«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

miércoles, 11 de abril de 2018

Errores clásicos de los pseudomarxistas en sus análisis internacionales


«Aquellos que olvidan o relegan la contradicción proletariado-burguesía y centran sus análisis únicamente en la situación internacional. Lo que les lleva a considerar que ciertos países que tienen contradicciones con el imperialismo y/o el socialimperialismo se debe apoyar a esos gobiernos en detrimento de su propio pueblo y proletariado, y del desarrollo revolucionario. Porque una cosa es tratar de agudizar las contradicciones de los países oprimidos o dependientes con sus opresores y dominadores, y otra, es por arte de dicha política, condenar al proletariado y al pueblo a seguir siendo esclavos de su burguesía, en muchos casos con rasgos y características feudales. (…) Hay que terminar con los análisis simplistas, maniqueístas que tanto han imperado en el movimiento y que son una resultante de la nefasta «teoría de los tres mundos», muy denunciada verbalmente, pero poco combatida en la práctica, y que aún colea en algunos partidos. (...) El segundo error la numeración no significa una correlación cualitativa– es el de los que se emperran en incluir a los países revisionistas dentro del campo socialista. Es obvio que, aquellos partidos, en el poder o no, que han traicionado los principios de Marx, Engels, Lenin y Stalin y que, por tanto, aplican una política antipopular burguesa y reaccionaria, tanto en lo interior como en lo exterior no olvidemos que la política exterior de un gobierno es siempre la prolongación de su política interior, no forman parte del campo socialista, aunque se designen a sí mismos como tales. El hecho de que entre los países revisionistas y que entre éstos el imperialismo occidental, existan contradicciones, no modifica en absoluto lo anterior, son contradicciones entre enemigos del socialismo». (Partido Comunista de España (marxista-leninista); Documentos del IVº Congreso del PCE (m-l), 1984)

Anotación de Bitácora (M-L):

Para estudiar y comprender el auge, méritos, errores y degeneración del PCE (m-l) véase el documento: «
Sobre la adquisición de las obras de Elena Ódena y unas comparativas pertinentes sobre el actual PCE (m-l) y el antiguo» de 2016.

3 comentarios:

  1. ¡Muchas gracias por su trabajo! Llevo días devorando sus artículos con mucho placer, me han abierto los ojos y aclarado varías cosas, que no había visto hasta ahora por militar y educarme en organizaciones revisionistas.

    Les mando saludos desde México, donde también será necesario trabajar para el resurgimiento de un auténtico partido marxista-leninista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Raúl el problema es el revisionismo como bien dices, el cáncer del que hablaba Henver Hoxha por eso no tenemos en ninguna parte ese partido m-l, porque los traidores se encargan de ello. Pero seguimos en la lucha.Adelante.

      Eliminar
  2. Solo hay que ver que los líderes que sobreviven de este partido (como Raúl Marco) desoyen lo que el PCE (m-l) decía en aquel entonces, y loan y apoyan como "antiimperialista" e incluso "socialista" a regímenes como el cubano o norcoreano...

    ResponderEliminar

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»