viernes, 10 de abril de 2020

La contundente crítica de los comunistas australianos sobre el «arte» de Picasso...


«El Camarada Oldham nos dijo que Picasso «profesó a lo largo de toda su vida un profundo amor por la humanidad», y hace mención de sus trabajos tempranos, inspirados en la gente corriente, además de a su apoyo a las fuerzas democráticas en España y su participación en la resistencia francesa. ¿Pero esto qué tiene que ver con la cuestión principal? Está en desacuerdo con la afirmación de Derek Kartun según la cuál los Picasso «padecen de 40 años de mera experimentación con la forma, en la que los artistas más talentosos del mundo muestran con indulgencia su desesperación con el mundo en que se encuentran». Aún así dedica útilmente un espacio a [analizar] el efecto del capitalismo en el arte y el artista. Pero se excusa. No nos dice si está de acuerdo o no con Kartun en que, mientras que «la obra pictórica de Picasso refleja la agonía, el horror y el profundo movimiento de los tiempos en que vivimos. Es igualmente cierto que la pintura de Picasso apenas propone, o no lo hace en absoluto, la dirección hacia la que progresar». Sus protestas han sido negativas, y «apenas presenta una línea de su trabajo en que se hable del futuro con alegría o esperanza». Como dijo el Camarada Fox (Review, Nov. 1947), el hecho es que «la obra tardía de Picasso es oscura, las gente corriente no la comprende y –salvo contadas excepciones– no les inspira en su marcha hacia adelante», siendo que Picasso está –citando a D. Kartun– «desconectado de cualquier masa considerable del pueblo». Un artista que no sea entendido por la gente corriente, que no la atrae, no es un gran artista. Un artista desligado de una masa considerable de gente es un mal artista. Un pintor cuya obra nadie entiende –especulaciones aparte– no es un artista. (...) El Camarada Mortier dice que (Review, Feb. '48) tiene razón al demandar que el arte tenga significado. Que aquéllo que carece del mismo no sea considerado como arte, aunque sea un medio empleado por los artistas. Sin embargo, incluso la ilustración de Oldham tiene algún significado, placentero pero, muy seguramente, soporífero; lo así llamado «escapista». Por ello no es un arte para el pueblo, para marchar por el camino hacia adelante; por ello no es bueno en el sentido de que sea deseable para el pueblo –aunque la obra sea inteligente–. Pese a esto, el arte-entretenimiento como este puede jugar un rol progresista si es recreativo, estimulante y no adormecedor –salvo que se necesite dormir–. La definición de arte presentada por el camarada Oldham es una definición limitada; es una definición propia de un arquitecto y la ilustración de la silla es muy válida para servir a semejante definición limitada. El camarada Mortier parece rechazar por entero semejante definición y se muestra confuso en relación al valor de uso y al objeto del arte. No percibe los dos aspectos del valor de uso de algunos productos artísticos. Una casa, un lugar donde vivir y su apariencia, interna y externa. La ilustración de las sillas de Oldham.  Una simple caja puede ser un asiento, una silla puede diferir poco de una caja, una silla puede ser cómoda, pero fea, o tener todas las cualidades en orden, incluyendo una bonita apariencia. La calidad artística de muchos productos puede diferenciarse de su simple cualidad como útil. El camarada Oldham quiere que aceptemos al artista que acude a la lucha de clases, que se une al partido comunista, así como aceptamos a cualquier otro artesano especializado a quien no le pedimos que construya el esto o el aquello comunista. ¡Claro! Pero nosotros esperamos del carpintero construya una casa habitable y comprensible, etc. Queremos sillas que sean bonitas así como también sólidas y cómodas. ¿Podemos tolerar la mala conducta de un miembro del partido, de un sindicalista, de un antifascista? ¡No! Anhelamos la corrección. ¿Toleramos el mal trabajo de un artesano porque tenga un carnet del partido? ¡No! No ponemos un cierto listón en el nivel mínimo de técnica para la admisión de los miembros, pero consideramos que en todo caso deberían luchar por convertirse en hábiles artesanos. Mas el paralelismo entre la figura del artesano y la del artista es limitado. El artista es más que un artesano: es un ideólogo –sea o no consciente de ello–. Puede ser hábil pero reaccionario, o puede ser menos hábil, que produzca menos ideas, pero que luche por el pueblo. Este último tipo conseguirá generar ideas de modo más prolífico al estudiar el marxismo-leninismo, al inmiscuirse en la lucha actual del campo antiimperialista, democrático y en pugna por la paz, y gracias a su inspiración en todo esto y a su constante puesta en práctica artística, conseguirá asimismo ser un artista mucho más hábil». (Jack Miles; Arte para el pueblo, 1948)

Anotaciones de Bitácora (M-L):

Sobre Picasso, su militancia y su técnica artística, ya escribimos:

«El Partido Comunista Francés (PCF) siempre simpatizó y se rodeó de un círculo de intelectuales que a las primeras de cambio sucumbieron a la presión de la ideología burguesa y renegaron del marxismo-leninismo, otros directamente nunca llegaron a ser marxistas –hablamos de los André Malraux, Pablo Picasso, André Stil, Louis Aragon, Sartre–. Estos autores acabaron clamando por la «completa liberación en el arte y la cultura», bajo falacias ya conocidas como que «Marx no se interesaba en absoluto por el arte o que era un ignorante en esta materia», o que Lenin «habría preconizado la libertad absoluta de creación». De ahí se explica que más que la adhesión al realismo socialista, propagando una cultura proletaria, estos hombres practicaban más bien el famoso eslogan liberal burgués del revisionismo chino: «Que se abran cien flores y compitan cien escuelas de pensamiento». (...) El cubismo de autores como Picasso o Apollinaire, basado en una descomposición geométrica extremadamente exagerada de los objetos a observar, cuyo fin suele ser que el espectador deba recomponerlos ya  veces,  interpretarlos libremente. Muchas de estas obras cuentan con una técnica de deformación de la realidad tal, que ni siquiera tras una explicación propia del autor y su intención a plasmar el observador puede intuir que la obra representa lo que el autor afirma, teniendo que hacer verdaderos actos de fe para ello. En poesía destacan los caligramas, es decir, el texto manuscrito está configurado sobre el papel de tal forma que crea una imagen que representa lo que la poesía describe, siendo esta técnica paradójicamente las pocas expresiones cubistas que pueden dar al espectador una idea clara de la intención del autor con su obra y su significado. (...) [Sobre el artículo de (¡Alliance!» Marxist-leninist; Issue 52 April 2003]: Primero, no se argumenta por qué Picasso estaba «del lado de las clases trabajadoras», lejos de eso, su biografía oficial y extraoficial muestra como un vividor, mujeriego y megalómano, totalmente ajeno a la crítica de las masas sobre su arte.  En el segundo caso, el «Guernica» de 1937 no es un cuadro que destaque porque precisamente el público pueda entenderlo... cualquier antifascista español de la época podía ver la obra y no relacionarla con los eventos de su época, hoy, es la clásica obra burguesa que ha transcendido por la propaganda y las explicaciones sobre el gran «simbolismo» que contiene. Otro ejemplo sería su obra sobre la «Masacre en Corea» de 1951, en ella cualquier admirador de Goya podría saber que hay una referencia a la obra de los «Fusilamientos del 2 de mayo», pero aparte de ese homenaje, ¿qué hay en el cuadro que nos haga entender que es una denuncia de las atrocidades estadounidenses en Asia? Nada. ¿Es esta la mejor forma de conectar con el público? Obviamente que solo puede pensar así un individualista que no le importa que el público pueda entender sus obras.  Tercero, el eslogan «¡Abajo la guerra!», como sabemos, no es una idea marxista, sino pacifista, que no distingue entre guerras justas e injustas.  Cuarto, se nos intenta presentar a Picasso como un hombre comprometido con los problemas del pueblo en sus obras, pero se ignora el hecho de que la mayoría de la producción de Picasso fue cubista y no realista, lo que elimina cualquier posibilidad de que sea cierto, y en el caso de las obras realistas, muchas de ellas carecían de ligazón con los problemas generales del pueblo.  Quinto, se intenta justificar el arte de Picasso bajo excusas inconexas como que militaba en un partido comunista, ¡lo cual sería lo mismo que responder ante acusaciones de que ser un mal militante con el hecho de alegar que eres buen artista! Sexto, partiendo de una verdad obvia: que los líderes son más responsables de los errores teóricos que los militantes de base, se trata de exonerar a Picasso de sus obligaciones político-ideológica, se clama que su adhesión al jruschovismo es «normal» ya que era un artista y no un teórico político, ¿pero acaso cuando aceptó el carnet y los estatutos de un partido comunista no lo eran obligatorios para un artista como él? ¿Ese es el tipo de militancia que propone esta gente?». (Equipo de Bitácora (M-L); Ensayo sobre el auge y caída del Partido Comunista de España (marxista-leninista), 2019)

1 comentario:

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»