«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

lunes, 3 de agosto de 2015

Los engaños del reformismo socialdemocrata sobre los obreros y sus resultados

Iósif Stalin y Georgi Dimitrov

«En el periodo en que los obreros y campesinos rusos derribaron el poder de los terratenientes y los capitalistas, en Europa central existían todas las condiciones objetivas necesarias para que el proletariado europeo, y en primer lugar el alemán, pudieran emprender el camino recorrido ya por los obreros y campesinos soviéticos. Pero no se hizo así. No se hizo, principalmente porque en la dirección de las organizaciones de masas del proletariado tenían entonces la palabra decisiva los líderes de los partidos socialdemócratas, que ya desde comienzos de la guerra estaban en coalición con la burguesía imperialista de sus respectivos países.

Deseosos de conservar a toda costa las bases tambaleantes de la sociedad burguesa, aprovecharon a fondo la influencia ideológica y política de la socialdemocracia, del reformismo, para engañar a la mayoría de la clase obrera, para tratar de convencerla de que no era el mayor desarrollo de la Revolución, sino su rápida liquidación, lo que conduciría a los obreros al socialismo. Mediante su coalición con la burguesía, escindieron al movimiento obrero, debilitaron al proletariado, aislándolo del campesinado y la pequeña burguesía de la ciudad, y de este modo ayudaron a la burguesía a organizar sus fuerzas y a pasar a la ofensiva contra los obreros y campesinos revolucionarios.

Los políticos cobardes y estafadores, que se encontraban al frente de las organizaciones obreras de masas del proletariado, atemorizaban a los obreros en el sentido de que habría víctimas, se harían sacrificios, se producirían privaciones y se caería en la ruina económica. Les inculcaban la idea de que el camino del bolchevismo, la aplicación revolucionaria, en la práctica, de la doctrina de Marx y Engels, la revolución proletaria y la dictadura del proletariado no conducirían al socialismo, sino que llevaría a él el camino de la socialdemocracia: el de la coalición con la burguesía y la conservación del régimen burgués aseguraría el tránsito pacífico e indoloro al socialismo.

Ahora el resultado de estos veinte años salta a la vista. ¿Quién negaría que los sacrificios, y las privaciones que sufrieron, por ejemplo, toda la clase obrera y los trabajadores de Alemania durante todo el periodo de posguerra, y en particular, en las condiciones del cruento régimen de la dictadura fascista, no son mil veces más grandes que todos los sacrificios y privaciones que habrían sido necesarios para la victoria de la revolución proletaria en 1918? En vez del paso pacífico e incruento al socialismo, que prometía la socialdemocracia, con toda su política divisionista y derrotista, allanó el camino para la victoria del fascismo». (Georgi Dimitrov; La Unión Soviética y la clase obrera de los países capitalistas, 7 de noviembre de 1937)

2 comentarios:

  1. Aveces se pregunta uno donde esta la causa de el ascenso al poder de los fascistas , y no se puede entender más que haciendo crítica al reformismo y a la socialdemocracia.

    ResponderEliminar
  2. Por supuesto el principal factor fueron las teorizaciones y prácticas socialdemocratas a la hora de enfrentar al fascismo, en los informes de Dimitrov tienes varias críticas a ello:

    1) La clase obrera contra el fascismo: Informe en el VIIº Congreso de la Komintern; Georgi Dimitrov, 1935
    http://bitacoramarxistaleninista.blogspot.com.es/2013/04/la-ofensiva-del-fascismo-y-las-tareas.html

    2) Por la unidad de la clase obrera contra el fascismo; Georgi Dimitrov, 1935
    http://bitacoramarxistaleninista.blogspot.com.es/2014/01/por-la-unidad-de-la-clase-obrera-contra.html

    Pero no debemos descartar los propios errores de los partidos comunistas en las tácticas antifascistas, en especial del Partido Comunista de Alemania comandado por Ernst Thälmman, he aquí un trozo de la autocrítica de los marxista-leninistas alemanes a los errores de Thälmman y sus teorizaciones-praxis:

    «En Alemania, fue solamente después de la llegada de Hitler, que los comunistas defendieron la clara consigna de defensa de los sindicatos libres, seguido de los lemas de restaurar los sindicatos libres. (...) Por otra parte, un error igualmente grave como la subestimación del peligro fascista fue el hecho de ver fascismo donde no existía. Este error se debió a que una serie de escritores comunistas dieron una interpretación mecánica de la declaración del VIº Congreso de la Komintern de 1928 donde se decía que la burguesía se veía obligada cada vez más por recurrir al fascismo. En Alemania, los comunistas durante mucho tiempo mantuvieron el punto de vista que el gobierno socialdemócrata de Hermann Muller estaba trabajando para la fascistización, que el gobierno de Brüning ya era un gobierno de dictadura fascista. Por otra parte, subestimaron el movimiento de Hitler, bajo la suposición de que en un país como Alemania, donde la clase obrera estaba tan altamente organizada, los hitlerianos no podrían hacerse con el poder y que las masas pequeño burguesas que viraron espontáneamente a acudir en masa hacia los hitlerianos, pronto se apartarían de ellos. (...) Estos errores se debieron a la absolutamente falsa concepción de que todos los partidos burgueses son fascistas, que «no hay dos métodos de dominación burguesa» [democracia burguesa y abierta dictadura terrorista fascista - Anotación de Bitácora (M-L)], y que era indecoroso para los comunistas la defensa de la democracia burguesa. Mientras no podamos sustituir la democracia burguesa por la democracia proletaria, por la dictadura del proletariado, el proletariado está interesado en defender todos los derechos de la democracia burguesa para que puedan ser utilizados para preparar a las masas en el derrocamiento del poder capitalismo y lograr la democracia proletaria». (Wilhelm Pieck; Las actividades del Comité Ejecutivo de la Komintern; Informe en el VIIº Congreso de la Komintern, 26 de julio de 1935)

    3) Las invenciones del thälmanniano Wolfgang Eggers sobre el VIIº Congreso de la Komintern; Equipo de Bitácora (M-L), 2015
    http://bitacoramarxistaleninista.blogspot.com.es/2015/08/las-invenciones-del-thalmanniano.html

    ResponderEliminar

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»