«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

viernes, 20 de diciembre de 2013

Bolivia se sumó a la era espacial con el satélite Túpac Katari

Tal parece que los gobierno regionales comprenden el desarrollo desde la compra de tecnología, ese mecanismo mediante el cual el imperialismo -todos- crea dependencia de sus artículos y nos somete mediante el añadido de la deuda externa. Esta reflexión para el caso nicaragüense también aplica en este caso:

«Desastrosa lógica la del desarrollismo, satélite para un pueblo que necesita desarrollar su sistema sanitario, educativo, cultural –que si bien están siendo atendidos no han dejado de ser mediocres-, incluso mejorar el nivel adquisitivo de las masas obreras. Luego está el punto en que el mismo significa endeudamiento. No sé porque estos proyectos me recuerdan a los señores feudales constructores de iglesias y palacios, cuyos súbditos se morían de hambre. Vamos, nuestra versión de la aldea Potemkin. (...) ¿Esto nos lo venderán como desarrollo? ¿Pretenderán que creamos que así se desarrolla un Estado? ¿Será que se han dado a la tarea de leer mínimamente un par de renglones de economía política? ¿Desde cuándo administrar el estado capitalista en favor de las clases dominantes es socialismo? En resumen, esto tiene todas las características elementales de la economía desregulada capitalista, luego pretenden que creamos que es socialismo» (Nikolái BOLCHEVK, «El desarrollismo»)

El documento:




La puesta en órbita hoy del satélite Túpac Katari sumó a Bolivia a los países que cuentan con ingenios de este tipo, los cuales no sobrepasan el medio centenar en el mundo y solo llega a seis en Suramérica.

El Túpac Katari fue lanzado al espacio desde el centro espacial de Xichang, en el suroeste de China, hasta donde se desplazó el presidente Evo Morales, quien realiza una visita oficial al país asiático.

Antes que Bolivia, contaron con satélites en la región Brasil, Argentina, Chile, Venezuela y Colombia.

Los primeros en acceder a estos ingenios fueron los brasileños, quienes pusieron en órbita el Brasilat 1 en 1985, y cuentan en la actualidad con 11 de esos artefactos.

Luego, en 1990, le tocó el turno a Argentina, con el Lusat 1, dueña hoy de 10 satélites, en tanto Chile, que cuenta con tres, se estrenó en 1995 con el Fasat-Alfa.

A la lista se sumó Colombia en 2007, con el Libertad 1, y un año después lo hizo Venezuela con el Venesat 1.

La desaparecida Unión Soviética fue el primer país en poner un satélite en órbita, lo cual ocurrió en 1957 con el Sputnik, y Rusia, heredera de aquella tradición, suma en la actualidad mil 390 ingenios de ese tipo en el espacio.

Estados Unidos, que se sumó a la carrera espacial en 1958 con el Explorer 1, le sigue los pasos con 999.

Por su finalidad, los satélites se dividen en seis grandes grupos: los de comunicaciones, meteorológicos, de navegación, militares y espías, de observación de la tierra, y científicos y de propósitos internacionales.

El Túpac Katari clasifica entre los primeros y brindará servicios de telecomunicaciones a unos tres millones de bolivianos que habitan en zonas rurales, donde no llega la telefonía celular, la radio ni la televisión.

Por otra parte, según las Fuerzas Armadas, constituirá una herramienta para "consolidar centros de comando de control, inteligencia e información orientados a minimizar riesgos, desastres y monitorear situaciones de contingencia en el país".

Según el director de la Agencia Boliviana Espacial, el satélite será controlado desde las bases de Amachuma, a cuatro mil metros sobre el nivel del mar y ubicada en las cercanías de esta capital, y La Guardia, en Santa Cruz, en pleno llano boliviano.


Prensa Latina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»