«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

martes, 10 de diciembre de 2013

«Una guerra entre China y EE.UU. es casi inevitable»

No se trata de ningún descubrimiento, de hecho todos los conflictos bélicos interimperialistas se han dado a instancia de las contradicciones no antagónicas entre los mismo, en lo fundamental se observará que se dan a instancias geoestratégicas o netamente por factores económicos. Un ejemplo concreto de esa tendencia en el seno de la «dictadura de la burguesía» es la I y II guerra mundial, aunque en el caso segundo, y dado los éxitos militares del nazi-fascismo, esta se convirtió en una guerra de clase. 

Respecto a lo que afirma Yan Xuetong es erróneo, de hecho y aunque han diferido un poco en el método por decirlo de alguna manera sobre todo por el contexto histórico; la proyección económica, el desarrollo económico de China, se basa en los mismo principios capitalistas y hasta neoliberales desarrollados por EEUU; y si no ha desarrollado un aspecto bélico similar se ha debido a que no se encontraban en posición de hacerlo, pero eso está cambiando, de hecho en este momento China se encuentra inmersa en una carrera armamentística que previsiblemente será el punto de partida de sus aventuras militares. 

El documento:


Expertos estadounidenses consideran que China "no llegará a ser el número uno en el mundo por medios pacíficos" y el "polvorín" que desate un conflicto armado con EE.UU. podrían ser Taiwán o la península de Corea.

Según el profesor de ciencias políticas de la Universidad de Chicago John Mearsheimer, "EE.UU. impide activamente el surgimiento de otras potencias, de la misma forma que lo hizo en el pasado con Alemania, la Unión Soviética y Japón".

"De convertirse en el más poderoso de la región, Pekín no permitirá el acceso de Washington a su 'patrimonio', por eso [la administración norteamericana] no quiere el surgimiento de un Estado fuerte. Si alguien se atreve a desafiarnos, lo excluimos y con China la actitud será la misma", dijo Mearsheimer en un artículo publicado por el diario chino "Huanqiu Shibao". 

"¿Acaso el hecho de que EE.UU. haya transferido su enfoque estratégico hacia Asia no es un intento de limitar el crecimiento de China e impedir que se convierta en una potencia regional?", se pregunta el profesor de ciencias políticas.

De acuerdo con el experto, estas circunstancias harán que una "guerra entre China y EE.UU. sea difícil de evitar". Además, "el conflicto es probable que derive de la inestable situación con Taiwán o en la península de Corea", agregó.

Estas opiniones son compartidas por el también profesor en ciencias políticas de la Universidad de Tsinghua Yan Xuetong. "Estoy de acuerdo en que tanto EE.UU. como China quieren ser el número uno en el mundo. Pero Pekín debe actuar de forma responsable y prudente, abstenerse de acciones o declaraciones enérgicas", dijo Xuetong.

Sin embargo, el profesor de la Universidad de Tsinghua considera que "la posición estratégica y el camino hacia el liderazgo mundial" de Pekín es diferente al de Washington.


RT Actualidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»