«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

miércoles, 8 de enero de 2014

Nicaragua: consulta popular para un buen gobierno

Varias cosas:

1. La consulta popular carece absolutamente de importancia si solo se desarrolla sobre temas marginales o para sondear la aceptación general al respecto de determinadas gestiones; considerando que ese mismo pueblo es absolutamente marginado en la toma de decisiones de gran trascendencia económico-político como socio-antropológicas, es el caso del marco legal construido a efectos del canal interoceánico o el enorme endeudamiento que este y otros proyectos suponen para el conjunto de nicaragüenses sin que signifiquen un verdadero salto cualitativo en el desarrollo del país más allá de la propaganda, sino por el contrario, significan un aumento de la dependencia tecnológica que nuestra endeble economía sufre de forma endémica. Además de que todas las acciones y proyectos desarrolladas por todas las organizaciones ligadas al partido y al Estado están determinadas desde la dirigencia; ninguna procede ni se desarrolla fuera de esa vía; incluso, ni siquiera la militancia tienen un papel activo real dentro de una organización en donde la dirigencia se elige a sí misma y que además ahoga toda crítica o autocrítica posible. 

2. La medida se encamina a recortar la jornada laboral para ahorrar presupuestos, encomiable; pero no aborda el meollo del asunto que no es otra que la existencia de una escala salarial exorbitada dentro del Estado, desde diputados hasta el personal administrativo de ministerios y otros entornos, ¿qué pasa con los innumerables extras? ¿Cómo es posible que un burócrata puesto a dedo tenga un salario de 1.000 dólares —el salario mínimo en Nicaragua está entre 95 a 215 dólares según ramos profesionales— tan solo por dar lectura a un puñado de diarios extranjeros en las oficinas del Ministerio de Exteriores?

3. Qué pasa con el presupuesto que se gasta en artefactos y actividades sin ninguna importancia para el desarrollo político, económico o social; es el caso de los estadios virtuales, monumentos absurdos, fiestas religiosas, etc.

El documento:


Por María Julia Mayoral

El recorte en el horario laboral de las instituciones públicas en Nicaragua, sustentado en la búsqueda de austeridad, quedó sin efectos por disposición del gobierno, puesto aquí a las órdenes del pueblo, argumentaron representantes del Ejecutivo.

El pasado lunes el presidente Daniel Ortega notificó la decisión de enmarcar el funcionamiento de las oficinas de las 07:00 a las 13:00 hora local, pero ayer en conferencia de prensa el propio Ejecutivo dio cuenta del cambio de medida.

Por instrucciones del mandatario, la coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, informó la víspera que el trabajo en las entidades públicas retorna al lapso de las 08:00 a las 17:00 hora local.

Podría verse el asunto como algo demasiado interno para trascender en el plano noticioso internacional, sin embargo, el hecho remite a un concepto esencial enarbolado por Ortega y su partido, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN): hay que gobernar escuchando a la gente.

Murillo divulgó el cambio como "una importante información", relacionada con el "estilo siempre dinámico, y siempre en consulta del gobierno que les sirve a ustedes, Gobierno Cristiano, Socialista y Solidario".

Desde el punto de vista económico-financiero, el ministro de Hacienda y Crédito Público, Iván Acosta, había fundamentado por el canal 4 de la televisión nacional la pertinencia de reducir gastos fijos del aparato burocrático del Estado en partidas como electricidad, agua, transporte y comunicaciones.

Esa necesidad existe y el Ejecutivo tiene la obligación de buscar las mejores variantes para la racionalidad, pero sin afectar los servicios al pueblo.

Nos hemos propuesto sacar adelante un Plan Nacional para que la gestión pública desde todas las instituciones sea cada vez más eficiente y las gestiones se puedan hacer de manera rápida, explicó luego Murillo.

"Esa es la búsqueda, esa es la intención, y es el compromiso de nuestro Comandante Daniel, también un compromiso de buen Gobierno", insistió.

"Buen Gobierno -argumentó- no sólo porque cumplamos una cantidad de acciones comprometidas, sino porque sepamos hacerlo y porque les brindemos a ustedes el mejor servicio posible, con cariño, con solidaridad, con calidad", expuso.

El comunicado oficial, leído por Murillo, detalla que el restablecimiento del horario habitual responde a orientaciones del Presidente luego de diversas consultas, es decir, de escuchar la voz del pueblo.

Entre las consideraciones, los estudios realizados y las consultas hechas a la población se contempla el establecimiento de un horario laboral que garantice cobertura eficiente y gestiones cada vez más rápidas a todos los ciudadanos, señala el texto.

En estos momentos asegurar ese buen servicio implica mantener el horario tradicional de trabajo y de atención al público, precisa el documento.

En nombre del Frente Nacional de los Trabajadores (FNT), el dirigente Gustavo Porras destacó la sensibilidad del gobierno y el FSLN para recibir las opiniones de los ciudadanos y "transformarlas inmediatamente en acciones, creo que eso es importantísimo valorarlo", opinó.

Es importante que estemos pensando en términos de calidad, eficiencia y humanismo en la atención a la gente que llega a todas las dependencias públicas y, además, en términos de productividad del trabajo, sostuvo el representante del FNT y diputado al Parlamento.

Por su parte, el ministro Iván Acosta, en compañía de Murillo y Porras, evaluó el desafío institucional de procurar mayor eficacia y productividad y "sobre todas las cosas, la calidad en el servicio, porque es un tema de alta demanda en nuestra población".

Según coincidieron, el desarrollo del país en cualquier ámbito seguirá demandando el establecimiento de alianzas para compartir responsabilidades entre el Estado, los empresarios, los trabajadores y el pueblo en general.

Y como eje clave la consulta permanente, escuchando la voz del pueblo; así define el FSLN su visión de buen gobierno.


Prensa Latina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»