«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

martes, 25 de marzo de 2014

Varias condolencias al fallecimiento de Adolfo Suárez [Recopilación Documental]

A considerar que:

1. Adolfo Suárez tubo una larguísima carrera política en la estructura fascista-franquista-falangista, esto lo convierte de hecho en el cómplice directo de toda la barbarie del nacional-catolicismo cometida en contra del pueblo español, y en particular de su clase obrera, y de hecho en otro culpable que se va sin ser requerido por la «ley y los tribunales», la justicia es otra cosa.

2. Su acción en la «transición» española no lo convierte en un «político centrista» –que vaya usted a saber qué es eso; ¿entre medias de qué?– sino en un oportunista camaleónico que supo mantener y rehacer su credibilidad al «fin» de la dictadura franquista; y esto lo consiguió ampliando derechos, sociales, políticos y económicos –todo sea dicho, con la colaboración estrecha de los eurocomunistas; pero no con el trasfondo de la «bondad» que se le pretende, sino porque sabía de la fragilidad del momento para la burguesía, y se sabía que el discurso amistoso y carente de una definición ideológica era lo más factible.

3. Adolfo Suárez es responsables directo de que el franquismo haya sobrevivido en la institucionalidad del Estado Español, es responsable directo de que la ley española siga utilizando la jurisprudencia franquista, es responsable directo de que miles de asesinados por el franquismo aún duerman bajo las cunetas.

Algo si le vamos a reconocer a Adolfo Suárez, que en su gobierno –pese a su sentimiento real contrario no se llevó a cabo la adhesión de España a la OTAN y a la Comunidad Económica Europea –actual Unión Europea–, aunque si abrió las primeras vías reales de comunicación con estas instituciones para su ingreso; el resultado de ingreso definitivo en estos organismos quedó en manos de Felipe González que también había hecho la misma promesa previa de neutralidad, paradójicamente España recibió el ingreso en estas instituciones con la felicitación de Adolfo Suárez, viéndose la poca verdad en torno al centrismo de Adolfo Suárez. 

Pero para más carcajada, no nos perdamos los «repugnantes» elogios, más que discutibles, de otros actores políticos al encargado de mantener la dictadura franquista en la institucionalidad democrático-burguesa. Y de otros políticas encargados de mantener también la estructura burguesa en su panorama nacional.

4. 
Pablo Iglesias, el «hijo predilecto de la burguesía progre», ese cuya organización –Podemos– nació para fragmentar a esa «izquierda» institucional en tiempos de elecciones y crisis capitalista, ha mostrado por enésima vez su carácter de clase y de paso negando los hechos históricos concretos, esos que no pueden ser ocultado por más «sofismas» que se empleen. Presto en el elogio y falto en la crítica, al «politicastro» se le olvida que:

Hoy todos quieren recoger el discurso de que Adolfo Suárez: «fue quién reconcilió a las dos Españas»
«el que abrió la vía de una España que debía ser construida entre todos y todas», alguien que apoye estos slogans no puede más que apoyar la conciliación de los intereses de clase, en fin, renunciar a la lucha de clases, y olvidarse de los varios silencios de la transición.

Pensemos pues, a quién benefician pues, 
«seguir» con este legado.

El documento:


Francisco Franco y Alfonso Suárez

Nunca admiré a Suárez hasta que leí “Anatomía de un instante” de Javier Cercas. Mi falta de admiración no tenía tanto que ver con el hecho de que Suárez viniera del franquismo y fuera un político centrista, como por los límites de su formación intelectual. Según detractores y admiradores, Suárez no tuvo excesiva afición por el estudio y la lectura. Mi estupidez y mi esnobismo eran notables y propios de un idiota (en el sentido griego, el que no sabe de los asuntos públicos) al juzgar así al ex presidente. La formación de un político tiene su relevancia, pero más importante que aquella es su sentido histórico de la realidad y Suárez lo tenía, a diferencia de otros más formados que él. La historia está llena de ejemplos; pondré uno doloroso para la izquierda. Pasionaria era mucho mejor política que Semprún aunque no escribiera como aquel “cabeza de chorlito” como le llamó. Sobre las escasas virtudes políticas de los intelectuales me abstendré de poner más ejemplos hoy, porque son cercanos y aún más dolorosos que el “affaire” de Dolores con Claudín y Semprún.

En algunas de las páginas de su ensayo, Cercas, describiendo a Suárez, me puso ante una de las mejores personificaciones de las virtudes políticas que Maquiavelo identificaba con Fernando de Aragón. Escribía el genio florentino en “El Príncipe” que la virtud de las acciones de Fernando era la de tener sorprendidos, admirados y ocupados a sus súbditos y a sus adversarios. Entre una y otra acción, el rey católico no daba tiempo a sus enemigos para poder urdir algo tranquilamente contra él. A eso en política se le llama saber correr y Suárez era un maestro en eso, como bien señala Cercas. En los meses de su primer gobierno, cada decisión audaz que tomaba venía seguida de otra aún más audaz de modo que cuando sus adversarios (fueran el bunker o la izquierda) se sentaban a planificar la respuesta, Suárez ya les llevaba dos cuerpos de ventaja con nuevas decisiones que redefinían el escenario. Aunque quizá no leyera a Danton, Suárez sabía lo que era la audacia como virtud táctica.

Desaparece hoy un político de los pocos que encarnó la “virtú” política para ser uno de los conductores de la transición que dio origen al régimen político español actual. Y desaparece al tiempo que ese régimen que contribuyó a construir, está viviendo su peor crisis de legitimidad.

Son estos tiempos de audacia, aptos para estudiar las habilidades de los políticos que, como Suárez, sabían correr. Descanse en paz.

Pablo Iglesias
Vía Facebook
Cayo Lara (Izquierda Unida)

El coordinador federal de IU, Cayo Lara, ha resaltado la "talla política" de Adolfo Suárez y su papel "más que destacado" para contribuir al "anhelo de democracia expresado por el pueblo, el gran protagonista de la democracia y la transición en nuestro país".

En un comunicado, Lara ha trasladado su "respeto y consideración" a la figura de Suárez y a sus familiares, "después de la triste espera" que "han sufrido en estas últimas horas".

Desde su "conocida y democrática discrepancia ideológica", el líder de IU elogia el papel de Suárez desde la presidencia del Gobierno "para gestionar el salto desde la añoranza que aún mantenían algunos por la pervivencia de una dictadura moribunda al anhelo democrático expresado mayoritariamente por el pueblo español".

Cayo Lara considera que "el paso de estos últimos años ha servido para fijar una valoración más precisa de la difícil responsabilidad de Adolfo Suárez en esa complicada época".

"Será recordado como un hombre de Estado que no depuso su confianza en el ejercicio de la democracia frente a ninguno de sus importantes enemigos, de los muchos que tuvo".

Toxo (Sindicato CC.OO)

El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, ha declarado tras conocer la muerte del primer presidente de Gobierno de la democracia, Adolfo Suárez, que éste "interpretó con inteligencia los deseos de cambio democrático que reclamaba la inmensa mayoría de la sociedad española".

Toxo destaca en un comunicado que "con Suárez se marcha una generación de dirigentes que hicieron política con mayúsculas, y que comprendieron que la democracia en España no sería posible sin la generosidad, el consenso y la inteligencia necesarias para interpretar lo que reclamaban en las calles, en los centros de trabajo y en el escenario internacional millones de ciudadanos y ciudadanas".

"Suárez y, quizás Santiago Carrillo, también fallecido, fueron quienes mejor entendieron el momento político y social que vivió España a los pocos años de la muerte del dictador Franco. Lecciones de un momento crucial de nuestra historia que bien podrían servir para el momento actual", agrega.

Toxo rememora en la nota que CCOO y muchos de sus dirigentes fueron testigos de excepción de la voluntad "decidida" de Adolfo Suárez de avanzar hacia la democracia.

"A pesar de las fuertes y no siempre confesables presiones de que fue objeto por parte de los sectores más reaccionarios del aparato franquista y de la derecha política, económica y mediática, Suárez fue consciente de que tenía en su mesa dos retos ineludibles: la legalización del PCE y de la organización social y sindical más importante del país, Comisiones Obreras", recuerda.

"Y aunque, como tantas veces hemos repetido, la democracia no fue producto fundamentalmente, de ningún contubernio palaciego, y sí de la movilización social y sindical que se expresó con fuerza en los últimos años de la dictadura, justo es reconocer que la decisión y el coraje de Suárez, fueron determinantes para que en junio de 1977, tuvieran lugar en España las primeras elecciones libres desde 1936", destaca Toxo.

El secretario general de CCOO concluye esta declaración sobre la muerte del Adolfo Suárez trasmitiendo a su familia el sentir de la afiliación del sindicato y la solidaridad de la Comisión Ejecutiva del mismo "ante la pérdida de uno de los dirigentes claves de la transición española".

Insurgente

Daniel envía pésame, integro


Managua, 24 de Marzo de 2014


Su Majestad
Don Juan Carlos
Jefe del Estado Español

Sus Manos

Muy apreciado Don Juan Carlos

Rey de España y Jefe del Estado Español:

Con mucha consternación hemos conocido de la gravedad y fallecimiento ayer del Presidente de la Transición Española, y ex-Jefe de Gobierno, Doctor Adolfo Suárez.

Por este medio expresamos a Usted las condolencias y la Solidaridad del Estado y Gobierno nicaragüenses, y del Pueblo nicaragüense al Pueblo español, en estos momentos de tristeza.

Le ruego transmitir a los familiares de Don Adolfo nuestros sentimientos de pesar, así como el reconocimiento de todos por el trascendental rol que desempeñó en momentos tan complejos y tan importantes para la Sociedad Española.

Le saluda siempre su Amigo,
Daniel Ortega Saavedra

Radio La Primerísima

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»