«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

martes, 15 de abril de 2014

Corrupción y socialismo: Cartas de Lenin

Los que pretenden manipular a Lenin para así respaldar sus desviaciones pequeñoburguesas, sus concesiones de principios, no pueden sino quedar en evidencia ante la abrumadora dialéctica del bolchevique. Y que encontró en la firme voluntad de Stalin la continuidad de esos principios.

A continuación podrán leer dos cartas enviadas por el camarada Vladimir que ejemplifican con total claridad su valor como revolucionario y la enorme distancia que separa a los marxistas-leninistas de los líderes políticos de la burguesía y pseudo-revolucionarios, por lo demás vacilantes y oportunistas. Y es que mientras los revolucionarios luchan incansablemente contra la corrupción y los privilegios, los segundos se lucran, fomentan y protegen esos males.

La corrupción solo puede prosperar en una sociedad capitalista, para que la corrupción prospere en el socialismo se debe abandonar al propio socialismo, per se ya no es socialismo aunque se mantengan colgadas las «banderas rojas de la hoz y el martillo».

El documento:



1918. Carta dirigida a A.D.I Kurski

Es necesario presentar inmediatamente, con rapidez ejemplar, un proyecto de ley por el que se disponga que las penas por soborno (concusión y corrupción, confabulación para el soborno, ETC.)

No deberán ser inferiores a diez años de cárcel y, además, a diez años de trabajos forzados.


(Dicho decreto se aprobó el 8 de mayo de 1918)



23 de mayo de 1918

Al Administrador del Consejo de Comisarios del Pueblo, Vladimir Dimitrievich Bonch-Brueivich.

Le dirijo una severa censura en vista del incumplimiento, por su parte, de mi exigencia de que se me indicaran las razones para elevar mi sueldo, de 500 a 800 rublos mensuales, a partir del 1 de marzo de 1918, y en vista de la clara ilegalidad de ese aumento, que usted ha llevado a cabo arbitrariamente, de acuerdo con el secretario del Consejo, Nikolai Pietrovich Gorbunov, infringiendo con ello de forma manifiesta el decreto del Consejo de Comisarios del Pueblo de fecha 23 de noviembre de 1917.

El Presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo

V. Uliánov (Lenin)


Con Información de La Mancha Obrera

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»