«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

sábado, 2 de agosto de 2014

La mentira israelí de sólo atacar en Palestina a objetivos de Hamás (Recopilación documental)

El Estado israelí desde el inicio su operación ofensiva «Borde Protector» en julio de 2014 no ha parado de repetir ante la opinión pública que sus represalias en tierras palestinas irían únicamente dirigidas contra objetivos militares de Hamás y en ningún caso contra civiles. Por supuesto, como siempre, estas promesas israelíes no han sido cumplidas, los objetivos sobre todo a bombardear no han sido precisamente militares, los blancos materiales y humanos han ido a dar a propósito dónde más duele a la población palestina, por lo que el ataque como se demuestra una vez más, ha sido una estrategia muy preparada concienzudamente para dejar a Palestina en la más absoluta oscuridad y miseria, para que no tenga medios para levantarse y sus masas caigan en el desánimo.

Hay medios o figuras que se preguntan quién inició este nuevo episodio del conflicto. Sinceramente no nos importa quién «disparó primero» para que finalmente el Ejército Israelí se decidiera a iniciar la intervención en Gaza por tierra, mar y aire; aunque ciertamente se dio so pretexto de tres víctimas israelíes atribuidas a Hamás por el ejecutivo judío, pero reivindicadas sin embargo por el aliado sionista-estadounidense en los otros conflictos regionales, el denominado «Estado Islámico de Irak y el Levante». El Estado israelí sigue estando a día de hoy en una posición imperialista y colonialista ocupando varios territorios árabes palestinos y de otros países, por lo tanto en concreto el pueblo palestino está actualmente, como desde hace muchos años librando una justa lucha de liberación nacional contra un Estado claramente imperialista que además recibe ayuda mediática, financiera y militar desde otros imperialismos como el estadounidense, el chino o el de los países de la Unión Europea.

Palestina lleva además sufriendo desde hace muchos años la comandancia de figuras y organizaciones en esta lucha de liberación nacional que no han sabido adaptarse a esta lucha particular que sufre Palestina:

Muchas de estas organizaciones reunidas en torno a la Organización para la Liberación de Palestina no se han puesto de acuerdo entre ellos con el programa mínimo y máximo lo que les ha llevado muchas veces a pelear entre ellos por la hegemonía en vez de ir contra el imperialismo israelí y decidir después el resto de cuestiones –como fue el caso de la guerra entre los seguidores de Abu Mussa y Yasir Arafat en 1983 o entre Al Fatah y Hamás de 2006 a 2011–. Por supuesto muchas veces para lograr estos objetivos de hegemonía les da dado igual o no han podido más que aceptar el apoyo a la causa de hipócritas figuras burguesas que alzaban la bandera de Palestina con su permiso pese a hacer poco o nada en la práctica por la causa palestina. Debemos de recordar además que Hamás surge de una escisión de los Hermanos Musulmanes, siendo estos de hecho un experimento sionista en Palestina para dividir la lucha Palestina y mostrarla como una lucha ligada a cuestiones religiosas. 
No hay que el olvidar el propósito del imperialismo de calificar las simples luchas de liberación nacional en muchos puntos del globo como simples luchas fanático-religiosas, cuando el problema tiene mucho más fondo:

«Merecen particular atención las insurrecciones populares de «inspiración islámica», como les gusta definir esos movimientos a la burguesía y los revisionistas con el fin de negar su carácter antiimperialista y revolucionario. Es un hecho que en los países musulmanes existe un movimiento insurreccional, pero la interpretación que hacen de ello la burguesía y los revisionistas es maliciosa y denigrante. Encubre propósitos de esclavización de los pueblos. Nosotros, los marxista-leninistas, hemos afirmado y afirmamos que la religión es opio para los pueblos. En ningún caso cambiamos nuestro punto de vista acerca de esta cuestión. Tampoco la religión musulmana se diferencia en su contenido de las demás. Las amplias masas de los pueblos musulmanes se han levantado y se levantan en diversos países en lucha no por la causa de la fe religiosa, sino por la liberación nacional y social. La creencia en la religión es relativa y no predomina sobre la política. Las gentes de estos países creen en el islám y lo respetan, pero cuando resultan afectados los intereses vitales del pueblo, la libertad y la independencia del país, se levantan en lucha contra el agresor, incluso siendo éste de la misma religión. No es la inspiración religiosa la que produce la rebelión y el despertar revolucionario de los pueblos, sino las condiciones político-sociales, la opresión y el saqueo imperialista, la pobreza y los sufrimientos que pesan sobre ellos. Los árabes y los demás pueblos musulmanes son combatientes valerosos y con una cultura antigua. Sus insurrecciones y sus luchas antiimperialistas, anticolonialistas y antifeudales demuestran que esos pueblos son progresistas y amantes de la libertad. Si no fuesen así, no podrían levantarse en la lucha por la libertad y la independencia nacional, contra la doble opresión, interna y externa. En las regiones habitadas por los pueblos musulmanes los imperialistas y los socialimperialistas se encuentran en situaciones difíciles. Igualmente difíciles son las posiciones de sus títeres. Los acontecimientos en esas regiones hablan de una situación revolucionaria, de un gran movimiento social de esos pueblos, independientemente de que a primera vista tenga un carácter religioso, y sea seguido por gente creyente o no creyente». (Enver Hoxha; Informe en el VIIIº Congreso del Partido del Trabajo de Albania, 1 de noviembre de 1981)

¿Y qué decir de permitir mediar en la resolución del conflicto palestino-israelí a fuerzas y figuras imperialistas claramente no neutrales en el proceso? Las fuerzas imperialistas de todo pelaje han metido mano y los presuntos representantes del pueblo palestino han consentido tal manoseo de los intereses palestinos, que muchas veces se utilizaba su país como baza en las mesas de negociación de las potencias imperialistas, cuando en la única mesa de negociaciones deben estar presentes los habitantes de Palestina.

Hay que criticar también sin piedad la forma en que se ha llevado muchas veces esta lucha de liberación por parte de los líderes palestinos: cuando se han cansado estos diferentes grupos de las luchas intestinas entre ellos, y cuando han reanudado la lucha armada contra Israel, gran parte de la ocasiones se ha hecho sustituyendo la lucha armada de las masas por acciones terroristas aisladas, con el resultado obvio de cuyas acciones no las sufría el Ejército Israelí ni miembros del gobierno, sino la población civil israelí, desconcertando a la opinión pública mundial y al propio pueblo palestino.

Por supuesto no hace falta comentar la «argucia» de estos grupos palestinos al dar el visto bueno de planes estratégicos y sobre todo pretendidos planes tácticos como los Acuerdos de Oslo de 1993 –que no han hecho más que aumentar las muertes de palestinos y aumentar el número de colonias israelíes en sus territorios–.

Estas desviaciones, estas vacilaciones, estas derrotas del movimiento palestino de liberación nacional son bastante normales ante la ausencia de un real partido marxista-leninista que sepa maniobrar frente a tanto obstáculo y ante tales difíciles circunstancias. Obviamente cualquier grupo no marxista-leninista puede llevar a cabo los objetivos antiimperialistas y anticolonialistas relativas a Israel, pero una organización realmente marxista-leninista acortaría los caminos largos de titubeos y vacilaciones. Sólo la clase obrera palestina puede poner a funcionar un partido tal, lograr ligarse al resto de las masas trabajadoras palestinas, desligarse de la influencia de cualquier imperialismo, lanzarse a recuperar los territorios perdidos en favor del imperialismo israelí con el apoyo de las masas trabajadoras nacionales e internacionales, y coronar su lucha de liberación nacional con la siguiente lucha por el socialismo. Cualquier otro camino hacía la liberación nacional y el socialismo es utópico y tortuoso. Está claro igualmente que sería querer tapar los ojos el hecho de sacar de la ecuación para la resolución del conflicto a la clase obrera israelí y al resto de las masas trabajadoras israelíes: sin estas no hay garantía de una solución del conflicto ni de una paz duradera, el peligro de conflicto seguiría latente, y sin embargo con estas en juego y en el poder, el conflicto sin embargo se abreviaría.

Hay que explicar que si bien el pueblo palestino puede forzar al imperialismo israelí mediante una lucha a reconocer sus derechos como pueblo, a reconocerle como Estado, con unas fronteras justas, el fin real y definitivo del conflicto; el entendimiento entre israelíes y palestinos no puede llegar como decíamos sin una revolución proletaria para ambos, sólo la revolución en ambos bandos llevará a una paz duradera, bien como Estados socialistas separados pero fraternales e internacionalistas, o bien, como debería ser, en un Estado palestino unificado y socialista en igualdad para unos y otros. Por eso advertimos que sólo un genuino partido marxista-leninista y el socialismo puede dar solución a las contradicciones de nuestra época, como doctrina científica, incluida la cuestión palestino-israelí. Todo ensayo de «panarabismo», «socialismo árabe», «socialismo del siglo XXI», será como ha sido históricamente una máscara más de la burguesía para proteger la propiedad privada y acrecentar sus riquezas, la burguesía bajo un marco de este carácter no dudará en atizar las diferencias religiosas, culturales, y étnicas en la región, e incluso aliarse con el imperialismo que mejor se ofrezca, para mantenerse en el poder y mantener la explotación asalariada.

Los documentos:



Franja de Gaza, la guerra sin cuartel donde no se respetan ni las instalaciones médicas

Todavía hay algunos hospitales en la Franja de Gaza que permanecen en pie y siguen atendiendo a los pacientes; sin embargo, no pueden defender a los civiles de los bombardeos.

El Consejo de Seguridad de la ONU ha pedido un alto al fuego inmediato en la Franja de Gaza. Sin embargo, habitantes de la zona aseguran que continúan los combates. Precisamente los hospitales de Gaza han sido blanco permanente del Ejército israelí. Se estima que estos centros carecen de al menos el 70% de los medicamentos que necesitan. RT es testigo de la situación que sufren los pacientes en las pocas clínicas que permanecen en pie. En los hospitales de Gaza las ambulancias se amontonan en la puerta de urgencias y se oyen gritos de desesperación de quienes ven llegar una ambulancia al hospital y desconocen si dentro va algún familiar suyo. Las sirenas de las ambulancias resuenan al unísono de los misiles del Ejército israelí. En los vehículos sanitarios llegan sobre todo civiles, hay muchos niños. En esta guerra sin cuartel no se respeta ni al personal sanitario que se ve obligado a jugarse la vida cuando va al rescate de los heridos. Las ambulancias resultan ser tiroteadas y los pacientes, en caso de evitar los ataques y llegar al hospital, tampoco están allí a salvo. Algunos hospitales han sido el blanco de varios misiles. "El edificio ha sufrido al menos tres bombardeos que han afectado a la planta de cirugía y que han matado a varios civiles", indica un médico frente a un hospital dañado. La Cruz Roja ha denunciado que no se respetan las leyes de guerra que impiden atacar a sus miembros. De hecho, un voluntario murió el viernes pasado cuando intentaba curar a unos heridos de Juzaa, y un médico murió en Beit Hanun.

"Los israelíes llamaron para que evacuáramos el lugar y después de bombardear el edificio lo dejaron así como lo ven. Pese a todo me siento feliz de que no le haya pasado nada a mi familia ni a mis vecinos", dice a RT un taxista que en una de sus carreras recibió una llamada en la que dieron la mala noticia de que su casa había sufrido un bombardeo.

Actualidad RT
28 jul 2014

Israel deja Gaza sin suministro eléctrico


La planta de Nuseirat fue bombardeada de madrugada, dejando sin luz al 40% de la población de la franja.

Gaza/Tel Aviv (DPA). La única central eléctrica de la franja de Gaza se encuentran en llamas tras ser alcanzada hoy por al menos un disparo de artillería israelí, informaron las agencias palestinas.

El portavoz Fathi Jalil señaló a la agencia Maan que un disparo cayó en un tanque de combustible y que así se inició el incendio. Grandes columnas de humo negro se elevan sobre las instalaciones mientras se intenta apagar el fuego.

Otra granada alcanzó una turbina. Hasta ahora los bomberos no consiguieron apagar el fuego.

Jalil habló de consecuencias "desastrosas" para la región, en la que gran parte de los 1,8 millones de habitantes dependen del funcionamiento de la planta, y pidió ayuda internacional.

La central da electricidad a viviendas, empresas, hospitales y bombas de agua en el enclave, donde los residentes llevan años sufriendo cortes de luz. Desde el inicio de la ofensiva hace tres semanas los apagones se intensificaron.

Ya anteriormente la central tuvo que ser cerrada varias veces por falta de combustible. Desde que Egipto impide el contrabando de combustible desde su territorio, la franja depende de las caras importaciones desde Israel, que son financiadas por la Autoridad Palestina en Cisjordania.

La pasada noche fue la más dura hasta ahora para los habitantes de la franja, con el ataque de 150 objetivos por parte de Israel y al menos 16 nuevos muertos palestinos.

El Comercio
MARTES 29 DE JULIO DEL 2014


Al menos 16 muertos tras el impacto de un obús en una escuela de la ONU


Dieciséis muertos, entre ellos varios niños, y más de 200 heridos es el trágico balance del impacto de un obús en el patio de una escuela de la ONU situada en la localidad de Beit Janun, a las 14:50 de este jueves (12:50 hora peninsular). El grupo islamista Hamas acusa a Israel de un ataque que sigue aún confuso.

Más de 1500 personas estaban bajo refugio en este centro de UNRWA (Agencia de la ONU para refugiados palestinos) tras haber huido de sus casas cercanas a la frontera con Israel ante la ofensiva militar. Las primeras informaciones locales basadas en testimonios palestinos indicaron que el obús procedía de un tanque israelí. Una brigada del Ejército está destinada a esa zona para revelar y destruir túneles de Hamas que penetran en territorio israelí. No son pocos los combates que mantiene con milicianos de Hamas y la Yihad.

El Ejército israelí, que acusa a Hamas de "usar centros internacionales y civiles como escudos humanos", afirma que el incidente "está siendo investigado sin descartar ninguna posibilidad". Pese a ello, ha difundido un comunicado en el que señala que "varios cohetes disparados por Hamas desde la Franja de Gaza impactaron en la zona de Beit Janun".

Otra posibilidad apuntada podría ser que uno de los obuses disparados por tanques israelíes contra milicianos de Hamas cerca de la escuela acabara impactando en la escuela.

El portavoz de UNRWA, Adnan Abu Hasna, afirma que esta mañana había dialogado con Israel para evacuar los desplazados de Beit Janun a un lugar más seguro. "Desgraciadamente hay muchos muertos y heridos ahora", lamenta.

"Responderemos a este nuevo crimen", advierte el brazo armado de Hamas en lo que parece el prólogo de nuevos proyectiles contra las ciudades israelíes.

Tras 17 días de la escalada entre Hamas e Israel, el número de muertos en Gaza supera los 760. En Israel, los fallecidos llegan a las 35.

"Tras la incursión terrestre, el ejército toma menos precauciones en el empleo de fuego para proteger a sus soldados en tierra. En cualquier caso, en los mapas del ejército están bien delimitados los centros de la ONU", afirma en la frontera el analista militar israelí Alon Ben David.

Mientras, la mediación sigue su curso pese a las palabras del líder de Hamas, Jaled Meshal que ayer rechazó de nuevo la propuesta de tregua egipcia.

El objetivo ahora es declarar una tregua humanitaria inmediata de cinco días para que Israel, Hamas y Egipto puedan negociar en El Cairo sobre los puntos más importantes como los pasos fronterizos de Gaza, la situación en la frontera o la liberación de presos de Hamas liberados en el canje Shalit (2011) y detenidos en las últimas redadas en Cisjordania a raíz del secuestro y asesinato de tres jóvenes israelíes.

El Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, ha hablado y se ha mostrado horrorizado por el ataque a la escuela de Gaza. "Las circunstancias son todavía muy confusas, pero condeno fuertemente este acto" declaró. "Han matado a muchas personas, incluyendo a niños y personal de Naciones Unidas". Mientras, la radio de Israel ha anunciado, sin citar fuentes, que la mayoría de los fallecidos son niños.
El mundo
 25/07/2014



La Autoridad Palestina retira su denuncia contra Israel


La Autoridad Palestina solicitó a la fiscal de la Corte Penal Internacional, Fatou Bensouda, la anulación de la denuncia presentada el 25 de julio de 2014 por el ministro de Justicia palestino, Saleem al-Saqqa, y el fiscal general de Gaza, Ismaeel Jaber, contra los crímenes de guerra perpetrados en Gaza por las fuerzas armadas de Israel.

El presidente interino de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, argumentó que la denuncia presentada contra Israel podía ser contraproducente para la Resistencia palestina –lo cual es jurídicamente falso– y que la Autoridad Palestina privilegia una estrategia diferente: la adhesión a la Corte Internacional –estrategia que nunca ha concretado.

130 profesores de derecho de todo el mundo habían aprobado la denuncia de la Autoridad Palestina contra Israel. Dicha denuncia provocaba la adopción automática de una serie de medidas que impedían la explotación de los recursos palestinos por parte de Israel y prohibían a las empresas extranjeras comerciar con los entidades israelíes implantadas en los territorios ocupados. Estas medidas tenían efectos inmediatos que debían prolongarse como mínimo hasta la realización del juicio provocado por la denuncia.

Sami Abu Zuhri, vocero del Hamas, comentó la solicitud de anulación de la denuncia contra Israel de la siguiente manera:

«No escuchéis ninguna voz que sugiera que nosotros nos opusimos a una acción ante la Corte Penal Internacional. Algunos afirman que el Hamas u otros miembros de la Resistencia podrían verse perjudicados por ese trámite pero eso no es verdad. Eso no es más que propaganda. No tenemos miedo de [responder] por lo que hacemos. Estamos bajo una ocupación y tenemos derecho, según la ley, a oponer resistencia. Y nuestra población tiene derecho a que se le defienda.»

Al no haberse organizado nuevas elecciones, Mahmud Abbas es presidente interino de la Autoridad Palestina desde 2009. Acusado de colaboración con Israel, Abbas había recuperado cierta popularidad al expresar respaldo a la población de Gaza desde el inicio de la operación militar israelí «Roca inquebrantable», identificada en la prensa occidental como «Margen Protector».


Red Voltaire
07 de Agosto del 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»