«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

viernes, 29 de junio de 2012

Se consumó la infamia: IU votó contra los trabajadores


De nada sirvieron los llamamientos de colectivos, sindicatos, militantes de la UJCE y decenas de comités locales y provinciales del PCA, y la CUT, la dirección de IU en Andalucía ha optado por votar contra los trabajadores. El recorte de sueldos y quita de derechos que han aprobado esta mañana en el parlamento andaluz supone la constatación de su verdadera ideología socialdemócrata. Que el PP y el PSOE hayan hecho lo mismo durante sus gobiernos, llevó a muchas personas a dar el respaldo en las urnas a Izquierda Unida en las pasadas elecciones regionales, pero en las primeras de cambio comprueban como la cúpula de IU tenía otros planes. Los argumentos de que lo exige el gobierno central, gracias a ellos se recorta menos o que sino podría caer el gobierno “progresista” porque habría elecciones anticipadas, no son de recibo. Se trata de una patraña que se creerán apenas los familiares directos de Valderas, porque lo cierto es que con este voto se suman de un modo definitivo al carro del neoliberalismo, esto es, de dejar claro que la crisis del capitalismo la tienen que pagar los trabajadores con su sueldo y punto. Las poltronas bien remuneradas de los dirigentes de IU-CA y de algunos de sus familiares pesaron más que cualquier argumento de izquierdas. Acaban de firmar su sentencia política. Ahora sólo cabe esperar la respuesta de cientos de honrados militantes que, si aplican la coherencia, deberían irse con urgencia de esa coalición que era bastón del PSOE pero ahora vive ya en su bolsillo.

Con el voto del PSOE y de diez de los doce diputados de IU, el Parlamento andaluz ha aprobado convalidar y tramitar como proyecto de ley el plan de ajuste de la Junta que contempla unos 750 millones en recortes salariales de los empleados públicos.

Los afectados han reaccionado enérgicamente protagonizando un manifestación de rechazo ante las puertas de la Cámara. Según los convocantes, han sido unos dos mil docentes, sanitarios y funcionarios de la Administración General de la Junta de Andalucía los que han protestado ante el Parlamento contra un plan que prevén denunciar ante los tribunales.

Finalmente, dos de los doce los diputados de IU -Juan Manuel Sánchez Gordillo y Marina Segura- han votado en contra, pese al llamamiento que habían hecho al resto a rebelarse contra los recortes salariales y a que su formación es parte del Gobierno andaluz de coalición.

Insurgente