«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

viernes, 11 de abril de 2014

Elección de corruptos


Roberto Rivas, centro-derecha de la imagen

«La reelección de los corruptos Roberto Rivas como presidente del Consejo Supremo Electoral –CSE–, así como de María Dolores Alemán –hija del expresidente Arnoldo Alemán e implicada en los casos de corrupción de su padre– como «Contralor de la República con la venia de la Bancada Sandinista, por extensión de la dirigencia del FSLN, tiene como significado la acumulación de fuerzas dentro de las expresiones de la burguesía nicaragüenses, de hecho a esa unidad también fue invitado el otro sector burgués liberal que finalmente decidió no tomar parte. En definitiva estamos ante la evidente promoción y sostenimiento de corruptos, en tanto defensores de esos corruptos, fenómeno que se da en todas las escalas posibles e imaginables.

En lo particular se debe a que estamos ante un «partido burgués de clase obrera», dirigido por una burguesía evolucionada de la «aristocracia obrera» engendrada en los ochentas, y dado que durante los últimos 20 años llegó a consolidarse como burguesía nacionalista, y que ya está mostrando serias limitaciones para su crecimiento, pues han entendido que requieren de la inserción en el mercado global, es decir ya son burguesía cosmopolita o al menos se mueven en esa dirección; pero para lograr esa inserción requieren de la unidad de todas las fuerzas burguesas del país, en lo político y en lo económico, aunque haya diferencias en lo social –unos son netamente neoliberales y otros aun tienen ciertos síntomas de progresismo nacionalistas–. En ese sentido vale decir que la unidad económica ya la han obtenido, con los pactos bajo la mesa con el COSEP y en particular con la familia Pellas, ahora toca en lo político y es ahí donde entró en acción la extensión del pacto con los neoliberales del 99, el objetivo de esa reedición –por llamarlo de alguna manera– es garantizar que haya una legislación favorable al proyecto capitalista en desarrollo y una menor crítica desde las bancadas «opositoras», y así dar la impresión general de un consenso general de desarrollo. Pero ese desarrollo es y será únicamente burgués como se ha mostrado hasta ahora. En ese sentido, tampoco se puede descartar que sea parte de la estrategia para aumentar los votos positivos respecto a una posible base militar de la Federación Rusa en territorio nicaragüense.

En cuanto a la elección de Lumberto Ignacio Campbell como magistrado del CSE tiene más o menos el mismo significado, pues representa al ala más derechista dentro del Frente Sandinista.

Este tema de enorme envergadura queda eclipsado en los espacios noticiosos ante el sismo sufrido por el país, lo que le permite al ejecutivo y a la dirección burguesa del Frente desviar la atención de tan evidente desviación que transgrede las leyes burguesas existentes». (P. M.; PML(c)N, KBML-1917.MK9, 2014)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»