«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

domingo, 15 de diciembre de 2013

Mujica planea adoptar a unos 40 niños cuando termine su mandato presidencial

En la figura de Mujica hay varias cuestiones a analizar, el que no lo hace, seguramente será arrastrado por el torrente de propaganda. De hecho, si Mujica hubiese cumplido con sus deberes para con la erección de una sociedad socialista, de una economía socialista; el no tendría que dar «caridad» a los pobres como manifiesta –asumiendo que fuera marxista-leninista–, y es precisamente por su antimarxismo y su complicidad con la economía capitalista que el Uruguay se encuentra igual de atrapado por los consorcios monopolistas nacionales e internacionales que durante el «neoliberalismo». Tan es así, que en el caso concreto de la legalización del cultivo de cannabis, la propaganda eleva odas a lo que pretende una manifestación de la lucha contra el narcotráfico al tiempo que se oculta que la semilla del cannabis a cultivar será proporcionada por la todopoderosa MONSANTO. Del mismo modo, llama la atención que Mujica sea el «héroe» de los medios de (in)comunicación de masas en manos de la burguesía y de la pequeña burguesía. 

Obsérvese que todo lo que se dice sobre Mujica está encaminado a la manipulación del sentimentalismo, es decir, es de un hondo contenido amarillista y hasta populista.

José Mujica reconoce que no tiene nada que ver con la lucha de clases y el marxismo y afirma:

«Hace 40 o 50 años yo pensaba también en el partido único y como teoría en la dictadura del proletariado, honrada e intelectualmente. No abdico del socialismo y estoy en contra de la explotación del hombre por el hombre. No estoy de acuerdo hoy en la dictadura del proletariado ni en ninguna, ni la del proletariado ni la de Mongo. Y le reconozco a la democracia un montón de defectos, con todas las idas y venidas». (Respuesta en entrevista de la CNN)

El documento:

El jefe de Estado de Uruguay, José Mujica, tiene previsto adoptar a entre 30 y 40 niños pobres en el sector donde vive cuando finalice su mandato presidencial.

"Cuando me saque este sayo [traje] que me pesa", en referencia a su periodo presidencial que finaliza en marzo de 2015, "tengo la idea de adoptar a 30 o 40 gurises [niños] pobres y llevarlos conmigo", dijo el mandatario uruguayo citado por el diario local 'El Observador'.

Mujica, de 78 años, no vive en la residencia presidencial de la nación sudamericana, sino en una granja a las afueras de Montevideo junto a su esposa, la senadora Lucía Topolansky, de 69 años. El matrimonio nunca tuvo hijos.

Ya en 2007 Mujica había adelantado que tiene que "pensar en la sucesión". "Mis familiares son los hijos de los pobres que quieran trabajar, esos son mis hijos, entonces estoy empeñado en hacer una escuela de oficios rurales […]. Hay muchos oficios de campo que se están perdiendo y hay mucho gurí en la vuelta", dijo.

Además, el mandatario sudamericano tampoco ha descartado, entre otras cosas, volver a vender flores en la feria cuando deje de ser jefe de Estado.


RT Actualidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»