«Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar». (Karl Marx y Friedrich Engels; «Manifiesto del Partido Comunista», 1848)

martes, 26 de noviembre de 2013

Nicaragua y el fraude electoral en Honduras

Este es un ejemplo de la organicidad total de la ' intelligentsia' sandinista, esa que se encamina totalmente a la justificación del 'todo lo que haga la dirigencia es absolutamente correcto', sin fisuras, sin crítica, sin la menos autocrítica. Observemos:

1. El autor pasa por alto que el internacionalismo es, o debe de ser, tangencial a todos los movimientos de liberación, y ninguno puede faltar a ese supuesto, y en este caso concreto el Frente Sandinista, el gobierno de Nicaragua a actuado legitimando a un virtual vencedor en un momento en que no había datos suficientes por un lado, y por otro ya se estaban proporcionando reiterados datos del fraude en curso.

2. Nicaragua, en el caso de que estuviéramos viviendo verdaderamente un proceso revolucionario al socialismo (el que está absolutamente ausente), se vería cercada por el imperialismo (de esto hay datos históricos y teóricos que lo corroboran), y eso no lo impediría NADA.

3. Nicaragua ya en el pasado, reconoció y legitimó la presidencia de Lobo, y esto a pesar del fraude documentado, de ser heredero directo del golpe de Estado, a pesar de los asesinatos sistemáticos que se produjeron en contra del frente antigolpista, a pesar de que se supo que había paramilitares colombianos en Honduras cometiendo la barbarie por intermediación de Uribe y el gobierno Hondureño reconocido, a pesar de la base militar estadounidense en el Caribe Hondureño, a pesar del 'Bajo Aguán'.

4. No sé a vosotros, pero en lo particular este caso se me parece al de Becerra y al de Conrado, el primero entregado por la administración de Chávez al Estado fascista colombiano, el segundo duerme en los calabozos 'revolucionarios' desde Chávez hasta hoy. La diferencia está en que en este caso que nos ocupa, se entrega a un pueblo. Curioso internacionalismo el del 'socialismo del siglo XXI'.

5. No pasemos por alto y a propósito del punto cuatro, si se justifica en que evitamos que el imperialismo norteamericano cerque a Nicaragua, ¿Cómo es que el gobierno de Nicaragua ofreció asilo a Edward Snowden?¿Cómo no ha hecho lo propio con los dos casos anteriores, y además concluye con tamaña acción en el caso hondureño?

El documento:
 

Por Jorge Capelán

Nicaragua ha reconocido a Juan Orlando Hernández del Partido Nacional como ganador de las elecciones en Honduras. A pesar de que hay claras señales de un fraude electoral, el Presidente Daniel Ortega actúa sabiamente en estas circunstancias.

El proceso en Honduras va a seguir, y es importante entender la situación de Nicaragua. Si algo debemos haber aprendido de la experiencia de los años 80 es la importancia de no quedar aislados a nivel regional. Eso es lo que más desean el imperio, la mafia de Miami y la de Uribe, así como la reacción local, centroamericana y continental.

Entre otras cosas, hubiera sido fácil para los golpistas hondureños salir plegándose a la campaña antinicaragüense que tratan de montar Costa Rica y Colombia con relación a los diferendos limítrofes en el río San Juan y las aguas territoriales del Caribe.

Entonces, nuestra política debe necesariamente ser de distensión, no de aumento de los conflictos en nuestra región. Desde luego, es relevante también la coherencia de la política externa de Nicaragua a favor del principio fundamental de la no intervención en los asuntos internos de otros países.

Además, la derecha hondureña puede acusarnos a nosotr@s los sandinistas de usar un doble rasero, tratando de una manera a LIBRE en Honduras y de otra muy distinta a la oposición aquí.

Todos sabemos que la comparación es totalmente falsa, ya que la oposición de ultraderecha que tenemos en Nicaragua vive inventando fraudes inexistentes y tiene cero apoyo popular, mientras que LIBRE tiene gran apoyo popular y por ese mismo motivo es constante objeto de asesinatos, persecución y todo tipo de fraudes.

Sin embargo, desde el punto de vista de la propaganda, el gobierno del nuestro Presidente Comandante Daniel no puede estar dándole argumentos a El País de España, a la CNN, a La Pren-CIA, etcétera para que monten una realidad virtual, que por más que no exista en el mundo real, se convierte en un hecho real a causa de la guerra sicológica.

Por otro lado, y a pesar del fraude, LIBRE ha ganado cosas importantísimas en estas elecciones.

La primera es que el bipartidismo en Honduras está seriamente deteriorado, ahora con un partido de Izquierda de gran base popular como la segunda fuerza del Parlamento - algo que jamás había existido antes - y con un partido Liberal en profunda crisis. Incluso, la decisión del candidato Liberal de ser el primero en aceptar el resultado de las elecciones seguramente le restó el poco apoyo que le quedaba entre los liberales que todavía no habían decidido pasarse a LIBRE.

Cuando le hicieron el golpe a Zelaya en 2009, los golpistas quisieron aniquilar la naciente base de apoyo popular que el entonces Presidente Mel tenía. Al cabo de cuatro años, lo único que han logrado es que surja un movimiento sociopolítico que ya no regresará a Honduras a los tiempos aquellos en los que la ley del fusil hacía callar a toda voz disidente.

Hoy en día la oligarquía hondureña hasta tiene que aceptar que esa fuerza política se ha metido en su parlamento que ellos creían que era su morada sagrada.

Otra cosa: el candidato del Partido Anticorrupción sacó una cantidad nada despreciable de votos. Aunque su líder Salvador Nasrallah es alguien rico, parece que no pertenece a la élite más rancia de poder en el vecino país. Habría que ver si es posible construir alguna especie de alianza que le daría una fuerza muy considerable a una agenda progresista.

Algo es cierto. El resultado electoral oficial de ayer no resuelve ninguno de los problemas de Honduras y más bien los agudiza todos.

Lo más seguro es que el Partido Nacional con Juan Orlando Hernández no vaya a controlar mejor el país de lo que lo hizo Lobo. Recordemos que ganó las internas de su partido en medio de serias denuncias de fraude, así que no faltarán compañeros de partido que le deseen pasar la cuenta.

Por último, y a pesar del fraude, LIBRE no logró más allá de tal vez un 40% de los votos. Con esas cifras y en esas condiciones no existe un mandato claro para refundar el país. Para lograrlo debe haber un consenso amplio de una gran mayoría del país. Para eso hace falta más política y más calle también.

Veremos qué sucede en los próximos meses.


Tortilla con Sal
Radio la Primerísima


2 comentarios:

  1. Pasó lo mismo para las elecciones de diciembre pasado en Mexico cuando fué uno de los primeros en llamar a Peña Nieto para felicitarlo por su supuesta victoria y que crees? Para el 33 aniversario de la revolucion celebrada en la plaza invitó a la secretaria general del PRI Cristina Diaz ....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto... Y tengo la misma consideración, salvo que en esa ocasión se dijo que se apoyaba al PRI porque era un partido hermano que nos había apoyado; lo cierto es que ni el Frente ni el PRI son partidos revolucionarios, tienen un pasado que ha calado en la conciencia colectiva y que genera alguna nostalgia entre las masas, pero la verdad última es que sus lineamientos programáticos no es muy distinto al de los neoliberales (el canal, los satélites y hasta las reformas constitucionales -el carácter de las reformas-), salvo porque en el caso del Frente cuenta con un programa de asistencialismo que da alguna esperanza a la gente, pero que distan de ser resolutivos...

      La solidaridad del Frente con expresiones del neoliberalismo solo es la confirmación de la deriva ideológica en que se encuentra...

      Eliminar

«¡Pedimos que se evite el insulto y el subjetivismo!»