otras formas– y sigan dominando el Estado, como vimos, las leyes del desarrollo histórico demuestran, que ninguna clase se deja derrocar, y que en el caso de la burguesía como decía Stalin: «no se ha dado jamás en la historia el caso de que la burguesía agonizante no apelase a sus últimas fuerzas para defender su existencia», ergo cuando estos revisionistas mienten diciendo que los explotadores aceptan el socialismo, quieren realizar un juego de trilero frente a las masas trabajadoras para indicar que sus teorizaciones, que entran en oposición con la teoría marxista, son ciertas.

El idealismo inherente en el «Juche» quiebra cualquier intento de tomar un manejo serio en la revolución

Otra muestra de idealismo imperante que demuestra que al revisionismo coreano no se le puede tomar como una doctrina seria y científica:

«Por poseer independencia, espíritu creador y conciencia el hombre puede forjar su destino con sus propias fuerzas. Para un ente biológico, su destino depende de cómo se adapta al medio ambiente; puede afirmarse que es parte de la naturaleza. Al contrario, el hombre es el dueño y artífice del mundo; forja su destino por su cuenta y transforma el mundo conforme a sus necesidades». (Kim Jong Il; El socialismo es una ciencia, 1994)

Esto está en las antípodas de la concepción marxista-leninista de la naturaleza y sus leyes, mientras que para Kim Il Sung y Kim Jong Il el hombre puede saltarse todas las leyes objetivas de la naturaleza, para Iósif Stalin, el hombre sólo puede conocerlas y en base a sus conocimientos actuar para regularlas en la medida de lo posible –pues no todas son regulables–:

«El marxismo concibe las leyes de la ciencia –lo mismo si se trata de las leyes de las Ciencias Naturales que de las leyes de la Economía Política– como reflejo de procesos objetivos que se operan independientemente de la voluntad de los hombres. Los hombres pueden descubrir estas leyes, llegar a conocerlas, estudiarlas, tomarlas en consideración al actuar y aprovecharlas en interés de la sociedad; pero no pueden modificarlas ni abolirlas. Y aun menos pueden formar o crear nuevas leyes de la ciencia. ¿Quiere decir eso que, por ejemplo, los efectos de la acción de las leyes naturales, los efectos de la acción de las fuerzas de la naturaleza sean en absoluto ineluctables, que las acciones destructivas de las fuerzas naturales tengan siempre y en todas partes la fuerza inexorable de elementos que no se someten a la influencia del hombre? No, no quiere decir eso. Si excluimos los procesos astronómicos, geológicos y otros análogos en los que los hombres, incluso cuando han llegado a conocer las leyes de su desarrollo, son verdaderamente impotentes para influir en ellos, en muchos otros casos los hombres no son, en absoluto, impotentes para influir en los procesos naturales. En todos esos casos, los hombres una vez han conocido las leyes de la naturaleza, pueden, tomándolas en consideración y apoyándose en ellas, utilizándolas y aprovechándolas debidamente, reducir la esfera de su acción, encauzar en otra dirección las fuerzas destructivas de la naturaleza y hacer que rindan provecho a la sociedad. (...) ¿Quiere decir eso que los hombres abolieron de esta manera las leyes de la naturaleza, las leyes de la ciencia, que crearon nuevas leyes de la naturaleza, nuevas leyes de la ciencia? No, no quiere decir eso. La realidad es que todo lo que se hace para prevenir la acción de la fuerza destructiva del agua y para utilizar esa fuerza en interés de la sociedad, se hace sin violar en lo más mínimo, modificar o destruir las leyes de la ciencia, sin crear nuevas leyes de la ciencia. Al contrario: todo eso se hace basándose estrictamente en las leyes de la naturaleza, en las leyes de la ciencia, pues cualquier infracción de las leyes de la naturaleza, aun la más mínima, conduciría únicamente a estropearlo todo, lo frustraría todo». (Iósif Vissariónovich Dzhugashvili, Stalin; Problemas económicos del socialismo en la Unión Soviética, 1952)

Es notable además, la diferencia entre los marxista-leninistas albaneses y los revisionistas coreanos, a la hora de valorar y aplicar el factor objetivo y el factor subjetivo en la lucha de clases, mientras que estos últimos se basaban en pensamientos que se saltaban las leyes y condiciones objetivas de cada suceso en que participaban, los marxista-leninistas albaneses tratan de conocer su base científica para así moverse con paso firme:

«La lucha de clases es una ley objetiva del desarrollo, pero el factor subjetivo juega un papel decisivo en el resultado de esta lucha. Esta lucha es un choque de fuerzas opuestas. Como en toda lucha, un lado gana y el otro pierde, la lucha que está sucediendo en la actualidad entre el socialismo y el capitalismo no está ni mucho menos coronada automáticamente con la victoria del socialismo, aunque en general, el tiempo está trabajando de lado del socialismo. El triunfo del socialismo en todos los países a escala mundial depende de la conciencia, la disponibilidad, la preparación, la organización y la movilización en la lucha de la clase obrera y las demás masas trabajadoras, las condiciones subjetivas del partido de la clase obrera, como el líder de la revolución prepara todo esto». (Nexhmije Hoxha; Algunas cuestiones fundamentales de la política revolucionaria el Partido del Trabajo de Albania sobre el desarrollo de la lucha de clases, 27 de junio de 1977)

Y sigue:

«¿Cuál debería ser la relación entre el factor subjetivo al factor objetivo en la lucha de clases? El partido debe seguir una política revolucionaria en una lucha de clases construida sobre la base de su profundo conocimiento y aplicación de las leyes y las condiciones objetivas de esta lucha, debemos educar a las masas en una elevada conciencia socialista debemos preparar y organizar la lucha de clases en el nivel más alto posible, debemos librar la lucha con métodos revolucionarios, siempre junto con las masas, y mediante la autoridad de nuestro liderazgo aplicar sobre la base de las leyes y las condiciones objetivas. Cualquier soporte y acto no conforme con las leyes y condiciones objetivas derivaran inevitablemente, en actos de terrorismo o aventurerismo, en confusión o miedo, hay que tener siempre presente que la pérdida del rumbo en la lucha, la pasividad, o peor aún, la capitulación frente a la presión de los enemigos o las dificultades impuestas por las condiciones naturales de ese momento y sus directos obstáculos, son golpes mortales a la revolución, porque la derrota en la lucha de clases y la revolución, hacen posible que las fuerzas reaccionarias imperialistas, y el revisionismo ganen esta lucha a muerte». (Nexhmije Hoxha; Algunas cuestiones fundamentales de la política revolucionaria el Partido del Trabajo de Albania sobre el desarrollo de la lucha de clases, 27 de junio de 1977)

Cuando un revisionista como Kim Il Sung especula –negando el factor objetivo en la revolución, exagerando las condiciones nacionales específicas, negando las leyes generales de la revolución, o exagerando los cambios producidos en la sociedad–, es porque busca ansiosa y desbocadamente revisar el marxismo para satisfacer su hambre de clase burgués o pequeño burgués: porque una persona de concepciones proletarias y marxista-leninistas sabe que si no respetan estas leyes científicas –las etapas de la revolución, las características generales y específicas de la revolución, los aliados en la revolución, la clase dirigente en la revolución, el papel del partido en la revolución– divagara en mil caminos y direcciones pero jamás en el del socialismo y el comunismo:

«La revolución tiene sus leyes, que son generales y necesarias para cualquier país. La negación de estas leyes conduce al revisionismo. Especulando con los cambios que se operan en el mundo y con las condiciones nacionales específicas, los revisionistas han sustituido las verdades universales del marxismo-leninismo por sus tesis y conclusiones antimarxistas y contrarrevolucionarias. Pero no menos nocivas son las concepciones dogmáticas de los que pasan por alto las peculiaridades nacionales, rechazan hacer el análisis de la situación real, fabrican esquemas en los que intentan encajar la realidad de diferentes países, absolutizan la experiencia de un país y la dan por universal, hablan de una revolución continental y niegan la posibilidad de la victoria de la revolución en uno o en algunos países por separado». (Enver Hoxha; Informe en el VIº Congreso del Partido del Trabajo de Albania, 1 de noviembre de 1971)». (Equipo de Bitácora (M-L)El revisionismo coreano: desde sus raíces maoístas hasta la institucionalización del «pensamiento Juche», 2015)

2 comentarios:

  1. No hay más que ver cuando retiraron los cuadros de Marx y Lenin de la fachada del Ministerio de Comercio en Pyongyang, alegando que ahora solamente se basan en su grán lider Kim Il Sung y en la priorización de asuntos militares, o sea el Songun. Dicen que la idea Juche es una concepción inmortal en el mundo, poniendo al hombre en el centro y una doctrina de la independencia.
    Cuando dicen que consideran al pueblo como cielo y a la idea Juche como el eje de la independencia politica, económica,social y en relaciones exteriores vemos como no se atiende en nada con la dictadura del proletariado bajo el marxismo-leninismo, y cuando las sucesiones se producen bajo la misma familia menos, Corea es un producto religioso bajo varias religiones como el budismo, el taoismo o el chondoismo por eso se ve con claridad el revisionismo coreano que poco tiene que ver con el socialismo cientifico y el materialismo dialectico.

    ResponderEliminar

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»