«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

lunes, 21 de julio de 2014

Rafael Correa y su discurso filo sionista

Para todos aquellos que aún creen que el «socialismo del siglo XXI» supone una alternativa, se vuelve a confirmar que no se puede esperar una posición definida y firme sobre ningún tema.

Y es que la evidencia es tozuda y demuestra una y otra vez que allí no ha habido, no hay, ni habrá socialismo; he aquí unas declaraciones que se vienen a sumar a una larga lista de desviaciones, entre las última de las cuales encontramos la legalización del trabajo infantil en Bolivia o el veto a la ley que pretendía regular el derecho al aborto terapéutico por parte del mismo Rafael Correa. En este caso es el conflicto palestino-israelí.

Veamos pues como él recupera el exactamente el mismo discurso que reclaman y proclaman los sionistas, y los neoconservadores, y toda laya de ultraderechistas fundamentalistas religiosos defensores del Estado nazi-sionista y sus crímenes. En ese sentido no es extraño que Correa haga declaraciones veladas apoyando a Israel, pues él mismo es un fundamentalista católico. Pese a ello  intenta mantener una punto de neutralidad, ya que sabe que entre el resto de dirigentes del «socialismo del siglo XXI» esta posición no está vista con muy buenos ojos. Lo cierto es que en una situación como la que se vive en Palestina no cabe neutralidad alguna, y tratar de serlo te ubica automáticamente entre las filas de las fuerzas imperialistas ocupantes, veamos:

Minuto 0:34; Correa dice que: «Israel da una respuesta desproporcionada».

–Está afirmando implícitamente que la respuesta militar de Israel en contra de la población civil de Gaza es legítima, y que lo que es ilegitimo es la desproporción de la respuesta. Es decir, está considerando el blanco civil como un blanco legítimo.

Minuto 1:23; Correa expresa: «Cuidado que Israel ha sido agredido».

–Pero viendo objetivamente el conflicto, el origen del mismo es la ocupación de Palestina por el sionismo, en tanto quien se defiende de la potencia imperialista ocupante es Palestina. Decir que Israel es víctima –que es un agredido– equivale a decir que la resistencia palestina es un agresor. En tanto está equiparando al ocupado con el ocupante, a la víctima que da una patada en los estertores de su final al victimario. Considerando además que el pueblo judío es masivamente cómplice y arengador de los crímenes cometidos por su Estado que es más bien un ejército con Estado.

Minuto 1:44; Correa remarca que: «Hay grupos extremistas en la franja de Gaza en Palestina que atacan a Israel».

–En efecto lo hay, en el sentido religioso, como también los hay en Israel, en Ecuador, Estados Unidos, y demás países del mundo; pero de cara al conflicto en cuestión esas fuerzas se comportan como una fuerza de resistencia ante el ocupante y que es algo que no puede ser obviado. En cualquier caso, Rafael Correa se salta que el extremismo militar-religioso procede de la potencia ocupante sionista que además se permite justificar su existencia por intermediación de ese mismo extremismo. Es decir, Correa vuelve a equiparar la resistencia Palestina, que además la identifica con el extremismo, con la agresión permanente de Israel e incluso la eleva a un grado superior al identificar a esa resistencia a motivaciones extremistas, sin ningún análisis de clase del conflicto y sus orígenes.

–El origen de la actual agresión no está en la presunta «muerte de tres israelíes» a manos de HAMAS como afirma en el minuto 1:40; sino en más de 60 años de ultraje asesinato, represión, racismo, genocidio, etc. sufrido por los palestinos; verlo de otro modo es sencillamente ponerse de parte del sionismo como protectorado del imperialismo estadounidense y pretender que esta «escaramuza» es sorprendente y primeriza.

Por último decir, que el actual estado de las fuerzas palestinas, no es sino, una consecuencia de las luchas intestinas entre las fuerzas de liberación nacional palestinas, y a la ausencia de un movimiento marxista-leninista que supiera manejar la lucha de liberación nacional y agrupar a todas las fuerzas patriotas. En ausencia de tal movimiento, las últimas décadas de la historia palestina, se ve como el pueblo palestino delegando en reformistas sólo les ha llevado a pactos, compromisos, y concesiones
inaceptables frente al Estado israelí.

El documento:


5 comentarios:

  1. Que mal comentario compañero, lo veo interpretando frases sueltas y sacando conclusiones apresuradas sin contexto y sin entender los papeles que juega cada uno en la configuración del poder internacional.
    Me parece que su columna, mas que dar argumentos del supuesto actuar Sionista de Rafael Correa, la considero mas una columna donde se acomodan los argumentos, se sacan de contextos frases, para construir artificialmente argumentos inventados.

    Ojala la próxima columna tenga un poco mas de analisis y sea un poco mas seria.

    Por ultimo, hoy en la marcha a la embajada de Israel en Ecuador, la organizaron militantes de PAIS y comunistas, ambos son parte del oficialismo.

    pd: Quiza nisiquiera sabias que habia marcha

    ResponderEliminar
  2. Cualquier intento de simplificar el conflicto palestino-sionista; cualquier intento de neutralidad es un vil interpretación de los hecho, cualquier discurso que equipare al ocupado con el ocupante es una aproximación efectiva al opresor… al sionismo en este caso concreto…

    Ahí está la entrevistas y las respuestas son las que son y se dan en un contexto determinado y determinista… Si usted prefiere justificar tal postura es cosa suya… pero cuidado, justificando a uno justifica a otro…

    ResponderEliminar
  3. Por supuesto que los países latinoamericanos no van a salir a declarar en defensa absoluta del pueblo palestino y admitir que se está llevando a cabo un genocidio; tienen intereses comerciales, políticos e institucionales con el estado israelí.

    ¿Esto hace a Latinoamérica cómplice del sionismo?

    En mi opinión, esa sería una afirmación extremadamente lineal, básica y carente de análisis profundo. Este es el tipo de opiniones que se ven constantemente desde los partidos y organizaciones de ultraizquierda o cualquier izquierda que no acompañe a los gobiernos del Socialismo del siglo XXI (el cual, por supuesto, es simplemente un capitalismo reformista).

    NO SON LO MISMO las declaraciones de Rafael Correa, tanto como de los representantes del resto de los países latinoamericanos, los cuales piden el cese del fuego de las dos partes que la posición de Estados Unidos y los países europeos. Estos últimos apoyan MILITARMENTE al ejército sionista.

    A todos nos hubiera gustado ver declaraciones de nuestros presidentes apoyando al pueblo palestina y denunciando el genocidio. Sin embargo, no es así como funciona la política y no hay que ser ingenuos.

    El cambio se debe dar DENTRO de los partidos latinoamericanos, APOYANDO a Correa, tanto como a Nicolás Maduro, Evo Morales, Cristina Kirchner y los demás, y exigiendo el giro hacia la izquierda INTERNAMENTE.

    Si exigimos el viraje hacia la izquierda sin un apoyo explícito a las reformas profundas (pero no suficientes) que hicieron, el reclamo no servirá de nada y simplemente dejará volver al neoliberalismo.

    P.D.: no soy el mismo anónimo que comentó anteriormente :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha redundado en el oportunismo, cortoplacismo y pragmatismo, sin considerar el problema fundamental, el genocidio al que es sometido el pueblo Palestino por el Estado sionista, el desplazamiento forzoso de 60 años, el asesinato sistematizado de civiles en especial infantes; etc… En cuando reitero... la neutralidad o cualquier intento de equiparar víctimas con victimarios, voluntario o no, es sencillamente ponerse del lado del opresor; se lo reduzco a un ejemplo cotidiano: dentro de la violencia familiar la afirmación de Correa es equiparable a aquella en que dice: «si el marido le "pegó" es porque se lo buscó».

      En cualquier caso, Correa es un actor de la izquierda capitalista, igual que todos la laya del socialismo del siglo XXI….

      Eliminar
    2. Es que no sé si quedó claro que no estoy de acuerdo para nada con estas declaraciones de Correa ni de la posición del resto de los presidentes del socialismo del siglo XXI, la izquierda capitalista, o como quieras llamarle. Es casi igual a la teoría de los dos demonios. Simplemente un par de cosas: primero, me parece comprensible la posición que tomaron, no porque sea "fácil" chuparle las medias a Israel y a Estados Unidos, si no porque estratégicamente, es favorable seguir con relaciones institucionales con Israel. Segundo, repito que no es lo mismo llamar al cese de la violencia e incluso advertir que Israel se está excediendo y hay una desproporción de fuerzas, que apoyar a Israel en un 100% (esto se puede ver diariamente, gente hablando del "escudo humano" de Hamas y argumentos por el estilo).
      Vale recordar (para reforzar lo idea de que no se están poniendo obligatoriamente a favor del sionismo) la posición que tomaron estos mismos países frente a la inclusión de Palestina a la ONU y a que gozaran de derecho a voto.

      Igual veo que esta discusión va a ir en círculos. Interesante el blog, continuaré siguiendo las publicaciones.

      Eliminar

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»